divendres, 20 de desembre de 2013

La tarifa en el Estado español es la más alta de la UE


20-12-2013

La tarifa en el Estado español es la más alta de la UE
El recibo de la luz de los hogares subirá un 11,5% en enero de 2014

Naiz

Entre 2001 a 2012 el precio aumentó en un 105,5%



El recibo de la luz subirá un 11,5% el próximo mes de enero si nadie lo remedia. Las organizaciones de consumidores tildaron este incremento de «salvaje» y de «saqueo». Mientras que el mercado ya había previsto la mayor subida de los últimos años, el ministro español de Industria, José Manuel Soria, se empeñó en decir lo contrario. Tuvo que desdecirse en poco tiempo, porque el precio del recibo de la luz en el Estado español es el más alto de la UE.
Culturainquieta
El recibo de la luz se encarecerá alrededor de un 11,5% a partir de enero de 2014, tras la subasta eléctrica entre comercializadoras para fijar el coste final. Es un incremento «desbocado», «salvaje» y «un saqueo» a juicio de las asociaciones de consumidores. ELA tachó el aumento de «atraco». Desde que se liberalizó el sector en 1997, el precio de la energía eléctrica en el Estado español está a la cabeza de la Unión Europea (UE), solo superado por Irlanda y Chipre.
ELA considera, además, una hipocresía la reacción del Gobierno español. «No cabe en nuestra opinión preguntar si el proceso ha sido limpio. El proceso está completamente amañado y es una indecencia», precisó en un comunicado.
Desde 2003 el incremento del recibo de la luz rebasa ya el 63%, según reconoce el Ministerio español de Industria, Energía y Turismo. Eurostat destaca con los datos desde 2001 a 2012 que el recibo subió un 105,5% en el Estado español. La mitad de ese aumento del precio de la luz -el 57,1%- se ha producido en plena crisis económica, lo que deja en mal lugar a un sistema eléctrico, que beneficia a las multinacionales que copan la producción y suministro.
Manipulación
Las organizaciones de consumidores culpan al Gobierno español de permitir que las eléctricas «manipulen» el sistema que les garantiza los precios más elevados. De hecho, el ministro de Industria, José Manuel Soria, ante la ola de críticas que recibió, anunció ayer que pondrá en manos de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia una investigación para que analice la decisión de las eléctricas para saber si juegan limpio en el establecimiento de los precios. Soria conoce, porque los expertos ya anunciaron hace más de diez días incrementos de ese orden y porque el sistema actual permite cargar esos incrementos en los recibos de la mayoría de los consumidores.
En este sentido, la subasta eléctrica entre comercializadoras de último recurso para fijar el coste de la energía en el recibo de la luz se cerró con un alza del 26,5%, lo que provocará una subida del 10,5% en la revisión de la tarifa en enero próximo.
El incremento final, sin embargo, será cerca de un 1% superior, alrededor del 11,5%, debido a la incorporación de las subidas de peajes. De hecho, el resultado de esta subasta tiene un peso cercano al 40% sobre la revisión trimestral de enero, mientras que el otro 60% corresponde a los peajes, en los que se recogen los costes regulados del sistema eléctrico.
Engaño tras engaño
El ministro de Industria insistió en que los peajes subirán «como mucho» un 2% y provocarán un incremento del recibo final que estará «en algo menos del 1%». Sin embargo, José Manuel Soria había declarado hace días que no se produciría tal incremento, que tuvo que rectificar prácticamente al momento.
A la tarifa de último recurso están acogidos más de 18 millones de consumidores. La tarifa eléctrica ya subió un 3,1% en la revisión que el Ejecutivo español hizo en octubre de este año y un 1,2% de forma extraordinaria en agosto en el marco de la reforma eléctrica. Anteriormente, la tarifa se había encarecido en un 3% en enero, bajó en un 6,6% en abril y repuntó un 1,2% en julio.
Los datos son tremendos, porque los estudios oficiales hechos públicos por Eurostat confirman que entre 2001 a 2012 el precio del recibo de la luz para los hogares ha llegado a aumentar un 105,5% en el Estado español, mientras que en Alemania ascendió un 18,1% en este mismo periodo y en el Estado francés, un 8,38%.
La energía eléctrica en el Estado español es la más cara de la Unión Europea, según los datos de Eurostat, y no ha dejado de crecer su coste en estos primeros trece años de este siglo.
Sin ir más lejos, en plena crisis económica, desde 2008 a 2012 el recibo de la luz se ha encarecido en un 57,1%, según mantiene Eurostat. En ese periodo, en Alemania aumentó un 10,93%, es decir cinco veces menos, y en el Estado francés, un 7,87%, ocho veces menos.
Desde 1997 las eléctricas han obtenido unos beneficios netos de 52.765 millones
La patronal de la industria eléctrica española, Unesa, confirma que desde 1997, cuando se liberalizó el sector eléctrico español, las empresas -hoy multinacionales- del sector han logrado ya 52.765 millones de beneficios netos hasta setiembre de 2013. Significa que el encarecimiento del precio del recibo de la luz supone un trasvase directo en forma real a los beneficios a las empresas. Prácticamente la mitad del beneficio de este largo periodo de diecisiete años, lo han logrado dentro del marco de la crisis, es decir desde el año 2008. Así, durante la crisis económica el beneficio neto de las empresas eléctricas alcanzó los 25.198 millones. Sin embargo, el precio del recibo de la luz no ha bajado.
Las multinacionales eléctricas, y entre ellas Iberdrola que es de origen vasco, se encuentran entre las principales empresas europeas en 2012. Iberdrola cerró con 2.868 millones de beneficio neto en 2012, por detrás de EDF, que alcanzó 3.557 millones. En tercera posición se encontró Endesa, con 2.771 millones. Y Gas Natural Fenosa se situó en décimo lugar, con 1.657 millones.
Iberdrola es la cuarta eléctrica europea en valor, según los datos de Unesa. Tiene un valor de 68.036 millones, algo más de la mitad de Enel, que tienen 122.835 millones de valor y 95.213 millones, EDF.
Pero, además, Iberdrola, Endesa o Gas Natural consiguieron situar sus márgenes en el 6,78% en el conjunto del año 2012, casi el triple de las grandes eléctricas europeas como E.ON, Enel, EDF y RWE, que bajaron ese ratio hasta el 2,62%
Al final, lo que se confirma es que tanto el Gobierno español, que cobra por la distribución de la energía eléctrica, como las propias eléctricas están haciendo en estos momentos el mayor y más rentable negocio desde que el sector fue liberalizado.



Compartir esta noticia:       
Publica un comentari a l'entrada