dissabte, 31 d’agost de 2013

Los militares republicanos frente a la crisis (I)





Los militares republicanos frente a la crisis (I)



"Cada día, al alba, asesinos con galones entran
en una celda: el asesinato es la cuestión"
(El hombre rebelde. Albert Camus) (1)

Los militares republicanos
No todos los militares republicanos profesamos idénticos valores, pero nos une un mismo ideal: el pueblo español. Nuestro republicanismo nace de nuestra radical vinculación con el pueblo, pues a él nos debemos. También de nuestra conciencia de pertenencia al género humano.
Para nosotros el concepto de pueblo español es el conjunto formado por la unión de los pueblos que fraternalmente habitamos este territorio llamado España. La unión libre de nuestros pueblos constituye el objeto de nuestro patriotismo, cuyo nexo de unión más sólido es el pueblo trabajador.
La fragilidad de la vida, su existencia efímera, hace que nos conmueva profundamente el destino de nuestra especie, su dolor. Náufragos de una patera, arrojados a la existencia, juntos braceamos perdidos en la tormenta. Seres vulnerables suspendidos entre el difuso límite del ser y la nada. Es la humanidad doliente la que inspira nuestro sentido de la vida. Con ella compartimos su angustia y también el anhelo de saber.
Opresores y oprimidos
A lo largo de la historia los grupos sociales dominantes han impuesto su forma de acumulación de riqueza explotando a otros grupos más débiles. Lo han llevado a cabo mediante la apropiación privada del trabajo de la mayoría. También han constituido ejércitos imperiales con los que expandir sus ansias de poder y riqueza, despojando de sus bienes y soberanía a otros pueblos. Ya sea mediante la invasión directa, ya sea mediante el chantaje de las armas, dotadas de un terrorífico poder de disuasión.
La opresión envilece en la medida que no es combatida por quienes la padecen. Por ello, en la historia de la humanidad, la lucha de los oprimidos contra sus opresores siempre ha constituido un motor de progreso y de esperanza.
Por ejemplo, la revuelta popular liderada por Jesucristo y sus apóstoles hace más de dos mil años -contra la opresión y a favor de los desposeídos- ha llegado hasta nuestros días. Generosas y arriesgadas religiosas -y religiosos- mantienen vivo con su ejemplo el mensaje de emancipación que Él nos legó. Sin embargo, una burocracia vaticana, corrupta e impostora, en manifiesta complicidad con el poder, pretende representar su memoria histórica, transmitiendo un mensaje adulterado.
El sistema
El origen de las lacerantes desigualdades, y del sufrimiento de una creciente masa de desposeídos, hunde sus raíces en la apropiación privada del trabajo social. También en el saqueo y agotamiento de los recursos no renovables del planeta.
El embrutecedor consumismo de la era neoliberal, impulsado por la economía de la especulación, del despilfarro y de la corrupción, ha derivado en una criminal estafa global, causante de la gigantesca crisis que padecemos. Economía de la especulación fundamentada en la sobreexplotación y miseria de otros pueblos. Pueblos sometidos al neocolonialismo, a los que no llega ni una sola migaja del gran saqueo internacional.
El sistema, lanzado a la desenfrenada carrera de la competencia, se desliza inevitablemente hacia un crecimiento ilimitado. Cuando se crece por debajo del 3 % el sistema genera en promedio paro y sufrimiento. Esa ilimitada necesidad de crecimiento origina despilfarro, agotamiento de los recursos no renovables del planeta y calentamiento global, que ponen en peligro de extinción a nuestra especie. Esa es la lógica del sistema. El empobrecimiento de los más para el enriquecimiento desmedido de los menos. Una ínfima minoría social que controla los resortes del poder financiero, militar y mediático.
El régimen monárquico
La Casa de Borbón retornó una vez más a la jefatura del Estado español. Esta vez por obra y gracia de un general genocida, que hundió a España en un baño de sangre, a las órdenes del III Reich alemán. Después la sometió a una dictadura de cuarenta años, con la complicidad del occidente capitalista, pretendidamente democrático. Aliados de Franco que explotaron nuestra patria a bajo coste, mediante la represión que les garantizaba la dictadura, instalando además humillantes bases militares en nuestro territorio. Finalmente, dejó como herencia envenenada la jefatura del Estado a la familia Borbón, usurpando esta institución al pueblo español.
El régimen de la Transición -que confirmó en el cargo hereditario a los borbones- se hunde irremediablemente. Treinta y seis largos años de gravísimos escándalos y presunto tráfico de influencias. En los que no es ajeno el Rey, blindado por una inaceptable inviolabilidad constitucional y una ilegítima "ley de punto final", la falsa ley de amnistía.
Un régimen fundamentado en las intrigas palaciegas, en la línea de la más rancia tradición borbónica. También en un control estricto de la abrumadora mayoría de los mandos militares que acceden a los más altos puestos de mando en la Fuerzas Armadas, así como de los profesionales de los medios de alcance nacional (prensa, radio y TV). Lo que constituye de hecho un rasgo más del totalitarismo hacia el que se desliza este régimen indecente. Una Familia Real que hace patéticos guiños a las burguesías secesionistas, en su intento desesperado por afianzar la Corona -su corona- apoyada en un bipartidismo inestable. (2)
Rey al que algunos generales monárquicos echan un capote de vez en cuando, bien torpemente, poniendo en evidencia la debilidad del régimen y su dependencia del Ejército. Intromisión consagrada en una Constitución monárquica pretendidamente pactada entre 1977 y 1978. En realidad redactada bajo el chantaje de un Ejército abrumadoramente franquista y afianzada bajo la burda manipulación armada del 23F. Época en la que el régimen monárquico colaboró con la sanguinaria dictadura del general Videla, el asesino temeroso de Dios, con fines aún no suficientemente aclarados ni investigados.
La corrupción institucional
Una corrupción devastadora -no tan sólo económica- ha carcomido todas las instituciones. Sus beneficiarios están llevando de forma temeraria a nuestra querida patria hacia su disolución. Los intereses del pueblo español están siendo traicionados frente a los representados por la Troika. Sus aliados locales, las oligarquías central y periféricas, están manifiestamente enfrentadas entre sí por el control y la explotación del pueblo trabajador. Las burguesías nacionalistas imponen su hegemonía cultural y política a las capas populares, hartas unas y otras de "la vieja España".
En su ofuscamiento y codicia, nos arrastran unos y otros hacia un suicidio colectivo. Es hora ya de decir basta, para que el pueblo español tome por fin las riendas de su destino.
Referencias:
  1. El hombre rebelde. Albert Camus
  2. Los militares olvidados por la democracia. Fidel Gómez Rosa
Manuel Ruiz Robles es capitán de navío de la Armada (retirado), ingeniero de la Ecole Supériure d'Electricité (Supélec), DEA Physique de l'Energie de l'Université de Paris, Licenciado en Ciencias por la UAM, membre bienfaiteur de l'ACER (Amigos de los Combatientes en la España Republicana), adherent du Musée de la Résistance Nationale, fue miembro de la Unión Militar Democrática (UMD).
manuel.ruiz-robles@laposte.net
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

dijous, 29 d’agost de 2013

Diaris de ficció


             

                                    Diaris de ficció


24, març , 1993

La gràcia de ser escriptor és poder crear un personatge més
atractiu que tu.

Richard Ford, novel·lista nord-americà (1944)


"La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay dios..."

 Pedro Navajas, filòsof  xinés

Ja tinc el meu nou destí, un centre de tres línies. No sé res més a banda de que està més aprop de casa, fins i tot podré anar en autobús. M'han donat bones referències, en les quals, per experiència personal, no dec de creure.

Ahir divendres i despúsdahir vaig assistir a un curset al Puig. Aquesta vegada vaig caure plantada. Pensava jo, que en la meua prefessió, no existia cert tipus de persones: progressistes, divertits, amb sentit de l'humor...I, oh miracle!, existeixen!Castanyetes per ballar. Ha estat una vivència extraordinaria, mai per mai hagués pensar que pogués resultar així, com li comentava a Marçal, Marçal Riquer, un nom per a la meua història personal.
Era fosc encara quan vaig arribar al lloc on m'havien indicat a la convocatòria. Vaig aparcar el cotxe i amb la bossa al muscle i amb la carpeta sota el braç, em vaig encaminar vers a l'únic edifici que es veia. De sobte em vaig creuar de front amb un home alt . Me'l vaig quedar mirant-lo i ell a mi. A punt de creuar-nos li vaig dir: Hola, bon dia. Sap si és aquí on s'imparteix un curs...?. Sí es aquí. Marcal. Marina. Ens van creuar les notres mirades i encaixarem. Arribe massa prompte o massa... No, la gent comença a arribar-hi. Vinc del centre Teodor Llorente de València. Jo de l'Eugeni S. Reig. Ens hi som molts?. De moment nosaltres només, va dir amb un somriure irònic, no trigaran res en arribar . Va dir en Marçal mentre entràvem a l'edicici. Prenem un cafè per fer temps?. A la cafeteria no havia gaire gent a aquelles hores. Seguérem, i ens miràrem amb més detall, mentre demanàvem cafè amb llet, i torrades en mantega i marmelada. Ostres, tu, això de la mantega i marmelada es tot un luxe per a mi, vaig pensar i seguírem la conversa amb tota naturalitat mentre atacàvem els queviures amb gana. Em tobava tan bé que em vaig untar no se quantes torrades per tal no trencar l'escís. Llavors els altres anarven arribant.

Presentacions. Salutacions. Ells feien bromes es coneixien quasi tots. Resultà que jo era l'única dona del grup. Més bromes. Riures. De sobte ens vam adonar que ens havíem quedar els últims. Em sentia com atordida, venia d'un ambient tan tens i desagadable i de cop i volta em trobe amb aquesta colla de "dolçainers" .

La sala era prou gran i els nostres grups poc nombrosos, així que ens vam encabir en poques taules formant grups de treball. Per sort en Marçal i jo varem anar a raure al mateix grup. El director del seminari hi va fer una introducció breu però molt engrescadora. Ens va proposar una pedagogia del joc de la creativitat en grup -nosaltres feiem el paper d'alumnes- dins del qual els resultats no eren individuals sinó la suma del les diverses aportacions individuals al reball en comú. D'aquesta manera s'eliminava la competitivitats entre d'altres avantatges

I en un dels nostres intermitents moments d'intimitat, Marçal em va comentar que tenia un hort de taronges i que de tant en tant se'n anava i es tomabava cap amunt sota un taronger a contemplant-les. En eixe moment em va venir una gran enveja de les taronges.
Dos dies passen volant. Marçal és, supose, l'home que somiem majoria de dones. No sols pel seu físic de jugador de basquet, que és prou encisador, sinó pel seu caràcter -fins on l'hi he pogut conèixer- .Sembla un home senzill i espontani. Ell és el que diríem "un home bo" i en escriure açò ho faig amb el sentit que l'hi donaven els càtars, aquella comunitat que a l'edat mitjana ocuparen l'Occitània, que també s'anomenaven els homes bons. Ell és un home que escolta- oh, miracle- que escolta les dones. I emana un fluit càlit tant confortant que a penes es distancia comemces a enyorar-lo. Com que la seua dèria són les taronges, li digué que si fos la seua dona estaria gelosa de les joioses taronges. I ell em va respondre que la seua dona ho estava. Marçal es un algú que té la facultad de crear un ambient d'unió i benestança al seu voltant. Quan hi tens aprop tens la sensació de que estàs a cobert de tota inclemència. I a més té un gran sentit de l'humor, qualitat admirable, i que a més l'hi surt espontàniament. Només està, la resta ve després. Et parla i s'interessa pel que dius, i pel que penses, et pregunta i et mira als ulls, amb una mirada oberta, franca, un xic innocent i tan sincera que et sorpren en un home de la seua edat. Supose que adora la seua dona...És bonic que un home adore la seua dona. Les paraules per descrire'l em semblen tan pobres.

En Marçal, supose que té tres grans amors la seua dona, les seues flles i les taronges. A més en Marçal s'estima el petit poble on viu i l'altre on treballa, i als seus companys "la penya la Ceba" que es queden menjant pernil a l'hora d'entrar del pati. Y també estima la serra de l'Espadà, que li queda aprop, i el mar. Marçal estima la gent i la vida.

Es clar, a mi m'ha conmocionat conèixer-lo, perquè hagués assegurat que persones com ell no existien, i encara m'ha sorprés més que fos un home, en la plenitud de la seua persona. Potser estiga equivocada en la major part d'allò que dic...però no vull saber-ho, he tingut la sort de conèixer-lo així, i, amb tot, no vull saber-ho, i m'ha quedat també un record molt dolç i molt tendre. I no voldria mai per mai, que el meu somni s'espatllés, perquè a mi em cal somiar.


Les hores passaven apressa, massa de pressa, a mi m'hagués agradat parlar-ne més amb ell, fins i tot, va haver un moment en que m'hagués dedicat exclusivament a mirar-me'l, però, clar, no ho vaig fer. I quan ell em va prendre el bloc d'apunts per a escriure'm alguna cosa, vaig sentir un vértigen com si estigués vora un penya-segat. quan me'l torna, vaig llegir "per a Marina, amb el desig de retrobar-nos. I el seu tel. En llegir-ho una onada de calor em va pujar . Sabia que mai hi faria servir.

Moltes converses es van quedar només esbossades. Ambdos haguessem volgut parlar-ne molt més.

Després, potser ens veurem una vegada més, el 6 de maig, per motius del curs, i després, com ell diu, mai més ens tornarem a veure. I així deu ser perquè el nostre somni no es trenque, i perqué la intensa atracció que sentim persisteixa als nostres records, i la nostra trobada hi acabe aquí, perqué tot puga seguir essent com és, ell un bon marit , un bon pare, un bon mestre...i jo una dona lliure. Aquest és el nostre destí i no devem contradir-lo, car bé ho sabem que si ens haguessem donat la més mínima oportunitat hagués estat un gran error.

Ara comprenc moltes coses , molts sentiments que romanien adormits, moltes tenebres de l'ànima. La bellesa d'un flor que es contempla per un moment. El mateix respecte que es sent per la seua existència t'indueix a allunyar-te'n sense poder deixar d' admirar-la i d'ensems sense gosar arrencar-la. Ara, ambdos sentim el sabor agredolç de la renúncia i del allunyament necessari, i fins i tot podriém desitjar que això haja estat un breu parentesi entre nosaltres. Aquest sentiment síntesi i final d'altres, simpatía, admiració, mutu enteniment, calidesa, desig...El temps anirà desdibuixant-los, sí, però romandrà per sempre més en eixa guspira màgica, que ens ha unit per un moment perdut en la immensitat del temps, malgrat que a dintre nostre mai no s'apagarà. Crec que ambdós ho em comprés sense paraules.
Darrer moments a la barra del bar ens prenem l'última. Fem broma, riem, comentem algunes anècdotes del curs. Ha estat bé, concloem per unanimitat. Ningú despega, però. Mire i veig un flaçó. M'adrece al cambrer i li demane, un, dos tres...sis xupa-pa xups...De sobte els meus companys es queden descol·locats. Miren, llaminers, el meu regal, un, tot seguit, li lleva la celofana i comença a llepar-lo, els altres l'encetem també mirant-nos i rient.

Adeu Marçal, mai no t'oblidaré.




dimecres, 28 d’agost de 2013

Apologia del franquismo



                                Apología del franquismo   




Diario Progresista




No es que se hayan puesto de moda, es que con la política permisiva del Partido Popular se han envalentonado. Desde siempre la derecha ha enaltecido el franquismo y por extensión, a las ideologías hermanas: el fascismo italiano y el nazismo alemán. El auge de los comportamientos fascista en España no es una cosa trivial, sino algo muy grave y de naturaleza criminal, por la idea misma y por los propios actos contra la humanidad que se han cometido bajo sus auspicios.

Durante los primeros tiempos de la llamada Transición, algunos dirigentes franquistas, se convirtieron en demócratas de toda la vida. Hoy son los mismos, que desde las alcaldías, parlamentos, organizaciones juveniles y desde el propio PP en el gobierno, siguen defendiendo la dictadura, y con ella los comportamientos y actos de apología nazi o fascista, que «son delictivos» y «deben ser perseguidos por la Fiscalía y debidamente sancionados», como denuncia la Unión Progresista de Fiscales (UPF). Estos actos deben recibir una respuesta social de repudio y rechazo y ningún partido que se diga democrático debe tolerar.

La apología de los crímenes racistas y políticos del fascismo y del nazismo —incluido el franquismo—, han de considerarse como delitos penados duramente por la ley; como así la apología de cualquier tipo de genocidio —racista o político, ya sea de judíos, homosexuales, discapacitados, rojos o de cualquier minoría racial o política—. En Alemania y Francia consideran, que uno de los delitos políticos más graves en una democracia, es la apología del fascismo y del genocidio y como tales están tipificados. España sigue siendo diferente.

Según la UPF, el enunciado de los delitos tipificados en los artículos 510 y 607 de nuestro Código Penal, es muy «ambiguo» y de «amplia interpretación», y en la práctica, no es que no se castiguen, sino que ni siquiera se persiguen. Veremos que ocurre con el nuevo CP —que no incluye como delito ni el enaltecimiento ni la apología del franquismo, como debería ser—. Mientras se aprueba o no, el PP sigue justificando, como cosa de jóvenes —fascistas digo yo—, los intolerables actos de apología del golpe de estado del 18 de julio, contra la República legítima, protagonizados por militantes de sus Nuevas Generaciones (NNGG). O jaleando los comentarios fascistas de alcaldes lenguaraces, como fruto de la libertad de expresión. Con la justificación, el PP se convierte en cómplice, de lo que es una agresión vergonzante contra la democracia.

Este tipo de conductas son muy graves y deben tener una respuesta penal, que incluya, además, como delito, la exhibición de símbolos fascistas. Las ideologías fascistas, nazis y totalitarias, como lo es el franquismo, han sido la causa de enormes sufrimientos, de recorte de libertades y millones de muertos. Este asunto «no permite la más mínima banalización», dice Soraya Rodríguez desde el PSOE. No es admisible que se minimicen estos actos, «porque los regímenes totalitarios se convirtieron en monstruos, precisamente, por culpa de aquellos que, en el origen, minimizaron hechos parecidos a los de ahora». ¿Cómo es posible que el PP, partido que se llama demócrata, pueda dar el más mínimo oxígeno a este tipo de sucesos? Porque no lo es.

El portavoz parlamentario de IU-ICV, Joan Herrera, ha pedido que se tipifique en el CP el delito de «apología del fascismo y del franquismo». En su opinión —y en la mía—, tipificar como delito esas conductas, vendría a certificar la «normalidad democrática», que no se da en España. Se pasó, de la dictadura cruel, a la democracia controlada atada y bien atada. Durante la dictadura franquista, en los países de nuestro entorno, se desarrollaban modelos de convivencia democrática y en libertad, castigando el fascismo y nazismo, por lo que representaban y por los crímenes que cometieron durante la Segunda Guerra Mundial. Mientras tanto en España ocurría todo lo contrario: una cruel represión que castigaba cualquier signo de libertad y democracia. No hemos desarrollado la condición democrática; el franquismo sigue vivo.

«La cultura franquista pervive en el PP», dice la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. «La derecha sigue siendo la del franquismo, y aunque el PP le reste importancia a lo ocurrido; quien se identifica con un golpista es porque está dispuesto a dar un golpe», apunta la Federación Estatal de Foros por la Memoria. Los grupos radicales de la ultra derecha, se encuentran en su territorio natural: el del Partido Popular y campean a sus anchas, haciendo apología del régimen franquista y cometiendo actos xenófobos. Esta impunidad se tiene que terminar.

En un Estado democrático y de Derecho, como el diseñado en la Constitución, es inadmisible que no se persiga la apología del fascismo franquista, régimen dictador, que tanto sufrimiento causó durante cuarenta años. Hay que penalizar el enaltecimiento del franquismo, al igual que se hace con el enaltecimiento del terrorismo. Permitiéndolo, se ofende a los demócratas, a la memoria histórica de las víctimas y a la dignidad de los familiares de los miles de asesinados, muertos por defender la libertad y la democracia.

Fuente: http://www.diarioprogresista.es/apologia-del-franquismo-36129.htm



dimarts, 27 d’agost de 2013

“Los culpables ya están claros, ahora tenemos que intentar hacer algo”



27-08-2013


Entrevista a Marc Balaguer, director del documental "Por qué?! Una crisis endémica"
“Los culpables ya están claros, ahora tenemos que intentar hacer algo”


La Marea




Se lo ha calificado como el Inside Job español. El documental Por qué?! Una crisis endémica traza un diagnóstico de la crisis española a partir de las entrevistas a una treintena de catedráticos, pensadores, y protagonistas de la esfera económica del país. La idea de realizar la película, explica su director, el profesor de economía Marc Balaguer, surgió de la necesidad de tener un relato propio de la crisis española, caracterizada por el estallido de la burbuja inmobiliaria y cuyas consecuencias se han extendido al ámbito político y social.

La película, estrenada en la plataforma online Filmin, pretende ser un relato “no crispado” del origen y la evolución de la crisis. Señalar culpables, defiende Balaguer, dificulta el consenso, y así “difícilmente se generan propuestas”, asegura. Ya no hay margen para la inacción, apunta el profesor, “ni de aquí ni de la Unión Europea”. Y si gobiernos y mercados no toman medidas, mantiene Balaguer, estas deberán venir de la mano de la ciudadanía.

¿Por qué es una crisis endémica?
Estamos en 2013, han pasado siete años de esta crisis y no hay un diagnóstico común. La izquierda tiene muchos diagnósticos, con distintos culpables, la derecha también, pero nadie se ha puesto de acuerdo. Esto es como ir al médico, si no sabes por qué tienes una enfermedad difícilmente encontrarás la cura. Si no sabemos lo que nos ha pasado y por qué nos ha pasado difícilmente encontraremos una solución. De aquí viene el título.

Tampoco existía hasta ahora un trabajo audiovisual que buscase un diagnóstico a la crisis española….
Parece que en el mundo audiovisual se ve la crisis como una sucesión de elementos, como si fuéramos espectadores pasivos de una serie de acontecimientos. Un día es el paro, el otro son los datos de morosidad, los problemas de la arquitectura europea… Documentales como Inside Job te explican la evolución de la crisis en Estados Unidos, desde un punto de vista, con un enfoque, y en cambio aquí no teníamos nada de esto. Esto es lo que quisimos hacer: tener un diagnóstico común de lo que nos ha pasado.

Porque caso español tiene sus propias características dentro de la crisis global…
Sí, el relato que hace Inside Job, El Capital, u otras películas no nos encajaban. Nosotros lo que teníamos era una burbuja inmobiliaria de narices, y al petar ha ido afectando, primero, al sector inmobiliario, después al sector financiero, a los bancos, después al mundo económico, perjudicando mucho al sistema productivo y a la base económica del país; después a las personas y al paro; y a la pobreza y la desigualdad. Y finalmente a la esfera política, porque esfera económica y esfera política y social están relacionadas, y así lo muestra el documental.

Así que es una concatenación de distintas crisis…
Sí. En EEUU, por ejemplo, la crisis no ha afectado tanto a la clase política como aquí, que se ha producido una crisis de legitimidad. En cambio, en todos los países del sur de Europa sí. Portugal, Grecia, Italia, España, son países en los que la crisis ha traspasado del mundo económico para ir al ámbito social y político. Este es seguramente el mayor problema que tenemos en estos países y también en el conjunto de Europa. Lo que hicimos nosotros, seguramente sacrificando otras cosas que también son interesantes, es intentar explicar esta concatenación. No aportamos explicaciones nuevas, pero las ponemos en común y las relacionamos las unas con las otras.



¿Dónde sitúa el documental las responsabilidades de la burbuja inmobiliaria?
Es una responsabilidad muy compartida por casi todos los agentes económicos. Bancos, gobiernos, incluso las personas. Todos estos agentes económicos se beneficiaban de la burbuja, y cuando esta petó aun hizo más grande el perjuicio, porque todos salieron perjudicados.

¿No tuvieron algunos de estos agentes una mayor incidencia en que esto continuase así?
Hay una reflexión del filósofo Josep Ramoneda en la película que dice que todos tenían responsabilidad, pero que no es la misma la del empresario que la del trabajador, y tampoco la de la persona que da la hipoteca como la que la recibe, eso también debe quedar claro.
Mensajes como que la vivienda nunca bajaría de precio y que lo más inteligente era endeudarte se promovieron desde algunos sectores…

Quien tiene el poder tiene más facilidad de hacer girar la tortilla hacia sus intereses, en el caso de la burbuja es muy claro. José García Montalvo, catedrático de la UPF, dice que esta burbuja se alimentó por una serie de tópicos como que la vivienda nunca bajaría de precio, que no se rompería nunca porque los extranjeros que invertían lo hacían para venir a vivir aquí y no para especular… Después la realidad evidenció que esto no era así. Mucha de la inversión extranjera que venía, cuando comenzó a verse que esto petaría, se fue, lo que hizo que aun petase de forma más fuerte. En estos casos queda muy claro que los beneficiados son unos y los perjudicados son el conjunto de la ciudadanía.

¿Uno de los grandes errores fue dejar de lado la industria?
Seguramente fue el gran error. En el documental se dice que hubo algún momento en que casi dos tercios de los créditos que daban bancos y cajas eran al sector inmobiliario y a promociones inmobiliarias. Así que la industria recibía solo un tercio, y eso cuando en los momentos álgidos de la burbuja la construcción representaba menos del 15% de la economía española. Que se hiciese esto durante un ciclo largo hizo que mucha industria no se desarrollase, lo que provocó que en el futuro no tuviéramos industrias, que es lo que nos pasa ahora. La burbuja inmobiliaria antes de la crisis ya se cargó a la industria, y ahora la salida, que debería ser en manos de la industria, no se puede tener porque nos falta, y los trabajadores que trabajan en la industria ya no trabajan porque estaban en la construcción. Ahora tenemos que montar un modelo productivo nuevo, y eso es muy complicado.

¿La crisis ha afectado a todos por igual?
Hay una parte del documental en que hablamos de cómo la crisis llega a la sociedad, y explicamos, por ejemplo, que la dación en pago llega a los promotores pero no al conjunto de la ciudadanía. La película la empezamos a hacer hace un año y medio y este debate aun está de actualidad. También hay otros aspectos en que se ve esto: el más de 50% de paro juvenil que tenemos es en gran parte consecuencia de esta gran crisis de la construcción, y el 25% que tenemos de paro también. Son personas que estaban cobrando unos sueldos muy elevados en la construcción y ahora tienen grandes problemas de formación, de reciclaje para poder llegar a otras profesiones. Renunciaron a formarse, y su decisión era racional en aquél momento, porque lo que se cobraba en la construcción era mucho más de lo que se podía llegar a cobrar incluso con estudios.

Hay quien calificado el documental de “blando”…
Es un formato con un discurso no crispado. Lo que pasa mucho en este país es que la izquierda y la derecha no se ponen de acuerdo, y esto genera inacción. Y es seguramente lo que ha pasado también en esta crisis por parte de los gobiernos, ha habido una muy mala gestión. Creemos que esto es lo que no puede ser. Espectadores que han visto nuestro documental nos han dicho que no acusamos a nadie. ¡Es que es voluntariamente! Porque cuando tú estás acusando o cuando hay un debate crispado, difícilmente esto genera propuestas, y si no hay propuestas no habrá soluciones. Tratamos de señalar todo aquello que se ha hecho mal para que no vuelva a pasar, y buscar las herramientas para encontrar las soluciones, y encontrarlas ya.

¿Sin señalar a los culpables?
Está bien culpabilizar, pero ya es suficiente. Es una forma de flagelarnos, te quedas hecho polvo. Los culpables ya están claros, ya lo sabemos, ahora tenemos que intentar hacer algo. Nos dicen que es un poco blanda, pero es que no es el tema ir a cuchillo.

¿La película concluye sobre posibles soluciones?
El objetivo primordial era el de tener un relato propio de la crisis. A partir de aquí sí que se sacan algunas conclusiones de lo que se debería hacer. Una es que la inacción ya no es posible, ni de aquí ni de la Unión Europea. Ya que no tenemos dinero ni recursos, y eso lo apunta el profesor Martínez Abascal, pues como mínimo pactemos, pongámonos de acuerdo en las cosas básicas, porque sin acuerdo no saldremos de esta. Después, desde un punto de vista más conceptual, la película hace una reflexión sobre la ciudadanía. Si realmente los agentes empresariales, los gobiernos, no han hecho nada para dar solución a esta crisis, la ciudadanía debe recuperar su papel y debe hacerlo de alguna forma.

¿Iniciativas como la de la PAH irían en ese sentido?
La PAH en el fondo es eso, es decir: “Bueno, ya no podemos confiar más en los gobiernos ni en los mercados, vamos a asumir nosotros como ciudadanía ciertas cosas”. Y se están impulsando, también desde el cooperativismo. La actividad económica también pasa por este tipo de iniciativas. Ahora estamos en un proceso de cambios muy importantes, son estas iniciativas las que deben generar una actividad económica que nos debe dar un nuevo modelo productivo y la manera de salir de la crisis.
Fuente: http://www.lamarea.com/2013/08/26/una-crisis-endemica/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

dilluns, 26 d’agost de 2013

Educación subvencionará este curso a 54 colegios que segregan por sexo



26-08-2013

Educación subvencionará este curso a 54 colegios que segregan por sexo

La Marea


Son 16 centros en Cataluña, 11 colegios en Madrid, siete en el País Valenciano, cinco en el País Vasco, cinco en Galicia, tres en Castilla León, tres en Navarra, dos en Murcia y uno en Cantabria y uno en La Rioja. Estos 54 centros tendrán ayudas públicas el curso 2013/2014, pese a ser centros privados o concertados y tener aulas diferenciadas para niños y niñas.


Y esto ocurrirá pese a que varias sentencias de los tribunales de Justicia han anulado conciertos con este tipo de centros en los últimos años. De hecho, algunos gobiernos como el gallego o el valenciano han renovado hasta por cuatro años más los acuerdos económicos. El último ha sido, precisamente, el gallego, que esta semana ha anunciado que irá reduciendo estos acuerdos “de forma gradual”, pero sin eliminarlos tal y como le obligan los juzgados.

Todo ello pese a que la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG), del pasado mes de marzo, anulaba estas subvenciones. La Xunta se escuda en que la sentencia “no es firme” al estar recurrida ante el Supremo a la espera del fallo. Hay que recordar que la reforma educativa del ministro Wert, al contrario que la actual Ley Orgánica de Educación (LOE), no prohíbe este tipo de subvenciones.

La orden del TSJG va en la misma línea que las sentencias del Tribunal Supremo que, en enero de este año, dictó seis sentencias que avalaban la decisión del gobierno andaluz de retirar las ayudas a los colegios que discriminen a los alumnos por razón de sexo.

La decisión del gobierno gallego ha indignado a la oposición. PSdG, AGE y BNG han protestado airadamente ante la postura del gobierno de Núñez Feijóo. Los socialistas han acusado al gobierno de actuar “como si ya estuviese aprobada la reforma educativa de marcado carácter ideológico” y AGE y BNG han presentado un escrito conjunto denunciando “el puritanismo ideológico” del partido conservador.

“Es imposible educar en igualdad”
El caso de Galicia no es el único. En el País Valenciano, el gobierno de Fabra acaba de renovar por cuatro años los conciertos que mantiene con siete colegios privados que separan a sus alumnos por sexo. En total, 5.000 alumnos en centros relacionados directa o indirectamente con el Opus Dei.
Esta decisión de la Generalitat Valenciana se produjo días después de que la portavoz de la Fiscalía de Valencia, Susana Gisbert, declarase su rechazo a los colegios, tanto públicos como concertados y privados que segregan por sexo, porque en ellos “es prácticamente imposible” educar en igualdad.
También Navarra, Castilla León, Murcia, La Rioja, País Vasco y Madrid mantienen los conciertos con este tipo de centros aunque los respectivos gobiernos autonómicos aún no se han pronunciado sobre si renovarán los conciertos una vez se cumplan los plazos marcados.

En Cataluña, el departamento de enseñanza ya ha anunciado que eliminará los acuerdos que mantiene con 16 centros en el curso 2014/2015. En Baleares solo se mantiene en dos aulas, y en Cantabria el colegio Torrevelo (que solo admite a niños) se fusionó con otro centro (que solo admite niñas) para posibilitar que el gobierno cántabro continuase subvencionándoles.

En el lado contrario se encuentran Andalucía y Asturias. Ambos gobiernos autonómicos han decidido este curso cancelar los acuerdos con esos colegios y no financiar con fondos públicos la segregación de aulas por sexos. Estas dos autonomías se unen así a Aragón, Castilla La Mancha, Extremadura y Canarias, donde los centros que separan a niños y niñas no reciben ayudas de forma directa en forma de concierto.

                          Fuente: http://www.lamarea.com/2013/08/24/segregacion-colegios/

Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

La tortuga en el poste


la tortuga en el poste

                                                        ¡Cuánto más lo leo más me gusta!


EXCELENTE CORREO, NO CREO QUE EXISTA UN MEJOR EJEMPLO.....


LA TORTUGA EN EL POSTE

Un joven está paseando por la plaza de un pueblo y decide tomar un poco el fresco, se sienta en un banco al lado hay un señor de más edad y naturalmente, comienzan a conversar sobre el país, el gobierno y finalmente sobre los Legisladores y similares.

El señor le dice al joven:

"¿Sabe? LOS POLITICOS Y DEMÁS, SON COMO UNA TORTUGA EN UN POSTE

Después de un breve lapso, el joven responde:

"No comprendo bien la analogía... ¿Qué significa éso, señor?

Entonces, el señor le explica:

Si vas caminando por el campo y ves una tortuga encima de un poste de
alambrado haciendo equilibrio
¿Qué se te ocurre?

Viendo la cara de incomprensión del joven, continúa con su explicación:
- Primero: No entenderás cómo llegó ahí.
- Segundo: No podrás creer que esté ahí.
- Tercero: Sabrás que no pudo haber subido solita ahí .
- Cuarto: Estarás seguro que no debería estar ahí.
- Quinto: Serás consciente que no va a hacer nada útil mientras esté ahí.
Entonces lo único sensato sería ayudarla a bajar

EN LAS PRÓXIMAS ELECCIONES HAGÁMOSLO MEJOR, TRATEMOS QUE NINGÚN ANIMAL "INÚTIL" SUBA AL POSTE.
           

diumenge, 25 d’agost de 2013

¿Por qué España despertó ahora diferendo por soberanía sobre Gibraltar?



¿Por qué España despertó ahora diferendo por soberanía sobre Gibraltar?






No recuerdo cuantos años hace que los gobiernos de turno en España han mantenido dormido el viejo diferendo de esa nación ibérica con Gran Bretaña por la soberanía sobre el disputado Peñón de Gibraltar, bajo dominio de Londres. La interrogante entonces es por qué lo despiertan ahora.La respuesta es bien sencilla, el régimen del derechista Partido Popular (PP) del presidente Mariano Rajoy necesita desviar la atención de los graves problemas que viven los españoles, como consecuencia de la profunda crisis económica que enfrenta ese estado europeo.
No fas allò que vols,  sinó alló que pots.
-Saviesa popular-

El ejecutivo conservador de Rajoy está obligado a “entretener” a sus compatriotas en un diferendo que poca importancia le ha dado siempre, aunque la merece, por sus estrechos vínculos con Gran Bretaña, y además su subordinación a Londres, como lo hace de igual manera con Washington.

Asesores mediáticos del PP encontraron aparentemente la formula en reavivar el desacuerdo por Gibraltar para pretender conseguir que los españoles olviden las privatizaciones, los recortes sociales, la represión, el desempleo y los desahucios a que están sometidos por el actual régimen de Madrid.

Una avalancha de declaraciones sobre Gibraltar han hecho en las últimas horas los representantes de Rajoy, mientras buques de guerra británicos, incluido un portaaviones insignia, arribaron a las aguas del peñón en jaleo.

Por supuesto que pescadores españoles que faenan en la zona consideran una provocación el despliegue castrense de Gran Bretaña, mientras habitantes del peñasco se cuestionan el algarabío orquestado por el ejecutivo del PP.

Es difícil imaginarse que entre Madrid y Londres la sangre llegue al rio, pero sí es muy creíble que los actuales gobernantes españoles, envueltos además en escandalosos hechos de corrupción, estén simulando un falso enfrentamiento con el “poderoso imperio británico”.

De otro lado, a nadie se le ocurriría pensar en un eventual conflicto militar entre esos dos estados europeos, conocidos miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), y obedientes aliados de sucesivas administraciones norteamericanas.

También sería ingenuo profesar que Madrid desate un enfrentamiento armado con Londres porque su derrota estaría cantada de antemano.

España ha logrado ganar alguna guerra en toda su historia, para no decir ninguna, como la de Perejil, donde unos pocos soldados marroquíes defendían esa roca inhabitada, y el entonces presidente, también del PP, José María Aznar, envió a casi todo un ejército.


Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter