dissabte, 7 de setembre de 2013

El niño que dice no a todo

divendres, 6 de setembre de 2013

Diaris de ficció, 22, maig, 1993








                                                                                 Diaris de ficció


Diumenge 22, maig, 1993


Mai no ha estat advertit
el meu desig, la meua voluntat de
passar desapercebut, de no existir;
el meu cansament, diari, d'existir.

Vicent Andrés Estellés (Burjassot 1924-València 1993)


Ha arribat el moment de la reflexió. Tots els meus intents per millorar professional i personalment han estat innútils. La plaça a l'estranger, voler la lluna. Això es reserva per als endolls polítics i sindicals, és clar, no podia ser per a mi.- classes d'idiomes, cursets, direcció, gestions diverses, etc... tot se'n ha anat en orris.

obra de Joan Miró
La veritat és que ja no em resta res pel què lluitar, a no ser que em familiaritze amb el induisme i a copia de practicar arribe al nirvana. El que m'espera és una existència gris. A la meua edat, austera i laboriosa com un benedictí. He tocat fons. Ja no crec que em torne a proposar cap gran empresa, ni grans ni menudes. Treballe com una burra i em passe el dia desitjant que arribe la nit i anar-me'n al llit. (Dormir...somiar, potser morir, quin personatge de Sakespeare va dir això?). De bon matí m'alce i comence la jornada, esmorze, escure, pose la rentadora...estenc o arreplegue. M'endrece i a la feina. A les mateixes hores, les mateixes coses. Ara, enguany que esperava quelcom d'important- ho deia l'horóscop!- doncs res, hauré de conformar-me amb el canvi de centre i amb la dubtosa satisfacció de no tornar a veure aquelles cares llargues i envejoses. Abans d'anit, a punt d'adormir-me, les vaig migsomiar  distorsionades, retorçudes i espantoses com si les vegés reflectides als espills del Callejón del Gato, que mentava Don José María del Valle Inclán. Només desitjava no tornar a veure-les mai més.

Avui he passat el dia caminant per la vora del mar, desitjant veure'm lluny, molt lluny...a bord d'un "sputnik- no sé com s'escriu- surant a interior de la nau. Hagués tornat més tard, però em sentia cansada, com si hagués dut a bè un sac de pedres.

Malgrat això sé que he de renunciar a tot allò que jo, per mi mateix, no puga satisfer. El que vull dir és que tan sols em puc responsabilitzar de la meua persona, i que, malgrat tot, no puc. Vull dir que crec que no és bo mantenir vides en companyonia, amistat, simpaties o afectes perquè sempre acabe per deixar-me utilitzar com unes xancletes d'estar per casa. Ma!que la cosa té delicte. Anar-me'n a l'estranger, no era una fugida?. És clar que no estic en l'edat... Ni estic a l'edat ni amb disposició de seguir llluitant contra l'adversitat. He de ficar-me al cap, una vegada més, que aquesta cursa d'obstacles ha pogut amb mi. Ja no puc més! i punt.

A vegades pense amb mon pare. Les poques coses que l'interessaven van anar deixant d'interessar-l'hi, i jo, muda i impotent, assistia a la cerimònia de la seua destrucció, incapaç assolir una comunicació que mai no va ser possible entre nosaltres.

Potser a mi em succeix el mateix, per què no?.Potser algun dia tinga quatre duros i ja no m'importaria guardar-los. Supose que en això consisteix l'envelliment. Un va perdent les forces, les il·lusions, els afectes, els desitjos...els somnis, si és que alguna volta n'ha tingut. Ens fem lents i maldestres, el caràcter se'ns torna agre i ja pensem que no tenim res a aprendre, ni res a ensenyar i ni pensar vull en la poca gràcia de fer-se escoltar, quína mandra. I voldrem romandre al llit i dormir...

He de ficar-me al cap, que una vegada més, aquesta cursa b'obstacles ha pogut amb mi. Ja no puc fer res més, ni puc ni dec. M'he tractat injustament, molt injustament i tinc moltes ganes de plorar, i en cauen les llàgrimes sense voler.

Ara he de pensar en noves estratègies perquè també és innúti seure'm a esperar la mort. I la idea del suicidi ja no m'atreu com adés. Hauré d'estudiar quin tipus de vida mínimament gratificant puc confeccionar amb aquets retalls. Ni encara la idea d'escriure em commou. A vegades pense amb el pare. Les poques coses que l'hi interessaven, van anar esvaïnt-se, i jo assistia muda i impotent a a cerimònia de la seua destrucció, incapaç d'assolir una comunicació que mai no va ser possible entre nosaltres. Si a mal no ve, a mi potser em succeeixi el mateix, per què no?. Potser quan per fi tinga temps d'escriure, ja no em sentiré motivada. Potser quan algun dia tinga quatre duros ja no m'importarà desar-los a la cartilla. Supose que en això consistirà l'envelliment. Un va poc a poquet perdent les forces, les il·lusions, el afectes, els desitjos...en fem lents i maldestres. Se'ns agriarà el caràcter i pensarem que no ens resta res que aprendre ni que escoltar. I supose que ja no ens hi farà res fer-nos escoltar. I voldre'm romandre al llit i dormir, dormir...si ens deixen. Tot i que pot passar-hi com a l'avia Elvira, que per poder morir-se, als noranta i tants llargs, es va haver de ficar en vaga de fam.





dijous, 5 de setembre de 2013

Los militares republicanos frente a la crisis (II)



05-09-2013


Los militares republicanos frente a la crisis (II)









Caminante no hay camino, se hace camino al andar”
Antonio Machado (1875-1939)

Los militares republicanos bajo la dictadura

Los militares republicanos de ayer –los que sufríamos desde el interior del Ejército franquista su opresión- nos decidimos a acompañar al pueblo en su indomable lucha contra la dictadura, motivados por su ejemplo. Algunos como afiliados a la UMD. Otros -la mayoría- como simpatizantes de su lucha por las libertades.

El imparable proceso democrático...
Muchos de los simpatizantes no llegaron a afiliarse debido a la dificultad de contactar con una organización de tan reducidas dimensiones. También por la necesaria clandestinidad de la organización frente al poder represivo de la dictadura, lo que hacía extremadamente arriesgada la tarea de difusión.

Sin embargo fueron estos compañeros demócratas no afiliados los que más alarmaron a los servicios de inteligencia franquistas. Todos, afiliados y simpatizantes, formábamos parte de la misma corriente popular, cuyo alcance fue mucho mayor de lo que pudo parecer a primera vista. El pueblo español, en manifiesta revuelta popular, se enfrentó a las "fuerzas del orden" en los centros de trabajo, en las calles, en las universidades. Mediante nuestra actuación no violenta, pero resuelta, contribuimos a frenar una posible acción armada de ese Ejército contra el pueblo. (1)

Los militares monárquicos hoy

Frente a la actual crisis política e institucional algunos militares monárquicos afirman vehementemente que el concepto de Patria es muy anterior a la Constitución, que al parecer no es más que una ley. Según ellos la tradición es lo que importa y ello justificaría una intervención militar bajo determinados supuestos. Lo que plantearía el problema de su actitud ante la crisis irreversible de la institución monárquica.

El imparable proceso democrático está siendo impulsado por la gigantesca crisis y por la indignación popular frente a la corrupción de una casta política manifiestamente vinculada a la monarquía. Presunta corrupción que alcanza también a la Familia Real. Las costuras del corsé monárquico están saltando sin remedio. No es aventurado prever a medio plazo un abrupto desplome del régimen de la Transición. (2)

Los militares republicanos bajo la monarquía

Los militares demócratas, los republicanos de ayer, los que sentíamos una gran simpatía por aquellos movimientos populares, no hemos borrado de nuestro corazón aquel impulso democrático que nos animó. Muchos ya han fallecido. La mayoría estamos retirados. Los menos en la reserva o a punto de pasar a ella. (3)

No puedo hablar en nombre de los militares republicanos de hoy, pues no formo parte por ahora de ninguna de las asociaciones de militares existentes. Tampoco lo podría hacer si perteneciese. Solo sus representantes democráticamente elegidos están legitimados para hacerlo. (4)

No es necesario ser socióloga o sociólogo para conocer algunos estados de opinión de las Fuerzas Armadas. Es evidente que una inmensa mayoría de los militares, incluidos nuestros compañeros monárquicos, somos conscientes de la difícil situación por la que atraviesa nuestra patria. No creo equivocarme al afirmar que para muchos militares de hoy la patria es sobre todo el pueblo. Un pueblo vivo, que siente y sufre. Un pueblo que clama por sobrevivir con dignidad. Que necesita salir urgentemente de esta situación desesperada para muchas familias, producto de la corrupción política y de una oligarquía internacional sin escrúpulos, cuyos intereses representa la Troika.

Me atrevo a afirmar que una gran mayoría de los militares españoles percibimos el riesgo de disolución de nuestra querida España. La mayoría somos conscientes de esa terrible situación. También que el pueblo español –del que formamos parte- está siendo burlado por una Constitución que no se traduce en el respeto de derechos básicos en ella solemnemente proclamados. Solo un referéndum entre monarquía o república podría legitimar las imprescindibles reformas que el pueblo español necesita.

La república

Frente a la pretendida "España-de-los-Reyes-Católicos", obsoleta, corrupta e inviable, los españoles de hoy necesitamos una España internacionalista, republicana y federal. Una unión fraternal de sus pueblos, que convivirán en paz y en libertad. Una España de lazos indestructibles, en intima comunión con los pueblos hermanos de América latina y de Europa.

En cuanto al color de la bandera, si bien es cierto que la bicolor monárquica es la que ampara la Constitución de 1978, no es menos cierto que la más respetada internacionalmente como símbolo de lucha por las libertades fue, y es, la tricolor de la II República. (5)

La bicolor monárquica también fue símbolo de España durante la I República. Por ello pienso que los colores de la bandera es un asunto que debería decidirse una vez fuese proclamada la III República. Aunque yo votaría sin dudarlo por la tricolor.

Una España republicana capaz de contribuir -en pie de igualdad- a la unión de los pueblos que habitamos esta pequeña península del continente euroasiático, llamada Europa. Pueblos de Europa, en una encrucijada histórica, que sabremos construir otra Patria. Una patria auténticamente democrática, justa, culta y laboriosa, de pueblos en paz consigo mismo y con toda la Humanidad.

La revolución multicolor

Todos los pueblos son siempre dignos de respeto, no siempre sus gobiernos. La sociedad que está por construir será el producto de la solidaridad humana en su expresión más universal y avanzada. El producto de una revolución democrática que alumbrará un mundo nuevo. Un mundo en donde las trabajadoras y trabajadores poseerán el control efectivo -individual y colectivamente- de los frutos procedentes de su esfuerzo y capacidad.

Quizá mediante la transformación de las estructuras actuales de producción y distribución, tomando como modelo las sociedades cooperativas ya existentes. Sociedades tales como las famosas cooperativas vascas de Mondragón, las cooperativas gallegas, las cooperativas andaluzas o tal vez otras. Estructuras económicas en las que el capital estará subordinado al trabajo. En dónde no existirá nunca más la apropiación privada del trabajo social, fuente de lacerantes injusticias sociales.
Una sociedad en dónde los seres humanos, en su rica diversidad, serán productores no sólo de bienes materiales y servicios, también de cultura, solidaridad y afecto. Una sociedad capaz de satisfacer las necesidades materiales y espirituales de una humanidad doliente. Seres humanos capaces de gozar plenamente en una sociedad democrática auténticamente avanzada. Una sociedad capaz de rescatar a nuestro planeta azul de una muerte anunciada. Una sociedad en el que la mujer -liberada al fin de milenios de opresión- ocupará, en pie de igualdad con el hombre, el papel primordial que como persona le corresponde. (6)

Conclusión
El compulsivo deseo de acumular riqueza y poder -posible desequilibrio del cerebro humano- parece incapacitar a nuestra especie para controlar las fuerzas terribles que ha desatado. Frente a esa locura letal se alza otra poderosa fuerza antagónica: el sentimiento de empatía y solidaridad. El amor, según los cristianos. El desenlace de esta contradicción universal determinará nuestro futuro y el de toda la humanidad.
"La sociedad existente logrará contener a las fuerzas revolucionarias mientras consiga producir cada vez más «mantequilla y cañones» y a burlar a la población con la ayuda de nuevas formas de control total." (7)
Contribuyamos entre todas y todos a crear un mundo mejor. Transformemos lo ya construido apoyándonos en la experiencia histórica acumulada. Enfrentémonos sin violencia contra la violencia de la opresión.

Referencias:
(1) Los militares olvidados por la democracia. Fidel Gómez Rosa. Es un estudio histórico documentado del nacimiento, resistencia activa no violenta y autodisolución de la Unión Militar Democrática (UMD).
(3) Artículos de opinión de militares procedentes del movimiento social que dio lugar a la autodisuelta Unión Militar Democrática (UMD)
(4) AUME es la asociación profesional de militares españoles más numerosa, miembro de EUROMIL.
(5) La bandera de la España republicana vuelve a ondear en París.
(6) El segundo sexo. Simone de Beauvoir. Profundo análisis sobre el papel de las mujeres en la sociedad.
(7) El hombre unidimensional. Herbert Marcuse. Profesor en la Universidad de Berkeley, en la California de los años 60. Ensayo sobre la ideología de la sociedad industrial avanzada.
Manuel Ruiz Robles es capitán de navío de la Armada (retirado), ingeniero de la Ecole Supériure d'Electricité (Supélec), DEA Physique de l'Energie de l'Université de Paris, Licenciado en Ciencias por la UAM, membre bienfaiteur de l'ACER (Amigos de los Combatientes en la España Republicana), adherent du Musée de la Résistance Nationale. Fue miembro de la Unión Militar Democrática (UMD).
manuel.ruiz-robles@laposte.net
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

dimecres, 4 de setembre de 2013

Diaris de ficció -11, abril,1993




                                                                                 Diaris de ficció



 diumenge, 11 d'abril, 1993

La nostra generació haurà de penedir-se no tant de les odioses paraules i accions de la gent dolenta com del clamorós silenci de la bona gent. 

 Martin Luther King, capdavanter de l'alliberament pacífic dels negres als Estats Units (1929-1968)


 Estic malalta, al llit. A penes prenguérem les vacances vaig caure. Res d'importància, una grip prou benigna. Me la tracte amb llit, repós i tranquil·litat, crec que és una bona terapia. Sóc al llit i pense i recorde... malgrat que el meu cap és com una carabassa buida on a dintre, descontrolades, ballen les pepites. La cosa més senzilla, llegir, veure la tele...esdevé una tasca esgotadora. Pense amb el futur, un futur ple d'incerteses. No sé si seré a l'estranger, no sé moltes coses, però les poques que sé m'agraden. Vull dir que el fet de saber que al proper curs vaig a tenir una tutoria normal, o vaig a impartir valencià al cicle superior, sense més maldecaps, sense tot aquest trencaclosques que significa la direcció, em reconforta.


Pintura d'Amedeo Modigliani
 Enqualsevol cas el treball en sí no em preocupa. Ara, la gent... la gent nova...Hi haurà de tot com en botica. A mi em fa l'efecte que un 70%, són d'acomod@ts, cretins, involucionistes, rutinaris. Un 20% de normals, persones que estimen el seu treball i el fan bastant bé. Un 10 % desestimables, se'ls en va l'olla. I un 5% bona gent fins i tot alguna persona creativa. El pitjor és que jo d'aquestes no n'he conegut cap, ara que ho pense. No sé per qué els he representat en percentatges. Bo, em concediré el benefici del dubte i atès que pot donar-se el cas que algú expressara una idea amb trellat o poseira alguna qualitat excepcional- molt improbable-, i si per una d'aquelles es donés el cas de que vaja a trobar-me-la jo (directora). I com que de la resta ja conec les característiques. Quína seria l'actitud correcta?. L'actitud correcta seria mantenir les distàncies al màxim, com al ring. No intentar arribar a un contacte empàtic, ni simpàtic ni de cap color.

 Aleshores seria convenient mantenir una actitud correcta però distant, cortés, però freda, reservada, sense arribar a ser un borinot. Pensat això me'n recorde, que al centre Rei en Jaume I vaig arribar a la direcció amb una actitud semblant. Potser Selene i Blanca em feren concebre l'esperança de recolzament, d'afinitats de criteris, d'intents d'innovació, d'idees...Una mena d'quip, en petit comité, en qui poder confiar. Res, al poc temps, vaig adonar-me'n que les paraules se les emporta el vent. Tant una com l'altra van dedicar-se a voler contentar a tothom, i el nostre projecte, que implicava cert grau d'exigència i compromís, se'n va anar a fer la mar. Selene, per actriu, y Blanca per inconscient. És penós haver de baixar el nivell de confiança a unes persones, amb qui adés, en posares tanta.

 Em sembla que la major part de les nostres vileses no les percebim, no en som conscients. En general som una espècie molt rudimentària, tan saberuts que ens creiem. Bé, no res, que hi farem? El passat, passat està. També jo mateix he viscut al llarg d'aquests anys una gran inestabilitat emocional. Fins i tot els meus plantejaments professionals han canviat pel fet d'haver passat a ocupar la direcció. Pense que ara sóc una persona molt més solidària i responsable que adés. I quan mire a un director o directora sempre tendré un motiu per justificar els meus errors. Així pensava ja abans, ara, amb més raó. I per altra banda he esdevingut altra persona, que la que va arribar al en Jaume, fa gairebé quatre anys. Ara, per fi, tinc un cert equilibri interior, que no tenia. La del direct@r que ho vol ser amb cos i ànima. Llavors no sabia que és una vida inscrita dintre d'unes coordenades destructives. He tractat de simplificar-les i per sort ho he aconseguit. Aquesta tasca que pot semblar tan senzilla és, tanmateix, d'una gran complicació. Saps que arriba un moment en que la situació es fa imposible. Saps que has de simplificar, però no saps com discernir allò que és essencial d'allò que és secundari. Això és el mateix que discutia jo amb el Dr. Andreu, quins problemes són meus i quins són dels altres. 

Ara va i resulta que tinc tendència a assumir el meus conflictes i - per solidaritat- també els dels altres.

Estic farta d'estar malalta, i sola i avorrida. També estic farta de ser figa o sargent, segons se mire. En qualsevol cas de tenir tanta i tanta paciència, de la qual cosa la gent abusa. De tenir problemes econòmics. De veure passar la vida. De caure malalta sempre quan no hi ha escola. Estic farta de que m'enganyen, d'enganyar-me jo, de ser comprensiva i tolerant, i en canvi semblar els monstre de les galetes. Farta dels meus desitjos de perfecció i de la meua imperfecció. Estic farta d'escoltar futbol les vesprades de diumenge a la radio. De no poder comprar-me encara una bicicleta... De no poder anar al cinema, de tot això i de moltes coses més.

 Estic farta de no donar importància a coses que em mortifiquen. Estic farta de practicar, sense trò ni sò, les tres regles monacals, pobresa, castedat i obediència a les dues anteriors. Estic farta d'estar farta i de trobar deliciós el moment d'anar a dormir. Farta d'obrir l'armari de la roba i de trobar-me una col·lecció de velles glòries. Farta de ser un estrany especimen. També estic farta d'escriure i farta de no poder escriure. Estic farta de no tenir vacances d'estiu, ni viatges, ni res, literalment. Farta de pujar a peu els cinc pisos de l'Escola d'Idiomes. Farta de no conformar-me i farta de fer-me la vida imposible.

dilluns, 2 de setembre de 2013

Declaración política de la Mesa Estatal del Frente Cívico


Declaración política de la Mesa Estatal del Frente Cívico. 

 Somos Mayoría Impulsemos una movilización
 unitaria, contundente, sostenida en el tiempo.

  Rebelión

 El gobierno da la espalda al pueblo y con el dinero de todos esta rescatando a los grandes poderes financieros. El BBVA y el Banco de Santander han obtenido este año respectivamente 2882 y 2255 millones de euros de beneficio. Mientras, nuestra vida cotidiana oscila entre la disminución de salarios, la pérdida de derechos y la destrucción de puestos de trabajo. 

Los poderosos han secuestrado al poder político mediante la corrupción. Gobiernos y medios de comunicación intentan distraernos creyendo que solo vivimos de televisión, radio, prensa, la manipulación estadística o vacías arengas políticas. Y en lugar de sacarnos de la pobreza, de aliviar nuestro sufrimiento, de sacarnos de la incertidumbre, la desesperanza y el miedo, no cesan de preparar más medidas para exprimir aun más a los de abajo. 

Este verano mientras que el gobierno estaba enfangado por el caso Bárcenas, cuyas implicaciones sabemos que llegan hasta el mismo Presidente, no se dejaban de lanzar nuevas propuestas de agresiones, invocando futuras recuperaciones, letanía vacía conocida desde hace 5 años. Ahora quieren reducir de nuevo las pensiones, reducir los salarios otro 10%, aumentar los impuestos sobre el consumo (IVA).... En España vivimos una situación de emergencia, que necesita una respuesta desde la ciudadanía.

 El Frente Cívico Somos Mayoría entiende que existen soluciones a esta situación que pasan por revertir la dirección de las políticas y medidas impuestas hasta ahora, con propuestas como: 

 - Acabar con la deflación de sueldos que nos están imponiendo, y elevar el salario y las pensiones mínimas a los 1000 euros. - Recuperar el control sobre los precios de los abastecimientos básicos de: luz, agua, gas, comunicaciones, alimentación… 

 - Recuperar los Sectores Estratégicos de la Economía, devolvérselos al Estado, de donde no debieron salir, pues los abastecimientos son un bien común que pertenecen a toda la ciudadanía. 

 - Recuperar la Banca Pública, que pueda inyectar dinero a intereses fuera de los niveles de usura, acabando con el secuestro financiero que la banca privada está perpetrando y permitiendo reactivar los medios de producción y hacer que la economía real sustituya a la especulativa. Ello implica abrir un debate sobre el Euro y el sistema monetario europeo que ha secuestrado nuestra soberanía.

 - Y lo más importante: Recuperar la legitimidad de las bases de nuestra sociedad. La constitución de 1978 ha sido violada sistemáticamente. La última vez con la reforma del artículo 135, consensuada entre el PP y el PSOE, que dicta que el pago de la deuda está por delante de atender las necesidades de las personas. Sin consulta, sin referéndum y sin seguir los pasos previstos en la propia Constitución. 

Necesitamos una nueva Constitución sobre la base de los Derechos Humanos y la Carta de la Tierra, elaborada con la participación de todos los colectivos sociales que queremos recuperar la dignidad. Pero sabemos que con nuestras fuerzas no basta. Para confrontar con el Tsunami de nuevas medidas regresivas propuestas para este otoño, necesitamos auto-convocarnos sin ninguna exclusión, para urdir un denso tejido social, sobre el compromiso de defender a la mayoría.

 En este sentido proponemos una convergencia que trace un plan de actuación unitario, en el que confluyan las organizaciones y personas que estén dispuestas a luchar por un cambio en nuestro país. Esta llamada quiere permitir la suma de muchas entidades con el fin de diseñar propuestas que impliquen claramente la defensa concreta del bienestar de los ciudadanos, enfrentándose a los que causan el sufrimiento a la mayoría de la ciudadanía.

 Para ese marco de compromiso común planteamos el siguiente programa de mínimos: 

Medidas contra el empobrecimiento (cobertura de rentas mínimas); protección social plena; paralización de desahucios; garantía de servicios básicos como el agua o luz; empleo digno revirtiendo las reformas laborales; reparto del trabajo; impago de la deuda ilegitima contraída con el poder financiero internacional; defensa de lo público en materia de salud, educación y sectores estratégicos; reversión de las privatizaciones; reforma fiscal que elimine los privilegios de los ricos y reparta la riqueza;

 Medidas contundentes contra la corrupción, el fraude fiscal y el fraude laboral; creación de una banca pública al servicio de la mayoría social; referéndum vinculante sobre cuestiones que afecten a la mayoría social;

 Modificación de la Ley Electoral. Necesitamos una movilización contundente, sostenida en el tiempo y de intensidad creciente. Entendemos que ésta puede construirse sobre la base de una propuesta de mínimos que aúne las distintas reivindicaciones y movilizaciones que están emergiendo en la sociedad aún de forma dispersa, pero que en última instancia giran en torno a los mismos problemas de fondo. 

El objetivo de esta propuesta es ayudarnos a superar la actual situación, para que la crisis no recaiga sobre la ciudadanía y podamos empezar a levantar un nuevo porvenir. Solo las gentes organizadas y movilizadas podemos cambiar esta situación.

 Debemos dejar de mirar para otro lado con la esperanza de que las cosas se arreglen solas.

 Debemos plantarnos tomar la responsabilidad de nuestras vidas y recuperar el rumbo de nuestro país.

 Desde Frente Cívico Somos Mayoría invitamos a la reflexión y a la acción para construir sin dilación una respuesta unitaria, masiva, contundente y sostenida en el tiempo que haga caer el sistema político actual y retorne la dignidad y el poder a la ciudadanía. 

                                                 Envía esta noticia Compartir esta noticia:

Impulsemos una movilización unitaria, contundente, sostenida en el tiempo



Declaración política de la Mesa Estatal del Frente Cívico Somos Mayoría



El gobierno da la espalda al pueblo y con el dinero de todos esta rescatando a los grandes poderes financieros. El BBVA y el Banco de Santander han obtenido este año respectivamente 2882 y 2255 millones de euros de beneficio. Mientras, nuestra vida cotidiana oscila entre la disminución de salarios, la pérdida de derechos y la destrucción de puestos de trabajo. Los poderosos han secuestrado al poder político mediante la corrupción. Gobiernos y medios de comunicación intentan distraernos creyendo que solo vivimos de televisión, radio, prensa, la manipulación estadística o vacías arengas políticas.

Y en lugar de sacarnos de la pobreza, de aliviar nuestro sufrimiento, de sacarnos de la incertidumbre, la desesperanza y el miedo, no cesan de preparar más medidas para exprimir aun más a los de abajo. Este verano mientras que el gobierno estaba enfangado por el caso Bárcenas, cuyas implicaciones sabemos que llegan hasta el mismo Presidente, no se dejaban de lanzar nuevas propuestas de agresiones, invocando futuras recuperaciones, letanía vacía conocida desde hace 5 años. Ahora quieren reducir de nuevo las pensiones, reducir los salarios otro 10%, aumentar los impuestos sobre el consumo (IVA)....

En España vivimos una situación de emergencia, que necesita una respuesta desde la ciudadanía. El Frente Cívico Somos Mayoría entiende que existen soluciones a esta situación que pasan por revertir la dirección de las políticas y medidas impuestas hasta ahora, con propuestas como:

Acabar con la deflación de sueldos que nos están imponiendo, y elevar el salario y las pensiones mínimas a los 1000 euros. 

Recuperar el control sobre los precios de los abastecimientos básicos de: luz, agua, gas, comunicaciones, alimentación…Recuperar los Sectores Estratégicos de la Economía, devolvérselos al Estado, de donde no debieron salir, pues los abastecimientos son un bien común que pertenecen a toda la ciudadanía.Recuperar la Banca Públicaque pueda inyectar dinero a intereses fuera de los niveles de usura, acabando con el secuestro financiero que la banca privada está perpetrando y permitiendo reactivar los medios de producción y hacer que la economía real sustituya a la especulativa. Ello implica abrir un debate sobre el Euro y el sistema monetario europeo que ha secuestrado nuestra soberanía.Y lo más importante: Recuperar la legitimidad de las bases de nuestra sociedad. La constitución de 1978 ha sido violada sistemáticamente. La última vez con la reforma del artículo 135, consensuada entre el PP y el PSOE, que dicta que el pago de la deuda está por delante de atender las necesidades de las personas. Sin consulta, sin referéndum y sin seguir los pasos previstos en la propia Constitución. Necesitamos una nueva Constitución  sobre la base de los Derechos Humanos y la Carta de la Tierra, elaborada con la participación de todos los colectivos sociales que queremos recuperar la dignidad.Pero sabemos que con nuestras fuerzas no basta. Para confrontar con el Tsunami de nuevas medidas regresivas propuestas para este otoño, necesitamos auto-convocarnos sin ninguna exclusión, para urdir un denso tejido social, sobre el compromiso de defender a la mayoría. En este sentido proponemos una convergencia que trace un plan de actuación unitario, en el que confluyan las organizaciones y personas que estén dispuestas a luchar por un cambio en nuestro país.

Esta llamada quiere permitir la suma de muchas entidades con el fin de diseñar propuestas que impliquen claramente la defensa concreta del bienestar de los ciudadanos, enfrentándose a los que causan el sufrimiento a la mayoría de la ciudadanía.

Para ese marco de compromiso común planteamos el siguiente programa de mínimos: Medidas contra el empobrecimiento (cobertura de rentas mínimas); protección social plena; paralización de desahucios; garantía de servicios básicos como el agua o luz; empleo digno revirtiendo las reformas laborales; reparto del trabajo; impago de la deuda ilegitima contraída con el poder financiero internacional; defensa de lo público en materia de salud, educación y sectores estratégicos; reversión de las privatizaciones; reforma fiscal que elimine los privilegios de los ricos y reparta la riqueza; medidas contundentes contra la corrupción, el fraude fiscal y el fraude laboral; creación de una banca pública al servicio de la mayoría social; referéndum vinculante sobre cuestiones que afecten a la mayoría social; Modificación de la Ley Electoral.

Necesitamos una movilización contundente, sostenida en el tiempo y de intensidad creciente. Entendemos que ésta puede construirse sobre la base de una propuesta de mínimos que aúne las distintas reivindicaciones y movilizaciones que están emergiendo en la sociedad aún de forma dispersa, pero que en última instancia giran en torno a los mismos problemas de fondo. El objetivo de esta propuesta es ayudarnos a superar la actual situación, para que la crisis no recaiga sobre la ciudadanía y podamos empezar a levantar un nuevo porvenir.

Solo las gentes organizadas y movilizadas podemos cambiar esta situación. Debemos dejar de mirar para otro lado con la esperanza de que las cosas se arreglen solas. Debemos plantarnos tomar la responsabilidad de nuestras vidas y recuperar el rumbo de nuestro país. Desde Frente Cívico Somos Mayoría invitamos a la reflexión y a la acción para construir sin dilación una respuesta unitaria, masiva, contundente y sostenida en el tiempo que haga caer el sistema político actual y retorne la dignidad y el poder a la ciudadanía.   


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

diumenge, 1 de setembre de 2013

Vindicación de Salvador Espriu



30-08-2013

Vindicación de Salvador Espriu




Justo Navarro, el autor de F (“F”, de Gabriel Ferrater), ha publicado recientemente en el global-imperial un magnífico artículo que no merece pasar desapercibido. El título, “Regreso a Espriu” [1], es más que adecuado. Como los de El País son muy suyos y muy quisquillosos, no me limito a dar la referencia e intento glosar algunos pasajes del escrito de JN.

Regreso a Espriu
Hace cuarenta años, recuerda JN, los poemas de un libro de Espriu de 1960, La pell de brau [La piel de toro], “gozaron de cierta fama entre poetas y entendidos de la ciudad donde estudié”. Fue en Granada (como uno de los crímenes más abyectos del fascismo hispánico). JN, alumno de los cursos de catalán en la especialidad de Lingüística Románica, sintió poca afinidad hacia el libro de Espriu en aquel momento. El título le era antipático. “A pesar del prestigio antifranquista de aquella poesía, la piel taurina me sonaba a la apoteótica y grotesca España de Franco, de la que tanto, paradójicamente, se había burlado el Espriu más sardónico”. El tono devolvía a JN “al problema de España, o a España como problema (Espriu hablaría del “complejo enigma peninsular”)”, una cuestión que, más que razonablemente, “sólo me provocaba deseos de ser piel roja y ese tedio cósmico que, según Josep Pla, había sentido el joven Espriu ante sus predecesores literarios”.

Era, prosigue JN, como volver a la Generación del 98, como no salir nunca de la “triste Espanya”, de la “Oda a Espanya” de Joan Maragall [2]. Mas rectificar es de sabios y JN lo es seguramente: “una vez que entré en La piel ..., la aversión coincidió con la simpatía hacia aquellas palabras... Espriu decía haber escrito su libro “por si pudiera ayudar a alguien” y lo ofrecía “abierto a la esperanza de la gente honesta y de la juventud”. JN encontró que el libro del poeta catalán “proponía verdades atemporales, universales, es decir, históricas, de aquel momento”. Si Maria-Aurèlia Capmany, recuerda JN, “hablaba de “fulgor profético”, de “tono redentor y a veces amenazante”, Espriu recurría tanto a la seriedad sacerdotal como a una lógica de proverbio o dicho callejero”.

A Espriu, recuerda JN, lo cantaban los cantantes (Raimon con intensidad y tacto) en los escenarios españoles. Espiru, su obra, su poesía se transformaron “en un acontecimiento político”.
JN señala que “no había cambiado el punto de partida en torno al que se organiza toda la obra de Espriu: la precariedad lamentable de los seres humanos”. Ese nudo da a su literatura “su especial cordialidad, desde la primera novela, El doctor Rip , monólogo de un médico moribundo, cincuentón, escrito por un muchacho de diecisiete años”. El doctor Rip hablaba ya como Espriu hablará luego en La pell de brau . “Hacía sentir el aire de los primeros libros de poemas publicados, Cementiri de Sinera, Les hores y Mrs. Death, con su precisión musical y sensorial, con su fragilidad contundente, lapidaria”.

Salvador Espriu, prosigue JN, “entendía su literatura como una meditación de la muerte, expresión que Baltasar Gracián usó en El discreto para definir la filosofía”. De esa meditación surge en La pell de brau , “el lamento por el crimen de la guerra entre hermanos y la petición a los contrincantes de que se den unos a otros la limosna del perdón”. Aquella poesía política, de intención civil como solía decir el propio Espriu, “sólo se proponía como meditación personal”, y “ayuda quizá para que el lector o el auditorio hiciera sus propias reflexiones”.

Quizá cumpliera su propósito, cree JN, y quizá “aún lo cumpla hoy”. Una ilustración de ello: “Diré la verdad, sin reposo, / por el honor de servir, por debajo de todos. / Detestemos los grandes vientres, las grandes palabras, / la indecente jactancia del dinero, / las cartas mal dadas de la suerte, / el humo espeso de incienso al poderoso”. La misma definición que Espriu dio de sí mismo como escritor le parece estimulante a JN para nuestro tiempo: “Soy un trapero de la estúpida y dolorosa hora del desbarajuste, del estropicio, y ayudo a recoger las migajas y los pedazos”. Probablemente, prosigue JN, el rasgo esencial de la obra Espriu sea la unión entre su “tensa calidad lacónica”, como señaló una vez Manuel Sacristán, “y su capacidad para la ironía de tertulia, la irrisión solemne o la solemnidad irrisoria”.

La relación entre Espriu y Sacristán fe temprana. En “Heine, la consciencia vencida” [3], un texto de 1963, Sacristán se refería a la poesía de Espriu en estos términos:
Pero los filones que, desde hace más de un siglo, partiendo del Atta y el Deutschland, acompañan la marcha de la poesía contemporánea afloran por todas partes, donde menos podría esperarse, sin influencia directa: tan esencialmente captó Heine la estructura de una duradera situación de la poesía.

Algunos de esos afloramientos se producían en la obra de poetas de tradición muy ajena a la de Heine, y entonces, apuntaba el traductor de El Capital, el hecho sobrecogía “al lector como la comprensión de una ley histórica”.

He aquí un ejemplo que tiende un frágil hilo de parentesco externo, eco visible de una profunda veta de vecindad de situación, entre Heine y un poeta de tradición muy otra, aunque también dotado excepcionalmente de aquella tensa calidad lacónica de Heine: Salvador Espriu. En el capítulo III del Deutschland, Heine cruza la frontera y entra en tema -la sátira a la Alemania en vías de prusianización- mediante el siguiente diálogo con el águila de Hohenzollern:

Zu Aachen, auf dem Posthausschild, / Sah ich den Vogel wieder,/ Der mir so tief verhasst! Voll Gift / Schaute er auf mich nieder./ Du hässlicher Voge l, wirst du einst / Mir in die Hände fallen,/ Su rupfe ich dir die Federn aus/ Und hacke dir ab die Krallen.// Du sollst mir dann in luft´ger Höh´/ Auf einer Stange sitzen,/ Und ich rufe zum lusrtigen Schiessen herbei/ Die rheinischen Vogelschützen
[Traducción de MSL: “En Aquisgrán, en la insignia de Correos, / Volví a ver al pájaro / Que me es tan odioso. Lleno de veneno / Me miraba desde arriba // Tú, pájaro feo, el día / Que me caigas en las manos / Te arrancaré las plumas / Y te cortaré las garras // Entonces, en aérea altura, /Te tendré puesto en un palo, / Y llamaré para que se diviertan disparando, / A los tiradores del pueblo renano”]
Estiraven les ales de l´ocell solar,/ per la façana el pugen cap a dalt./ El claven prou enlaire, reblen els claus./ Retrunyen martellades. A poc d´espai,/ dits de botxins manobres el deixen ja/ fix en el mur, immòvil. Ben aviat,/ els ulls que porten dintre l´immens palau/ de la claror pensada s´entelaran/ de lenta mort pepita. I esdevindrà/ l´esglaiós sacrifici d´imperial/ captiu que per llargs segles senyorejà/ els cims, el cel, els somnis de Sepharad,/ un barroer martiri de casolà/ capó per a la festa del canvi d´any/ dolor de renegaire rat-penat. )

[Salvador Espriu, La pell de brau [La piel de toro] , XVI.
[La versión castellana de Santos Hernández, con la colaboración de Carmen Serrallonga y Mª Aurelia Capmany y la supervisión del propio Espriu (Madrid, Cuadernos para el Diálogo, 1968, p. 67), dice así:
Estiraban las alas del ave solar / por la fachada arriba lo han de izar. / Lo clavan bien en alto, suenan los clavos / Retumban los martillos. Tras poco espacio, / dedos verdugos zafios lo dejan ya / fijo en el muro, inmóvil. Pronto verás / que los ojos que encierran la clara paz / de la mansión soñada se empañarán / de muerte pequeñita. Y ocurrirá / el atroz sacrificio del imperial / cautivo que por siglos logró mandar / en cimas, suelos, sueños de Sepharad, / un grosero martirio sin dignidad, / capón que en Año Nuevo se ha de cenar, / murciélago blasfemo al expirar].

Muchas diferencias existían sin duda, apuntaba Sacristán, entre esos dos poemas, “desde la diferencia, probablemente capital, motivada por el constitutivo subjetivismo de Heine hasta otras más anecdóticas”. Pero por debajo de esas y otras numerosas diferencias había
[…] una identidad de locación de la dicción poética que estalla furiosa en la destrucción de algo totalmente externo y ajeno a ella. Y esa identidad indica hasta que punto pervive la situación poética descubierta por Heine en el Deutschland, la situación en la cual el decir poético llega a tener que concentrarse sobre una exterioridad antitética de sí mismo, una exterioridad dicha como trivial, antiartística y antihumana, poetizada precisamente porque trivial, antiartística y antihumana, y no, como en la armonía de la aspiración épica clásica, por ser exterioridad fecundamente penetrada por el hombre y fecunda penetradora en él.

[Dicho sea entre paréntesis, intentando ilustrar el compromiso civil al que aludía JN, mostrado y practicado también durante la Capuchinada barcelonesa, Salvador Espriu después de la expulsión de Sacristán de la Universidad barcelonesa, vía no renovación de su contrato laboral, le escribía el 16 de octubre de 1965 expresándose en los siguientes términos:

Dr. Manuel Sacristán.
Mi querido y admirado amigo:
Acabo de enterarme del inaudito e incalificable atropello de las autoridades académico-ministeriales contra Usted. No comentaré, porque no vale la pena, un acto tan arbitrario como estúpido. Le ruego acepte la renovada expresión de mi amistad y le recuerdo que me tiene, para cuando necesite, a su entera disposición.

Reciba un cordial abrazo de su afmo.
Espriu

Dos meses más tarde, el 25 de diciembre de 1965, volvía a dirigirse a Sacristán a propósito de los prólogos de éste a la obra de Goethe y Heine y de la recepción de la Introducción a la lógica y al análisis formal :

Querido Dr. Sacristán:;
No quiero que pasen más días sin escribirle, como le prometí aunque sean una breves líneas, pues mi tiempo no permite otra cosa. He leído sus excelentes prólogos (Ud es más justo con Goethe que lo fue Brecht, al fin y al cabo, “Über allen Gipfeln”, es una espléndida poesía de circunstancias, tal vez una improvisación) que postulan quizá un mayor desarrollo, para intentar, junto con los otros trabajos de me habló, un libro de ensayos. En cuanto a su “Lógica”, creo que me va a ser muy útil. Le agradezco de nuevo y muy de veras su generoso y valioso presente. Les deseo a Vd., y a los suyos, un buen año 1966 y espero que en el transcurso del mismo se vislumbre su reincorporación a la Universidad. Veo muy claro que no debe Vd marchar de Barcelona, pues su puesto está aquí.
Reciba un muy cordial abrazo de su afmo.
Espriu]

Volvamos al escrito de JN.

Los versos de Espriu que más le gustaban, prosigue, no estaban en La pell de brau , sino en El caminante y el muro, un poemario de 1954: “Que cansat estic de la meva / covarda, vella, tan salvatge terra”. También JN estaba cansado (en su Granada) de su tierra salvaje, vieja y cobarde, y podría haber dicho con el poeta de Arenys: “Cómo me gustaría alejarme de ella, hacia el norte”, en busca de gente “más limpia, culta, libre y feliz”.
JN prefería no transcribir el final del poema anterior.

Volviendo a su principio, descubre ahora una diferencia. Donde él vivía, en tierras de García Lorca, “Cataluña era parte del norte, tierra de emigración”. Juan Goytisolo, recuerda JN, en los sesenta, en El furgón de cola , recordaba “cómo, de joven, distinguía a los andaluces, obreros o guardias civiles, porque tenían otro modo de hablar, otro color de piel (“algo más oscuro, árabe quizá”)”. Los sabía más pobres que él, creía que eran menos inteligentes. Un día, es JG quien habla, “al entrar en la universidad, un condiscípulo me dijo que, de no ser por los guardias andaluces, Cataluña sería libre. Mi colega parecía muy orgulloso de su estirpe y hablaba con desprecio de la chusma de emigrantes meridionales”.

JN pregunta ahora: ¿es inconveniente recordar estas cosas? No (soy quien respondo). ¿Por qué? Porque Espriu, y muchísimos ciudadanos catalanes con él, “pertenecía a un mundo distinto al del colega de Goytisolo”. Fomulaciones como “diversos son los hombres y diversas las hablas / y han convenido muchos nombres para un solo amor, contribuirían a que la gente que hacia 1970 defendía en mi ciudad los derechos civiles compartiera el afán por la autonomía y, más aún, la autodeterminación de Cataluña o, como también se decía entonces, los Países Catalanes”. Tal cual, desde tierras andaluzas, esas que han merecido varios sarcasmos de gentes como el president Mas o el dirigente democristiano Duran i Lleida.

La historia de la fraternidad perdida después, concluye JN, es otra historia. Lo es, desde luego. Para nuestro mal, para el mal de todos. Empero: ¿puede o no recuperarse la fraternidad perdida entre ciudadanos de aquí, de allí y de otras partes de la “piel de toro”? ¿De verdad que no es posible soñar (tocando realidad) de nuevo y vindicar los versos del poeta? “Fes que siguin segurs els ponts del diàleg/ i mira de comprendre i estimar/ les raons i les parles diverses dels teus fills”. ¡Haz que sean seguros los puentes del diálogo! ¡Mira, miremos de comprender las razones y las hablas diversas de tus hijos!
“Que Sepharad visqui eternament/ en l'ordre i en la pau, en el treball,/ en la difícil i merescuda/ llibertat”. Que vivamos todos en paz, en justo orden cívico, con equidad, con trabajo armonioso, en la difícil y merecida libertad. ¡Que así sea!

¿De verdad que esto es una distopía o un sueño pueril?

Notas:
[1] http://elpais.com/elpais/2013/08/14/opinion/1376503540_102841.html
[2] JN recuerda que el primer verso de la “Oda de Maragall” -“Escucha, España...”- enlaza con los pasos finales de uno de los poemas más conocidos de La pell de brau : “Escucha, Sepharad: los hombres no pueden ser / si no son libres” (la traducción es de JN).
[3] MSL, “Heine, la consciencia vencida”, Lecturas , Barcelona, Icaria, 1985, pp. 209-211.
Salvador López Arnal es miembro del Front Cívic Somos Mayoría y del CEMS (Centre d’Estudis sobre els Movimients Socials de la Universitat Pompeu Fabra, director Jordi Mir Garcia)

Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter