Entrades

S'estan mostrant les entrades d'aquesta data: de gener 27, 2013

En los sobres está nuestro sueldo

Imatge
Francisco Bernal Bautista

En los sobres está nuestro sueldo En la concentración del pasado viernes ante la sede del PP, los manifestantes gritaban a los policías: “En los sobres está vuestra paga extra”.
Y no es un juego de palabras, no es un golpe de ingenio. Diría que es un cálculo matemático: en los sobres, en los que repartía Bárcenas y en muchos otros que han circulado por este país, iba la extra de los policías. Y la de los funcionarios. Y la de tantos trabajadores que ya la han perdido o la ven amenazada. Y la bajada salarial generalizada, esa que llaman “devaluación competitiva”. Y la caída de tarifas para los trabajadores sin nómina. Todo el dinero que hemos perdido, que nos han quitado, se ha ensobrado durante años. La crisis, lo que llaman crisis, no es ya ni siquiera una estafa: es un saqueo, una transferencia masiva de riqueza desde los trabajadores a las rentas altas, a las grandes empresas y al sector financiero. Y también a los corruptos, que no se quedan sin tajada en el…

Aniversario de la muerte de un genocida

Aniversario de la muerte de un genocida





El 20 de noviembre de 1975 reventaba, por fin, en la cama de un hospital uno de los mayores genocidas/asesinos que ha conocido este mundo y en especial este terrón, su nombre Francisco Franco Bahamonde. Este asesino llegó al poder tras un golpe de estado y una Guerra Civil de casi tres años que arrasó este país, después gobernó durante 38 años con una dictadura militar con total desprecio a todo aquello que sonara a progreso, libertad y democracia,….,Las carencias del Pueblo eran enormes, solo los que estaban cerca del dictador/sanguinario obtenían beneficios. Su muerte supuso un cambio para bien en España, meses después, el 15 de junio de 1976 se desarrollaron las primera elecciones democráticas después de la guerra Civil. También el 20 de noviembre de 1936 fue ejecutado otro fascista, después de un juicio justo por conspiración y rebelión militar, José Antonio Primo de Ribera.

Hoy, 37 años después, sus seguidores/encubridores, lo…

Papeles de invierno. Reforma agraria

Papeles de Invierno. Reforma agraria.
En fin, cuando la tierra ya esté limpia, en eras dividida, y su dureza domeñada, reclame el beso de la semilla, désela y produzca...

Lucio, Jumios Moderatus, Columela. (Gades, siglo I, d.n.e.)


            Andaluces, hijos de la luz, hay cuestiones inaplazables que la historia nos reclama resolver. Cada vez que salimos a las calles a pasear nuestras hambres, las del pan y las otras, caen como sacos pesados de trigo dispuestos para la siembra las experiencias de siglos de lucha de nuestro pueblo. Y, sin embargo, el polvo que levantan nos impide ver el camino. Mientras, estos dirigentes de la vieja España, por cuyas venas corre el nacional catolicismo, se empeñan en hacer de nosotros mansos. Y nosotros, toros bravos en la dehesa, no seremos seres libres mientras no derribemos las cercas que nos retienen.

            España, esa España que a través de sus avaros nos señala con el dedo, acusándonos de indolentes y pedigüeños, vociferándonos que somos incapace…

Revolució

@mics, c@ompanys, ha arribat el moment de que tots a una organitzem una lluita sense sang en dafensa dels nostres principis, de les nostres necessitats, del nostre futur i el de la terra que ens acull.
Mai com ara ens hem d'unit compartint un projecte, una exigència, una voluntad. Retrobem els antics llaços que ens unien per refusar la amenaça de destrucció passiva, retrobem els grits de la nostra ràbia, retrobem la força per anar endavant, sempre endavant, a la recerca d'allò que és nostre per fet de ser éssers humans, éssers humans que pateixen, éssers humans torturats per les carències, éssers humans amb un grit de justicia a la gola: NO, diguem No, jo dic No, nosaltres sabem el que som.

 Llum Sánchez

La mano que encienda la mecha

Imatge
La mano que encienda la mecha

Paco Roda Rebelión



Cada día que pasa uno siente que no puede ser peor. Y no me hablen de pesimismo crónico. Por que más allá de estos límites imprecisos entre el miedo, el malestar y el desasosiego, solo queda la revuelta que no llega, porque la sedición interna está ya saciada de descontentos. Y uno mira más allá de sus fronteras más inmediatas y se avergüenza del tedio reinante revestido de compasión y hasta de la nueva y bendecida piedad solidaria. Cientos de iniciativas solidarias, pero poco más, ante un camposanto de desconsuelos y vidas raseadas, desposeídas de su potencial rebelde. Como si esa piedad privada reparara tanto desagravio colectivo. La vida, las vidas empeoran sin pedir permiso, las biografías cortocircuitadas enferman y se desplazan plomizas cabizbajo por la calle. Los relatos vitales entristecen y se someten a la más brutal resignación. Se doblegan al inmerecimiento de unos guardianes del Estado en estado de corrupción permanente. Bárcen…