dilluns, 8 de juny de 2009

La mujer que perdió la risa






Dedicado a Araceli Merino




Una mañana me levanté, me miré en el espejo y vi una mujer triste de expresión avinagrada. De pronto caí en la cuenta de lo que me pasaba:¡ había perdido la risa!


En ese instante me sentí vacía como una concha de playa. La cosa no pintaba bien. Quizá fuera por eso que me encontraba deshecha, no podía dormir, ni hacer el amor, ni gastar bromas, ni contar chistes...El mundo para mi se había convertido en algo borroso y gris.


Así que no me lo pensé dos veces y tan pronto pude reunir las pocas fuerzas que me quedaban en mi maltrecho cuerpo, me puse ropa cómoda, me calcé unas zapatillas y decidí salir en busca de la risa.


Deambulé por calles y plazas, por pueblos y ciudades, por caminos y senderos...Allá donde iba solo encontraba gente apresurada, caras preocupadas...miradas indiferentes.


Finalmente, sedienta y cansada, me senté sobre una piedra junto a unos matojos en pleno campo. El sol, de vez en cuando, guiñaba un ojo entre las nubes. Me sentía acalorada y me dolían los pies...Ya empezaba a dudar del éxito de mi empresa, cuando de repente vi un pequeñísimo caracol que se deslizaba por un tallo de hierba. Lo miré atentamente y vi que hacia grandes esfuerzos por desplazarse cuesta arriba...La verdad es que no parecía un tipo muy garboso.
Intenté ayudarle empujándole suavemente con la yema de mi dedo, pero tan pronto toqué su concha empezó a reír, a reír y a reír hasta saltarle las lágrimas. Sorprendida le pregunté:
—¿Y tu de qué te ríes, microbio?
—Porque me haces cosquillas. —balbuceó enroscándose y añadió— Pues sí...Ya sé que soy cornudo, baboso y arrastrao, pero ¿qué quieres? a mi me gusta reír.— Y diciendo esto se desprendió de su tallo y se vino abajo entre grandes carcajadas.


Su risa era sonora y cristalina, tanto que me produjo a mí también como un cosquilleo por dentro que me inundaba como una marea de mermelada. El pequeñajo se revolcaba con su concha por tierra, de tal manera que apenas podía ponerse sobre su pie. Entonces, sin darme cuenta, también yo empecé a retorcerme de risa sobre la hierba, mientras mi barriga se movía al compás de mis carcajadas sin poder contenerme. Noté que me caían unas lágrimas como garbanzos.


El bichejo reía gozoso de verme y todavía me provocaba más risa. Reía con un morro flexible y divertido como si fuera de chicle... Ahora reíamos los dos con risas diversas como los colores del arco iris, vibrantes y luminosas.


En esos momentos vi una nube oscura salia de mi interior y el un viento azul la recogía desvaneciéndola en tenues partículas hasta hacerlas desaparecer. entonces comprendí el poder mágico de la risa. Y me sentí libre, libre y feliz.




Llum Sánchez

COCO de la rebedia a la legenda de CHANEL

Confesse que a mi sempre m'ha atret la personalitat d'aquesta dona. Una xiqueta asseguda amb la seua germana a un orfenat del centre de França que espera, inútilment, cada diumenge, que el seu pare vinga. Molt jove encara passa per artista de cabaret. Una modesta costurera a una sastreria de províncies. Una jove cortesana que busca la manera de trobar-se a si mateixa enmig d'una societat decadent. D'entrada rebutja la idea del matrimoni, al que la dona estava predestinada per condició de sexe. Coneix l'amor i s'entrega sense reserves. Va formant-se i delimitant allò que vol fer en la vida: treballar i aconseguir una independència econòmica. Avançada al seu temps, trenca amb tots els convencionalismes escleròtics que encotillaven a la dona. Fins arribar a donar-li expressió a la seua creativitat i al seu talent.


En algun lloc vaig llegir sobre ella que per a les dones va ser nefasta, ens va ensenyar a fumar i a prendre el sol, hàbits que pel temps s'han evidenciat autodestructius a bastament. "Ningú no és perfecte". També va fer valuoses aportacions al món de la dona, pel fet de qüestionar uns valors obsolets, fermament establerts a la societat del seu temps. I obrint-li noves vies d'expressió personal.


L'obra, dirigida per Anne Fontaine, recull la etapa més interessant de la seua vida des del punt de vista humà, i ens apropa a la persona-personatge- que fou Coco Chanel vivint les dificultats d'una vida atzarosa- el mite fou posterior, però secundari- Encarnada per la excel·lent actriu Audrey Tautou, de tan gentil memòria, que ens acosta vida d'aquesta dona controvertida i excepcional.