divendres, 26 d’octubre de 2012

Carta d'una ciutadana denunciant una actitud discriminatòria


                                                   
                                           Calafell, 20 d’octubre de 2012





Senyors,



Els vull fer partícips del cas que en aquests moments m’està passant des
de les “espanyes”. Miraré de resumir.

Em dic M. Dolors Terrón Sacristan, i el dia 18 de juliol d’enguany el meu
marit, Josep Vila i Pellicé, va morir mentr pujava a la Pica d’Estats. Era
mestre, i va treballar a diverses escoles i molts anys a la Universitat de
Barcelona, al departament de Publicacions. Els darrers anys va estar
exercint en un CRP (Centre de Recursos Pedagògics) i per tant, era
funcionari, defensor del català i de Catalunya.

Deixant passar l’agost, a primers de setembre vaig posar-me en contacte
amb el nostre advocat de Barcelona, perquè em fes totes les gestions
que comporten aquests tipus de tràmits. Un d’ells era el gestionar-me
la pensió de viduïtat.

Aquesta gestió, pel fet que el meu marit era funcionari, la tramita la
“Delegación de Hacienda”, a Madrid, i ens demanen tot un seguit de
certificats i documents que s’adjunten a la sol·licitud de pensió.

Abans d’ahir vaig rebre una carta d’aquest estament que diu que
el meu expedient està aturat per que els falta el “certificado de defuncion
del registro español”. Jo vaig quedar sorpresa perquè sé que el bufet
d’advocats que em representen són uns bons professionals i els vaig
telefonar. Els vaig fer arribar la carta rebuda i, evidentment, l’advocat
també va quedar sorprès i va optar per fer una trucada a la cap de secció
del departament corresponent la Sra. Clara Isabel Melero Redrano.

Aquesta senyora respongué a la trucada dient que SÍ que té un certificat
de defunció (a més de la fotocòpia del llibre de família que també consta
el registre, més un certificat de defunció internacional, perquè el meu
marit va morir a la zona francesa i altres documents), però que està escrit
en català, i ella NO té per què entendre aquest idioma.

Davant la insistència del meu advocat, la senyora respongué:

“BUENO PARA QUE ESTO SE AGILICE Y NO HAYA MAS DEMORAS, ME HACEN
LLEGAR EL CERTIFICADO DEL REGISTRO CIVIL EN ESPAÑOL. PUES SI NO,
PUEDE QUEDAR POR AHÍ ENTRETENIDO POR CUALQUIER OTRO COMPAÑERO
MÍO”.

Això es el resum d’una conversa més llarga i emprenyadora. També vull fer
saber que, mesos enrere, aquest requisit que ARA em demanen a mi, NO el
demanaven.

Segurament m’ha tocat el funcionari de torn (tocapebrots), però per
comprendre defunció o defunción, mort el dia o muerto el dia, tom o
tomo, llibre o libro...  La resta són dades numèriques: segell oficial
del Registre Civil de Calafell i la signatura del jutge.

Sóc catalana, catalanista i independentista. He corregut davant dels grisos
per parlar en català i també he rebut -per desgràcia.  He après a escriure
la llengua del meu país de gran, perquè, de petita, no ens ho van permetre.
Vaig estar a la manifestació del 1977 i, ara, a la d’enguany, tot i fer dos
mesos d’haver enviudat, però, per ell i per mi, ho havia de fer, i, ara,
aquesta colla de... m’obliguen, fins i tot, a que l’últim certificat oficial
del meu marit sigui en español.

Per mi és increïble això que està passant. No faig cap instància per poder
anar collir bolets al Retiro! Amb tot el dolor del meu cor -i per
desgràcia-, sol·licito una pensió de viduïtat que em correspon, després que
el meu espòs hagués treballat 35 anys com a mestre (funcionari).

Amb aquest escrit, no és la meva intenció reclamar res de res. La pensió,
si no és d’aquí a deu dies, potser en passaran quaranta quan la rebré, però
sí que m’agradaria fer difusió d'aquest fet. Vull que la gent del meu país
sàpiga com les gasten els que no ens volen..., però tampoc no ens deixen.

Gràcies per la vostra atenció i pel temps dedicat a llegí aquest escrit.

Atentament,

M. Dolors Terrón Sacristán 39.305.221S

¡Bogad, andaluces, bogad!





Cuaderno de otoño.

Andalucía, ¡Bogad, andaluces, bogad!, de Marcos González Sedano 





  ...hasta el cielo, andaluces, hasta el cielo...


Cuando leí en la misiva de aquel rey: "actuando unidos…remando a la misma vez", algo se rompió por dentro de mi. Sentí sobre las espaldas los efectos del rabenque y los gritos  del comité al compás del tamborilete, regalo de la diosa Cibeles a los latigueros.

Jamás hemos visto en estas quinientas noches de pesadillas a ningún rey ni señor bogar junto a la muerte, y cuando sus excelencias vinieron a salvarnos de nosotros mismos ya les relucían entre los dedos los hierros para nuestros tobillos. Gracias, grandes señores, cortesanos y mercaderes de España y de Europa, por ofrecerse a remar junto a nosotros en esta nueva renovación de las cadenas. Ya llevamos quinientos años amarrados a sus galeras y les hemos salido más baratos que aquellos andaluces que se vendían como  esclavos en la Plaza Larga del Albaicín, junto al Arco de las Pesas, a mil quinientos reales de vellón por cabeza.

 Ha sido tan grande la afrenta que ustedes nos han infligido que incluso aquel Manco de Lepanto (ebrio por Sevilla), sintiéndonos remar en su corazón, convenció al Hidalgo de la Mancha para que en su locura nos liberara, a nosotros, los delincuentes forzosos, los gitanos, los moriscos, a nosotros, hombres sin tierra ni puerto.

 Nosotros hemos remado en cada una de vuestras batallas, contra el turco Khair ad-Din Barba roja, contra nuestros hermanos de la República de Salé, contra el francés, contra el inglés. Nosotros somos los que más de una vez os hemos devuelto al trono. Nosotros, la chusma que es arrojada por la borda cuando ya no es necesaria, somos los mismos que os subieron a los pedestales que ocupan nuestras plazas. Nosotros somos aquellos que siguen soñado ser el pirata que cantara José de Espronceda.

            Cuando sea libre quiero desde la Chanca contemplar cómo parten las barquitas a faenar sobre el lomo plateado del viejo y fiero Poseidón. Quiero ver desde la lejanía a los jabegotes echar la red, en un intento desesperado por atrapar los últimos rayos de sol.

¡Bogad, andaluces, bogad! ¡Ufff...! No hemos hecho otra cosa desde que nos conocemos, señores, o eso o el exilio. Hacia Catalunya por el Levante, a Madrid por el Despeñaperros, a las frías tierras del Norte, a Australia con contratos de a cinco años infinitamente renovados, a nuestra segunda casa allende los mares. Más de dos millones de andaluces en una diáspora moderna. Y aquí seguimos, con un millón y medio de almas ociosas esperando en los puertos y plazas de Andalucía para ver qué caminos, ríos y mares nos ofrece esta España para marchar de nuevo al exilio. Como si la maldición del Holandés Errante nos hubiese convertido en su eterna tripulación.

¡Oh, España! Esta España de reyes y cortes acaso no oye el grito mudo de esta tierra. ¿Acaso no nos han ocasionado ya suficiente sufrimiento? Hasta nuestros propios amigos, en su buena fe, nos ofrecen bogar con ellos para liberarnos juntos como hombres, pero se asustan cuando les decimos: "como hombres, sí, pero ¿y como pueblo?, ¿quiénes han de liberarnos como pueblo?".

Esta estirpe de dirigentes españoles, herederos de la llave que abre nuestras cadenas, siguen subiendo los diques de las miserias que nos rodean, aunque tal vez la más cruel de todas las condenas que nos han intentado imponer ha sido la de la incultura. A nosotros, que aprendimos que no solo de pan vive el hombre. A nosotros, que para reapropiarnos de nuestros dioses, de nuestra música y de algunas otras señas culturales tuvimos que meternos debajo de un paso de Semana Santa y taparnos con los faldones para esconder nuestra amargura. Y nos dijimos: "andaluces, estos son nuestros, ¡hasta el cielo!" Y al golpe del martillo dejamos caer sobre la vértebra atlas el precio de nuestra penitencia. "¡Hasta el cielo, andaluces, hasta el cielo!, que es azul como la Mar. ¡Vámonos! No nos regalarán nada, lo recuperaremos nosotros".

Marcos González Sedano





diumenge, 21 d’octubre de 2012

Indignad@s: desobedecer a la justicia


13-10-2012


Indignad@s: desobedecer a la injusticia




No será éste un plácido y melancólico otoño cualquiera. El ambiente está tan denso que parece que pueda cortarse con un cuchillo. Más pobreza, más paro, más hambre, más recortes, más desahucios... son las consecuencias para millones de personas de la “salida” a la crisis por la que apuesta el Gobierno de Mariano Rajoy. Más indignación, más malestar y más desobediencia es la respuesta en la calle.
No será éste un plácido y melancólico otoño cualquiera

Hay, sin embargo, una situación social contradictoria. El potencial de lucha es más fuerte que nunca y la salsa puede cuajar en cualquier momento en forma de una nueva oleada de movilizaciones, otra nueva sacudida social. Aunque al mismo tiempo, pesan las tendencias a la fragmentación y a la dispersión. Campañas y movimientos sociales adolecen de poca capacidad de iniciativa.

Las elites económicas y políticas, por su parte, frente a una crisis económica, social, política, ecológica sin precedentes, han optado por apretar el acelerador. Y al mismo ritmo que la prima de riesgo sube, los recortes se intensifican y llegar a final de mes se convierte en “misión imposible” para miles de familias, especialmente en la periferia de la Unión Europea. La crisis clarifica las cosas. Las cortinas de humo se esfuman. Al capitalismo se le ha caído la careta.

Consignas del movimiento del 15M como “esto no es una crisis es una estafa”, “nos somos mercancías en manos de políticos y banqueros”, “no debemos no pagamos”... se han extendido socialmente ante la profundidad de la crisis, la impunidad de quienes nos han conducido hasta aquí y la connivencia política con la que cuentan.

Se expande cada vez más una conciencia anticapitalista difusa, todavía frágil. Hemos visto gritar en las plazas y en las manifestaciones: “Hoy empieza la revolución” o “No es la crisis, es el capitalismo”. Y el desafío reside en llenar colectivamente de contenido programático y estratégico este malestar social e indignado. Ser capaces de dibujar poco a poco un esbozo de proyecto alternativo de sociedad y de cómo alcanzarlo y profundizar así el alcance y la consistencia del rechazo creciente al mundo actual.

De lo legal y lo legítimoLa intensificación de la crisis, junto con la dificultad para conseguir victorias concretas, ha empujado a una creciente radicalización. Desde la emergencia del 15M, la ocupación de plazas, de viviendas vacías, de bancos e incluso de supermercados se ha convertido en una práctica frecuente. Y lo más importante: estas acciones han contado con un importante apoyo social. La desobediencia civil ha empezado a recuperar el espacio público. Y es que frente a leyes y prácticas injustas, la única opción es desobedecer.

Ocupar una vivienda es considerado ilegal pero en un país donde cada día se desahucian a 517 familias, mientras se calcula que hay entre tres y seis millones de pisos vacíos, tal vez sea ilegal pero es de una legitimidad absoluta. Entrar en un supermercado como Mercadona y llevarse sin pagar nuevo carros de la compra con alimentos básicos para dárselos a quienes más lo necesitan, como hicieron los militantes del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), puede ser ilegal, pero lo que debería ser “delito” es que más de un millón de personas pasen hambre en el Estado español cuando los supermercados tiran diariamente toneladas de comida y que empresarios como Juan Roig, propietario de Mercadona, amasen una de las principales fortunas del país pagando precios de miseria al campesinado y explotando los derechos laborales.

Por el contrario, cuantas prácticas de la banca son legales (la estafa de las preferentes, especular con la vivienda, dejar a familias en la calle e hipotecadas de por vida, etc.) pero profundamente ilegítimas. Y deberían ser estos banqueros, y los políticos que les apoyan, quienes dieran explicaciones frente a los tribunales por dichas prácticas. En el mundo al revés donde vivimos: en la cárcel los pobres y en la calle los ricos. Afortunadamente cada vez más gente empieza a ser consciente de ello.

Tijeras vs porrasY ante este aumento de la respuesta social en la calle, parcialmente, el miedo ha empezado a cambiar de bando. De aquí la escalada represiva contra quienes luchan con el objetivo de acallar la protesta y separar al núcleo duro de los activistas de la opinión pública en general. Aunque dicha estrategia les está resultando más difícil de lo que esperaban, debido a la profundidad de la crisis, la deslegitimación del gobierno y el importante apoyo con el que cuenta la movilización social.

Multas por un total de seis mil euros para los estudiantes de la Primavera Valenciana, más de cien personas detenidas en Catalunya desde la huelga general del 29 de marzo, apertura por parte del gobierno catalán de una página web para delatar a manifestantes, sanciones de más de 300 euros por protestar contra las preferentes, dos jóvenes pierden un ojo por el uso de pelotas de goma en la manifestación de la huelga general en Barcelona. Suma y sigue.

Esta es la otra cara de los recortes, la otra cara de las tijeras, es la cara de la represión y la violencia del Estado. Se repite la receta: a menor estado social mayor estado penal. La latinoamericanización de la periferia europea no sólo se da a nivel económico sino, también, a nivel punitivo. Aunque tomemos nota: la represión es, a la vez, un símbolo de debilidad de quienes nos gobiernan, que al no poder aplicar sus políticas por “las buenas” las acaban aplicando por “las malas”. La maquinaria de la austeridad arrasa con todo lo que encuentra, pero es un gigante con pies de barro. Un cartel en un centro social decía: “cuando los de abajo se mueven los de arriba se tambalean”. Así es.

Bye bye matrixY despertamos de Matrix. Nos intentaron hacer cómplices cuando no culpables de esta situación de crisis, nos dijeron, por activa y por pasiva, que habíamos “vivido por encima de nuestras posibilidades”. Y el discurso caló. Mentira. Quién durante años ha vivido por encima de sus posibilidades ha sido el capital financiero y especulativo que hizo negocio con el territorio y la vivienda (aeropuertos sin aviones, infraestructuras faraónicas vacías, millones de pisos sin utilizar...), que regaló crédito fácil a miles de familias. Son estos quienes ahora tienen que pagar por la crisis que han creado, sus responsables.

Mantras repetidos una y otra vez como “la deuda se paga o se paga” empiezan a resquebrajarse. ¿A quiénes beneficia esta deuda? ¿Quién la contrajo? ¿Para qué? ¿Quién debe pagarla? Son preguntas que el movimiento indignado ha colocado encima de la palestra. El pago de la deuda implica una transferencia sistemática de recursos de lo público a lo privado y en su nombre se llevan a cabo privatizaciones, recortes, ajustes y, en definitiva, se transfiere el coste de la crisis a la mayor parte de la población. La deuda pública aumenta, en buena medida, porque se opta por salvar a los bancos (Catalunya Caixa, Banco de Valencia, NovaCaixaGalicia...) en vez de salvar a las personas. Se socializaron las pérdidas con el dinero de todos. La estafa de la crisis se ha convertido en una realidad para muchas personas. Y éste es el primer paso para cambiar las cosas. Abrir los ojos al Matrix cotidiano que no nos deja ver la realidad y despertar de la prisión virtual que es la ideología del capital.

Esther Vivas es coautora de ‘Planeta indignado’ (ed. Sequitur) junto a JM Antentas.
 www.esthervivas.org 


(Artículo publicado en Diagonal, nº182.)
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

Els giravolts de l'imprevist





Les aigües després de la congregació , s'eixamplaren



Les aigües, després de la congregació, s'eixamplaren fins a constituir una mena de llac tranquil i mig subterrani, damunt el qual us hauríeu trobat, amb una mica de sort, amb la il·lusió de les Quatre Illes, i, com a mínim amb la realitat de les Dues Penínsules, disposades com unes cometes tipogràfiques inverses. Les Dues Penínsules, o, només probablement, les Quatre Illes, eren el domini d'un antic i valerosíssim cavaller, anomenat Tristany el Roig dels Amagatalls Segurs i de les Aigües Grans i Petites, el primer cognom del qual al·ludia  les seues característiques capil·lars, el segon, les tàctiques estratègiques que adoptava en les batalles, i el tercer, premonitòriament, les que havien de ser les seues possessions a la Marca del Riu; un últim cognom, "i del Cadàver Errant", li'l guanyaren pòstumament les misterioses circumstàncies que envoltaren la seua mort.

 N'haríeu sentit contar la història, ben apassionant i llarga, perquè va arribar a viure cent anys, ni un més ni un menys. Com també us hi haurien contat la història de les dues viles que s'alçaven sobre les penínsules, la Vila de la Marca d'Ací i la Vila de la Marca d'Allà, amb els seus diversos episodis, i la dels seus habitants, els vilamarquins i els vilamarcans, de costums ben curiosos.

 Si els haguéseu alliberat, com férem nosaltres, del seu tràgic destí d'arreplegadors de pedres, que els llançaven de les cornises dels tallats del Voltor i de l'Àguila, que planaren sobre els seus caps, hauríeu pogut demanar-los en recompensa, als uns, una branqueta de Populus rubeus citrafluminensis, o àlber roig que es troba a aqueta banda del riu, i als altres una branqueta de Populus aureus ultrafluminensis, o àlber daurat que es troba a aquesta banda del riu, els únics espècimens dels quals creixen a les seues respectives places majors, que, quan els fan abaixar els ponts llevadissos confrontats que les unien, es converteixen en una sola plaça major.

 Sense necessitat de demanar-los-ho, us hauríeu fet una barca, el disseny de la qual els pertany en exclusiva, perquè seguísseu el viatge pel llom del riu. Com a pal major, hi hauríeu pogut posar dues branques d'àlbers, ben lligats l'una a l'altra, perquè es reforçassen mutuament. Després d'haver-vos acomiadat amb tristesa d'aquell espai únic, els mateixos infants que havíeu trobat abans de les Ribes dels Reflexos, us haurien fet, l'un, un somriure mut i tendre, i l'altre, més comunicatiu, un poema que us hauria estimulat a intentar comprendre el missatge gravat sobre el llom de la Serp.


"No vamos a pedir autorización"

    







El 25S reta a Cifuentes a que prohíba su manifestación del 23O: “no vamos a pedir autorización”

E.B.
Los organizadores del 25S, que han convocado para el próximo 23 de octubre un nuevo ‘Ocupa el Congreso’, han retado a Cristina Cifuentes a que prohíba su protesta porque ellos no van a comunicarla oficialmente a la delegada del Gobierno en Madrid. En la rueda de prensa que han ofrecido en plena calle para anunciar esta movilización han indicado que creen que en la Delegación “se darán por enterados” porque la están “comunicando públicamente”.

“A la Delegación no se le pide permiso, se le comunica que se van a hacer determinadas actuaciones. Están aquí los medios, estamos comunicando públicamente esto, supongo que se dan por enterados. El derecho de manifestación esta amparado por la Constitución, y no tenemos obligación de pedir permiso a nadie”, ha asegurado Vicky, una de las portavoces de la Coordinadora 25S.

Por su parte, su compañero Carlos ha insistido en que la convocatoria del 23º está “comunicada a través del blog de la Coordinadora y se está haciendo pública” con la rueda de prensa ofrecida este viernes en plaza de las Cortes. “Entendemos que la Constitución ampara el derecho de reunión de la ciudadanía sin la necesidad de hacer más peticiones”, ha zanjado.

De esta forma, el 25S reta a Cifuentes, que ante la decisión de la Audiencia Nacional de archivar la causa contra los promotores de la protesta ‘Ocupa el Congreso’ del pasado mes de septiembre, ha impuesto una multa de 6.000 euros al ciudadano que oficializó la movilización en la Delegación del Gobierno en Madrid.

Un órdago que este colectivo ha lanzado tras registrar en la Cámara baja un texto titulado ‘No a los Presupuestos de la Deuda’, en el que muestra su oposición a las cuentas elaboradas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy para 2013.

Empapelar el Congreso

La Coordinadora 25S ha instando a la ciudadanía a “empapelar” las verjas del Congreso con propuestas contra los Presupuestos el próximo 23 de octubre, el mismo día en que comienza en la Cámara baja el debate parlamentario para aprobar las cuentas públicas.

La plataforma ha anunciado que ese día “vuelve un clásico: ‘Rodea el Congreso’, comenzando con un foro de debates con distintos colectivos. Será nuestra aportación al monólogo que tendrá lugar en el interior del edificio”.

“Nos encontraremos a las 17:30 en la Cuesta de Moyano, para caminar a las 18 horas hasta la Plaza de Neptuno. Allí se celebrarán hasta las 20:30 dos asambleas-debate: una sobre Presupuestos Generales, deuda y recortes, y otra sobre Proceso Constituyente, a las que invitamos a participar a colectivos y todas aquellas personas que quieran contribuir con sus propuestas”.

Posteriormente, a las 21 horas, “rodearemos el Congreso, de manera literal y metafórica, de forma no violenta, con inteligencia. Nos iremos cuando sus señorías abandonen el hemiciclo después de cumplir con su parte del paripé”.

Dos días después, el 25 de octubre, este colectivo tiene pensado realizar “jornadas de lucha descentralizada y desobediencia civil”, para realizar el 27 una manifestación estatal contra los Presupuestos bajo el lema ‘Volvemos al Congreso’. Esta protesta arrancará en la Plaza de España, seguirá por Callao y Cibeles y acabará en la Plaza de Neptuno, según recogen los promotores en su página web.