dissabte, 18 de maig de 2013

Memòries d'una mestra


        


            Introducció

        Fa temps que vaig deixar l'escola.

       Quan vaig rebre el comunicat mijançant es posava punt i final a la meua carrera de mestra, de sobte vaig sentir un alleugerament, per les meues patologies. Havien arribat a un punt que totes elles en conjunt formaven una combinació realment alarmant. Fins a l'estrem que llegia una y altra vegada el dictamens dels metges i em sorprenia a mi mateix…Quan treballes en aquesta professió i tant de temps, la fi del trajecte sempre es veu molt lluny, a tal punt que sents que no acabaràs mai.

       Han passat molts any des que vaig deixar el col·legi, els alumnes de la meua tutoria i els altres que hi eren al primer cicle de Secundària, als quals impartia la meua especialitat de català-valencià també. 
       Això deia el dictamen dels metges, encara que no m'ho acabava de creure. Vaig haver de dir-ho a l'alumnat, i a mi mateix i moltes, moltes vegades fins interioritza-ho. "No tornaré mai més a l'escola" "Llum, ja no tronaràs a l'escola…"

       Vaig deixar d'anar. Y el temps va seguir passant i yo no em trobava amb forces per desempaquetar els materials escolars, els records dels alumnes, els meus llibres, els seus regals, tot ho havia col·locat a unes caixes de cartó, y en Joan Verdú em va ajudar a carregar-les al cotxe. Com que la veu no m'eixia de la gola, no em vaig acomiadar gairebé de ningú.
         Y vaig deixar passar el temps.

        Hui, m'he ficat a ordenar les caixes que conserve plenes de quaderns, fulls, redaccions, dibuixos i diversos treballs dels meus alumnes i m'he dit: "Llum ja es hora de que revises el llegat dels teus alumnes". Sí, era cert, ja no tenia cap motiu per ajornar-ho més. Així que vaig pensat, manera de que no es llance a perdre, m'ho passaré a l'ordinador i mentres ho recorde.

Així és com ha nascut aquest projecte de deixar constància d'alguns escrits que em van dirigir. Llàstima que no puga reproduir els dibuixos i les lletres boniques de coloraines que feien en determinades ocasions.

Y aquí va la primera que m'ha vingut a mà. Diu:

Hola Llum, te he escrito en lineas para no torcerme. Bueno quiero hacerte unas preguntas. ¿Te gusta esta letra?. Esta mañana cuando has dicho, "Yo creo en vosotras" ¿También te referias a mi?
¿Estoy mejorando?. Bueno, a lo mejor a ti te dé igual decirmelo a la cara, pero mejor por carta.
Quiero, POR FAVOR, que me contestes a mis preguntas en una carta.

Puede que tú no, pero yo te escribiría hasta… bueno, hasta siempre.

Cuando me contestes, por favor, que no haya nadie. Puedes decirme: Amalia, ahora esperate y me la das, porque paso de Carla Endiro o alguien quiera leerlo y me digan PELOTA.

¡Aunque me da igual!
Bueno, y te recuerdo:

                                                                          GRACIAS
                                                           mira detrás……….>

Bueno, ya me la darás cuando la contestes y quiero que sepas que por tu parte eres mi profe y
por otra ¡UNA BUENA AMIGA! Te diré, si no te importa, mis secretos. Te dedico este grafiti.


  LLUM  Y NATALIA SIEMPRE UNIDAS.
                                                        y contesta pronto


   

dimecres, 15 de maig de 2013

Salida de la UE, vía Sur









¡Salida de la UE, Vía Sur!


No son gigantes
¿Y si lo fueran?

           
            El régimen español se tambalea, y las castas surgidas del proceso constitucional de 1978 intentan apuntalarlo con un Pacto de Estado. Sindicatos mayoritarios, partidos políticos y la propia Casa Real, demandan ese acuerdo. Ellos han tomado nota, y saben que en el imaginario colectivo de los ciudadanos,  el “NO NOS REPRESENTAN” tiene formas, cuerpos y expresiones, que han puesto sobre el tablero de juego el jaque al régimen. Aún así, nosotros los de abajo, seguimos sin encontrar el camino para tumbar al gigante (si lo fuera). No terminamos de ver que todas las movilizaciones, tienen que tener como objetivo el cambio de régimen. Las luchas que estamos desarrollando deben llevar el germen de lo nuevo. Nos toca huir de los corporativismos, universalizar las reivindicaciones, cuestionar el modelo de desarrollo, hablar del reparto de la riqueza que generamos, conquistar la gestión de lo público y lo común,  e ir a la democracia de los de abajo.

Por otra parte, el proceso de configuración de la Unión Europea nos ha demostrado que avanzar en espacios de democracia y justicia social, dentro de ella, es imposible. La UE se ha ido construyendo a la medida de los mercaderes y castas políticas nacionales, sobre la base de la expropiación de los bienes materiales e inmateriales de la mayoría de los ciudadanos. La UE es un poder fáctico en manos de las élites. De ahí, que al mismo tiempo que nos planteamos el cambio de régimen, debemos poner encima de la mesa nuestra salida del Euro y de la UE. En ese camino tiene especial importancia el papel que jueguen los ciudadanos de los países del Sur, que han sido llevados por las élites europeas al borde de la indigencia. Los pueblos del Sur estamos llamados a buscar puntos de encuentro, de resistencia y solidaridad compartida. Podemos construir una Vía Sur, como opción socioeconómica a la imposición del modelo capitalista del Norte: abandonar la UE Vía Sur, es una oportunidad de hacer posible nuestros sueños.

            Desde abajo, construyendo nuestra democracia y compartiendo objetivos.


Marcos González Sedano.
           
            tiemposdelsur.blogspot.com.es

dilluns, 13 de maig de 2013

Dia mundial de la Fibromialgia



INFORMA


DIA MUNDIAL DE LA FIBROMIÀLGIA I SÍNDROME DE FATIGA CRÒNICA.
12 DE MAIG DE 2013

La Conselleria de Sanitat i les Associacions de Pacients i Familiars de la Comunitat Valenciana se sumen al Dia Mundial de la Fibromiàlgia i Síndrome de Fatiga Crònica, promogut des de l’Organització Mundial de la Salut, i que s’emmarca dins del Pla Integral de Qualitat en l’atenció i comunicació amb el Pacient.
Estes patologies, de causa desconeguda, es caracteritzen per dolor crònic generalitzat de més de 3 mesos d’evolució, de vegades invalidant, que interferix en l’activitat quotidiana de la persona. S’acompanyen, ben sovint, d’alteracions en el son, problemes en la pell, increment en els dolors de cap, i especialment depressió i ansietat. A la Comunitat Valenciana, afecten el 2,3% de la població major de 20 anys, i entre ells, més del 90% dels casos són dones.
Per este motiu, se celebra, el dia 10 de maig de 2013, a les 17:00 hores, en la Sala d’Actes de la Conselleria de Sanitat, (c/ Misser Mascó, 31-33) una Jornada de portes obertes


DIRECCIÓ GENERAL D´ ORDENACIÓ, AVALUACIÓ, INVESTIGACIÓ, QUALITAT I ATENCIÓ AL PACIENT.
CONSELLERIA DE SANITAT




diumenge, 12 de maig de 2013







Grupos de consumo: retomar el control sobre la alimentación


12-05-2013







¿Qué comemos? ¿De dónde viene, cómo se ha elaborado y qué precio pagamos por aquello que compramos? Son preguntas que cada vez se formulan más consumidores. En un mundo globalizado, donde la distancia entre campesino y consumidor se ha alargado hasta tal punto en qué ambos prácticamente no tienen ninguna incidencia en la cadena agroalimentaria, saber qué nos llevamos a la boca importa de nuevo, y mucho


Así lo ponen de manifiesto las experiencias de grupos y cooperativas de consumo agroecológico que en los últimos años han proliferado por doquier en todo el Estado español. Se trata de devolver la capacidad de decidir sobre la producción, la distribución y el consumo de alimentos a los principales actores que participan en dicho proceso, al campesinado y a los consumidores. Lo que en otras palabras se llama: la soberanía alimentaria. Que significa, como la misma palabra indica, ser soberano, tener la capacidad de decidir, en lo que respecta a nuestra alimentación (Desmarais, 2007).

Algo que puede parecer muy sencillo, pero que en realidad no lo es. Ya que hoy el sistema agrícola y alimentario está monopolizado por un puñado de empresas de la industria agroalimentaria y de la distribución que imponen sus intereses particulares, de hacer negocio con la comida, a los derechos campesinos y a las necesidades alimentarias de las personas. Sólo así se explica tanta comida y tanta gente sin comer. La producción de alimentos desde los años 60 hasta la actualidad se ha multiplicado por tres, mientras que la población mundial, desde entonces, tan solo se ha duplicado (GRAIN, 2008), pero, aún así, casi 900 millones de personas, según la FAO, pasan hambre. Está claro que algo no funciona.

Algunas características
Los grupos y las cooperativas de consumo plantean un modelo de agricultura y alimentación antagónico al dominante. Su objetivo: acortar la distancia entre producción y consumo, eliminar intermediarios y establecer unas relaciones de confianza y solidaridad entre ambos extremos de la cadena, entre el campo y la ciudad; apoyar una agricultura campesina y de proximidad que cuida de nuestra tierra y que defiende un mundo rural vivo con el propósito de poder vivir dignamente del campo; y promover una agricultura ecológica y de temporada, que respete y tenga en cuenta los ciclos de la tierra. Asimismo, en las ciudades, estas experiencias permiten fortalecer el tejido local, generar conocimiento mutuo y promover iniciativas basadas en al autogestión y la autoorganización.

De hecho, la mayor parte de los grupos de consumo se encuentran en los núcleos urbanos, donde la distancia y la dificultad para contactar directamente con los productores es más grande, y, de este modo, personas de un barrio o una localidad se juntan para llevar a cabo "otro consumo". Existen, asimismo, varios modelos: aquellos en que el productor sirve semanalmente una cesta, cerrada, con frutas y verduras o aquellos en que el consumidor puede elegir qué alimentos de temporada quiere consumir de una lista de productos que ofrece el campesino o campesinos con quien trabaja. También, a nivel legal, encontramos mayoritariamente grupos dados de alta como asociación y unos pocos, de experiencias más consolidadas y con larga trayectoria, con formato de sociedad cooperativa (Vivas, 2010).

Un poco de historia
Los primeros grupos surgieron, en el Estado español, a finales de los años 80 y principios de los 90, mayoritariamente, en Andalucía y Catalunya, aunque también encontramos algunos en Euskal Herria y el País Valencià, entre otros. Una segunda oleada se produjo en los años 2000, cuando éstas experimentaron un crecimiento muy importante allá donde ya existían y aparecieron por primera vez donde no tenían presencia. A día de hoy, estas iniciativas se han consolidado y multiplicado de manera muy significativa, en un proceso difícil de cuantificar debido a su propio carácter.

El auge de estas experiencias responde, desde mi punto de vista, a dos cuestiones centrales. Por un lado, a una creciente preocupación social acerca de qué comemos, frente a la proliferación de escándalos alimentarios, desde hace algunos años, como las vacas locas, los pollos con dioxinas, la gripe porcina, la e-coli, etc. Comer, y comer bien, importa de nuevo. Y, por otro lado, a la necesidad de muchos activistas sociales de buscar alternativas en lo cotidiano, más allá de movilizarse contra la globalización neoliberal y sus artífices. De aquí, que justo después de la emergencia del movimiento antiglobalización y antiguerra, a principios de los años 2000, una parte significativa de las personas que participaron activamente en estos espacios impulsaran o entraran a formar parte de grupos de consumo agroecológico, redes de intercambio, medios de comunicación alternativos, etc.

Comer bien versus cambio político
De este modo, observamos dos sensibilidades que integran a menudo dichas experiencias. Una que apuesta, en términos generales, por "comer bien", dando un mayor peso a cuestiones relacionadas con la salud y otra que, a pesar de tener en cuenta estos elementos, enfatiza más el carácter transformador y político de estas iniciativas. He aquí el reto de los grupos y las cooperativas de consumo, reivindicar una alimentación sana y saludable para todo el mundo. Lo que implica no perder de vista la perspectiva política de cambio.

Si queremos una agricultura sin pesticidas ni transgénicos es necesario empezar por exigir la prohibición de los cultivos transgénicos en el Estado español, puerta de entrada, y paraíso, de los Organismos Genéticamente Modificados en toda Europa. Si queremos una agricultura de proximidad, que no contamine el medio ambiente, con alimentos que recorren miles de kilómetros de distancia (Amigos de la Tierra, 2012), es imprescindible una reforma agraria y un banco público de tierras, que en vez de especular con el territorio lo haga accesible a quienes quieren vivir de trabajar la tierra. En definitiva, o cambiamos radicalmente este sistema o "comer bien" se convertirá en un privilegio sólo accesible para quienes se lo puedan permitir.

Los grupos de consumo son sólo un primer paso para avanzar hacia "otra agricultura y otra alimentación", pero deben ir más allá y cuestionar el sistema político y económico que sustenta el actual modelo agroalimentario. La comida, como la vivienda, la sanidad, la educación..., no se vende, se defiende.

Referencias bibliográficas
Amigos de la Tierra (2012) Alimentos kilométricos en: http://issuu.com/amigos_de_la_tierra_esp/docs/informe_alimentoskm
Desmarais, A. (2007) La Vía Campesina. La globalización y el poder del campesinado. Madrid. Editorial Popular.

GRAIN (2008) El negocio de matar de hambre en: http://www.grain.org/articles/?id=40

Vivas, E. (2010) “Consumo agroecológico, una opción políticas” en Viento Sur, nº 108, pp. 54-63.

* Artículo publicado en la revista Ae Agricultura y Ganadería Ecológica de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, nº11, primavera 2013.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter