dissabte, 10 d’agost de 2013



Contra la criminalización de las protestas


Nueva Tribuna




El ministro de justicia Alberto Ruiz Gallardón, está empeñado en criminalizar las protestas sociales, por medio del Código Penal (CP), mostrando, una vez más, que la política del gobierno del PP es autoritaria, totalitaria y por tanto antidemocrática, al penalizar el derecho ciudadano a expresarse libremente, contra los desmanes del ejecutivo, que ataca la base misma del Estado social y Democrático de Derecho.

La Plataforma en Defensa de las Libertades Democráticas (PDLD), está difundiendo el Manifiesto «Paremos la criminalización de la protesta social por vías del Código Penal» y recogiendo firmas, exigiendo la retirada del Anteproyecto de Código Penal, por suponer una regresión hacia formas predemocráticas y totalitarias de otros tiempos.

El modo en que se está abordando el Anteproyecto —denuncia la PDLD—, carece de toda transparencia, situando a la sociedad en una posición de indefensión ante el legislador, que pretende reprimir la protesta social, ante las políticas de recortes y eliminación de derechos, servicios públicos, y la austeridad impuesta por el gobierno, que nos lleva a la regresión y a la miseria.

Un Estado que resuelve los conflictos sociales utilizando la fuerza y la violencia de la policía, ha perdido la legitimidad democrática. No basta haber ganado las elecciones por mayoría absoluta, que como nos dicta la experiencia, es rodillo, que excluye el debate parlamentario y trágala para la ciudadanía. La seguridad es un derecho, como lo es la vida, la libertad y la dignidad de la persona; y el ejercicio de los derechos fundamentales como el de libertad de expresión, reunión, manifestación y participación social y política, entendida, no solo como votar cada cuatro años, sino participación crítica y responsable ante las cuestiones de interés general que se presenten.

La reforma penal, incorpora la «prisión permanente revisable», inédita en nuestro ordenamiento, y aunque recientemente han eliminado la figura denominada «custodia de seguridad», que se trataba de una medida privativa de libertad para casos excepcionales, una vez cumplida la pena de prisión, situará al CP español, como uno de los más duros y represivo de los países de nuestro entorno.

En el tema que nos ocupa, el Anteproyecto muestra la voluntad del Ejecutivo de criminalizar la movilización social. Trata de igual forma las protestas pacíficas, con las que no lo son, en perjuicio de aquéllas. La desaparición de los términos «grave» y «activa», refiriéndose a las formas que puede adoptar la resistencia a la autoridad policial, consigue que la resistencia «pasiva» sea considerada como «delito de atentado», dejando su valoración a la discrecionalidad y subjetividad política, y a la arbitrariedad policial, con las consecuencias judiciales posteriores que ello conlleva.

Otro aspecto destacable del Anteproyecto es que castiga a quienes «actuando en grupo, invadan u ocupen, contra la voluntad del titular, el domicilio de una persona jurídica pública o privada, un despacho, oficina, establecimiento o local, aunque se encuentre abierto al público, y causen con ello una perturbación relevante de su actividad normal». Penalizar una protesta pacífica en «el domicilio de una persona jurídica», está pensado para impedir las movilizaciones en sucursales bancarias, empresas, oficinas de empleo o parlamentos. Esto evidencia que se legisla para limitar el derecho constitucional de manifestación y reunión, poniendo límites a su ejercicio, de forma antidemocrática.

El Anteproyecto, con la nueva redacción al artículo 559 del CP, penaliza «la distribución o difusión por cualquier medio de mensajes o consignas que inciten a la comisión de un delito de alteración del orden público o que sirvan para reforzar la decisión de llevarlos a cabo». Claramente se refieren a los SMS o las llamadas y convocatorias a través de redes sociales. Pero la vaguedad de la expresión «mensajes o consignas que inciten» permite un margen de interpretación tan amplio, que rompe con las exigencias de previsibilidad y precisión exigibles a una ley. Los mensajes o consignas pueden ser una simple exposición de opinión y no de incitación a la «alteración del orden público». Lo que crea el Anteproyecto, sin decirlo, es un nuevo delito de crítica política y de opinión, incompatible con un Estado Democrático, con la Constitución y el Derecho Internacional.

Es especialmente grave que en la nueva redacción del citado 559, desaparezca la alusión del delito de quienes «perturben gravemente el orden público con objeto de impedir a alguna persona el ejercicio de sus derechos cívicos». Deja desprotegido el propio derecho de la persona al «ejercicio de sus derechos cívicos», sin que exista justificación alguna de dicha supresión en la exposición de motivos del Anteproyecto, que ni siquiera menciona. No sorprendería, sino todo lo contrario, que se estuvieran protegiendo, por omisión, las actuaciones de provocación policial, que justifican las cargas policiales posteriores contra los manifestantes.

Ante las nuevas formas de protesta social, el nuevo articulado del CP tipifica nuevos delitos ad hoc, lo que es completamente arbitrario y opuesto al «principio de necesidad» que la ley ha de cumplir. El CP de un estado democrático, no puede verse sometido al albur de coyunturas políticas o aspectos que no generen alarma social. La imprecisión e imprevisibilidad de la nueva propuesta, crea situaciones que vulneran el principio de legalidad, algo incompatible con la seguridad jurídica, que exige el Estado de Derecho sin que se resienta su legitimidad. Un CP que reúna estas anómalas características, se aleja de lo que debe ser un marco legal justo, que caracteriza al Estado Democrático.

En definitiva el Anteproyecto de CP, de Ruiz Gallardón, supone una regresión hacia formas predemocráticas. En su día, la propuesta recibió duras críticas por parte del Consejo General del Poder Judicial, que en su informe sobre el Anteproyecto de Reforma Penal advertía su «cuestionable inconstitucionalidad». El gobierno legisla para reprimir y castigar el ejercicio de los derechos fundamentales de expresión, reunión y manifestación, y penaliza la crítica política y la opinión, con la pretensión de disuadir, con la violencia del miedo, a quienes participan o quieran participar en la protesta.

La oposición parlamentaria tiene que actuar en consecuencia, negándose a legislar contra el Derecho y en el peor de los casos no participar en los debates de la ley, sumarse a la movilización social y posteriormente presentar el recurso de inconstitucionalidad que proceda. Contra la iniciativa política del gobierno de Rajoy, solo queda, como promueve la Plataforma en Defensa de las Libertades Democráticas, exigir, por todos los medios posibles, la retirada del Anteproyecto por autoritario y totalitario y por tanto antidemocrático y represivo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

Cuando la transparencia fue desafiliada de los partidos españoles



Los dirigentes políticos españoles gozan de la más absoluta impunidad
Cuando la transparencia fue desafiliada de los partidos españoles


IPS




El escándalo de corrupción que envuelve al gobernante Partido Popular (PP) de España y a su máximo dirigente, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, pone en tela de juicio el modelo de financiación de las agrupaciones políticas y exige cambios que impongan controles estrictos, coinciden expertos.

“Los dirigentes políticos españoles gozan de la más absoluta impunidad”, dijo a IPS el abogado malagueño José Cosín, autor del libro “Mafia y corrupción”, en el que ya en 2008 –fecha de publicación- habla de la relaciones entre la mafia, el blanqueo de capitales y la corrupción política.

Cosín afirmó que hoy en España “hay muchos jueces politizados y los tribunales carecen de medios para investigar a los partidos”.

Según la Ley Orgánica 8/2007 de Financiación de Partidos Políticos, estos son asociaciones privadas con “un sistema mixto que recoge por un lado recursos procedentes de los poderes públicos, en proporción a su representatividad parlamentaria, y de otro las aportaciones privadas de personas físicas y jurídicas que no contraten con las administraciones públicas y no excedan de límites razonables”.

La financiación ilegal de los partidos políticos no está tipificada como delito por el Código Penal español, sino como una infracción administrativa, aunque sí lo es pagar a cambio de favorecer la contratación de servicios públicos.
En 2008, los partidos recibieron 299,5 millones de euros (398,7 millones de dólares) en subvenciones públicas para funcionamiento ordinario y elecciones, 44,7 millones de euros (59,5 millones de dólares) en cuotas de afiliados y aportes de adherentes y simpatizantes, y 6,4 millones de euros (8,5 millones de dólares) por donaciones, según el último informe del Tribunal de Cuentas.

El hecho de que el Tribunal de Cuentas, máximo órgano fiscalizador de los estados contables de las formaciones políticas, acumule un retraso de cinco años facilita que, de producirse casos de financiación irregular, estos hayan prescrito, puesto que el plazo para iniciar una investigación es de cuatro años, como establece la Ley Orgánica 5/2012, de 22 de octubre de 2012, que reformó la de 2007.

Rajoy anunció “un conjunto amplio de medidas para luchar contra la corrupción”, como el Proyecto de ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno, “que estará aprobada antes de fin de año”, según prometió en su comparecencia el 1 de este mes ante el Parlamento para dar cuenta de las acusaciones al respecto que pesan sobre él y el PP.

Tras negarse a dimitir como le reclama la oposición, negó toda vinculación con el escándalo desatado por Luis Bárcenas, durante más de dos décadas gerente y luego tesorero del PP, quien denunció una supuesta contabilidad partidaria ilegal en el manejo del dinero procedente de donaciones de empresarios y sobresueldos a sus dirigentes.
Bárcenas, en prisión desde junio, es investigado por fraude, blanqueo de capitales y evasión fiscal.

El Plan Nacional de Regeneración Democrática proyectado por el gobierno del PP contempla incluir el delito de financiación ilegal en el Código Penal y la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para agilizar los procedimientos que enjuician esa práctica.
“Estoy convencido de que la modificación de penas, plazos y procedimientos acabará con la sensación de impunidad que tanto ta a la sociedad española”, sostuvo.

En España, castigada por los recortes derivados de la crisis económico-financiera y un consecuente desempleo que llega a más de 26 por ciento de los activos, se levanta innumerables voces que apuntan a los partidos como las instituciones más impactadas por la corrupción, con una puntuación de 4,4 en una escala de 5 en la última consulta de Barómetro, difundida el 9 de julio por Transparencia Internacional.
“La opacidad respecto de las cuentas de los partidos políticos ha propiciado que se produzcan casos como el de Bárcenas”, declaró a IPS la portavoz del partido EQUO en la sureña ciudad española de Málaga, Carmen Molina Entiende que no alcanza con la promesa de Rajoy, pues “la ciudadanía está desencantada porque los políticos no hacen lo que dicen, no se logran avances ni se adoptan medidas drásticas para acabar con la corrupción”.
En cambio abogó por reformas más amplias, que incluyan también modificaciones en la ley electoral, que a su juicio favorece el bipartidismo, del PP y el opositor Partido Socialista Obrero Español, en detrimento de las formaciones minoritarias.

José Luís Centella, portavoz del partido La Izquierda Plural en el Congreso de los Diputados, defiende la instalación de controles estrictos para garantizar la transparencia y evitar la financiación irregular, al tiempo que cree que el Tribunal de Cuentas “tiene muchas limitaciones y cuenta con pocos medios” para ejercer su labor.

Al respecto, Cosín advirtió que hoy “no sabemos a ciencia cierta cuánto dinero se da a los partidos políticos y a lo que se dedica”.
En su opinión, el proyecto de ley de transparencia, aprobado por el Consejo de Ministros el 27 de julio de 2012, es “insuficiente” y viola el derecho de acceso a la información, porque propone el silencio administrativo negativo, es decir que, si el organismo consultado no contesta, se entiende que se deniega la solicitud.
“Debe existir la obligación de que las organizaciones respondan, porque el derecho a la información es fundamental”, argumentó.

A todo esto, Centella dijo a IPS que La Izquierda Plural defiende la financiación pública de los partidos políticos, “limitando al máximo la capacidad de aportaciones privadas” al margen de las cuotas de los afiliados, “donde hay un mayor riesgo de tráfico de influencias”.


La ley de financiación de partidos aprobada en octubre de 2012 establece que todas las donaciones privadas superiores a 50.000 euros (66.000 dólares) y las de bienes inmuebles deberán notificarse al Tribunal de Cuentas en tres meses y que, si estas contravienen estos límites y requisitos, podrá sancionar con una cuantía equivalente al doble de la aportación ilegalmente percibida.

Esta norma también pone un límite de 100.000 euros anuales (133.000 dólares) a las condonaciones de deuda de los partidos por parte de las entidades de crédito.En cambio abogó por reformas más amplias, que incluyan también modificaciones en la ley electoral, que a su juicio favorece el bipartidismo, del PP y el opositor Partido Socialista Obrero Español, en detrimento de las formaciones minoritarias.



José Luís Centella, portavoz del partido La Izquierda Plural en el Congreso de los Diputados, defiende la instalación de controles estrictos para garantizar la transparencia y evitar la financiación irregular, al tiempo que cree que el Tribunal de Cuentas “tiene muchas limitaciones y cuenta con pocos medios” para ejercer su labor.
Al respecto, Cosín advirtió que hoy “no sabemos a ciencia cierta cuánto dinero se da a los partidos políticos y a lo que se dedica”.

En su opinión, el proyecto de ley de transparencia, aprobado por el Consejo de Ministros el 27 de julio de 2012, es “insuficiente” y viola el derecho de acceso a la información, porque propone el silencio administrativo negativo, es decir que, si el organismo consultado no contesta, se entiende que se deniega la solicitud.

“Debe existir la obligación de que las organizaciones respondan, porque el derecho a la información es fundamental”, argumentó.
A todo esto, Centella dijo a IPS que La Izquierda Plural defiende la financiación pública de los partidos políticos, “limitando al máximo la capacidad de aportaciones privadas” al margen de las cuotas de los afiliados, “donde hay un mayor riesgo de tráfico de influencias”.

La ley de financiación de partidos aprobada en octubre de 2012 establece que todas las donaciones privadas superiores a 50.000 euros (66.000 dólares) y las de bienes inmuebles deberán notificarse al Tribunal de Cuentas en tres meses y que, si estas contravienen estos límites y requisitos, podrá sancionar con una cuantía equivalente al doble de la aportación ilegalmente percibida.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/2013/08/cuando-la-transparencia-fue-desafiliada-de-los-partidos-espanoles/

Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 











divendres, 9 d’agost de 2013

Discurso del señor Rajoy Presidente del gobierno de España

dijous, 8 d’agost de 2013

PP y PSOE pactan en Valencia una ordenanza represiva en materia de prostitución







La policía local podrá denunciar a las prostitutas que ejerzan en la vía pública si no “cesan en su conducta”
PP y PSOE pactan en Valencia una ordenanza represiva en materia de prostitución





La mayoría absoluta del PP en el Ayuntamiento de Valencia aprobó a finales de julio con el apoyo del PSPV-PSOE (primer partido de la oposición) una Ordenanza sobre el Ejercicio de la Prostitución en la vía Pública, que se centra en los aspectos meramente punitivos y no incluye medidas concretas ni partidas presupuestarias para la inserción laboral de las mujeres explotadas, la atención sanitaria o la prevención. Diferentes organizaciones sociales, así como los grupos EUPV-IU y Compromís en el consistorio han manifestado su rechazo a la nueva normativa.

En la Exposición de Motivos, la Ordenanza ya deja entrever su espíritu y contenido: “Los municipios vienen sufriendo la proliferación de distintas actividades lucrativas que afectan a la tranquilidad y seguridad de los ciudadanos y ciudadanas (…). Entre estas actividades destaca el ejercicio de la prostitución en determinadas zonas de la ciudad, que acarrea problemas de convivencia ciudadana, afectan al orden público y a la imagen de la ciudad”. Además, en declaraciones recogidas por Europa Press, el concejal de Seguridad Ciudadana, Miquel Domínguez (PP), ha afirmado que la normativa es “una herramienta para que la policía local pude actuar en la calle”.

Fuentes oficiales (singularmente el Ayuntamiento de Valencia) han insistido en el siguiente mensaje: la norma no establece sanciones para las prostitutas que ejerzan en la vía pública. Pero el artículo 2 “prohíbe” el hecho de ofrecer servicios sexuales retribuidos en el espacio público (por parte de las mujeres prostitutas), no sólo solicitar, negociar y/o aceptar los mismos (por parte de los usuarios); y establece que los agentes de autoridad (la policía local) “requerirán a los presuntos infractores (usuarios pero también prostitutas) para que cesen en su conducta, advirtiéndoles de que las mismas están prohibidas y de que, de persistir en su actitud, además de denunciar su conducta, podrían incurrir en la infracción de desobediencia a Agentes de la Autoridad (…)”. De este modo se abre el portillo a las medidas punitivas contra las prostitutas. Posibilidad que se permite pese a que el texto, teóricamente, las exima de sanciones al establecer que “ninguna de las conductas descritas en el presente artículo (el 3, dedicado a las infracciones), estarán referidas a las personas en situación de prostitución”.

En el catálogo de infracciones, algunas ofrecen una notable ambigüedad jurídica. Por ejemplo, al establecerse la prohibición de las conductas “que bajo la apariencia de prostitución (sic), obstaculicen o impidan el libre tránsito de los ciudadanos por los espacios públicos coaccionando y/o acosando a los viandantes”. ¿En qué términos se concreta la “apariencia de prostitución”? Tampoco se precisa qué ha de entenderse por “obstaculizar el espacio público”, lo que deja ambos supuestos un amplio margen a la interpretación policial.

La normativa se centra en cuestiones securitarias. ¿Qué alternativa sociolaboral se les ofrece a las mujeres que ejercen la prostitución? Una mera coda en el apartado final de la Ordenanza, que alude a que los servicios municipales y la policía local “informarán” a las mujeres prostitutas sobre los centros públicos a los que pueden acudir. ¿Y en cuanto al control de locales y persecución del proxenetismo? La vaguedad por respuesta. En la parte final del texto se afirma que el Ayuntamiento de Valencia “colaborará” en la represión de conductas que atenten contra la libertad sexual, en particular el proxenetismo; y se “intensificará” la inspección de locales en los que se ofrecen servicios sexuales.

Por lo demás, se endurecen las sanciones (que pueden alcanzar hasta los 2.000 euros) cuando las “conductas prohibidas” se realicen en espacios públicos situados a menos de 200 metros de distancia de centros educativos o parques infantiles Y se prohíbe asimismo la “promoción de servicios sexuales en todos los soportes publicitarios”.

Las críticas han arreciado contra la Ordenanza consensuada por los dos partidos mayoritarios. La edil de EUPV-IU en el Ayuntamiento de Valencia, Rosa Albert, ha manifestado que la normativa “criminaliza a las personas en situación de prostitución, aumenta su inseguridad y las situaciones de riesgo, además de deteriorar sus condiciones de vida”; asimismo, “no sólo provoca un mayor riesgo de proxenetismo sino que también penaliza a las personas víctimas de la trata”; Según la concejal de EUPV-IU, se trata de una Ordenanza que, aunque se “venda” lo contrario, “institucionaliza la sanción a las prostitutas” y se ha aprobado “sin tomar en consideración a ninguno de los colectivos que trabajan para erradicar y prevenir este tipo de explotación sexual”. Asimismo, aumenta la “discrecionalidad de la policía local para decidir cuándo y a quién sancionar”.

Trinidad Piquer, de la Asociación de Mujeres Vecinales “La Coordinadora de Ciutat Vella” (distrito de Valencia que se ha tomado como referencia para elaborar la normativa), ha criticado que el texto coincida con el recorte de las ayudas para la inserción de mujeres víctimas de explotación sexual (en materia de vivienda, empleo o atención sanitaria). Además, ha pedido medidas como el cierre de locales que obtengan beneficios de mujeres prostituidas o que los beneficios procedentes de prostituir a estas mujeres se destinen a su rehabilitación. También demanda que se garantice la protección de las mujeres sometidas a trata en pisos tutelados a cargo de ONG, y un cambio en la legislación para que las asociaciones o la Administración de Justicia formulen las denuncias contra las mafias.

Por otra parte, la organización Médicos del Mundo, que trabaja de manera permanente en el apoyo a las mujeres prostitutas, ha pedido también la derogación de la Ordenanza. En el escrito de alegaciones, subraya que se “criminaliza” a las personas en situación de prostitución, lo que aumenta su inseguridad y las situaciones de riesgo. Pero, sobre todo, “invisibilizará una realidad” que continuará presente. De hecho, “habrá un mayor riesgo de proxenetismo al generarse una mayor dependencia a relaciones de explotación por parte de terceras personas”. Médicos del Mundo critica asimismo que en la normativa “no se apueste por medidas preventivas y reparadoras que mejoren la situación de las personas afectadas”.

Por último, el centro cultural Ca Revolta ha formulado en el escrito de alegaciones una censura global a la ordenanza, ya que “no pretende proteger los derechos de los trabajadores sexuales sino, mediante sanciones, prohibir la prostitución en la calle”. En el mismo escrito se critica la “hipocresía” de la normativa: “Se habla de un plan para quien abandone la prostitución pero sin designar partida presupuestaria”. Además de atribuirle un fin “recaudatorio”, Ca Revolta afirma que se debería apostar por un diálogo entre todos los agentes implicados y la protección, a través de un plan social, de todas las personas que ejercen la prostitución.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

Una vez más: aborto libre y gratuito ya






Una vez más: aborto libre y gratuito ya


Periódico En lucha / Diari En lluita




Tener que volver a hablar del derecho a la libre interrupción del embarazo a estas alturas, parece absurdo y fuera de lugar. Sin embargo, una vez más, los embates de la iglesia católica, a través de sus férreos seguidores instalados en el gobierno, nos obligan a ello.Así pues, aunque sea agotador, volveremos a plantear la defensa cerrada y absoluta de un derecho conquistado con muchas luchas y que ni siquiera ha sido plenamente conseguido.

En el año 1985 se aprobó una ley del aborto (sólo antes la II República en el año 36 se había atrevido a promulgar una ley del aborto, que fue derogada casi inmediatamente por el fascismo), que costó 25 años ampliar y mejorar.

Es precisamente esta última ley la que el ministro (miembro numerario de los legionarios de Cristo) quiere derogar y modificar. La derecha siempre sueña con que lasmujeres volvamos a ser sometidas y aleccionadas para cumplir un modelo como madres y mujeres perfectas en las que se reproduzcan los ridículos valores del patriarcado, para poder así ofrecer amplios servicios dentro de las familias y la comunidad de forma gratuita e invisibilizada.

Esta pretensión entronca además con la crisis económica de forma perfecta, pues si consiguieran enviarnos otra vez al ámbito privado de las casas, la poca oferta de trabajo sería cubierta por los hombres y las cifras de paro descenderían considerablemente.

Es por ello que nosotras, en el amplio espectro del feminismo y de la izquierda, estamos llamadas a hacer un frente común compacto que impida que estos ministros y obispos decidan sobre nuestros úteros y pretendan gestionar nuestra maternidad.

Sobre si, como estrategia, sería más conveniente defender la actual ley o exigir de una vez el aborto libre y gratuito, estoy convencida que tenemos que conseguir lo que entendemos como absolutamente lógico, y es que nosotras, y sólo nosotras, tenemos el derecho a elegir cuándo queremos ser madres y debemos por ello exigir que la ley respalde este concepto fundamental, garantizando de forma contundente todos los casos y el acceso libre y gratuito a toda mujer que tome la decisión de interrumpir su embarazo. Además, esto entronca con la práctica actual de los países de nuestro entorno, y llevar la norma, como el Gobierno pretende, a una involución, nos haría más vulnerables y estaríamos en una situación de retraso comparativo.

Las mujeres no somos sujetos de intercambio y negociación, no debemos aceptar las propuestas de la iglesia ni del Gobierno de hacer aún más restrictiva una ley que consideramos de mínimos. Si la derecha casposa y cavernaria no duda en mostrar sus decimonónicos argumentos, no entiendo por qué nosotras tendríamos que sostener nuestras demandas a la baja, sino, muy al contrario, defiendo un posicionamiento rotundo y claro que muestre sin reservas lo que desde el feminismo llevamos defendiendo hace tantas décadas, y es que las mujeres debemos decidir cómo y cuándo ser madres, estando la sociedad al servicio de esa decisión y garantizando en todos los términos el beneficio de las mujeres que, en última instancia, es el de la sociedad en su conjunto. Por tanto y definitivamente: aborto libre y gratuito ya.

Helena Renuncio es activista feminista y del Foro de Memoria Histórica.
Fuente: http://www.enlucha.org/site/?q=node/18774


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

Ópera bufa




Ópera bufa






El telón se abre en el Senado. La gran sala está repleta para presenciar la comparecencia de Mariano Rajoy. No está presente el principal personaje “el tesorero infiel”, pues permanece entre los bastidores de Soto del Real cantando su “ adiós a la vida… buena” y amenazando a sus mentores con una mala vida.
Coro: “Ay, ay, ay… canta y no llores
Porque cantando se alegran,
cielito lindo, los corazones
Personaje central: barítono que no quiere cantar. Sólo repetir este estribillo: “me equivoqué con el tesorero infiel, me equivoqué”.
Se equivocó la paloma-en este caso, palomo-, se equivocaba
Por ir al norte fue al sur, creyó que el trigo era agua
Se equivocaba”
Si lo que pretendía era transmitir un mensaje, lo único que consiguió fue evidenciar sus mentiras pero él insistía en su inocencia alegando que se equivocaba.
“Creyó que el mar era cielo, que la noche la mañana
Se equivocaba, se equivocaba”.
La comparsa aplaude a excepción de director escénico, “el abuelo de la familia Monster”, que como no puede aplaudir derrocha arbitrariedades, prohibiciones y llamadas al orden a derecha e izquierda. Perdón, quiero decir sólo al ala izquierda donde proyectaba su autoritarismo. Ya se sabe: es cosa de “familia”.
La comparsa, además de aplaudir al barítono, patea, insulta y amenaza a quienes se oponen a una representación en la que únicamente se desafina.
El barítono en un do de pecho afirma que no dimitirá.
“Se equivocaba, se equivocaba”
La calle se desespera. Se barrunta la tormenta. Será un alivio para tanta tensión y para tanto bochorno.
“Se oye el murmullo
Del vendaval
Quien pudiera salir de aquí
Con este temporal”
El bajo, ese amigo “fiel” que acompaña en los dúos al barítono, alardea de su voz y con imperfecta entonación, desprecia, veja e intimida a un sector del patio de butacas que representa al pueblo. El amigo “fiel” lanza un último gorgorito llamando “marrulleros” a quienes no están de acuerdo con ellos, que fue como decir decir:
“Anda, y que te ondulen
con la ‘permanen’
y pa suavizarte, que te den…’col-crém’
y si te sofocas tómalo con seltz!”
El barítono desentona y se equivoca ahora definitivamente: le da las gracias al “amigo fiel”.
Se cierra el telón dándose por finalizado el escándalo, la corrupción y la estafa que se está haciendo a la ciudadanía. Evidentemente, ellos mismos se avergüenzan de salir a saludar.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

dimecres, 7 d’agost de 2013

Cómo contratar electricidad verde sin tener que pagar más






Desobediencia energética


Cómo contratar electricidad verde sin tener que pagar más


El Tiempo de la Luz, la Verdad y la Libertad




Sobre las cooperativas eléctricas



Con motivo de la campaña de desobediencia solar iniciada por varias cooperativas energéticas, como podéis ver en esta noticia y en esta rueda de prensa, animamos a informarse, a informar y a pasarse a las cooperativas energéticas habidas y por haber.

Actualmente, con sólo cambiar de compañía eléctrica podemos incrementar de forma inmediata la producción de electricidad verde. Y defender, de paso, otro modelo energético. En la entrevista que le hizo Jaume Barberà en el programa Singulars, Puig proponía una alternativa energética verde al alcance de todos. Tras realizar un análisis exhaustivo del actual sistema eléctrico español (oligopoly según Jordi Évole), donde explicaba el porqué el recibo de la luz no para de subir (entre 1999 y 2013 ha sufrido un incremento del 74,69%, pasando de tener una de las tarifas más bajas de la UE a la una de las más elevadas, según Eurostat), el déficit de tarifa se engrosa y, paradójicamente, las grandes corporaciones eléctricas (Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Endesa, HC y E.On) incrementan sus beneficios cada año. Puig instaba “a crear un sistema eléctrico totalmente descentralizado y al servicio del ciudadano”. Y “con un acto tan sencillo como dejar de ser clientes de los oligopolios y pasarnos a cooperativas que ya comercializan electricidad verde al 100% en España”.

¿Qué son las cooperativas de electricidad verde?

Básicamente, son empresas que comercializan (y, a veces, producen) kilovatios procedentes exclusivamente de fuentes renovables (como el sol, el viento, el agua, el calor geotérmico, las olas, las mareas o la biomasa). Aunque estas entidades pueden adquirir electricidad en el mercado general (y a los grandes oligopolios energéticos), todas avalan el origen renovable de toda la electricidad que comercializan y producen (con certificados de la Comisión Nacional de la Energía, CNE). Pero hay más. En las cooperativas, los consumidores forman parte de la empresa (son socios). El objetivo no es sólo apostar por una energía limpia y renovable sino promover un modelo energético compartido con los ciudadanos (abierto y participativo).

¿Un nuevo orden mundial de la energía? ¿O una idea antigua que vuelve a emerger?, me pregunté. ¿Se trata de un fenómeno nuevo? Pese a que hablar de cooperativas eléctricas suene moderno (y en cierto modo lo sea) su historia se remonta a casi una centuria. Las cooperativas energéticas nacieron en Europa en las primeras décadas del siglo XX, asentándose principalmente en Dinamarca, Alemania y Reino Unido, para resolver el suministro de luz en los pueblos apartados de las primeras grandes redes eléctricas. En España, antes de la Guerra Civil, se alumbraron más de 2.000 entidades. De aquellas pioneras resisten unas 20 entidades (15 de ellas en la Comunidad Valenciana): San Francisco de Asís (Crevillente), Algimia de Alfara, Catral, Biar, Callosa de Segura, Castellar, Guadassuar, Alginet, Chera, Sot de Chera, Vinalesa, Meliana, Museros, Almenara y El Serrallo (Castellón). Estas cooperativas -algunas con alto porcentaje de renovables- venden la electricidad entre un 15 y un 30% por debajo que las compañías convencionales. Y cada vez más tienden a invertir en instalaciones renovables o de cogeneración (como las cooperativas de nueva planta).

El caso más destacado es la de San Francisco de Asís (que ha derivado en el actual grupo Enercoop). ¿Por qué surgen hoy las cooperativas? Ya no se trata de hacer llegar la luz donde no hay, sino de que esa ‘luz’ sea limpia y renovable. Y de que las infraestructuras energéticas estén al servicio de la sociedad (en lugar de quedarse en manos de unos pocos). Éstos son los dos grandes retos que fomentan y persiguen las nuevas cooperativas verdes que surgen en los años 90 en diferentes países europeos. Aunque las asociaciones españolas tienen todavía un carácter casi testimonial (han asomado hace apenas tres años), siguen la estela de modelos tan afianzados en el mercado como Ecopower (Bélgica), Enercoop (Francia) o Greenpeace Energy (Alemania). Se trata de iniciativas que atizan el candente debate de la energía, en la misma línea de defensa ambiental que propuestas como Ecooo o Plataforma por un nuevo modelo energético.

Los últimos datos revelan que lo verde avanza. Las energías renovables suman ya el 44,3% de la demanda eléctrica del país, y gracias a ellas, las emisiones de CO2 del sector eléctrico han aminorado en enero de 2013 un 58,5% respecto a 2.012. ¿Conseguiremos avanzar hacia donde queremos, y necesitamos, a partir de incentivar el crecimiento de las renovables?

¿Qué cooperativas de energía verde destacan en España?

1. Grupo Enercoop. Alicante. Con sede en Crevillent (Alicante), es la firma matriz de un grupo cooperativo que procede de la Cooperativa Eléctrica Benéfica San Francisco de Asís creada en 1.925 para ofrecer electricidad a las empresas de la región, en especial del sector textil. En la actualidad, Enercoop reúne a varios socios productores, distribuidores y comercializadores de energías renovables y de cogeneración para seguir suministrando electricidad verde a la población alicantina a un precio menor. La tarifa que aplica a sus kilovatios verdes (procedentes tanto de sus minihidráulicas o su huerta fotovoltaica como del mercado mayorista) es entre un 13 y un 15% inferior a las oficiales.

2. Som Energia. Cataluña y España. 972 183 386 (o “Somos energía” en catalán). Es la primera cooperativa de producción y consumo de energía verde en España y el segundo distribuidor nacional de electricidad 100% renovable después de Gesternova (una sociedad anónima que comercializa kilovatios verdes desde 2005 procedentes de los productores de Energías Renovables, Appa). Som Energia se constituyó en 2010, a partir de una convocatoria vía email de Gijsbert Huijink, un holandés afincado en Catalunya (profesor en aquel momento de la Universitat de Girona) y de un centenar de alumnos y exalumnos. Cuenta con sus propias plantas de energía solar fotovoltaica y una central de biogás.

3. GoiEner. Pais Vasco. Aunque se presenta en 2011 en la comarca guipuzcoana del Goierri, esta cooperativa sin ánimo de lucro se registra legalmente a finales de 2012. Al entender las cooperativas como entes locales que impulsan las economías del entorno, GoiEner comercializa energía verde exclusivamente en Euskadi. Eso sí, ayuda a impulsar cooperativas de ámbito local en toda España.

4. Zencer. Andalucía y España. 902 750 736. Acaba de llegar al mercado. Creada en Fuengirola (Málaga), opera en el mercado eléctrico desde enero de 2013. Se trata de la primera cooperativa de consumidores y usuarios de energía eléctrica en Andalucía, pero está acreditada para suministrar energía verde a toda España.

¿Cómo contratar electricidad verde? Los trámites son sencillos y vía web. Hay que empezar por darse de alta como socio (abonando unos 100 euros, que son reembolsables si te das de baja, y que da derecho a cinco contratos de luz) y después rellenar el contrato de suministro adjuntado el último recibo de la luz. Nada más. Ni cambios en la instalación ni sobrecostes en el precio de la energía. En la mayoría de las cooperativas, el precio del kilovatio verde es el mismo que el regulado por el gobierno (o tarifa de último recurso, TUR). Para cotejar importes, se pueden utilizar algunos comparadores ‘on line’ (Comparatarifas.es, Eligetuenergia.com o Comparador de la CNE).

Fuente: http://tiemposdeluzyverdad.foroactivo.com/t1708-desobediencia-solar-y-como-contratar-electricidad-verde-sin-tener-que-pagar-mas


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

dimarts, 6 d’agost de 2013



                                  Diari de ficció


Dissabte, 24 d'octubre 1992


Un final trist —tots els finals ho són— no ha de desmentir el passat d'alegria.

Salvador Sostres (Barcelona 1975)


"Ha passat tant de temps...han passat tantes coses…"

Centre d'Ensenyança Primària
 He decidir abandonar definitivament aquest col·legi. Cada día que passa em reafirme més en la meua decisió. Es podria pensar que desisteix, que m'he cansat de lluitar. Quan finalitze aquest curs haurà finalitzat una altra etapa de la meua vida, un altra aventura. Sols una somiatruites podria haver-se fet càrrec de la direcció d'un col·legi. Com totes les noves experiències que manprenc ho vaig fer plena d'il·lusió, amb ganes d'introduir canvis, de servir als meus ideals professionals, aquell que mai no he desestimat del tot.
Yo volia introduïr-hi el concepte de l'ètica professional; organitzar aquell merder, amb l'esperança de poder solucionar problemes generament aceptats com insolubles pel claustre. Esperava, amb la col·laboració dels altres dos membres de l'equip directiu i d'alguns comp@nys, poder portar una línia educativa coherent...Per tantes i tantes raons, que cada una per si mateix justificava l'esforç que ens suponia. Almeys això pensava jo.

Diuen que un pesimista no es més que un optimista que contempla la realitat. Ara, després d'un any de preparació i d'un curs d'exercici al front de la direcció, he de reconèixer que no puc més. Quasi em deixe la pell. Ara preparare l'eixida, bé a l'estranger o ves a saber; no m'importa massa. Són tantes les coses que he deprés, no sols sobre els altres -que també- sinó sobre mi mateix, que ja no m'importa el que vinga després, sabré adaptar-m'hi i sobreviure.

Presentaré la dimissió del càrrec en moment ho considere oportú.
Pel que fa a mi, no m'hagués quedat molt de temps al mateix lloc. No soc una persona inestable, però no soporte l'habitud. La vida és molt curta per malbaratarla instal·lada en una rutina asfixiant.

No vaig a justificar-me diguent que m'hagués agradat envellir en aquest col·legi i jubilarme entre les seues pareds, voltada d'aquesta gent. Amb tot el parafernal amb el qual s'acostuma a acompanyar la cloenda d'una vida dedicada a l'ensenyament, sona bé, eh? amb el consabut regal fet amb l'aportació dels simpatitzant o el neutrals i el dinar de celebració. Algun comiat menys o més sincer i el grunyit "dels altres", que tallant claus, somiaven amb reprendre de nou les regnes de l'Institució.

El feixisme no va morir amb Franco. La democràcia no va ser més que el feixisme maquillat. Ja ho va dir ell, lo dejo todo...atado y bien atado. Els feixiste no havia desaparegut, ben al contrari, allà als centres on he estat, he trobar un nucli dur, intolerant, reaccionari i autoritari. Els directors solien estar tots en aquesta línia. Els mestres de nova generació que arribàvem als centre podíem prendre dues trajectòries, o bé seguíem el corrent feixista, o bé, ingenus com érem, creíem que una altra escola era possible, i optaven per implantarla. Llavors una sèrie de sancions implicites ens érem aplicades tan bon punt érem detectats com elements desafectes al règim. Érem ignorats, ningunejats, desautoritzats, criticats, segregats...Alguns mestres ens negaven fins i tot la més elemental cortesia, el salut.

Aquest nucli dur de naturalesa feixista l'he trobat a tots i cadascú del centres on he treballat. I faltaria saber si encara avui, les noves generacions han escollit la docilitat del sometiment a la majoria, si més no, per tal de no complicar-se la vida.

A les acaballes del curs replegaré els meus bártuls i diré adeu a algunes persones del col·legi, sols a algunes, i als conserges. Darrere meu hauré deixat afectes i desafectes, intents diversos, guanys i fracassos, dolor de l'ànima, decepcions, frustracions...Un rémora difíci d'amollar. Tot el que cap esperar d'un èsser humà que viu intensament l' existència. Potser que el que em reemplace ho fassa millor o pitjor, això a ells no els importa, però estic segura que algunes persones entre les que puc comptar, pares i alumnes m'hi recordaràn per molt de temps, i jo a ells.

Tot això no té importància. Els he aportat quatre anys de la meua existència, és massa en conclusió. A més, l'administració, feixista també, m'ha pagat el sou cada mes. Qué més vull?

Necessite descanssar i retrobar-me a mi mateix amb serenitat, portar una vida normal. Enyore les estones que adés passava escoltant la radio y fent punt de ganxet -em serenava-. Vull escriure, s'ha de poder fer a la vida alguna cosa més que treballar. En qualsevol cas desitge envellir dignament. La lluita que he dut a terme cada dia dels últims anys, m'ha xuclat totes les meues energies. D'allò que resta no hi ha quasi res a destacar. Arrape el temps per poder llegir un poc, estudiar un poc, pensar...dormir. Res. 

Quan em mire al espill veig uns ulls cansats i tristos, inexpressius. 

dilluns, 5 d’agost de 2013

LAS MUJERES Y EL PODER LOS HOMBRES Y EL AMOR



dj., 15 d’agost, 12:00 AM
http://trabajodeprocesos.net/locations/lakabe/
ARTE CUBANO Ernesto Garcia Peña
LAS MUJERES Y EL PODER LOS HOMBRES Y EL AMOR
Lakabe del 15 al 18 de agosto 2013

Un año más os invitamos a compartir con nosotras y nosotros un nuevo acercamiento al tema del género.

 A lo largo de la historia como humanidad hemos vivido el genero bajo diferentes supuestos. Desde las estructuras de dominación/ esclavitud - obediencia/sumisión- conquista/genocidio... pasando por  las relaciones basadas en la seducción/posesión – carencia/abandono, culpa/manipulación, dominio/engaño, etc.
Sociedades enteras polarizadas y estancadas en creencias, necesidades, deseos, miedos... impuestos por aquellos a quienes interesaba, e interesa, mantener el “status quo” de desigualdad: beneficio para pocos, mercadeando con las necesidades de todas.

Desde hace ya algunos siglos, la propuesta de la igualdad intenta estar presente cada vez más en los discursos, enunciados, proclamas y políticas de cualquier índole, y durante esos mismos siglos hemos identificado igualdad con: ser iguales a MI. O ser iguales a lo que dice la mayoría dominante o la cultura dominante, ser iguales homogéneamente, pensar lo mismo, desear lo mismo, consumir igualmente, actuar de mi misma manera… silenciando, desprestigiando e infravalorando las aportaciones que las minorías oprimidas pudieran realizar.

Creemos que se debe, en parte, a la dificultad que como sociedades tenemos para el cambio, para aceptar la diversidad, co-crear desde el sumar, quizás debido al miedo que arrastramos a lo diferente, lo nuevo, lo extraño, lo desconocido…La dificultad de habitar en  el “ser” de cada persona tanto la igualdad como la diferencia,; y el desafío que supone crear estructuras colectivas, sociales,  afinadas para permitirlo y potenciarlo…

A lo largo de estos años, desde el encuentro anual en Lakabe, hemos ido trabajando en el tema de ser iguales dentro de la diferencia desde una multitud de vórtices, de miradas, de ángulos… hemos trabajado el poder, las emociones, la comunicación y la escucha, el liderazgo, los sentimientos en la relaciones humanas, el espacio de la mirada al otr@, la jerarquía de dominación, la culpa, la responsabilidad, el acercarse, el ofrecer sin esperar, amar sin manipular, aceptar sin condicionar, existir sin eliminar…

Todo esto nos habla de nuestra necesidad y capacidad innata de construir YA como colectivo humano desde otros parámetros y cambiar las reglas del juego…. Ser personas soberanas  dispuestas a reconstruir y diseñar juntas las reglas del juego que queremos jugar. Continuar así con el proceso de creatividad social que supone este adentrarnos en una igualdad que sepa empaparse de las diferencias, unas diferencias que sepan acoger lo que es compartido y respetarlo.
Y precisamente esa es nuestra propuesta de este año. Jugar a que ya estamos en nuestra sociedad soñada.

Así, os invitamos a venir preparadas a jugar desde el primer día a “como si fuera cierto” que la igualdad está aquí, ya, y se expresa de esta u otra manera …….inventémosla¡¡¡
Buscaremos la manera de trabajar las dificultades que van surgiendo en este nuestro camino de materializar el sueño.


Focalizadoras/es: Mauge Cañada, Mabel Cañada, Xabi Odriozola, Bernard Biais, Jabi Arakama y Lena a las danzas.

Precio de 160€ a 185€, comidas y alojamiento, incluido. Según vuestra economía. Se admite trueke, intercambios y moneda social. Inscripciones lakabeko@gmail.com   o en el 948392002

diumenge, 4 d’agost de 2013

Le voyage comme expérience intime de la mondialisation 5 commentaires Version imprimable


Le voyage comme expérience intime de la mondialisation

mercredi 31 juillet 2013, par Alain Garrigou
Comme le disait Charles de Gaulle de ceux qui répétaient « Europe ! Europe ! » en sautant comme des cabris, le terme « mondialisation » suscite l’émoi de ses apôtres. La morgue en plus. Il faudrait être ignorant pour ne pas la célébrer. Le président de la Commission européenne, M. Jose Manuel Barroso, s’en est pris aux Français qui ne comprennent pas la mondialisation. Un quotidien s’alarme-t-il de la baisse d’attractivité française pour les investissements étrangers qu’il trouve aussitôt un coupable : « Ce qui est en cause, c’est l’incapacité des élites publiques de ce pays à comprendre la mondialisation » (Le Monde, 7 juin 2013)
Qu’est-ce que ne verraient pas les mauvais esprits qui ne goûtent pas, ou pas complètement, les charmes de la mondialisation ? Un mouvement pourtant naturel et nécessaire. Du coup, ses apôtres évitent de donner leurs bonnes raisons de l’aimer : pour eux, cela va de soi. C’est la rhétorique de toutes les dominations : transformer l’histoire en nature, la question en évidence et les critiques en obscurantistes. Par sottise et étroitesse d’esprit, ces derniers seraient hermétiques aux lois de l’économie ou de l’histoire.
Depuis des lustres, la mondialisation suscite les arguments de la résistance au changement qui accompagnent les discours modernisateurs. Prenons le terme de « mondialisation » qui, plus que son équivalent anglais, « globalization », revendique les avantages de l’universalisme : comment pourrait-on s’opposer à l’ouverture au monde ? Les critiques ne sortiraient pas de chez eux. C’est un autre lieu commun de la domination : « Il aurait dû davantage parcourir le monde, comme Dominique [Strauss Kahn, ami très proche] et moi l’avons fait depuis quarante ans » (Le Monde, 3 juillet 2013) expliquait ainsi Denis Kessler, ancien dirigeant du Medef, à propos de M. François Hollande. Preuve que l’étroitesse d’esprit touche aussi bien les plus hauts responsables politiques. Avec Dominique Strauss Kahn, l’ancien directeur du FMI forcément usager des transports aériens et des grands hôtels, l’ancien dirigeant du Medef a sans doute moqué le « localisme » des adversaires.
Qu’on se rassure, le mépris mondialiste ne vise pas seulement les puissants. Les universitaires y ont aussi droit puisque le vieil anti-intellectualisme — ils seraient perdus dans les sphères de l’abstraction ou de la théorie — vient renforcer le reproche de leur immobilité géographique. Eux non plus ne voyageraient pas à en croire un de leurs contempteurs qui accusait « quelques petits messieurs, qui ne sont jamais sortis de chez eux ou des amphithéâtres, où ils dispensent leur science » [1]. Quant à la plupart des gens, on sait bien que, faute des moyens financiers, ils ne voyagent pas ou ne s’éloignent guère. Impossible, dans ces conditions, de comprendre la mondialisation.
On aura donc bien compris que les apôtres de la mondialisation ont un grand avantage sur les autres : ils voyagent. Comment ? Sans doute de capitale en capitale, d’aéroport en aéroport, de première classe en première classe, de grand hôtel en grand hôtel. Le voyage comme expérience intime de la mondialisation. Nul pays ne leur semble fermé. Mais qu’en connaissent-ils sinon les palais gouvernementaux, les ministères, les voitures officielles, les aéroports et les salons VIP ? On ne les a en tout cas jamais croisés sur les routes, ni dans les bus de nuit, ni dans les guesthouses, ni sur les sentiers de trek, ni sur les marchés populaires, etc. Sans doute une perte de temps que de s’enfoncer dans les campagnes et de côtoyer les humbles et les pauvres, les vieillards et les enfants. Que connaissent-ils concrètement de la déforestation en Indonésie et en Amazonie sans jamais avoir vu la fumée des brûlis et les coupes dévastatrices ? Que savent-ils de la pollution sans avoir parcouru les villes poubelles d’Asie, senti les émanations industrielles des pays de production délocalisée ? Que savent-ils du travail dans les ateliers des pays émergents et des zones économiques spéciales ? Ont-ils jamais passé une frontière normalement, en subissant des contrôles de plus en plus sévères ? Les voyageurs savent bien que le monde rétrécit, qu’il y a de moins en moins de pays ouverts aux hommes. Saisissant paradoxe de la mondialisation, qui se confond avec la limitation de la circulation des humains. Il est vrai que la mondialisation est la rhétorique d’un universalisme marchand : un oxymore.

Notes

[1] in. R. Cayrol, Sondages, mode d’emploi, Paris, Presses de Sciences Po, 2001, p. 10-11.