dissabte, 29 de setembre de 2012




Attac España exige el sobreseimiento de los cargos de los detenidos del 25S y el cese de los responsables policiales y políticos


En un ejercicio de soberbia y completo autismo, el 25 de septiembre de 2012 se blindaron las Cortes para no tener que escuchar de cerca los lamentos de un pueblo que día a día va muriendo en sus esperanzas de vivir en una sociedad más justa y más libre, mientras que se prestan oídos y caudales a las peticiones, cuando no exigencias, de los poderosos (bancos, empresas de automóviles, constructoras, intereses extranjeros) que se apropian de nuestro futuro.

Las personas que en ejercicio de su libertad asistieron a las manifestaciones creían garantizada su seguridad por un despliegue de fuerzas policiales, que en lugar de actuar como esa policía democrática de servicio al ciudadano, se comportó como el aparato de represión de un estado autoritario. Las imágenes que circulan y que no han podido ser censuradas, dan buena muestra de la desproporcionada actuación policial la noche del 25S en la plaza de Neptuno y Atocha.

Responder con una brutal represión policial a las pacíficas movilizaciones ciudadanas, no puede quedar  impune. Es ineludible una investigación a fondo de los sucedido que desenmascare a los provocadores infiltrados y saque a la luz las órdenes dadas por la autoridades gubernativas y luego aplicadas por los mandos policiales. Este gobierno tendrá que responder sobre qué amenaza ve en que la ciudadanía pacíficamente reclame estos ideales para tener que desplegar más de 1200 antidisturbios, fortificar el Congreso y ordenara el apaleamiento a cientos de personas.

Estamos asistiendo de hecho a una escalada de violencia que se inició con la represión preventiva contra compañeros de la PAH durante el 15S y siguió con el encausamiento de otros 8 por delito de sedición en la Audiencia, acusados de formar parte de la Coordinadora 25S que organizaba un acto de repulsa totalmente pacífico

El jueves 27 han sido puestos en libertad los 34 detenidos, entre los que se encontraba nuestro compañero Miguel Quinteiro de Attac Galicia, pero una vez conseguida su liberación, desde Attac España queremos exigir el inmediato sobreseimiento de todos los cargos que se les imputan, pues estas valientes personas se limitaron el 25S a ejercer su derecho constitucional de manifestarse, para reclamar simplemente democracia y justicia, y ello en un momento en el que el gobierno español no hace sino acatar sumisamente los dictacks de instancias no democráticas, como es la troika (CE, BCE y FMI), aplicándose en un desmantelamiento suicida de los servicios públicos que no van a acabar con la crisis pero si con la democracia.


Attac España, al tiempo que exige responsabilidades políticas por lo sucedido, empezando por el cese del Director General de la Policía y continuando por el de la Delegada de Gobierno en Madrid, llama a la  ciudadanía a continuar movilizándose y organizándose desde los diferentes análisis y enfoques para, de forma pacifica, oponernos a las políticas neoliberales, e insta a las organizaciones sociales y políticas a iniciar procesos encaminados a generar espacios de convergencia anti-neoliberales que nos permitan librarnos del sometimiento por parte de los agentes financieros y sus cómplices en los gobiernos.


28 de septiembre 2012



divendres, 28 de setembre de 2012




25 S -El Congreso rodeado. El pueblo contra el régimen de la banca y de los capitalistas.
...........................................................................................................................…………………………
                        Corriente roja
                                                                                                  dimarts, 25 desembre



La gente fue a rodear el Congreso, que es verdad, no nos respeta, porque si así fuera defendería al pueblo en contra de Rajoy, la troyka y la banca, y no al revés, como está haciendo.

El 25 S ha estado protagonizado por la represión policial desde la mañana. La policía paró los autobuses que viajaban desde distintas zonas del estado, para registrar e identificar a los pasajeros. Por la tarde la gente llegó a la convocatoria para rodear el Parlamento Para decir que “BASTA". Desde la Plaza de España y desde Atocha, miles de personas han marchado hacia el Congreso, encabezados por una pancarta en la que se leía “Que se vayan todos”, mientras la zona estaba tomada por la policía que empezó a golpear y a reprimir para evitar que los manifestantes llegasen a las vallas. Pero, la gente plantó cara y aguantó valientemente. La policía no consiguió disolver la manifestación. Todos seguían en la calle: heridos, golpeados y detenidos, pero gritando “gobierno dimisión”. Mientras la mayoría de los diputados “los representantes de la democracia” seguían sentados en sus escaños.

Y los defensores del estado de derecho, siguen diciendo que la democrácia es cargar contra el pueblo para defender un Congreso y un gobierno que dahaucia, que desemplea, que destruye la educación y la sanidad pública, que estafa y condena al hambre al pueblo para pagar una “deuda” a la banca, que no es de los trabajadores. Todo lo contrario, están atracando a los trabajadores para salvar la banca.

Cospedal se atravió a comparar a los manifestantes con los fascistas del 23F. Pero más antidemocrático es este gobierno y este Congreso que vota medidas en contra de la voluntad del 90% del pueblo en defensa de 1% de los ricos.

26S- TODOS A LA CALLE, ¡por una Huelga General hasta echarlos todos!

Es necesario convocar una Huelga General hasta echarlos a todos. Este día 26, el Sindicalismo alternativo y movimientos sociales, llaman a una jornada de lucha, con huelgas y paralizaciones en los lugares del estado donde sea posible para exigir, Fuera Rajoy y la Troyka, No al pago de la Deuda, Abajo la reforma laboral. Al mismo tiempo habrá huelga general en País Vasco y los trabajadores de autobuses de Zaragoza también pararán.

Es necesario que se unifiquen las luchas. Es necesario unir los movimientos sociales de la clase obrera y sus métodos de lucha.


Mañana todos y todas tenemos que salir a la calle. Vamos a repudiar toda la represión y criminalización de los movimientos sociales. Vamos a unificar la lucha de los movimientos sociales para acabar con Rajoy y la Troyka, derrotar la Europa del Capital, romper con el Euro y construir una Europa de los trabajadores y de los pueblos. 

dimecres, 26 de setembre de 2012

Carta de un policía




"CARTA DE UN POLICIA"

Reproducimos íntegramente y debido a su interés, la carta de un policía nacional:
dia 25 de Septiembre 2012

Soy policía. Ingresé en el Cuerpo hace 18 años. He ascendido pero eso es lo de menos, porque la estafa de la que he sido víctima es al colectivo policial como funcionarios del Estado, funcionarios públicos. No soy vocacional; ingresé porque era una oportunidad laboral pero soy un policía decente, tan íntegro como el que más, así que ser o no vocacional es, para mí, indiferente; hay buenos y malos policías con o sin vocación. Había más de 5.000 opositores para 100 plazas. Superé las pruebas físicas, corrí 2 kilómetros en menos de 7 minutos a cero grados de temperatura; hice 16 abdominales; superé la prueba de salto y una pista americana. Superé el examen teórico; luego vino el examen médico y la entrevista. Tuve suerte y aprobé a la primera.

 Me casé, tengo dos hijos y gracias a ellos y a mi mujer he podido ascender, con traslados, y malvivir hasta que los sucesivos gobiernos del PSOE y el PP han decidido que yo era el enemigo. Yo, que nunca he hecho nada ilegal, pago los “platos rotos” de tanto mangante sinvergüenza que ha anidado cerca de los políticos, los que están en consejos de administración y ofrecen puestos de trabajo muy bien remunerados a los políticos de relevancia cuando dejan sus cargos (Aznar, Felipe González, Zapatero,…)

No le debo nada al Gobierno, ni a los políticos, ni al resto de ciudadanos; nadie me regaló el puesto que ocupo y no es verdad que sea en propiedad. Al menos no lo es en la Policía, donde cada año salen expulsados entre 20 y 30 miembros por la comisión de delitos, pero también puedes ser expulsado por un error al tomar una decisión en una situación de tensión y riesgo, que luego, analizada desde la tranquilidad de un despacho es fácil colegir que fue errónea. En una persecución, ante alguien armado o en un tiroteo, con riesgo para tu vida y la de otras personas las decisiones son más instintivas que razonadas. Pero aquellos que han hecho un país donde ellos viven como privilegiados mantienen un Código Penal en el que la mínima sanción de inhabilitación a un policía supone su expulsión definitiva, para siempre, del Cuerpo. No importa su hoja de servicios ni la intencionalidad del acto (si intentaba salvar la vida a alguien, o evitar un mal mayor) error es igual a condena.

 España es un país trufado de corrupción. La primera vez que leí esto en una publicación de mi sindicato, el SUP, consideré que era un desbarre de quien lo escribía, pero a medida que he profundizado en lo que escribían cada mes he acabado coincidiendo plenamente con ese análisis: España es un país corrupto y no tiene viabilidad como Estado. La Casta política mantendrá el poder a cualquier precio, pues no es poca la riqueza y las sagas familiares que se contemplan, con hijos de altos cargos que trabajan en empresas que han mantenido relaciones con las administraciones gobernadas por sus padres, como por otra parte también ocurre en la Policía. 

Yo soy testigo de primera mano de dicha corrupción que ha calado hasta el tuétano en esta sociedad y que impide la igualdad de oportunidades, principio básico de la igualdad de todos ante la ley que propugna la Constitución. Eso, como tantas otras cosas, son mentiras sobre las que se asienta un sistema corrupto como este. En los dos últimos años el Gobierno socialista me ha quitado el 5%; me han rebajado la paga extra; me han congelado el sueldo dos años con la consiguiente pérdida de poder adquisitivo (casi el 7%) , y ahora, el gobierno popular al que voté me quita 10 días de mi tiempo libre para estar con mi familia, me quita la paga extra que me permite celebrar la Navidad sin mucha holgura, me quita posibles ayudas de Acción Social (al rebajarse el presupuesto un 50% según leo en una noticia del SUP) y ya hay rumores de que peligra la productividad del próximo año.

 Un robo a mano armada usando el BOE. Sr. presidente del Gobierno; me siento estafado por usted y su partido. Como antes me sentí estafado por el anterior Gobierno, aunque ahora con la diferencia de que me ha estafado el Gobierno al que di mi voto. Eso no volverá a ocurrir. España y los españoles estamos en la ruina y usted y los suyos, los de la Casta política, siguen viviendo bien en esas macroestructuras políticas que han creado para que no les falte “puesto de trabajo” a ninguno de ustedes. Y ese “ustedes” incluye a sus familiares más director, menos directos, compañeros de partido, amigos y conocidos.

 En la Administración Central, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos hay mucho digno funcionario que ha Conseguido su plaza con esfuerzo y méritos, y mucho cargo de libre designación, asesores, personal contratado, etc. que no tienen ni mérito ni capacidad para ello, más que ser del mismo partido, familiar, amigo, conocido o vecino del corrupto de turno. Me siento estafado por ustedes y deben saber que desde el pasado día 11, técnicamente, no he trabajado. Estoy aplicando el lema de “trabaja según te pagan, trabaja según te tratan”. Y así voy a continuar.

 Creo que, puesto que no tenemos derecho de huelga, algo debemos hacer los policías y yo lo estoy haciendo desde el día que usted decidió anunciar en el Congreso de los Diputados que me rebajaba todavía más el sueldo. Ojalá todos mis compañero/as hagan lo mismo y entre nosotros y otros muchos colectivos consigamos derribar al Gobierno, provocar un cambio del sistema corrupto imperante y que España vuelva a lo que sólo por la corrupción de los más poderosos ha dejado de ser. Han construido una sociedad de castas donde ustedes se reservan los mejores lugares, antidemocrática, y me piden a mí y mis compañeros que sigamos identificando, presionando a los ciudadanos, a los jóvenes, y sancionándolos, cuando la mitad de ellos no tiene trabajo ni esperanzas de poder tenerlo en un futuro más o menos inmediato.

 No conocí la dictadura, pero esto debe parecérsele bastante. No haré nada que pueda perjudicar a la ciudadanía, no dejaré de perseguir un delito y siempre que sea requerido acudiré, pero mi iniciativa será cero mientras usted siga en el Gobierno."

dimarts, 25 de setembre de 2012

És l'hegemonia, estupit!




Enllaçats pel català
És l’hegemonia, estúpid!

PER XAVI OCA, MILITANT DEL MOVIMENT DE DEFENSA DE LA TERRA (MDT) I DE LA CUP A SABADELL



Tot sistema econòmic, polític, social, etc genera uns suposats consensos que permeten la seva reproducció, la seva perllongació malgrat la constatació objectiva de les seves mancances. Aquests suposats consensos pràctics, així com les seves bases ideològiques i les seves expressions culturals constitueixen allò que Antonio Gramsci anomenà hegemonia.
L’autonomisme (i la seva variant pseudofederalista) ha estat la cultura política hegemònica que va permetre a l’Estat franquista espanyol reinventar-se i trobar una vàlvula d’escapament als conflictes nacionals latents en el seu si. Tret del que despectivament la cultura hegemònica qualifica com a quatre il·luminats, és a dir, tret d’una petita avantguarda, l’inconscient col·lectiu del nostre poble ha estat dominat els darrers 30 anys pel paradigma autonomista o federalista, per l’assimilació conscient o inconscient del paper subordinat, subaltern, del poble català respecte l’omnipresent i indestructible Estat espanyol. Conseqüentment, l’acció política ha tendit durant decennis a mirar de resoldre el conflicte a través de la reforma de l’Estat ocupant, a través del que anomenaven “l’encaix” entre la Nació catalana i l’Estat espanyol.
La realitat, però, és tossuda i aquell suposat sistema ideal d’estructuració de l’Estat, no només no ha resolt els conflictes nacionals, sinó que els ha agreujat; condició necessària per a la pèrdua de la seva hegemonia. La crisi econòmica o, més exactament, el procés de reestructuració capitalista i les seves conseqüències sobre la majoria de la població (les classes populars) han acabat de servir en safata al corrent fins fa ben poc minoritari, irrellevant, la possibilitat de trencar l’hegemonia autonomista i instaurar en el conscient i el subconscient col·lectius un nou paradigma: l’independentisme.
El canvi, però, no ha estat mecànic (mai no ho és). Al llarg dels darrers anys l’independentisme ha sabut organitzar el poble des de la base i mobilitzar-lo: primer amb les demostracions de la PDD, després amb les consultes sobiranistes i, finalment, amb la construcció de l’ANC i la dinamització de les marxes per la independència que han tingut el seu punt culminant el passat 11 de setembre. I, també amb una tasca sorda i constant de consciènciació i organització de diferents sectors socials, culturals, professionals, etc, que ha permès, en el moment adequat fer un salt definitiu.
Així, en una conjuntura de crisi sistèmica i amb eines d’intervenció i penetració social, hores d’ara l’independentisme ha esdevingut hegemònic pel que fa a la cultura política catalana (si més no, principatina). Val a dir que hegemònic no és sinònim de majoritari, i encara menys en termes electorals. Quan diem que l’independentisme ha esdevingut hegemònic indiquem que la independència, la ruptura i no la reforma, ha esdevingut el model polític de referència, allò que marca la centralitat i sobre el que cal posicionar-se, ja sigui per afavorir, combatre, matisar, complementar, enriquir, etc.
La meva preocupació com a independentista i com a persona d’esquerres és que, mentre l’independentisme esdevé hegemònic a nivell general, l’esquerra sigui incapaç de fer-ho, dins, precisament, d’aquest nou independentisme... I no serà pas per manca de condicions objectives:
a) Els diferents baròmetres d’opinió indiquen que el desplaçament a l’esquerra en l’eix social ha estat en els darrers quatre anys tant o més significatiu que el desplaçament vers l’independentisme en l’eix nacional. És a dir, la crisi i les polítiques liberals sí que han desvetllat consciències, i moltes.
b) Hi ha una important resposta popular a les polítiques de precarització laboral i desballestament del ja de per sí minse estat del benestar perpetrades pel govern de CiU, que ha tancat la porta de manera rotunda a qualsevol via alternativa d’entomar la situació econòmica i plantejar-ne una sortida que garantís uns mínims de justícia social, fiscal i econòmica.
c) L’independentisme ha estat defensat des dels anys 60 del segle XX fins fa literalment quatre dies, tan sols per organitzacions d’esquerres.
I no és una preocupació sectària o menor, ben al contrari: la independència tan sols serà possible si representa un projecte polític al servei dels interessos i necessitats de la majoria del nostre poble, si aconsegueix l’adhesió de bona part de les classes populars que vegin en ella la via per a la construcció d’una societat més justa, més lliure i més democràtica.
En aquest nou context, fins i tot alguns sectors de la fins ara esquerra sucursalista comencen a defensar la necessitat d’abraçar desacomplexadament el projecte d’independència per a omplir-lo, precisament, de contingut social. Aquesta és la bona notícia. L’altra cara de la moneda, però, són les mancances de part de l’esquerra independentista a l’hora d’entendre i afrontar la nova situació, precisament en un moment propici per al desplegament del projecte polític d’Unitat Popular.
Jo no combrego amb el paradigma que sembla obrir-se pas en els mèdia i que més o menys subtilment propugna una societat “on ens llevem ben d’hora, ben d’hora...” per a ser explotats laboralment a canvi de sous de misèria, o per fer cues a les oficines d’ocupació, o a les llistes d’espera dels serveis sanitaris, o a les portes d’una mútua privada, o per entrar en unes aules saturades que no puguin garantir la igualtat i la qualitat en l’accés a la cultura i la formació.
Seria un grau error i una irresponsabilitat històrica deixar el protagonisme del procés de ruptura en mans de la dreta; entre altres coses, perquè la història ens demostra com de fàcilment aquesta “oblida” o aparca, en nom del seny i la butxaca, les reivindicacions de llibertat.
Si volem una República Catalana (no pas una mena de Puerto Rico sota dominació borbònica) basada en els principis de radicalitat democràtica i justícia social, ja cal que, des de l’esquerra, ens comencem a espavilar. Cal que desterrem per sempre les actituds autocomplaents, que observem, escoltem, organitzem i mobilitzem el nostre poble, i ens adonem, per exemple, que les marxes per la independència de l’ANC, junt amb el “NO a la guerra”, han estat les dues màximes expressions d’autoorganització popular a Catalunya.
Cal que articulem sense més dilació un projecte polític inequívocament independentista, lligat a les diferents lluites i reivindicacions populars, un projecte amb voluntat representativa, i amb un programa diàfanament transformador.
Tan sols així podrem disputar l’hegemonia al corrent liberal que, de moment, pot semblar que ens duu un cert avantatge.

Logotip de Llibertat.cat(cc) 2006 - 2012 · Avís legal · Comitium Suite · Allotjament web a Perception, Internet Engineers | Equip de Llibertat.cat - correu@llibertat.cat | RSS | XHTML vàlid