dissabte, 16 de febrer de 2013

Las fosas del franquismo no caben en Bruselas









Las fosas del franquismo no caben en Bruselas


La Marea


Se les ha negado a quienes fueron asesinados y enterrados como bestias sin nombre ni seña por la dictadura franquista, la posibilidad de que la sede de la democracia en Europa colabore en la reivindicación de esos principios: verdad, justicia y reparación.

Joe Higgins era el eurodiputado irlandés encargado de dar respuesta a su colega Raúl Romeva, vicepresidente del Grupo Verde y eurodiputado de ICV, a la exposición que se iba a presentar en el Parlamento de Bruselas sobre la exhumación de las víctimas del franquismo. Dicha muestra, fruto de las investigaciones verificadas desde hace casi 13 años por Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y la Sociedad de Ciencias Aranzadi, había sido exhibida hasta ahora en numerosos centros culturales y universidades de nuestro país, pues Exhumando fosas, recuperando dignidadeses, como su título indica, una respuesta cabal a los tres principios básicos del derecho internacional a que son acreedores todas la víctimas por violación de los derechos humanos.

El señor Higgins, sin embargo, eurodiputado del Partido Popular Europeo, les ha negado a quienes fueron asesinados y enterrados como bestias sin nombre ni seña por la dictadura franquista, la posibilidad de que la sede de la democracia en Europa colabore en la reivindicación de esos principios: verdad, justicia y reparación. Alega Joe Higgins que las imágenes de la exposición son impactantes y podrían generar controversia política, como si la vieja Europa no hubiera presenciado repetidas veces los mucho más impactantes documentos gráficos de las terribles masacres del Holocausto, originadas por quienes fueron aliados de la dictadura franquista, o los múltiples episodios de la violencia terrorista.

Si esa muestra, cuya presentación estaba prevista para finales de este mes, no llegara a celebrarse en Bruselas, estaremos no solo ante un flagrante e insólito ataque a la libertad de expresión en el corazón institucional de la democracia europea, sino ante un manifiesto secuestro a la sociedad civil de una de las páginas más negras de la historia del continente. Las víctimas del franquismo, alojadas durante decenios en las numerosas fosas del olvido repartidas por el territorio español, forman parte de la memoria democrática de Europa y como tales merecen la verdad, justicia y reparación que se les negó durante la dictadura. Que una institución democrática del carisma del Parlamento de Bruselas aplique la censura para que esa historia no se conozca, situaría a esa entidad en una actitud cercana al negacionismo, algo de todo punto impensable con las víctimas del propio Holocausto o de cualquier otro régimen dictatorial.

En un discurso pronunciado en el Parlamento Europeo con motivo del Día Internacional de Recordación del Holocausto, el pasado 27 de enero, el presidente del mismo, Martin Schulz, dijo que el pueblo alemán es el responsable de “mantener la memoria viva”. Porque al pueblo español le compete lo mismo con las víctimas del franquismo enterradas en las fosas, esa memoria sepultada ignominiosamente también debería asomarse al Parlamento de Bruselas. No hacerlo constituye una discriminación intolerable, sobre todo si se tiene en cuenta que ese mismo Parlamento condenó en julio de 2006 el golpe de Estado que dio lugar a la dictadura franquista, que el propio Martín Shultz comparó entonces con el yugo de Hitler en Alemania.

Josep Borrell presidía en ese tiempo esa institución, y en su discurso se refirió a la necesidad de condenar críticamente a los responsables de aquel hecho y expresar nuestro reconocimiento hacia todos los que combatieron por la democracia, padecieron persecución e impulsaron el retorno de España a Europa como nuestra patria común. Es de hacer constar también, sin embargo, que Jaime Mayor Oreja, como representante del mismo Partido Popular Europeo al que pertenece Higgins, estuvo entonces muy lejos de esa condena y se limitó a rendir un entusiasta homenaje a la Transición. Ya sabemos que para este señor el franquismo fue un periodo de extraordinaria placidez.

Fuente: http://www.lamarea.com/2013/02/14/las-fosas-del-franquismo-no-caben-en-bruselas/

Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 


divendres, 15 de febrer de 2013

3ª ASAMBLEA ESTATAL CONSTITUYENTE



                  



              3ª ASAMBLEA ESTATAL CONSTITUYENTE 

                                                Barcelona, 9 de febrer 2013


A última hora de ayer se clausuró la 3ª Asamblea Estatal del movimiento de las Asambleas
Ciudadanas Constituyentes.




Tras toda una jornada de debates se aprobaron dos documentos y se realizaron propuestas de organización y acción.

En uno de los documentos aprobados la Asamblea constata:

"La deslegitimización del estado y de la clase política que gestiona el aparato del mismo, por los 
niveles de corrupción y los brutales ataques a las condiciones de vida y a los derechos sociales derivados de las políticas de ajuste fiscal, provocan hoy el más amplio rechazo de los ciudadanos y las ciudadanas: no nos representan, que se vayan todos.

Así los ciudadanos se están empoderando, tomando conciencia de que deben intervenir en la vida política, en el proceso de toma de decisiones que les afectan y ponen sus capacidades en común para actuar solidariamente en defensa de sus derechos individuales y colectivos.

Las AA.CC.CC, los constituyentes, venimos afirmando desde la primera asamblea celebrada en Cádiz el 17-3-2012 que la Constitución del 78 está deslegitimada y que es necesario abrir un proceso constituyente que dé satisfacción a la voluntad popular y a las aspiraciones de la inmensa mayoría.

Pero no es posible reproducir el mecanismo que llevó a la redacción de la Constitución del 78: delegación de llamados "padres de la patria", representantes de partidos.

Por ello propugnamos que:

"En este proceso los ciudadanos han de poder participar de forma plena , desde abajo, mediante mecanismos de democracia directa que hoy las tecnologias de comunicación permiten.

Y hemos de poder decirlo todo: el sistema económico; la forma de gobernarnos; el modelo de sanidad  de educación, de investigación y cultural; el acceso a la vivienda para todos, el trabajo o los medios de vida suficientes y las relaciones que queremos establecer entre los pueblos que conforman el estado espanol, con Europa y con el mundo."

A última hora de la tarde de ayer se clausuró la 1·ª Asamblea Estatal del movimiento de las Asambleas 
ante la crisis institucional  que vivimos la Asamblea ha resuelto:

"Hoy, las tensiones interterritoriales, azuzadas por la situación económica y social, nos llevan a hablar de crisis institucional. La declaración de soberanía aprobada por el parlament de Cataluña, puede ser el desencadenante de un proceso constituyente o de una crisis institucional.

Los Constituyentes, apoyamos y respetamos el derecho a crear o decidir sobre el futuro que tiene cualquier pueblo del mundo, por lo que apoyaremos, también, cualquier decisión que por amplia
mayoría adopten los ciudadanos y ciudadanas de cualquier territorio. Cada pueblo tiene el derecho
a autodeteminarse de forma democrática".

Hay quienes proponen refundar el estado sobre un modelo federal o confederal. Pueden estar en lo cierto, pero seria una contradicción refundar ese nuevo marco estatal partiendo de las instituciones del estado unitario.


Se ha aprobado también la declaración de principios en la que nos definimos como:


Un movimiento ciudadano democrático y organizado, abierto a todas las personas que defiendan los principios básicos de respeto y de reconocimiento básico a la dignidad de todos lo seres humanos y que aspiren a una transformación democrática radical de la sociedad."


I propugnamos:


"La ruptura con el sistema político vigente mediante una revolución democrática y la activación del 

poder constituyente como herramienta de la ciudadanía para definir un nuevo marco de relaciones sociales que adoptará la fórmula jurídica de una nueva Constitución.

Una constitución hecha desde abajo, por el pueblo, a partir del debate abierto y del ejercicio de la democracia directa que nos garantice vivir como seres humanos."


Y lo lograremos:


"Difundiendo entre la ciudadanía la idea de que debe empoderarse y ejercer la soberania de forma individual y colectiva. 

"Difundiendo las herramientas del poder ciudadano que actúe como contraponer y deslegitime al poder constituido. Las asambleas ciudadanas constituidas en los ámbitos locales, centros de trabajo y estudio y sectores profesionales son los órganos fundamentales de la organización de la revolución democrática que propugnamos.


 Convenciendo al conjunto de los movimientos sociales de la necesidad de conveger en una alternativa global que dé salida a todas las luchas contra el desmantelamiento de los derechos sociales, políticos y de ciudadanía conseguidos en décadas: el proceso constituyente."

Finalmente se propusieron por parte de todos los presentes:

       -  Crear un comité de redacción de la web, formado por seis asambleas.

       -  Coordinar las herramientas de comunicación.

       -  Coordinar las herramientas de comunicación , facebook, twitter, web,…

       -  Participar en las manifestaciones del 16-F , 23-F.

       -  Organizar contraplenos frente a los Ayuntamientos.

       -  Charlas y talleres en Universidades.

       - Organizar contraplenos frente a los Ayuntamientos.

        Se acordó trabajar todas las propuestas en las asambleas locales y trabajarlas a nivel estatal a través                    
       de coordinación,




                                                             10-2-2012 LA MESA DE LA ASAMBLEA












dijous, 14 de febrer de 2013

Las no resueltas cuestiones sociales y nacionales en España.





Las no resueltas cuestiones sociales y nacionales en España


Público.es




Hoy España, incluyendo Catalunya, vive un momento histórico de gran agitación social. Nunca desde el inicio de la democracia se vio tanta gente (en su gran mayoría procedente de las clases populares, es decir, de las clases trabajadoras y de las clases medias) en la calle protestando por las políticas impuestas por unos gobiernos que no tienen mandato popular (pues no estaban en sus programas electorales) para realizarlas. Tales políticas son un ataque frontal —con sus recortes de derechos laborales y sociales— al Estado del Bienestar en España, incluyendo Catalunya. Existe hoy un sentimiento generalizado de hartazgo hacia los establishments políticos y mediáticos que han estado gobernando este país y que han perdido toda la legitimidad (los primeros) y credibilidad (los segundos) debido a su aprobación y promoción de tales políticas.

El grado de desaprobación de estas políticas es enorme, la impopularidad de la clase política gobernante es elevadísima y el desapego hacia las instituciones mal llamadas representativas es generalizado. Nunca antes, desde que se estableció la democracia en España, tales instituciones habían sido tan cuestionadas. Y este cuestionamiento deriva de una preocupación ampliamente compartida entre las clases populares de que estas instituciones llamadas representativas no están en realidad representando sus intereses. El famoso eslogan del movimiento 15-M “No nos representan” tiene gran resonancia entre las clases populares. La distancia entre lo que la población desea y lo que sus representantes en las Cortes Generales o en el Parlament aprueban ha alcanzado unas dimensiones más que preocupantes. De ahí que la protesta de los gobernados frente a los gobernantes surja de un compromiso profundamente democrático. La mayoría de la población cree que las instituciones representativas no son ni suficientemente representativas ni democráticas. Y la evidencia que avala tal preocupación es sólida y robusta. No hay ninguna duda de que la población lleva razón. De ahí que la gente esté en la calle. La agitación social es la respuesta diaria a esta situación.

Este hartazgo se ha presentado no sólo a nivel social, sino también, en el caso de Catalunya, nacional. Una parte creciente de la población, incluyendo sectores importantes de las clases populares, ha expresado su hartazgo hacia el establishment español, basado en Madrid, que, a través de varias intervenciones (tales como la nefasta decisión del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Catalunya), ha fomentado una protesta que demanda que sea la nación catalana la que decida sobre su futuro, cansada ya de la insensibilidad del Estado central español, basado en Madrid, hacia la realidad de que España es una entidad plurinacional.

El porqué de esta agitación social y nacional
Un análisis no idealizado de nuestra historia señala claramente las raíces de estos problemas. Una de ellas ocurrió en los años treinta. Fue durante la II República cuando hubo un intento serio de hacer las reformas sociales y del carácter del Estado español para iniciar las transformaciones profundas que España requería. El dirigente obrero catalán el Noi del Sucre, en un discurso en Madrid, lo dijo claramente cuando acentuó que la lucha social y la nacional están entrelazadas, exigiendo reformas en ambos frentes. El golpe fascista de 1936 tenía como objetivo, precisamente, parar y retroceder en estas reformas, lo cual hizo con una brutalidad sin precedentes en la historia de Europa de aquel periodo. Incluso los agentes de represión nazi se sorprendieron de tanta crueldad. Era el intento de los poderes económicos, financieros, religiosos y militares que siempre han dominado la historia de España, incluyendo Catalunya, de no perder sus privilegios. Fue una lucha de clases, realizada primordialmente por la burguesía en contra de la clase obrera, encaminada a eliminar físicamente a toda voz crítica y a sembrar el miedo (que, por cierto, todavía continúa) entre las clases populares.
Pero, además de una guerra de clases, fue una lucha para eliminar las naciones catalana y vasca, realidad que no se reconoce todavía hoy. El sueño de aquel régimen fue eliminar tales naciones, convirtiéndolas en regiones de España. Recordaré siempre cuando las tropas fascistas (que para mayor ofensa se autodefinían como nacionales) entraron en el pueblo donde mis hermanos y yo estábamos con mi madre (mi padre estaba en el frente, defendiendo la República española) y mataron a diestro y siniestro, con un odio hacia lo catalán. Esto no se conoce o entiende y, todavía menos, se siente, en la mayor parte de España.

La dictadura fue una dictadura sobre todo de clase, pero también de nación. En Catalunya, la burguesía, incluida la nacionalista, apoyó el golpe fascista, tal como el Noi del Sucre había profetizado, y la clase burguesa catalana, incluyendo la nacionalista, se benefició de la dictadura. Los sectores realmente dañados por tal dictadura fueron las clases populares.

La transición inmodélica
El segundo momento histórico fue la transición que se hizo en condiciones muy favorables a la Nomenclatura del Estado dictatorial y de las fuerzas conservadoras que controlaban, además del Estado, los instrumentos de formación ideológica, desde las escuelas y universidades a los medios de mayor difusión. Las izquierdas, sin embargo, que lideraron a las fuerzas democráticas, acababan de salir de la cárcel, de la clandestinidad o del exilio. No era una situación equilibrada ni de lejos. Era profundamente desigual. Y aún cuando la dictadura murió, como resultado de una enorme agitación social (España vio en aquel periodo el mayor número de huelgas existente en Europa), esta agitación liderada por el movimiento obrero no tuvo la suficiente fuerza como para romper con el Estado anterior. Su dimensión política –los partidos políticos de izquierda- tenía muy poco poder.
Fue, pues, una transición que reflejaba un enorme desequilibrio de fuerzas. El producto final (desde la Constitución a las leyes electorales) refleja este desequilibrio, pues la democracia que la transición estableció es una democracia enormemente sesgada, insuficiente y de baja calidad. Desde la elevada corrupción (“no hay pan para tanto chorizo”) hasta la limitadísima diversidad ideológica de los medios (con clara discriminación a las izquierdas) muestran esta realidad.

Es profundamente erróneo, por lo tanto, mantener el respeto a la Constitución que detecto en amplios sectores, incluso de las izquierdas. Tal Constitución tiene un escasísimo contenido social y participativo. Y no reconoce (por mucho que se diga) la plurinacionalidad de España. No permite una plena participación de la ciudadanía en la gobernanza del país, ni permite tampoco el derecho a la autodeterminación de las naciones catalana y vasca. Hoy los referéndums de todo tipo (a nivel autonómico y local) ni existen ni se les espera. Y la legítima demanda de Catalunya de autodeterminación ha causado una gran hostilidad (como era predecible) en el establishment español (centrado en Madrid). Las izquierdas en Catalunya y en España (incluyendo, por cierto, el PSOE) siempre reconocieron el derecho de autodeterminación de Catalunya. ¿Dónde está hoy esa izquierda?

Autodeterminación no es independencia
Autodeterminación es la potestad de la población en una nación de determinar su propio presente y futuro. Tal derecho es inherente en la cultura democrática de un país y nación. Y en esta decisión puede incluirse, entre otras alternativas, el derecho de independizarse y escindirse, si así se desea, del resto de España, realidad que hoy, constitucionalmente, no puede ocurrir. De ahí que recurrir a la legalidad como condición indispensable para que pueda llevarse a cabo una reforma que permita esta alternativa sea imposible con la presente Constitución, resultado de la transición inmodélica.
Por otra parte, las propuestas iniciales de CiU y ERC, hechas hace unas semanas, llamando a la autodeterminación eran claramente una llamada a la independencia, lo cual disminuye la posibilidad de conseguir una amplia mayoría en Catalunya a favor de la autodeterminación, que es el principio fundamental para que Catalunya pueda afianzarse como nación. Tal autodeterminación es clave para conseguir la identificación como nación. De ahí que deba realizarse, ya sea legal o ilegalmente. La desobediencia civil, por cierto, es parte del proceso democrático. Los negros de EEUU irían, todavía hoy, en el fondo del autobús si no hubiera habido una campaña masiva de desobediencia civil.
Como ejercicio del derecho a la autodeterminación, hay que incluir la selección de varias alternativas, siendo una de ellas la independencia. Y hasta que no se permita el ejercicio de la autodeterminación, no se sabrá si la población catalana desea o no la independencia. El hecho de que se diga que un millón y medio de catalanes salieron a la calle no puede considerarse que sea la prueba de que el pueblo catalán quiera la independencia, por mucho que la televisión pública de la Generalitat, instrumentalizada por CiU, lo afirmara antes, durante y después de la manifestación del 11 de septiembre. Sin ninguna promoción en tales medios (en realidad, con su gran hostilidad), hubo meses antes una manifestación organizada por el movimiento 15-M, que también llenó las calles de Barcelona. Catalunya y Barcelona, como rasgo de su carácter nacional, siempre han salido a la calle siguiendo su conciencia cívica y democrática, de una forma pacífica y con ánimo festivo.
No trivializo la marcha del 11 de septiembre, ni idealizo la marcha del 15-M. Pero la mejor expresión de lo que la ciudadanía desea es a través de las urnas y en un proceso competitivo que debe incluir una exposición abierta y plural por parte de los medios. La democracia no funciona sin pluralidad mediática. Y hay muy poca pluralidad mediática en Catalunya y en España hoy. Y hasta ahora nadie sabe qué es lo que la ciudadanía desea. Las encuestas (del signo que sean), como los medios, están claramente instrumentalizadas en nuestro país. Es el voto, lo que cuenta.

No se acepta la plurinacionalidad del Estado español
Muchas voces en España han indicado que la independencia debe ser votada por todos los españoles. Me sorprende que voces de izquierda se hayan añadido a esta petición. Será el pueblo catalán, si se le permite que se exprese, el que tendrá que opinar. Y si opina que quiere escindirse, tendrá que negociar con el Estado español las condiciones de su salida, teniéndose que refrendar estas condiciones a nivel de España. Pero me parece una negación del carácter plurinacional que a una nación se le prohíba, por la entidad a la que hasta ahora pertenece, que pueda ejercer su derecho de autodeterminación. Ni que decir tiene que si Catalunya, en el ejercicio libre de su voluntad, deseara separarse de España, ello ocurriría tras una previa negociación. Pero supeditar a la aprobación de toda España el derecho a decidir y, si se escoge, a escindirse, es llevar a un conflicto eterno pues, si España decidiese en contra y Catalunya a favor, se crearían las bases para un conflicto civil de gran hostilidad de amplia envergadura que se resolvería por las fuerzas armadas del Estado español, como siempre ha ocurrido.

Escribo estas líneas desde el punto de vista favorable a la autodeterminación tal como las izquierdas, tanto catalanas como españolas, siempre han favorecido. Y por mera coherencia democrática, exigiría que la independencia fuera una de las alternativas, sin necesidad de aclarar o supeditar tal independencia a su permanencia en la Eurozona, Unión Europea o lo que fuera. Yo no votaría por la independencia, pues me siento, además de catalán, español. Y he dado amplia prueba de ello a lo largo de mi existencia. Pero que el voto independentista crezca, depende primordialmente del resto de España. La negación de la autodeterminación llevará sin ninguna duda al deseo de independencia. Cuantas más voces se opongan a la autodeterminación y cuantas más voces insistan en que tiene que ser toda España la que vote sobre si Catalunya puede o no ser independiente, más amplio será el apoyo al independentismo. La falta de aceptación de la plurinacionalidad de España es la mayor causa del independentismo.

El error de las izquierdas (incluidas las catalanas)
En un momento único de la historia de España en que hay una gran agitación en la calle a lo largo de todo el territorio español en contra del establishment español centrado en Madrid existe un gran peligro de que existan estas divisiones entre las fuerzas democráticas anti-establishment. Las existentes en Catalunya deberían concienciarse de que, sin la complicidad de las fuerzas españolas alternativas a las del establishment español, les será más difícil poder alcanzar la autodeterminación, y todavía más, la independencia. Ahora, más que nunca, es importante descubrir los muchos elementos de comunalidad entre los movimientos anti-establishment, tanto de carácter social como nacional. Fue el Noi del Sucre el que llamó a todos los pueblos y naciones de España a rebelarse frente a las alianzas de las clases dominantes a los dos lados del Ebro. No establecer lazos de complicidad, e incluso fraternidad, en los movimientos antiestablishment a los dos lados del Ebro en este periodo, es un error histórico que dificultará la realización de la democracia también a los dos lados del Ebro.
Vicenç Navarro. Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 


dimecres, 13 de febrer de 2013

El Bárcenas norteamericano






Antecedentes desconocidos; ¿Es el embajador de USA en España el Bárcenas norteamericano?







Encubierto con el nombre de “pacto anticorrupción", Alan D. Solomont, embajador de USA, ha tenido la insolencia de exigir un pacto de gobierno al PP y al PSOE para salir de la crisis moral. De esta manera el cónsul del imperio interviene en un momento crucial de la política domestica. También sin proponérselo ha desnudado los temores de los círculos empresariales y de inteligencia por la deriva rupturista de los acontecimientos de nuestra maltratada neo-colonia.

No es casual que Solomont opine sobre corrupción y aportes privados de las grandes compañías a los partidos políticos. En realidad el embajador sabe mucho del tema. Hasta hace unos años Solomont era una especie de Bárcenas norteamericano que ocupó el cargo de Tesorero y Presidente del “Business Council” del Partido Demócrata.

Aunque de profesión enfermero, Solomont amasó rápidamente una multimillonaria fortuna con el negocio de la salud para ancianos, gracias a la deficiente sanidad publica norteamericana. Más tarde se encumbró en la alta política aupado por el eficaz “lobby judío americano”. Como broche de oro obtiene el cargo de embajador en España. Es una generosa retribución, para un hombre que no es diplomática de carrera, pero que logra captar millones de dólares para la primera campaña de Barak Obama.

Hasta aquí la biografía de Alan Solomont no es novedad para la mercantilizada política de USA. Sin embargo, tal como denuncia el experimentado periodista de investigación Christopher Bollyn la familia de los Solomont no es de “los trigos muy limpios”. Los Solomont son conocidos en Israel por sus delitos financieros. Jay Solomont, cumplió condena en una prisión israelí por malversación de fondos y su hermano David, fue acusado de malversar 1 millón de dólares de una empresa start-up.

Pero el Solomont embajador no se queda en chicas. Sus declaraciones confirman que la intervención de Estados Unidos en la política Española es un hecho permanente y que necesariamente hay que tenerla en cuenta para cualquier análisis político que se precie de serio

En su libro Soberanos e Intervenidos el Abogado Joan Garcés, cimentó, sin lugar a desmentidos, los detalles de la injerencia imperial en la península. Utilizando los documentos desclasificados de la CIA, Garcés nos detalla como “Nixon encargo al agregado militar en Italia y coronel de los servicios de inteligencia, Vernon A. Walters, la misión de transmitir a Franco que “España era vital para el Oeste. Nixon , dice, no quería ver desarrollarse una situación caótica o anárquica, expresando la esperanza de ver entronizado a Juan Carlos”

Alan D. Solomont hace honor a esta tradición intervencionista y no se cansa de declarar que España es un “aliado estratégico clave” y que Cataluña “es también una región muy importante”.
Basta mirar el mapa para darle la razón. España posee la puerta, la única entrada (el estrecho de Gibraltar) al Mediterráneo y desde ahí a todo Asía… y como lo muestran las últimas intervenciones militares imperialistas el mar Mediterráneo sigue siendo una pieza fundamental en todas las estrategias geopolíticas de las grandes potencias.

Por eso lo que se juega en España es más importante de lo que muchos suponen. Por la misma razón hoy se hace imprescindible rechazar con contundencia la injerencia norteamericana. No hay “derecho a decidir” que valga sino denunciamos al maniobras del imperio.
Para enfrentar con éxito este combate la gran mayoría coincidimos en la necesaria unidad de las fuerzas sociales y políticas. El momento histórico solo es asimilable a los días de la llamada “transición”.

Sabemos que cuando un pueblo no tiene memoria tiende a repetir sus errores y fracasos. Por lo tanto vale la pena recordar que, en su momento, la cúpula liderada por Santiago Carrillo, abdicó de la lucha, bajo las banderas y con su renuncia, permitió la reinstalación de la monarquía y la ausencia de una auténtica democracia.
En este sentido nos preocupan las equivocas declaraciones del líder de la Izquierda Institucional (IU) cuando alerta acerca de un “estallido social”. Nos parece conveniente que las aclare en bien de una unidad que se esta forjando desde los movimientos sociales.

El Rebélate que proclamaba IU en sus campañas no pueden ser una ardid de marketing electoral. En los días venideros se trata precisamente de eso, de una rebelión popular, de un estallido social, de una ruptura democrática para lo cual se requiere no solo unir a todas las fuerzas posibles sino que también de un proyecto político que permita a los de abajo ejercer la democracia mediante un proceso constituyente sin tutelajes de una casta política inepta y corrompida.

No concebimos este proceso sin los militantes de IU, pero los movimientos sociales tienen fundadas e históricas dudas acerca de la actitud de algunos de sus dirigentes.

Lograr la caída del desprestigiado régimen político español es una tarea ingente que demorara su tiempo. Las declaraciones del embajador norteamericano ponen de manifiesto que los enemigos de los pueblos de España no solo están en el territorio peninsular.
La carencia de un proyecto político para llevar a cabo una auténtica revolución democrática puede ser también un enemigo muy peligroso, pues llevaría a los pueblos de España a un callejón sin salida. Sí quienes ejercen como dirigentes no son capaces de trabajar por una unidad popular que comprenda una estrategia de ruptura, la historia se los demandará.



Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 





























dimarts, 12 de febrer de 2013

Por una ropa limpia de explotación








Por una ropa limpia de explotación


Tierramérica




La explotación laboral que practica la industria globalizada de la vestimenta no es un secreto para el público consumidor español. Pero los precios bajos, los bolsillos magros y el poder de las marcas ejercen una poderosa disuasión contra el consumo responsable. 

"Sabemos lo que pasa, pero qué vamos a hacer: en estos tiempos de crisis lo poco que compras lo tienes que comprar barato", se justifica Virginia al salir de una tienda de un gran centro comercial en la sureña ciudad de Málaga. "¿Aquella ropa viene de Bangladesh, no?", pregunta, señalando un escaparate cercano.

Para la coordinadora de la Campaña Ropa Limpia (CRL) en España, Eva Kreisler, es "repugnante" que las trabajadoras que confeccionan prendas para grandes corporaciones en países como Bangladesh "subvencionen el bajo costo de producción de las empresas y el bajo precio de los consumidores" a costa de salarios miserables y precarias condiciones laborales.

Los ciudadanos "son más conscientes que antes" de los abusos a los trabajadores en la industria textil, "pero aún queda mucho por hacer", considera Kreisler. "El problema de la explotación laboral es estructural" y amerita "medidas estructurales" de las grandes empresas.

La CRL no promueve boicots a la compra de ropa de ciertas marcas, pero llama a los consumidores a cuestionar a las empresas y a participar en las campañas de presión que organiza a favor de mejores salarios textiles y respeto a los convenios internacionales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Presente en 14 países europeos, la CRL es una red internacional de organizaciones no gubernamentales, de consumidores y de sindicatos de Asia, África, Europa oriental y América Latina.

Lourdes lleva 11 años como dependienta de una tienda del grupo español Inditex, el mayor conglomerado textil del mundo y propietario de las cadenas de tiendas de moda Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti, Bershka y Stradivarius, entre otras.

Pero la vendedora no sabe qué es un código de conducta, e ignora si la empresa lo tiene o lo aplica. Ningún cliente le ha preguntado nunca sobre la procedencia de la ropa y reconoce que ella misma compra sin leer las etiquetas.

Tierramérica la interroga sobre las condiciones laborales de quienes confeccionaron las prendas, como un vestido negro "made in Romania" y una camiseta sin mangas "made in Turkey", colgadas en un expositor cercano. "Eso no lo sé. Los trabajadores aquí estamos contentos en la empresa", contesta.

En los últimos meses se desataron tres incendios en fábricas de Bangladesh que confeccionan vestimenta para Inditex, GAP, H&M y Levi’s, entre otras marcas. El resultado fueron cientos de trabajadoras muertas.

En el último, el 26 de enero, murieron siete mujeres, cuatro de ellas de 17 años, lamenta Kreisler, partidaria de que las empresas con factorías en ese país se unan a un programa de seguridad propuesto por los sindicatos locales e internacionales para prevenir siniestros. Dos días después, Inditex señaló que se desvinculaba de sus proveedores en ese país

Noventa por ciento de la fuerza laboral de esas fábricas es femenina, muchas veces "proveniente de áreas rurales y desconocedora de sus derechos", sostiene Kreisler. Y allí se respira un claro ambiente antisindical: "Solo uno por ciento de los trabajadores de Bangladesh están sindicalizados".

"Hay trabajadores muriendo por producir la ropa que lucimos", sentencia.

Adquirir ropa limpia de estas injusticias puede costar un poco más. Y el poder adquisitivo de los españoles registra bajas históricas.

"El otro día estuve en una tienda de comercio justo y solo pude mirar, porque los precios eran caros", dice la compradora Virginia a Tierramérica frente a un escaparate que anuncia descuentos de 70 por ciento en plena temporada de rebajas.

María, dependienta de una tienda de cosméticos, antes era más selectiva con sus compras en función de la procedencia de las prendas. "Pero ahora no". Y la razón es simple: hay menos dinero.

Mercedes deambula entre mostradores de ropa con carteles de "todo a 3 euros". Ella asegura que lee las etiquetas de las prendas, sabe por la prensa de casos de explotación y se pregunta "¿cómo pueden ser posibles precios tan bajos?".

El poder de las grandes empresas para exigir costos bajos repercute en las trabajadoras de la confección en los países proveedores, explica Kreisler.

Para ella no vendría mal un "cambio de mentalidad" en el consumo de ropa, que muchas veces es "compulsivo e innecesario" y esclavo de la moda.

Pero la crisis luce también otras caras. "Ha hecho que la gente se interese más por la ropa de segunda mano", explica a Tierramérica el periodista Pepe Morales, que además dirige desde hace un año y medio una tienda de este tipo de prendas en la capital malagueña.

El comercio de ropa de segunda mano no está muy extendido en España, a diferencia de Gran Bretaña y los países nórdicos, "pero este es un buen momento para que las cosas cambien", asegura a Tierramérica la coordinadora de la Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria, Laura Rubio.

La asociación es una plataforma de entidades sin ánimo de lucro que realizan servicios de gestión ambiental, como reutilización y reciclaje de ropa, para ayudar a la inserción laboral de personas desfavorecidas.

"Intentamos alargar la vida útil de la ropa fomentando su reutilización" a través de un circuito de tiendas de segunda mano, explica Rubio.

En Málaga, la Fundación Cudeca, de cuidados del cáncer, cuenta con una decena de tiendas benéficas de ropa de segunda mano que se abastecen de donaciones y cuyas ventas contribuyen a financiar un hospital de cuidados paliativos.

La británica Katie O'Neill, coordinadora de estas tiendas sostenidas por más de 400 voluntarios, indica que "hay que darle una segunda vida a la ropa".

"No hay que tirar la ropa a la basura. Daña el ambiente. La que descartamos debemos depositarla en contenedores destinados a reciclaje de textiles", recuerda mientras un hombre entrega a una voluntaria una chaqueta "que está impecable".

Según comerciantes consultados por Tierramérica, la crisis también ha hecho resurgir establecimientos de arreglos de prendas y zapatos, cada vez más demandados por consumidores que buscan alargar el uso de prendas y calzados.

* Este artículo fue publicado originalmente el 9 de febrero por la red latinoamericana de diarios de Tierramérica.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/wap/news.asp?idnews=102349




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

dilluns, 11 de febrer de 2013

Entrevista a José Coy, activista social y ponente en la presentación del Frente Cívico de Valencia




31-01-2013


Entrevista a José Coy, activista social y ponente en la presentación del Frente Cívico de Valencia


“Hemos de llegar a la gente con un lenguaje más sencillo y no encerrarnos en nuestras redes sociales”






Se define como “sindicalista ciudadano” y conjuga múltiples militancias. Además de uno de los promotores de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) en Murcia, José Coy es miembro del Frente Cívico, del 15-M, Socialismo 21, Ecosocialistas de la Región de Murcia e Izquierda Unida.  Tras dos huelgas de hambre (la última, de 15 días), consiguió paralizar el desahucio de su vivienda y recuperar la parte de la misma que se hallaba embargada, por una deuda con Cajamar. Coy asume los riesgos del activismo social y, en su caso, de la lucha contra los desahucios. El próximo 19 de febrero se enfrenta a un juicio, junto con otros tres compañeros, por resistencia a la autoridad en la Audiencia Provincial de Murcia. Opina que, para llegar a la gente, “las organizaciones sociales han de adoptar lenguajes más sencillos y edificar un contrapoder informativo”.

¿Cómo defines el Frente Cívico? ¿Aporta alguna originalidad al movimiento social?
En pocas palabras, el Frente Cívico es como un 15-M pero organizado; se plantea funcionar siempre desde abajo, con estructuras de base, transversales y tratando de romper las barreras del sectarismo y la atomización del tejido social. Por lo demás, el Frente Cívico habría de ser una parte del amplio movimiento social. Plantear unos objetivos mínimos y luchar por ellos.

Como activista y persona muy implicada en las luchas sociales, ¿Por qué la gente corriente se moviliza poco? ¿Influye el miedo?
Sin duda. Por ejemplo, en la última huelga general hubo mucha gente que no paró por miedo a perder el puesto de trabajo. Después se vio, en las manifestaciones masivas de la tarde, que la gente consideraba justas las reivindicaciones. Está muy claro, además, que el sistema pretende generar miedo entre los activistas. Pero más importante aún me parece la resignación. Me explico. La gente no tiene esperanza en que la situación cambie, y menos aún en el cambio social. Y lo peor es que la resignación te lleva a la insolidaridad, al individualismo y al “sálvese quien pueda”.

Conseguiste, con dos huelgas de hambre, evitar que te desahuciaran de tu vivienda. ¿De dónde sacaste las fuerzas?
Te planteas iniciar la huelga de hambre con la convicción de resistir. Estaba mentalizado para aguantar muchos días. Además, me ayudó mucho recibir cada día más apoyo y solidaridad de los compañeros. De hecho, cada mensaje de apoyo era como un alimento. ¿Cómo viví el proceso? A partir del cuarto día, el hambre principal lo tienes superado. Me refiero a que se da una lucha entre la cabeza y el estómago, y se trata de que al final gane la cabeza. Para ello, la conciencia y la convicción deben ser muy fuertes. Y tener bien claro que se puede ganar. Te ayuda, también, el sentimiento de rabia ante la injusticia que se está cometiendo. Pero fue muy duro. Acabé en el hospital con una hemorragia interna.

Otra cuestión, ¿Cómo enfrentarse a la creciente represión en la calle?
Básicamente, mediante la solidaridad. Es lo que ha permitido que Alfon saliera de la cárcel. Y visibilizando esa represión, enfrentándose a ella. Es lo que haremos en el juicio al que nos enfrentamos el 19 de febrero por resistencia a la autoridad. Otra estrategia que, a mi juicio, hemos de adoptar es el derecho a la desobediencia. Porque la historia nos demuestra que es la desobediencia civil la que ha permitido las conquistas sociales que hoy tenemos.

¿Cuáles consideras que son los principales obstáculos para el crecimiento de los movimientos sociales? ¿Qué haría falta para una mayor visibilización?
Opino que el problema esencial es el sectarismo. Parto de un hecho. En los movimientos sociales existen diferentes identidades y maneras de entender las cosas. Y, en muchas ocasiones, desgraciadamente, se parte más de lo que nos separa que de aquello que nos une. Pienso que hemos de hacer lo contrario. Crear sinergias y convergencias en las luchas. Hemos de entender todos, de una vez, que una organización por sí sola no puede generar cambios profundos. Otro gran problema es que algunas personas de los movimientos sociales se consideran con la verdad absoluta y no son respetuosas con otros planteamientos.

¿Cómo llegar a la gente de la calle? ¿Habría cosas que renovar en el discurso de los movimientos sociales?
Hemos de buscar nuevos lenguajes que lleguen a las personas. Un lenguaje más sencillo, pero no más simple. Otro error es que, a veces, nos encerramos demasiado en nuestras redes sociales, sin tener en cuenta que mucha gente no tiene acceso a las mismas. Una cuestión me parece esencial: Crear medios de comunicación alternativos, algo así como un contrapoder informativo. La información llega a la sociedad a través de los medios del sistema, que son los que crean los climas de opinión. Esto hay que romperlo.

¿Qué movimientos y luchas consideras un referente? ¿En qué modelo pueden fijarse ciudadanos y organizaciones sociales?
Pienso en la lucha de la Plataforma de Afectados y Afectadas por las Hipotecas (PAH), el 15-M en sus inicios, y en el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), organizaciones que demuestran que es posible hacer frente a los poderes y llegar al corazón de la gente. Nos han demostrado que podemos luchar, unirnos y conseguir nuestros objetivos. También me fijaría en el ejemplo de Siryza y los procesos de carácter progresista impulsados en América Latina.

¿Y en cuanto a la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH)?
Pienso que el trabajo de la PAH ha tenido gran valor como elemento aglutinante, es decir, en la plataforma han confluido activistas de diferentes organizaciones sociales, además de los afectados directamente por los desahucios. Forma parte, asimismo, de los orígenes del 15-M. La PAH es una organización muy respetada por todos los movimientos sociales, pues ha impulsado una lucha con dos elementos decisivos: continuidad y visibilidad. Además, le ha planteado un problema al gobierno. A pesar de las multas, detenciones y endurecimiento del código penal, continuamos en la batalla.

Otro punto tradicionalmente conflictivo es la relación entre partidos de izquierda (más aún si están en el poder) y movimientos sociales. ¿Cómo debería, a tu juicio, resolverse esta dialéctica?
Los partidos de izquierda deben mantener un respeto absoluto por la autonomía de los movimientos sociales. Pero las organizaciones sociales también han de comprender que la existencia de partidos políticos y sindicatos son el resultado de la lucha antifranquista. Una gran conquista. Personalmente, no comparto esas culturas, dentro de los movimientos sociales, que se reclaman apartidistas, pero que luego también hacen política.

¿Qué valor atribuyes a las luchas sobre el terreno y a las pequeñas victorias?
Me parece muy adecuado, para responder a esta pregunta, el lema de un sindicato argentino, que dice “La revolución, ¿Cuándo?” y la respuesta es “ahora”. Se trata de empezar a construir poderes paralelos ya, también en lo económico, En ningún caso esperar a que grandes empresas vengan a crear empleo, porque eso es una falacia. Quiero decir que el socialismo hay que construirlo ya. Con iniciativas de economía social y alternativa, basadas en la autogestión y el mercado social. La Red de Economía Solidaria y Alternativa es cada vez más potente en todo el estado. También es importante la banca ética, los bancos de alimentos o las “comunidades autofinanciadas”, que funcionan como microcréditos. Muchas de estas experiencias vienen de América Latina.

Por último, ¿Por dónde empezar?
Hemos de apostar por la solidaridad –nunca por la caridad- frente a la pobreza y la exclusión, que son las propuestas del sistema. El gran reto consiste en forjar un movimiento de trabajadores en precario; construir asambleas de parados, en un país con seis millones de desempleados, en el que los parados se ven entre sí como competidores. Estos movimientos tendrían que implementarse en ciudades, pueblos y barrios. Pienso, por ejemplo, en la marcha contra el paro que tuvo lugar en Andalucía.


Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 


diumenge, 10 de febrer de 2013

Petición en Internet de dimisión Rajoy y la cúpula del PP




09-02-2013


La petición en Internet de dimisión inmediata de Rajoy y la cúpula del PP ya supera el millón de firmas


Agencias




Más de un millón de personas han firmado ya en Internet la petición en demanda de la dimisión inmediata del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y de toda los miembros de la cúpula del PP por las informaciones que apuntan a un posible pago de subresueldos en B por parte de Luis Bárcenas.

La iniciativa se puso en marcha en la plataforma www.change.org el pasado jueves día 31 de enero después de que el diario 'El País' hiciera pública la supuesta contabilidad B del partido de Mariano Rajoy, y tenía como objetivo precisamente alcanzar el millón de rúbricas.

El objetivo de esta campaña, que ha alcanzado su meta en una semana, es reclamar la dimisión del jefe del Ejecutivo y del PP, Mariano Rajoy, cuyo nombre aparece como receptor de pagos en las supuestas anotaciones de Bárcenas, y, por ende, la convocatoria de elecciones anticipadas.

NO BASTA CON QUE DIGAN QUE TODO ES FALSOAsimismo, también demanda que todo miembro del PP que aparezca en esos papeles y que ostente un cargo público o en el partido haga lo propio porque, según los promotores de esta iniciativa en la red, ya "no basta" con que declaren que esos documentos son falsos.

"Estamos hartos de observar la decadencia y resquebrajamiento de una democracia que ha sido robada a los ciudadanos mientras las élites políticas y empresariales se reparten impunemente nuestro país", añade el texto.

Por ello, la iniciativa apunta a que es el momento de que "todos" los que han recibido pagos en dinero negro "se vayan", dejen de "ensuciar" el nombre de España, y ya fuera de unas instituciones que son de todos, demuestren la falta de veracidad de esos papeles (publicados), si es que pueden".
Asimismo, envía también un mensaje al resto de fuerzas políticas, a las que insta a posicionarse en contra de la corrupción dentro y fuera de sus organizaciones y a buscar consensos para atajar "de una vez por todas" este problema.

Aunque ya han conseguido su principal objetivo y el número de firmas ya rebasa el millón --más de 1.100.000 personas habían firmado la petición hoy a las 8 de la mañana--, la iniciativa sigue en marcha y sigue recabando apoyos.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter