divendres, 20 de setembre de 2013

Diaris de ficció 20/7/1993



                                         


                                                                           DIARIS DE FICCIO




dimecres, 20 d'agost 1993


La vida m'ha ensenyat a pensar, però el pensament no m'ha ensenyat a viure

Aleksandr Herzen, filòsof, economista i revolucionari rus (1812-1870)


Fa temps que no escric. Ara tinc la mà dreta inflamada espere els resultats d'una analítica. No tinc por, crec que estic bé, només que resulta una mica incòmode per fer algunes coses.

          La Delia i jo hi passem els darres dies de vacances. Aquest estiu se m'ha passat amb un sospir. Ho he passat tan bé... Experimente una sensació de benestança que apenes recordava. Sovint contemple el meu voltant, la meua habitació pròpia, les meues coses...Els llibres ordenat a uns prestatges de fusta que hem envernissat. Em sent en pau i en armonia amb mi mateix i amb el món.

          La meua amiga per fi ha complit la promesa de venir a vistar-me. Quina sort, en això es diferèncien les bones amigues. N'estic molt contenta de tenir-la amb mi. Hem abandonat pel moment el nostre paper de fusteres i hem preparat uns entrepans i beguda fresca per dinar a la platja. Tenim tantes coses que contar-nos que a vegades parlem alhora. Després de dinar és el moment de les confidències. Qué fas ara? qué penses fer? les preguntes obligades. Ella té projectat un viatge a l'Orient amb el seu amic Daniel, pintor. Creu que el contrast de cultures pot estimular la seua creativitat. Pensava jo que havia...cert vincle, amistat, parella...Em va mirar intensament. Vaig mirar els seus ulls verts, al iris dançaven unes llumetes grogues.-Mis preferencias sobre la relación son otras.

         A mi ara m'agradaria escriure cartes a la gent que estime. Però també retrobar el gust per les novel·les, prendre la fresca al balcó ample i acollidor, on un nombre indeterminat de ocellets tropicals voletegen tot el sant dia dintre la gàbia. I són l'alegría de la casa. Quan arriba la foscor i uns es retiren a la caseta, un calaix de fusta enganxat a la paret, amb un parel de forats rodonets, mentre que els altres es col·loquen als palets de fora- de vigilants- per passar-hi la nit. Sí, prendre la fresca a boqueta nit, passetjar amb bici i, fins i tot ja pilotege al frontó. Amb tot note molèsties al braç dret...Ja veurem.

Edda, la patrona de l'alergo Marconi, m'ha escrit una nota. Sembla que vol iniciar correspondència. Jo no la tinc en bon concepte. Era tota un personatge. A la primera ullada t'adonaves que n'estava ratllada. Pel que feia al xavos, la cosa canviava i l'hi entrava una lucidesa que raspava la clarividència. Menuda pardala.També fa uns mesos em va telefonar Rosaria, com li diuen a l'Itàlia. No l'hi vaig correspondre a la cridada- no hi ha res que em descol·loque més que el telèfon-. Dec d'estar ressentida encara amb aquella història.

El temps se'm fa molt curt. Ara sols pense en viure tranquil·lament, sense pressa, gaudint de cada moment, de cada petita cosa...Cada dia en portarà un altre. Potser haja arribat el moment d'ordenat el temps i els quefers. Primer, les necessitats, després gustos i aficions, cinema, música, teatre...Recuperar les amistats abandonades... Com m'agradaria recupararles veritablement, diverses persones que estime i crec que tanmateix hem perdut el contacte. Intentaré reconstruir-lo si encara som a temps. Avui, unes relacions són ràpidament substituides per altres en un prendre i amollar constants. Recorde el col·legi com si haguessen passat anys. Recorde la Selene i el meu cor es contrau com si el record m'obris una ferida. Sé que el temps acaba per guarir-les, les ferides. A la Selene també l'oblidaré com als altres, sense odi, sense rancunia, quan recorde el que hem rigut juntes... Per qué no podrem recordar només les coses bones. Això ho dic ara, quan m'he trobat sola i impotent front a la resistencia que representaven, només tenia ganes de fugir.

( És de nit. Sóc al balcó. He acabat de sopar i escolte a Chopin. Tinc un ratolí tancat a la meua habitació. Hui em tocarà passar la nit a la serena. )

Ordenant els calaixos de la còmoda he rellegit alguns paràfrafs d'antics diaris. No crec que els meus escrits s'editen, però si alguna vegada s'analitzés la meua obra, potser el més interessant foren els diaris. Sembla que transpuen una depuració progresiva, una lluita obstinada contra l'oblit. També he rellegit el poema que li vaig dedicar a Carlo, encara avui em sembla, no sé si bonic, però sí d'una sinceritat que commou. Bo, allò va ser una bogeria. El seu parlar amb deix extranger, els repentins canvis d'humor, la seua mirada en alguns moments... Va ser el personatge just per aquell instant. Vaig viure aquella relació immersa en la contradicció més absoluta. No dormia, no menjava...Sort que es va acabar el curs i no ens vàrem tornar a veure. Malgrat tot si hagués tingut ocasió li hagués donat el poema. Fa anys que no sé res d'ell.

Són tants els projectes que tinc embastats que em fa pensar, a la vista de tants quaderns i papers, en una vida força productiva tot i que no s'ha plasmat en resultats apreciables. Cap triomf, cap càrrec ni remuneració...sols l'íntima satisfacció d'un esforç continuat, de les moltes experiències, no sempre gratificants. Si no tingués conciència del gran aprenentatge que tot això ha m'ha suposat, seria desesperant.

Carta abierta a Rajoy del periodista Antonio Alvarez-Solís


   

Carta abierta a Rajoy del periodista Antonio Alvarez-Solís

Esta carta abierta, como ven, es de la fecha arriba indicada. Como saben la escribió el periodista y gran persona que reza el título. No obstante no está de más que volvamos a revisarla, por su contenido especialmente actual. 


Un holocausto sin memorial

«Antes de irme definitivamente». Así comienza el autor su carta abierta al presidente español, Mariano Rajoy, en la que aporta sus reflexiones sobre esta convulsa época y critica con dureza el «exterminio ciudadano» que conllevan sus políticas. Apuesta por una instauración democrática para que la ciudadanía, «ahora condenada a oír la misa que usted oficia a espaldas de la Moncloa», se haga cargo de sí misma.
GARA
Antonio-Alvarez-SolisAntes de irme definitivamente, he decidido, Sr. Rajoy, enviarle esta carta como español que afortunadamente pronto dejará de serlo. Supongo que usted la arrojará de sí, como suele con todo lo que le estorba; pero no puedo partir sin dejar en el umbral de su casa algunas reflexiones que al menos sirvan para contraponer a su labor de exterminio ciudadano una serie de verdades, como creo.
Sr. Rajoy, hay muchas formas de holocausto. De esta palabra se apoderó el sionismo para cimentar el muro milenario de sus intereses, que hoy vuelven a decidir el mundo sobre los huesos de cientos de miles de honrados judíos vilmente exterminados. Pero hay muchos otros holocaustos que no quedan señalados con signo que en su día sirva para recordar la tortura de los acabados en los campos de concentración en que dirigentes como usted van reuniendo a millones de trabajadores a fin de sostener con su sufrimiento el gran edificio fascista. Como pretendió otro alemán inolvidable, se trata de alcanzar la Europa de los mil años. Usted es el gruppenführer encargado de aportar a la ingente empresa el combustible humano español. Supongo que, elevado sobre el poder y el dinero de su entorno, usted no pensará en todo ello cuando oye su misa en compañía de esas señoras con mantilla que van al Rocío para pedir a la Virgen -INEM de urgencia- que encuentre empleo para esos parados a los que ustedes han privado previamente del trabajo.
Le digo todo esto porque a mi edad ya no tiene uno derecho al miedo que imparten ustedes en el Parlamento con el mazo inicuo de sus leyes o administran sus policías y jueces -ahora ya en camino de ser totalmente suyos gracias al Sr. Gallardón, ese inventor de normas para convertir en justo según la letra todo lo que es verdaderamente injusto según el espíritu, pues es ley injusta toda la que no proporciona igualdad y bien-.
Holocausto: «Sacrificio especial entre los israelitas, en que se quemaba toda la víctima». ¿Y que hacen ustedes sino quemar toda la víctima, un día tras otro, para alimentar el horno de un poder que carece ya de límites morales? Nadie, Sr. Rajoy, gruppenführer del ejército enviado a España -¿no es así, Sr. Guindos?-, puede sostener que el sistema social y económico que todos los días duerme a tantos ciudadanos entre los cartones del abandono constituya algo irremediable y necesario. Hay otros sistemas, Sr. Rajoy, pero esos sistemas exigen que la riqueza que nace del común sea retornada a los pueblos para servir de semilla a la siguiente cosecha, mejorada y crecida. Usted sabe eso, porque aunque sus estudios solo le hayan servido para ponerle a la vida el diario corsé de las escrituras que tantos beneficios dejan en las oficinas registrales -ahora multiplicados gracias al Sr. Gallardón, que ha enriquecido aún más ese negocio-, esos estudios contenían algunas referencias universitarias a la rica variedad de los posibles idearios políticos y sociales. Esos idearios que, siempre hay que recordarlo, también fueron ahogados en sangre, desde la primacial que derramaron modernamente los mártires de Chicago a la que formó el gran río de las constantes represiones.
Sr. Rajoy, es criminal, solo moralmente criminal porque no está escrito en el Código, sacrificar a unas generaciones de ciudadanos a la ambición siempre sedienta de los poderosos, que incluso han perdido aquella mínima elegancia con que nos conducían en tiempo de los abuelos desde el duro surco al limitado establo. Es doblemente criminal -hay que gritárselo así al Sr. Wert- contaminar la educación y jibarizar las cabezas de la juventud para volverlas incapaces de respuesta ante la vesania de la trituradora imperialista y económica de los opresores y de los ricos. Es criminal, dramáticamente criminal, que los derechos sociales sean destrozados, hasta en su mínima expresión, mediante la redacción urgente de un balance pretendidamente salvador que hacen ahora los financieros que antes falsificaron el inmoral y verdadero balance. La sangre del pueblo, Sr. Rajoy, no debe mover, con dolor inmenso, ese molino que está acabando con tantas cosas.
Sr. Rajoy, cuando la historia haya calmado la tormenta, que será cuando ustedes y las gentes como ustedes hayan sido expulsados del poder, se hará patente todo el horror que ha suscitado la gobernación de esta época. ¡Qué frialdad en el acabamiento físico y moral de tanta gente! ¡Qué innecesario acabamiento, además, por no doblegar el encarnizamiento criminal de los que han robado las verdaderas posibilidades del mundo! Esa frialdad es defendida y aún ensalzada, para mayor agravio, con el aderezo supuestamente heroico -el «hay que hacer lo que hay que hacer»- de la destrucción de todas las reglas humanas de la convivencia, como si para vivir hubiera que inventar más muerte. Acerca de esa forma de proceder la ciudadanía deberá pedirles gran cuenta llegado el momento. Cuentas, por ejemplo, sobre su sumisión a políticas venenosas para el común de los ciudadanos que, instrumentadas en el exterior, fueron aplicadas en pueblos como el español, siempre deslumbrados por la fanfarria fascista que convierten los estados en campos de trabajo forzado. Usted ha sabido siempre -y permítame que le dedique esta generosa suposición del saber- que la pretendida recuperación de España, con el modelo actual de sociedad, resulta impensable en un mundo donde tres grandes potencias pueden producir todo lo que consumiría ese mundo en una época de verdadero capitalismo burgués, esto es, discretamente normal y con un comercio que buscase la expansión social, lo que tampoco está en los propósitos de esas minorías actuales, cada vez más reducidas y desinteresadas en el bien común.
Lo que resulta también criminal, moralmente criminal, es que gobiernos como el suyo oculten esa incapacidad de creación por su parte y reduzcan la causa del desastre a un puro desequilibrio de las cuentas públicas producido por errores en las sumas. Un desequilibrio en todo caso achacable, al parecer, al afán de gasto de los ciudadanos seducidos por los bancos. Además, ¿quién desequilibró esas cuentas con políticas de crecimiento disparatadas? Usted puede preguntárselo al Sr. Aznar, por ejemplo, que con los pies sobre la mesa encendió un puro en irrisoria postura de poderoso ante los amos.
Sr. Rajoy, la humanidad, que es eso que queda fuera de su programa, tan bien cuidado por beligerantes contra las masas como el Sr. Montoro o señoras de la sección femenina, como la Sra. Cospedal; repito, la humanidad necesita ante todo una instauración democrática para que la ciudadanía, ahora condenada a oír la misa política que usted oficia de espaldas en la Moncloa, se haga cargo de sí misma y decida el destino de la riqueza que produce, que evidentemente no será para los banqueros en corso, gente que debería estar ya en los tribunales.
He cavilado infinidad de veces que en el fondo de su postura hay ese rencor contra la calle que todo español encaramado a la repisa del poder profesa a los españoles del común, a los que tiene por fuerza auxiliar para empujarles su artillería. Se trata, claro es, de una reflexión que surge de una larga contemplación de la historia de España, hecha con retazos de arrogancia y jirones de miedo a la resurrección de la carne pobre. Pero esto ya es otro tema, que corresponde a la medicina. Aunque no acabo de saber con alguna certeza si el remedio a la situación es propio de la política o de la cirugía. Que conste que no hago elogio del terrorismo, sino ensalzamiento del quirófano.






dijous, 19 de setembre de 2013

Catalunya, las Españas y el semáforo en rojo






Catalunya, las Españas y el semáforo en rojo







"cueste lo que cueste"
El mayor enemigo de España no es la Pérfida Albión. Ni el libertinaje francés, ni la traicionera Morería. Su mayor enemigo tampoco se halla en la melancolía lusitana ni, por descontado, en los montañosos valles andorranos. No. El mayor enemigo de España, es bien sabido, se encuentra entre sus fervientes defensores. No es nada nuevo. De hecho, este es un país sumido desde siempre en una crisis de identidad, en perpetua aspiración a llegar a ser. Más aún, es el único país del mundo que, sin llegar a serlo en plenitud, ha sido capaz de construirse un negativo de sí mismo, un otro lado del espejo sobre el que proyectar todos los fantasmas que supuestamente le amenazan: la antiEspaña.

Cuando el periodista Jay Allen preguntó a Franco si estaba dispuesto a fusilar a la mitad de los españoles para salvar a España, el general -que afrontaba sus primeros días de guerra- se limitó a subrayar con una sonrisa su voluntad de conseguirlo “cueste lo que cueste”. Esa maliciosa sinceridad del carnicero resultaría incomprensible sin esa tranquilidad espiritual que generaba la creencia en la antiEspaña, ese ente maléfico sin otra misión que cuestionar las supuestas esencias de la patria. El Caudillo por la gracia de algún mal dios, logró con su crueldad perfilar los contornos más acabados del concepto. Cuarenta años de nacionalcatolicismo se encargarían después de consolidar buena parte del imaginario español sobre la base de aquella exclusión selectiva de las gentes que habitaron las tierras españolas: rojos, separatistas, gitanos, judeomasónicos, liberales, afrancesados, moriscos, sefardíes, musulmanes…

Es así como este país no ha construido su memoria sobre clamores colectivos, sino a partir de mayorías silenciadas o, en el mejor de los casos, silenciosas. Y así parece que sus defensores se empeñan en seguir actuando hoy a la vista de las reacciones frente a la llamada cuestión catalana y el referéndum secesionista. Un órdago político para esta eterna España desvertebrada, al que la caverna le gustaría responder con una nueva mayoría silenciada (constitucionalmente, por supuesto), un toque a rebato que, en cualquier caso y al menos por el momento, Mariano Rajoy parece poco dispuesto a escuchar. Frente a esa postura, el presidente parece más inclinado en confiar en su loada y resignada mayoría silenciosa, la que lleva años aplicándose en ejercitar el difícil arte de comulgar con ruedas de molino, la misma que, como el peatón obediente de Javier Cercas, sabe que su deber es detenerse sin cuestionar las ordenes ante la rojiza y luminosa advertencia de los semáforos.

Por su parte, la burguesía catalana comenzó a desinteresarse por España desde que una lejana guerra en ultramar les dejó sin los mercados antillanos y filipinos para sus tejidos. Luego Jordi Pujol aprendería a lidiar las sombras del caso Banca Catalana enfundándose la barretina reivindicativa, una habilidad heredada hoy por Artur Mas en su complicado funambulismo para sortear el desgaste de la crisis. La torpeza españolista se lo pondría fácil con su mirar con desprecio una realidad cultural diferente, que no pretende comprender y no siempre está dispuesta a tolerar desde que en 1640, en 1714 o en 1939, Barcelona se convirtiera en “la más europea de nuestras villas pasada a cuchillo”, como evocara Luis Martín-Santos en su relato de aquel otro Tiempo de silencio. Como mucho, estuvo dispuesta a admitir un modelo autonómico concebido como un café para todos que el tiempo confirmó como un relaxing cup of café con leche aguado y descafeinado para las aspiraciones de no pocos vascos y catalanes.
Con todo, el gran terremoto que se esconde dentro de las movilizaciones independentistas no afecta a los equilibrios tectónicos territoriales. Al fin y al cabo, pocas cosas resultan tan mundanas y mudables en este mundo como las fronteras. En realidad, su verdadero desafío está en plantearnos la posibilidad de construir colectivamente un paisaje diferente. Y, sin embargo, paradójicamente ese es al mismo tiempo el único reto capaz de salvar a España: inventar otra nueva pero, eso sí, sin antiEspañas que la justifiquen. Afrontar por primera vez la construcción de una identidad propia basada en la pluralidad de las viejas Españas, integradora social y culturalmente, sin fosas en las cunetas ni otros fantasmas acechantes en los rincones de la memoria.

Sin esa esas nuevas Españas este país terminará tarde o temprano por perder el interés hasta de los españoles, más allá de la pasión pasajera de algún partido de fútbol. Por desgracia en este mundo en retirada que nos ha dejado en herencia Lehman Brothers, tomar las riendas de nuestras vidas colectivas no resulta tarea fácil. Ellos nos prefieren sumisos, callados, temerosos de que algún desliz o una mala palabra obligue a la autoridad competente a transformar en silenciada nuestra atávica vocación de mayoría silenciosa. Siempre obedientes y parados ante ese semáforo perpetuamente en rojo que nos han instalado en el camino de nuestro propio mañana.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Compartir esta noticia:       

dimecres, 18 de setembre de 2013

EDITORIAL EN DETALLE

Nº: 215   Septiembre  2.013

ENTREVISTA A NICOLÁS MADURO














                                                                                        

“El ‘gobierno de calle’
es una revolución
dentro de la Revolución”

Ignacio Ramonet



País:  Venezuela
Tema:  Relaciones Norte-Sur, Relaciones internacionales, Socialismo, Política, Reformas políticas, Pensamiento crítico
  


Después de haber fracasado en su tentativa de deslegitimar al presidente de Venezuela Nicolás Maduro –democráticamente elegido el pasado 14 de abril– la oposición ya prepara las elecciones municipales del próximo 8 de diciembre. En esa perspectiva, lanzó recientemente, con la ayuda de la derecha internacional y sus habituales cómplices mediáticos, el bulo de que el presidente Maduro no habría nacido en Venezuela y por consiguiente, como lo estipula la Constitución, su elección no sería válida.
Sobre esta nueva campaña de intoxicación y varios otros temas de actualidad, conversamos con Nicolás Maduro –a bordo del helicóptero que nos conduce de Caracas a Taguanes (estado Guárico)–, el mismo día en que se cumplían sus primeros cien días de gobierno como Presidente de la República Bolivariana.



Ignacio Ramonet: La oposición venezolana ha lanzado una campaña, que encuentra eco en algunos medios internacionales, afirmando que usted no nació en Venezuela, sino en Cúcuta, Colombia, y que posee doble nacionalidad,  lo cual, según la Constitución, lo invalidaría como Presidente. ¿Qué comentarios le inspira esta acusación?

Nicolás Maduro: El objetivo de esa locura lanzada por un demente de la ultraderecha panameña es crear las condiciones para una desestabilización política. Tratan de conseguir lo que no lograron ni por las elecciones, ni con golpes de Estado, ni con sabotajes económicos. Están desesperados. Y se basan en la ideología anticolombiana que la burguesía y la derecha venezolanas siempre han tenido contra el pueblo de Colombia.

A ese respecto, si yo hubiese nacido en Cúcuta o en Bogotá, me sentiría feliz de ser colombiano. Porque es una tierra fundada por Bolívar. Si hubiera nacido en Quito o en Guayaquil, también me sentiría orgulloso de ser ecuatoriano porque es una tierra liberada por Bolívar; o en Lima, o en el Potosí, o en La Paz, o en Cochabamba, me sentiría feliz de ser peruano o boliviano;  y si hubiera nacido en Panamá, tierra de Omar Torrijos, tierra de dignidad que formó parte de la Gran Colombia de Bolívar, también me sentiría orgulloso de ser panameño. Pero nací y me crié en Caracas, cuna del Libertador; en esa Caracas siempre convulsa, rebelde, revolucionaria. Y aquí estoy como Presidente. Estas locuras se recordarán como parte de la crisis de desesperación esquizofrénica en que entra, a veces, la derecha internacional con el objetivo de acabar con este faro de luz que es la revolución bolivariana.

Por otra parte, el Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, declaró recientemente que se han descubierto conspiraciones contra usted, con intención de atentar contra su vida.


Nicolás Maduro: Sí, el ministro del Interior, Rodríguez Torres, el Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello y yo mismo hemos revelado uno de los planes de asesinato que estaban preparándose para el día 24 de julio, aniversario del nacimiento de Simón Bolívar, y conmemoración de los 190 años de la Batalla Naval de Maracaibo. Disponían de un conjunto de planes que logramos neutralizar y que tienen siempre su origen en la misma derecha internacional. Ahí aparece, por ejemplo, el nombre de Álvaro Uribe [ex Presidente de Colombia] que tiene una obsesión contra Venezuela y contra los hijos de Chávez. Aparece tambien la vieja mafia de Miami, la de Posada Carriles, que cuenta con el apoyo de importantes instancias del poder en Estados Unidos. El gobierno de Barack Obama no ha querido desmontar esa mafia de Posada Carriles, un terrorista convicto y confeso, perseguido por las leyes de nuestro país porque voló un avión de Cubana de Aviación en octubre de 1976...

Puedo asegurarle que seguiremos defendiéndonos, neutralizando esos planes... y venciendo. Si ellos lograran su objetivo se crearía una situación que no quisiera ni pensar en ella. A quien menos le conviene que algo así ocurra es a la derecha venezolana. Desaparecería del mapa político de nuestro país por 300 años... Porque la Revolución tomaría otro carácter, sin lugar a dudas, mucho más profundo, mucho más socialista, mucho más antiimperialista. Ojalá esos planes nunca tengan éxito, porque les iría muy mal. Y yo lo vería desde el cielo pues...

¿Piensa usted que el fracaso de la oposición en su tentativa de desestabilización se debe a la política que usted ha impulsado, o a un cambio de actitud de la propia oposición ante las elecciones municipales del próximo 8 de diciembre?

Nicolás Maduro: Se debe principalmente a la fortaleza institucional de la democracia venezolana, y a la decisión que tomé, apoyándome en esa fortaleza, de derrotar tempranamente el intento de insurrección y de violencia. Neutralizarlo. No permitir que se extendiera. Ellos intentaron una especie de insurrección en las principales ciudades, los días 15 y 16 de abril.

¿Qué grado de violencia se alcanzó?

Nicolás Maduro: Asesinaron a once personas humildes, entre ellas una niña y un niño. Y causaron casi cien heridos, de los que poco se habla. Gente que quedó muy mal herida, con secuelas para toda su vida.

La oposición mostró su verdadero rostro golpista. Aparentaba buenos modales democráticos pero cuando [el 5 de marzo] falleció el Comandante Chávez, decidió desconocer el resultado de las elecciones y tratar de imponer por la fuerza –con el supuesto apoyo internacional de Estados Unidos y de otros gobiernos de la derecha–, una operación para desestabilizar la Revolución. Logramos neutralizarlos y derrotarlos tempranamente. Ahora no les queda otro camino que volver a intentar, por la vía electoral, ocupar espacios en las alcaldías. Nosotros les hemos obligado a que así sea. Si no fuera por nuestra decisión de que se respete la Constitución, ellos hubieran llevado nuestro país a una situación de guerra civil.

En recientes declaraciones, usted ha alertado sobre fisuras en la unidad de la Revolución. ¿Teme usted una división del chavismo?

Nicolás Maduro: Las fuerzas divisionistas y disolventes siempre han amenazado cualquier Revolución. Las aspiraciones al poder de grupos y de personas son una negación del proyecto mismo de la Revolución Bolivariana que es de carácter socialista, y exige desprendimiento y sacrificio. El Comandante Chávez fue presidente porque las circunstancias de la historia ahí lo colocaron. Y yo soy presidente, no por ambición individual o porque represente a un grupo económico o político, no, soy presidente porque el Comandante Chávez me preparó, me designó y el pueblo venezolano me ratificó en elecciones libres y democráticas.

Así que todas estas fuerzas disolventes siempre van a existir. Pero la Revolución tiene la capacidad moral, política, ideológica para sobreponerse a cualquier intento de división de sus fuerzas. Yo dije eso en el Llano venezolano, porque estaba viendo con mis ojos, ahí mismo, delante de mí, a una persona que dice ser chavista pero, por debajo, es financiado por los terratenientes, y él tiene un discurso chavista para dividir. No es imposible que cuando ese individuo constate que no es designado por la Revolución como candidato a la alcaldía de ese municipio, se lance por su cuenta... Estamos en buenas condiciones para lograr candidaturas unitarias en casi todos los municipios del país; y nos tocará hacer un gran esfuerzo para derrotar a las fuerzas disolventes de estos sectores que se dicen chavistas pero que, al final, terminan siendo aliados de la contrarrevolución.

Con respecto a la práctica gubernamental precedente, usted ha introducido varios cambios: crítica de la inseguridad, denuncia de la corrupción y, sobre todo, lo que llama el “gobierno de calle” ¿Por qué sintió la necesidad de insistir en estos temas? y ¿qué balance hace del “gobierno de calle”?

Nicolás Maduro: En primer lugar, el “gobierno de calle” ha establecido, en esta nueva etapa, un método para que exista una dirección colectiva de la Revolución. Segundo: se ha creado un sistema de gobierno, donde no hay intermediarios entre el poder popular local y la instancia de gobierno nacional. Aporta solución a problemas concretos pero sobre todo contribuye a la construcción del socialismo, de las comunas, de una economía socialista, y a la consolidación  de un sistema público de salud integral, gratuito y de calidad, y de un sistema educativo público y gratuito de calidad... El “gobierno de calle” es una revolución dentro de la Revolución.

¿Es también una manera de combatir el burocratismo?

Nicolás Maduro: De vencerlo. Proponiendo otro sistema. Porque los modelos de gobierno que heredamos expresan la forma de gobernar el Estado burgués, él mismo heredero de la colonia en América Latina. El presidente Chávez los derrotó mediante las Misiones que constituyeron un nuevo modelo de gestión de las políticas públicas. Nosotros, a las Misiones, les estamos añadiendo el “gobierno de calle” que, podríamos decir, es una instrucción directa del Comandante Chávez. Él nos ordenó, a Elías Jaua que era vicepresidente en la época y a mí que era vicepresidente político, que fuésemos construyendo un sistema de gobierno regionalizado –“popular” decía él– yo le puse “gobierno de calle”. Todas son instrucciones y orientaciones dentro de la filosofía de un modelo socialista en el que el poder no sea de élites –ni élites burguesas, ni nuevas élites que se burocratizan o se aburguesan– ¡no! Queremos que el poder esté democratizado, que sea una vacuna contra el burocratismo, contra el aburguesamiento y, además, que nos permita lograr la ‘eficiencia socialista’.

Si la oposición gana las elecciones municipales del 8 de diciembre, es probable que llame a un referéndum revocatorio en 2015 ¿cómo ve usted esa perspectiva?

Nicolás Maduro: Estamos preparados para todos los escenarios. Al pueblo siempre vamos a decirle la verdad. Si la oposición llegara a sacar una votación importante el 8 de diciembre, va a tratar de profundizar la desestabilización para disolver nuestra Patria, acabar con la independencia y acabar con la Revolución del Comandante Chávez que retomó el concepto de República Bolivariana. Van a imponer escenarios de desestabilización violenta en primer lugar, y Estados Unidos tratará de acabar con los niveles de independencia y de unión que América Latina posee hoy.

Tenemos una gran responsabilidad, porque estamos defendiendo un proyecto que puede hacer posible otro mundo en nuestra región y puede contribuir a crear un mundo multipolar sin hegemonías económicas, militares ni políticas del imperialismo estadounidense. Buena parte del nacimiento de otro mundo donde se respeten los derechos de los pueblos del Sur –e inclusive de los pueblos de Europa, para que Europa se sacuda el neoliberalismo–, depende de que, en América Latina, triunfen definitivamente las ideas de constituir un bloque de fuerza y de equilibrio para consolidar la idea de que ya no somos  ningún ‘patio trasero’ de los Estados Unidos. Todo eso depende, en buena medida, de lo que pase aquí.

¿Cómo explica usted el resultado de la oposición el pasado 14 de abril, y cómo piensa ganar el próximo 8 de diciembre?
Nicolás Maduro: Hay un electorado que siempre ha votado indistintamente por la oposición. Pero el 14 de abril, una buena parte de los que no votaron por nosotros lo hicieron por descontento, por cosas mal hechas, problemas acumulados... Sin embargo estos electores no han acompañado nunca las aventuras golpistas y antibolivarianas de la derecha. A esos venezolanos y venezolanas, nosotros, permanentemente, les decimos que estamos en la calle trabajando para mejorar las cosas. Ellos saben que no ha sido facil.  Y que la epopeya más grande fue, la víspera del 14 de abril, sobrepasar la tragedia histórica de la muerte del Comandante Hugo Chávez. Superar el luto colectivo. Cuando una persona entra en luto puede caer en estado de desesperanza, no creer ya en nada. Buena parte del pueblo venezolano entró en luto profundo. Y los expertos en guerra psicológica que acosan a nuestro país se aprovecharon de ese momento y de esa fragilidad para atacar duramente.... Por eso nuestra victoria del 14 de abril fue realmente heroica.

Lo que estamos realizando –el “gobierno de calle”, la recuperación de la economía, la atención a temas impostergables como la inseguridad ciudadana, la corrupción...– nos va a dar la fuerza para una gran victoria el 8 de diciembre. Y eso va a ser la garantía de que se despeja de nuevo el camino para la construcción del socialismo del siglo XXI.

¿Hasta dónde piensa llegar en su lucha contra la corrupción?
Nicolás Maduro: Hasta las últimas consecuencias. Vamos con todo. Nos enfrentamos a una derecha muy corrupta, heredera de la IV República descompuesta y en etapa de decadencia. Pero también estamos enfrentando la corrupción anidada en el campo revolucionario o en el seno del Estado. ¡No habrá tregua! He constituido un equipo secreto de investigadores incorruptibles que ya han destapado varios casos enormes. Tenemos ya a algunos detenidos del más alto nivel y vamos a seguir atacando duro. Serán juzgados y van a ir a donde tienen que ir: a la cárcel.


¿Cómo ve usted la situación de la economía? Varios análisis alertan sobre el nivel elevado de la inflación.

Nicolás Maduro: La economía venezolana está en transición hacia un nuevo modelo productivo, diversificado y ‘socialista del siglo XXI’, en el marco de la construcción de un nuevo cuadro económico constituido por la integración suramericana y latinoamericana. No hay que olvidar que nosotros somos ahora miembros de Mercosur  –ejercemos en este momento la presidencia pro-tempore de Mercosur–, además somos miembros del ALBA [Alianza Bolivariana de los pueblos de nuestra América] y lideramos Petrocaribe. Toda esta masa geográfica-demográfica-económica, reúne a 24 países del continente, lo cual podría representar –Mercosur + ALBA + Petrocaribe– casi la cuarta economía del mundo... Tenemos que transformar la economía venezolana y conectarla con el desarrollo de este nuevo marco económico, y a su vez integrarnos –en situación de ventaja– en la economía mundial. No de dependencia. Por eso digo que estamos en transición.

Sobre la inflación le diré que hemos padecido un ataque muy duro, especulativo, contra nuestra moneda, y lo estamos superando. También hay un sabotaje al abastecimiento de varios productos. Todo ello produce inflación. Pero ya comenzamos a controlar, a equilibrar, y estoy seguro de que vamos a superar esta situación en lo que resta del segundo semestre.

Vamos a estabilizar la moneda. Ya empezamos a estabilizar el abastecimiento, pero la clave fundamental para que vayamos saliendo de este modelo rentista, dependiente, es la diversificación de nuestra producción. Estamos acometiendo grandes inversiones en sectores clave de la producción de alimentos, de la agroindustria y de la industria pesada. Estamos atrayendo capital internacional que aporte divisas y traiga tecnología. Recientemente hicimos una gira por Europa y estamos muy optimistas de que venga capital de Francia, de Italia, de Portugal...  Deseamos que venga capital de Brasil, de la India, de China, con su tecnología para desarrollar la industria intermedia en Venezuela, diversificarla. Para que Venezuela tenga motores propios y variados y no dependa sólo del petróleo que, por lo demás, constituye un motor poderosísimo para los próximos 50, 80 años. Poderosísimo. No olvidemos que Venezuela dispone de las reservas de petróleo más importantes del planeta y posee la cuarta reserva de gas. Venezuela es una economía con mucho poder financiero y económico. Lo que vamos a ver, sobre todo a partir del año 2014, es una recuperación del nivel de empuje y crecimiento de la economía venezolana.

¿Cómo se explican los problemas de desabastecimiento que han sido muy criticados por la prensa internacional?
Nicolás Maduro: El desabastecimiento forma parte de una estrategia de “guerra silenciosa”, donde actores políticos acompañados de actores económicos nacionales e internacionales, viendo el estado de gravedad del Comandante Chávez entre diciembre del año pasado y marzo de éste, comenzaron a atacar puntos clave de los procesos económicos venezolanos. Alentados también por algunos errores que se cometieron en el sistema de cambio de divisas en Venezuela, que ya hemos corregido. Esas fuerzas antibolivarianas comenzaron poco a poco a golpear el abastecimiento de los productos que importamos. Además, para explicar la escasez de algunos productos, hay que tener en cuenta que el poder adquisitivo de los venezolanos no ha cesado de aumentar. Tenemos apenas un 6% de desempleo, y el salario mínimo urbano aquí es el más alto de América Latina. Otro punto importante, reconocido por la FAO [Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, por sus siglas en inglés], somos el país del mundo que más ha hecho por combatir el hambre. Todo esto –es muy importante tenerlo en cuenta- ha generado una capacidad de consumo de la población, que está creciendo cada año por encima del 10%. El consumo crece a un rítmo superior a la capacidad de producción del país y a la capacidad de los mecanismos que teníamos para abastecerlo con importaciones.

El Comandante Chávez, la última vez que hablé con él personalmente, el 22 de febrero pasado, cuando evaluamos la situación económica y hablamos del desabastecimiento, me dijo: “Se ha desatado una ‘guerra económica’ para aprovechar mi enfermedad y mi gravedad y la posibilidad de que se llegue a unas elecciones presidenciales. En ese caso, la burguesía trataría de crear  unas circunstancias económicas difíciles para, con el apoyo imperial, darle el zarpazo a la Revolución Bolivariana.
Nosotros ya estamos saliendo de estas circunstancias. Al pueblo venezolano jamás le ha faltado el alimento. Nunca. Usted va a cualquier barrio popular, de esos que yo conocí en los años 1980, donde los niños eran famélicos, donde la gente comía una vez al día y a veces comida para perros... El barrio más humilde que encuentre en el país, donde quiera, métase allí, abra la despensa, y conseguirá carne, arroz, los aceites, leche... El pueblo tiene garantizado el alimento, y lo ha tenido en las peores circunstancias de la ‘guerra económica’ que nos han hecho. Nunca le ha faltado.

Por eso tenemos estabilidad social y política. Ahora, esta guerra es muy distinta a la de hace once años. Entonces salía el jefe de la patronal, Carmona Estanga, y llamaba a un paro general. Salía el jefe de la vieja burocracia sindical, Carlos Ortega, y llamaba al paro. Ellos daban la cara, asumían el sabotaje de la economía y hubo grandes desabastecimientos que casi provocan una explosión social en 2002-2003. Ahora no. Ahora es la “guerra silenciosa”, una “guerra blanda”, “diplomacia blanda” según consignas de Washington. En 2002-2003, gobernaba George W. Bush que era brutal y decía: “¡Voy a invadir!” e invadía; “¡Vamos a derrocar a tal gobierno!” y lo derrocaba. Ahora es lo blando, lo escondido, y aparece la derecha fascistoide que va sonriendo y diciendo: “Este gobierno es incapaz porque no puede abastecer de productos.” Cuando son ellos los que están detrás de un plan, con agentes internacionales en el campo económico, para hacerle daño al país. Pero lo vamos superando y vamos vacunándonos. En el futuro, les será imposible arremeter con esos mismos mecanismos.

En la economía ¿qué papel le ve usted al sector privado?

Nicolás Maduro: Históricamente, el sector privado en Venezuela tiene poco desarrollo. Nunca hubo burguesía nacional. El sector privado, en lo fundamental, se desarrolló cuando surge el petróleo, como un factor más bien vinculado a la apropiación de la renta petrolera. Casi todas las grandes riquezas de la burguesía venezolana están vinculadas a la manipulación del dólar, sea para importar productos (la burguesía comercial) o sea para apropiarse de la renta y colocarla en cuentas de grandes bancos en el exterior. Así que, en cien años, no tuvimos una burguesía productiva como la tuvo Brasil por ejemplo, o Argentina. Ahora es cuando estamos viendo resurgir sectores privados con proyectos vinculados a la verdadera producción de riquezas para el país.

En el modelo socialista venezolano, el sector privado tiene un papel que jugar en la diversificación de la economía. Desde siempre, el Comandante Hugo Chávez favoreció las relaciones con el sector privado, tanto en la pequeña, como en la mediana o la gran empresa, favoreció el desarrollo de empresas mixtas y la venida de capital privado internacional. Hay un pensamiento económico que, en Venezuela, se ha desarrollado para seleccionar en qué área es necesaria la inversión extranjera. Qué capital puede venir y en qué condiciones. Por ejemplo: aunque nuestro petróleo está nacionalizado, existen modalidades diversas que permiten inversiones, en la Franja del Orinoco, de todo el capital mundial; allá hay empresas de todo el planeta, empresas mixtas: 40% capital internacional, 60% Venezuela. Les cobramos los impuestos debidos –antes se cobraba el 1%, ahora se les cobra el 33%. Venezuela ofrece todas las garantías constitucionales para recibir capital internacional.

¿Se mantendrá el control de cambio?

Nicolás Maduro:
El control de cambio es un sistema exitoso. En febrero pasado, para defendernos de un ataque brutal contra la economía y contra la moneda, tuvimos que adecuar, digamos, el bolívar. Venezuela puede manejarse con este tipo de cambio que tenemos, perfeccionándolo. Debemos fortalecer nuestra moneda, vacunarla contra los ataques especulativos y perfeccionar el sistema de manejo de las divisas convertibles.

Usted me habló antes de ‘eficiencia’ ¿Qué progresos ha constatado en materia de ‘eficiencia’, en particular en el campo de la economía?

Nicolás Maduro: En primer lugar, una mejora sustantiva del sistema del Cadivi [Comisión de Administración de Divisas], el organismo que maneja el control de cambio en Venezuela.  Realmente ha mejorado mucho en los controles previos, los controles posteriores y la asignación de las divisas necesarias para los agentes económicos. Otro elemento muy importante ha sido la creación del Sicad [Sistema Complementario de Administración de Divisas], un mecanismo de subastas que está funcionando de manera perfecta, pero al que, además, tiene ahora acceso el público en general. Cualquiera puede ir al Sicad. La gente común y corriente puede obtener divisas para su vida normal, sin necesidad de pasar por ninguna alcabala. Esos son progresos concretos.

Pero también hemos constituido un Estado Mayor para la dirección de la economía, dirigido por Nelson Merentes, el vicepresidente de Finanzas. Allí están todos los ministros de los sectores económicos. Cada ministro tiene que supervisar, apoyar y dirigir cada rubro que se produce en Venezuela. Hemos seleccionado 58 rubros fundamentales. Tenemos un seguimiento permanente -pudiera ser hasta diario, ahora es semanal- de cómo va la producción de cada uno de esos productos, qué inversiones hacen falta, qué trabas tienen para su comercialización interna... O sea, vamos logrando un mecanismo clave para gobernar la economía. De igual modo que se gobierna, a nivel político, un país, hay que gobernar la economía. Sobre todo si nos estamos planteando construir el socialismo.

El capitalismo es el reino de la anarquía, y cuando hay anarquía en lo económico gobierna quien tiene más poder: el capital financiero. Hoy ¿quién gobierna realmente Europa? El capital financiero. En Europa, este capital financiero está desmontando el Estado de bienestar que se constituyó después de la Segunda Guerra Mundial. En Venezuela no, estamos construyendo un gobierno económico para edificar el socialismo ¿Para qué debe servir la economía? Para garantizarle a la ciudadanía la salud, la alimentación, la vivienda digna, la educación gratuita... ¿A quién le debemos estos derechos universales? A la Revolución Francesa y a la Ilustración que llegaron a nuestra tierras, traducidas al mestizaje latinoamericano, de la mano de Simón Rodríguez, y que defendió Bolívar. Es parte del patrimonio más grande de la humanidad. Pero el capital financiero niega todo eso.

En estos cien días de gobierno, nuestra impresión es que la principal crisis de política exterior que conoció Venezuela fue con Colombia. ¿Cómo están actualmente las relaciones con Bogotá?

Nicolás Maduro: En estos cien días, hemos logrado consolidar todo el eje de relaciones estratégicas, ante la construcción de una nueva geopolítica regional y de un nuevo sistema de fuerzas para garantizar la nueva independencia del continente. Las diferencias con Colombia han sido tratadas, evidentemente, a través del diálogo. Hemos trazado las líneas de conducta para su superación. Yo confío en la palabra del presidente Juan Manuel Santos, y espero que logremos lo que conversamos. Yo confío en que vamos a tener una relación de coexistencia pacífica y positiva entre dos modelos: un modelo socialista, de revolución cristiana del siglo XXI, igualitario, de democracia popular como el venezolano, y otro modelo que no voy a calificar, pero que es distinto al nuestro. Estamos obligados a coexistir como hermanos siameses. Hemos demostrado que se puede coexistir y ojalá los sectores políticos y económicos dominantes en Colombia y el presidente Santos al mando del gobierno, entiendan que la coexistencia y el respeto son básicos para el desarrollo de nuestros dos países.

¿Cómo van las relaciones con Washington?

Nicolás Maduro: Quisiera decir, primero, que Barack Obama es un presidente circunstancial. Es una circunstancia en el seno de la élite que gobierna Estados Unidos ¿Por qué llega Obama a la presidencia? Porque convenía a los intereses del complejo industrial militar-financiero-comunicacional que dirige Estados Unidos con un proyecto imperial. Quien conozca en profundidad la historia de la fundación de Estados Unidos y de su expansionismo, reconocerá que es el imperio más poderoso que ha existido, con un proyecto de dominación mundial. Sus élites eligieron a Obama en función de sus intereses, y han logrado parte del objetivo que se plantearon: hacer que el país aislado, desprestigiado que era Estados Unidos en la época de George W. Bush, se convirtiera, gracias a Obama, en una potencia que posee de nuevo capacidad de influencia y de dominación. Si no, veamos el caso de Europa, sometida a los dictámenes de Washington como nunca antes.

Lo que pasó con el presidente de Bolivia Evo Morales, cuando cuatro Estados europeos le negaron el acceso a su espacio aéreo, es una demostración gravísima de cómo, desde Washington, se dirige a los gobiernos de Europa. Es muy desconcertante realmente. Yo no sé si los pueblos de Europa saben eso, porque a veces, con el control comunicacional que hay, estas noticias se van banalizando y se van dejando de lado. Pero es muy grave. Obama ha logrado que el Imperio crezca en influencia política.

Los Estados Unidos van preparándose hacia una nueva etapa que es crecer en dominación militar y económica. En América Latina, su proyecto es revertir los procesos progresistas de cambio para volver a convertirnos en su patio trasero. Por eso están retomando –con otro nombre– el proyecto del ALCA [Área de Libre Comercio de las Américas], para dominarnos económicamente y retomar los mismos métodos del pasado. Fíjese, bajo el mandato de Obama: golpe de Estado en Honduras dirigido desde el Pentágono; intento de golpe de Estado contra el presidente  de Ecuador Rafael Correa, teleguiado por la CIA; golpe de Estado en Paraguay operado por Washington para sacar al presidente Fernando Lugo... Que nadie se llame a engaño, si los Estados Unidos viesen que hay condiciones favorables, vendrían de nuevo a llenar de oscuridad y de muerte América Latina.

Por eso la relación del gobierno de Obama con nosotros es esquizofrénica. Ellos piensan que nos pueden engañar con la ‘diplomacia blanda’; que nos vamos a dejar dar el ‘abrazo de la muerte’. Nosotros lo hemos planteado muy claro: ustedes allá con su proyecto imperialista y nosotros acá con nuestro proyecto de liberación. La única forma de que haya una relación estable y permanente es que nos respeten. Por eso he dicho: “Tolerancia cero con el irrespeto gringo y de sus élites. No lo vamos a tolerar más.”

Si nos siguen agrediendo, responderemos a cada agresión con mayor fortaleza. Ha llegado la hora de la tolerancia cero.

En la reciente Cumbre del ALBA, usted ha propuesto una articulación ALBA-Mercosur-Petrocaribe. ¿Es una respuesta a la Alianza del Pacífico (1)?

Nicolás Maduro: No. Es una necesidad histórica. Tenemos que consolidar los espacios económicos logrados. Mercosur ha venido viviendo una transformación muy positiva y ahora, con la incorporación de Venezuela, la próxima incorporación de Bolivia y la posible incorporación de Ecuador, comienza Mercosur a ocupar un espacio vital en Suramérica.
Petrocaribe es una realidad maravillosa que ha permitido la estabilidad energética, económica, financiera y social de 18 países del Caribe. Y el ALBA es una vanguardia donde ha habido ensayos económicos como el SUCRE [Sistema Único de Compensación Regional], una unidad de cambio latinoamericana, o como el Banco del ALBA y otros ensayos como las ‘empresas grannacionales’ que han ido adquiriendo experiencia y espacios.

Ha llegado el momento de acercar todos los espacios ya conquistados para definir un nuevo modelo económico. Ha llegado la hora de unir ese inmenso espacio Mercosur-ALBA-Petrocaribe que representaría, repito, casi la cuarta economía del mundo, en un espacio nuestro, y no de falso libre comercio ¡Porque el libre comercio es falso!  ¿Cree usted posible la libre circulación, en los mares, de un tiburón y una sardina sin que el tiburón se coma a la sardina? Imposible. El libre comercio es como cambiar pepitas de oro por espejitos, sistema con el cual nos colonizaron hace 500 años. Tenemos que consolidar una zona económica complementaria, diversa, desarrollada, con sus mecanismos financieros, monetarios, y convertirnos en un poderoso bloque económico. Y, a partir de ahí, tener relaciones con Rusia, la India, China, Sudáfrica; redefinir nuestras relaciones comerciales y económicas con Europa, con Estados Unidos, donde nosotros no volvamos a ocupar el papel de colonia.

¿Cómo ve usted las relaciones con la Unión Europea?

Nicolás Maduro: La Unión Europea ha perdido la oportunidad de convertirse en una gran potencia equilibradora del mundo. Todos los pueblos del planeta aspirábamos a que la Unión Europea fuera la fuerza de equilibrio del mundo. Pero parece que no. El capital financiero y los viejos complejos colonialistas de las élites que dirigieron Europa durante 300 años, parece que se van a imponer a la conciencia democrática y democratizadora de la mayoría de los pueblos de Europa. ¿Qué deseamos de la Unión Europea? Que cambie su política, que deje de estar de rodillas ante Washington, que se abra al mundo y que vea a América Latina como una gran oportunidad para volver a restablecer el Estado de bienestar social y para establecer relaciones con nosotros de igualdad, de prosperidad, de crecimiento. De manera natural, podemos desarrollar una alianza Unión Europea-América Latina y el Caribe para el desarrollo conjunto. Estamos preparados para eso. Entendemos perfectamente la cultura occidental, somos parte de ella, aunque tenemos nuestras particularidades mestizas. Pero las élites europeas no nos entienden. Ojalá eso se supere.    

El Presidente Chávez quería hacer de Venezuela un “país potencia” en un “mundo multipolar” ¿sigue siendo esa la línea, en materia de política exterior?

Nicolás Maduro:
Claro. En su corta vida, Chávez logró no sólo rescatar a Bolívar como idea, inspiración y símbolo, sino que lo convirtió en una estrategia. Logró hacer que, en el mundo, coexistan dos modelos: el capitalista-neoliberal, y el modelo bolivariano-independentista-chavista, de justicia, de socialismo. En todo el planeta hoy se están debatiendo esos dos proyectos: el del regreso de la hegemonía unipolar del imperialismo estadounidense; o el modelo de un mundo multipolar y multicéntrico.

El Comandante Chávez configuró una política de desarrollo de ejes de fuerza, de núcleos de fuerza, de anillos de fuerza para desmontar el mundo controlado por el imperialismo. Y sobre todo para construir un nuevo sistema de relaciones internacionales. La humanidad no podrá existir si no se desarrolla esa política internacional. Lo otro es cruzarse de brazos y rendirse a que el Imperio reconquiste el mundo, lo vuelva a dominar y nos esclavice más temprano que tarde. No lo vamos a permitir.
(Entrevista realizada el 31 de julio de 2013.)


(1) Bloque comercial constituido por Chile, Colombia, México y Perú.



Al ritme anem totx

dimarts, 17 de setembre de 2013

La guerra civil española de Antony Beevor



LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

Introducción



"Una guerra civil no es una guerra, sino una enfermedad -escribió Antoine de Saint-Exupéry-. El enemigo es interior. La lucha uno casi contra sí mismo:" La tragedia española de los años treinta fue más que una enfermedad, si cabe, porque se vio atrapada en la guerra civil internacional que estalló con la revolución bolchevique.

Los horrores que se sucedieron en Rusia socavaron el espació político del centro democrático en toda Europa continental. Y es que el proceso de polarización entre "rojos" y "blancos" consintió a ambos extremos políticos incrementar su propio poder y manipular la imagen de sus enemigos pintándola con tintes aterradores, cuando no apocalípticos. Las propagandas antagónicas se alinearon recíprocamente. Tanto Stalin como Goebbels explotaron, con perspicacia diabólica, la poderosa combinación que construyen el miedo y el odio. El proceso despojó a sus oponentes "traidores" tanto de su condición humana como de su ciudadanía. Por eso es erróneo calificar a la guerra civil española de "fratricida". La divisoria de las nuevas ideologías podía convertir a los hermanos en extraños sin rostro, y a sindicalistas o tenderos en enemigos de clase. Todas las nociones tradicionales de afinidad de grupo y de comunidad local quedaron abolidas de golpe.

Se puede presentar a la guerra civil española como resultado de un choque entre la izquierda y la derecha, pero sabemos que eso es una simplificación engañosa. El conflicto tenia otros ejes: centralismo estatal contra independencia regional y autoritarismo contra libertad del individuo. Una de las razones que explican con mayor coherencia política y militar de las fuerzas nacionales radica en que, con sólo alguna excepción menor, combinaron tres extremos aglutinantes. Eran la derechas centralistas y autoritarias a la vez. La República, por el contrario, venia a ser un crisol de incompatibilidades y sospechas mutuas, con centralistas y autoritarios enfrentados a regionalistas y libertarios.

Todavía nos rondan los fantasmas de las batallas de propaganda que se libraron hace setenta años. La guerra civil española es uno de los pocos conflictos modernos cuya historia la han escrito con mayor eficacia los perdedores que los vencedores. No es sorprendente si uno piensa en la sensación internacional de angustia que sobrevino a la derrota republicana en la primavera de 1939. Un sentimiento que se hizo más intenso después de 1945, al salir a la luz los crímenes de la Alemania nazi y al ver que la obsesiva sed de venganza del general Franco hacia los republicanos vencidos no daba muestras de remitir. 



( Este libro "La guerra civil española" Antony Beevor és de lectura imprescindible para dilucidar de una vez por todas las interrogantes que nos han transmitido nuestros mayores al quedar sometidos a la más fría  indefensión, la del silencio. Hoy se ha convertido en un deber imperativo buscar por nostr@s  mism@s las raíces del contexto de la historia que nos ha tocado vivir.)    











Entrevista a Àngel Duarte Montserrat, especialista en historia social y cultural de la política


17-09-2013




    ilustració LemodeDiplomatique



Entrevista a Àngel Duarte Montserrat, especialista en historia social y cultural de la política
“Se impone una rectificación democrática, radical, de un parlamentarismo que empieza a recordar el viejo del liberalismo patricio”


          FRONT


  Traducción al castellano de Salvador López Arnal



¿Crees que el régimen socioeconómico de la transición está agotado?

Estimadas compañeras y compañeros, quisiera agradecer en primer lugar el interés que mostráis por mis opiniones.
He de iniciar mi respuesta recordando que la transición fue el resultado concreto de una correlación de fuerzas muy determinada. La requisitoria contra la transición in toto, como fuente de todos los males que ahora nos afectan, no deja de ser, en mi opinión, una manera de eludir por parte de la izquierda transformadora las responsabilidades en las carencias de las políticas llevadas a cabo con posterioridad, en las dos últimas décadas del siglo XX y en las primeras del XXI. Es cierto, en todo caso, que algunas de las derrotas vividas en este período fueron alimentadas por renuncias realizadas durante la época del "consenso" –pienso, por ejemplo, en la liquidación de los movimientos sociales que ahora, con otras características, redescubrimos como básicos para toda política de cambio económico, político y cultural .
Desde el punto de vista socio-económico, la primera y más decisiva pieza del modelo político generado por la transición fue, más incluso que los elementos recogidos en la Constitución de 1978, los Pactos de la Moncloa en el otoño de 1977, un plan de ajuste brutal orientado al control de la inflación. Construidos sobre el sacrificio de la clase trabajadora no es, al mismo tiempo, menos verdadero que permitieran acuerdos a propósito de una reforma fiscal que hizo posible una cierta redistribución de la renta y el despliegue de políticas sociales. Recuérdese en concreto, y como ejemplo, el cambio registrado en materia de prestaciones de la seguridad social .
Si tuviera que establecer una analogía, o perfilar una caracterización histórica de las iniciativas sociales y económicas de aquella coyuntura, diría que se parece bastante, en un primer momento y sin la hegemonía político- cultural del antifascismo europeo de 1945 – aquí, en nuestro país, los herederos del Movimiento Nacional tuvieron un peso en absoluto despreciable-, el modelo entre socialdemócrata y democristiano que cuaja en la Europa de posguerra. Aquí llega con un retraso atroz y, además, en unos momentos -en 1979 tuvo lugar la segunda crisis del petróleo -en el que el susodicho modelo comenzaba a resquebrajarse .
De acuerdo, sí, el modelo está agotado, totalmente. La otra parte -"de la parte contratante"- se pasa el día diciendo que no se pueden hacer cargo de los gastos que nosotros, las trabajadoras y los trabajadores , hemos pagado religiosamente . Y no sólo lo dicen. Los incumplimientos son pan nuestro de cada día, de un día sí y el otro también. En educación, en sanidad... en pensiones, en prestaciones de desempleo, etc. ¿Lo más duro, lo más difícil de trabajar? Que a veces han sido hechas con la complicidad de los nuestros
¿Cómo valoras el impasse del modelo neoliberal de construcción europea?
¿Impasse? No sé si estamos ante un impasse. Yo creo que, desde Maastrich y hasta este momento, la construcción europea ha tomado un camino muy determinado, en el orden político y en el económico. Someter el sur de Europa a los intereses de las economías del norte, y muy concretamente en Alemania. Hacerlo todo adoptando como criterio incontestable el de la contención del gasto. Proceder a desmantelar –afirmando al mismo tiempo que se hace para defenderlo- el modelo socioeconómico al que aludía en el anterior respuesta, el del welfare- state. Sustraer de la ciudadanía europea el derecho a intervenir en el diseño de las políticas generales, es decir, despojarnos de soberanía…
Bueno, no sé si es un impasse o es más bien que vamos hacia una Europa , la de los mercados, la de la economía financiarizada, que no es aquella que teníamos en mente, cuanto menos las mujeres y los hombres de izquierda de mi edad.
¿Crees que la única salida a la crisis estructural conlleva necesariamente una transformación estructural?
Sí, es evidente. El problema es cómo hacerla y hacia dónde ir. De entrada, convendría romper con determinados tabúes relativos a Europa. ¡Que se pueda hablar, que hablemos! Yo no sé a ciencia cierta si ahora podemos salir o no del euro ni cómo hacerlo. Creo, sin embargo, que se debe afrontar el problema. Los economistas, algunos economistas, empiezan a hacerlo. Hace pocos días, Antón Costas, en el suplemento Negocios de El País -o sea, no en un medio anti-UE sino más bien todo lo contrario- recordaba que la economía española se había comenzado a recuperar hacia 1999. Decía, en concreto, que "el modelo productivo se orientaba hacia actividades productivas y de mercado". ¡No me diréis que no lo echamos en falta! ¡Actividades productivas! Y de repente , sigo con Costas, se empiezan a torcer las cosas: " Pero a partir de 1999 algo comenzó a torcerse. Volvieron los desequilibrios macroeconómicos y la economía se orientó hacia actividades especulativas y suntuarias, como las grandes inversiones en AVE, aeropuertos y mañana. De forma intrigante, el inicio de este deterioro coincidíamos con la entrada de la peseta en el euro". ¡Intrigante, afirma!
La izquierda debería empezar a responder con un cierto nivel de precisión, y sin eludir las responsabilidades adquiridas en el pasado - existe, como asegura Giaime Pala, un compañero mucho más inteligente y preciso que yo, un europaletismo de izquierdas muy extendido-, de cómo y por qué tuvo lugar el falso boom económico del pasado más reciente, una situación en la que una enorme cantidad de capitales extranjeros llegaron aquí y reventaron -en buena medida a través del endeudamiento privado- el país. Y nos han dejado completamente empantanados y las clases subalternas, perdonad la expresión, en "pelota picada".
Que es necesaria una transformación estructural lo tengo clarísimo. ¿Qué transformación? La respuesta depende, en buena medida, de la respuesta que encontremos entre todos a la anterior pregunta. No hay modelos que seguir, pero se hace imprescindible explorar, desde la democracia y la soberanía popular, alternativas socioeconómicas que operen como motores de desarrollo sostenible. Lo contrario es seguir asumiendo la gestión de un estado de cosas que, por su propia naturaleza, nos arranca, día sí, día también, la piel a jirones. Y conste que la metáfora ha dejado de serlo.
¿Cómo ves el problema de la construcción europea y la defensa del sistema democrático?
Tengo problemas con la equiparación de los dos conceptos. Y antes no los tenía. Hace años, en 2005, cuando por Europa había referéndums para ratificar dicho proyecto de Constitución europea intervine en un programa televisivo en TV Girona defendiendo dicho proyecto ante Sebastià Salellas. Tengo que reconocer que estaba equivocado. Yo, no Salellas.
No tengo recetas políticas concretas, pero resulta intolerable que se nos impongan condiciones leoninas -o como sea que se las llame- por parte de la troika y demás. Y todo a beneficio de unos impersonales mercados.
Es cierto, tenemos un parlamento europeo, pero se impone una rectificación en toda regla del camino seguido. Una rectificación democrática, radical y osaría decir que plebeya , de un parlamentarismo -me refiero al europeo- que empieza a recordar el viejo parlamentarismo del liberalismo patricio.
Sólo una mayoría social y política que haga visible la insubordinación –aquello de que “se joda la troika” para entendernos, de los camaradas portugueses- asegura la posibilidad de retornar al proceso de democratización.
En el Estado español, la alternativa democrática a la crisis ¿implica un cambio de régimen? ¿Monarquía o República? ¿Centralismo o federalismo?
Como habéis podido ver por las anteriores respuestas, prefiero, con Lukács, la idea de proceso democratizador a la de democracia. El concepto democracia remite a un estado de cosas fijo, ahistórico. Es ese tipo de conceptos que a veces ocultan o enmascaran los movimientos sociales concretos. Más que la democracia como un “estado dado” me interesan las direcciones y posibilidades de desarrollo real de ese estado. Por lo tanto, creo que coincidiremos en que es evidente que la participación ciudadana, el compromiso de las mujeres y de los hombres concretos en el espacio público y en la búsqueda el bien común se enfrenta, más que en los primeros años de la transición, con las características del sistema. Hay un desentenderse de amplias mayorías –hablo ahora en el conjunto de España- y un activismo fragmentario, escasamente articulado, de las respuestas indignadas.
Hay, además, un pulsión recentralizadora evidente: los ataque a la democracia municipal son, a menudo, pasados por alto por la izquierda como si no fuesen ataques al hogar de base de la democracia
Los mecanismos representativos están sometidos a una presión para desacreditarlos -otra vez in toto- que me parece peligrosa. Los mecanismos participativos son estrechos, demasiado estrechos, y esto cuando existen. Las dos cosas se deberían revertir. En términos republicanos, yo diría que por supuesto. Admitámoslo: la república no será, en caso de llegar, la solución de nada. Pero sí podría ser un terreno de juego más apto para la resolución, en beneficio de los intereses populares, de la crisis y un horizonte de emancipación. Lo mismo os diría de la federal .
¿Es necesario cambiar de régimen? Por supuesto. ¿Debe ser republicano y federal? Por supuesto. ¿Bastará? No.
¿Cómo valoras el actual proceso político en Cataluña?
En estas cosas es que soy muy clásico, tal vez demasiado. No lo sé. No quiero ver como extranjero al que no lo es y me siento muy lejos de algunos connacionales míos. ¿Autodeterminación? Por supuesto. No renunciaré ahora. ¿Para proponer qué? Una república federal. Ya os he dicho que soy muy clásico.
En todo caso sí me parece tristísimo un proceso sostenido sobre la ignorancia intencionada en lo que respecta a la naturaleza de las relaciones económicas entre los distintos territorios del Estado a lo largo de la historia, sobre las lógicas de las rebeliones de contribuyentes -en la base histórica de la erosión del welfare-state de la que hemos hablado antes- que hay detrás del “España nos roba”, sobre un uso espurio de la historia,... y aún diré más sobre la depuración de elementos culturales (en el sentido antropológico del término) que no encajan con la idea de la Cataluña nacional... Pero, ¡qué le vamos a hacer! Las cosas han ido así. El poder -porque en Cataluña hay poder, y hay quien lo usufructa- ha estado en manos de quién ha estado. Me refiero al poder real. Y la izquierda no ha sabido, o no ha podido, alterar el proceso .
En cualquier caso, a veces se ha de hacer realidad, hemos de hacer real, lo que parece imposible pero es necesario.
Fuente: FRONT -Portaveu del PSUC-Viu Comarques Gironines II Etapa. Setembre de 2013, nº 693, pp. 7-10.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter