dissabte, 27 de juliol de 2013

Una tormenta perfecta llegando a Santiago



27-07-2013


Accidente de Santiago
Una tormenta perfecta llegando a Santiago


Diagonal


Aunque el maquinista del tren siniestrado hubiera intentado cometer una imprudencia, ninguno de los sistemas se lo hubiera permitido si hubieran funcionado correctamente.



Debo aclarar al comenzar este artículo que no soy un experto en trenes. Aunque estudié ingeniería, cambié la asignatura de Transportes de mi facultad por una asignatura sobre areonáutica durante mi Erasmus. Sin embargo, he crecido oyendo hablar de trenes, ya que mi padre, tío y abuelo fueron ferroviarios toda su vida. Gracias a internet y las redes sociales he podido mantenerme al día sobre el mundo ferroviario en el estado, pero no deja de ser un hobbie ocasional. No es de buen gusto hablar de accidentes y menos con tantas víctimas como éste, al menos para mí, pero algunos comentarios en Twitter me hicieron estar más activo en el tema de lo que me hubiera gustado.

Hay muchos comentarios en las redes sociales o en los medios que intentan culpar del accidente a los maquinistas, el sistema de frenado o incluso los recortes presupuestarios. Otros incluso culpan a un plus que Renfe da a los maquinistas por ser puntuales con los trenes. Ninguna de estas hipótesis por sí sola es capaz de provocar un accidente como el del 24 de julio. De momento sólo sabemos que el accidente se ha debido a la velocidad a la que el tren tomó la curva, pero eso sólo ha valido para crear dos posibles teorías mayoritarias: o la culpa ha sido del maquinista según los medios afines al Gobierno o la culpa ha sido del sistema de señalización del tramo según sus opositores. Mi objetivo en este artículo es desmontar ambas.
En las primeras horas después del accidente, una parte importante de la discusión en las redes sociales se centró en cuál era el sistema de frenado automático que llevaba el tren, lo que ha generado más confusión que aclaraciones, por desgracia. Hay un post muy bueno de @telepaco donde explica muy bien los dos sistemas, así que yo sólo voy a hacer un resumen para la gente más vaga (pero leedlo, lo mío va a ser una explicación muy burda).

Desde los años 70, los trenes españoles usan ASFA, un sistema que informa al maquinista de cuál es la velocidad a la que debe circular y cuál es el estado de las señales que tiene en el próximo tramo (si debe frenar o acelerar). Grosso modo, podemos decir que es parecido a los sistemas de GPS para coches que nos avisan de dónde hay puntos negros, si estamos circulando por encima de la velocidad o de si hay un radar. Este sistema se diseñó en un momento en el que la tecnología no era tan fiable como los humanos y, por lo tanto, el sistema sólo actúa cuando detecta que el maquinista no está haciendo caso de las señales (por sufrir un desmayo, un despiste o una imprudencia). Es el que usan la mayoría de los trenes e incluso hay una versión para usarlo en tramos de Alta Velocidad, es decir, no puede haber sido por sí solo el causante del accidente.

Cuando empezamos a conectar trenes con Europa y aumentar la velocidad de las vías, se comenzó a utilizar el sistema ERTMS, un sistema dotado de más inteligencia que su antecesor y que ya es capaz de tomar decisiones de forma más habitual, sustituyendo el anterior "avisador" por una conducción automática como la que ya está probando Google para coches. En este caso el conductor sólo actúa sobre el sistema si el control automático del tren falla o si hay un imprevisto en la vía como un objeto obstaculizando la vía, razón por la cual se instalan cámaras para detectar estos obstáculos en lugares como en el que sucedió el accidente, y gracias a lo cual tenemos el vídeo del siniestro.

En este caso, el Alvia del accidente usa el sistema ERTMS durante todo su recorrido como LAV (Línea de Alta Velocidad), pero por motivos de compatibilidad con el resto de trenes que operan en la estación, pasa a usar el sistema de ASFA al entrar en vía convencional, cuatro kilómetros antes del punto donde tuvo el accidente. Para las velocidades de aproximación, el sistema ASFA funciona perfectamente, por lo que no se trata de recortar gastos, sino de mantener bien un único sistema en vez de dos mal.

En caso de que alguno de estos sistemas falle, el maquinista en este caso se queda solo ante el peligro. Un tren pesa cientos de toneladas y frenarlo a más de 100 km/h no es algo trivial. Un frenazo demasiado brusco es tan peligroso como uno no lo suficientemente rápido, y sin los sistemas de ayuda al frenado, una tarea increíblemente difícil. Nada más lejos de aquellos artículos que acusan al conductor de imprudente, aunque hubiera intentado cometer una imprudencia, ninguno de los sistemas se lo hubiera permitido si hubieran funcionado correctamente.
Ahora queda saber si lo que ha fallado ha sido la última baliza de la LAV, el sistema de ASFA, la sincronización entre ambos o la señalización y saber en qué medida los maquinistas han podido o no reaccionar a tiempo. La caja negra ha sido recuperada y está en manos del juez, por lo que tenemos la información suficiente para saber cuál ha sido la combinación fatal.

El de ayer ha sido el mayor accidente ferroviario en el Estado en los últimos 70 años, desde el accidente del túnel del Bierzo en 1944 en el que supuestamente fallecieron 78 personas (aunque hay quien cree que el Franquismo maquilló las cifras oficiales). Eso quiere decir que las causas que lo han producido tienen que ser por necesidad una combinación igual de poco frecuente. Y en un caso no se trata sólo de buscar responsabilidades, si es que las hubiera, sino de aprender para que podamos evitar que se repita al menos en los próximos 70 años y, si hay suerte, que no se repita nunca más. 

Fuente: https://www.diagonalperiodico.net/global/tormenta-perfecta-llegando-santiago.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

divendres, 26 de juliol de 2013

VERDI-NABUCCO-CÔRO DOS PEREGRINOS




dijous, 25 de juliol de 2013

Nos quieren pobres, calladas y heterosexuales


Nos quieren pobres, calladas y heterosexuales


Público.es




La cruzada del Partido Popular (PP) no sólo arremete contra derechos fundamentales como sanidad, educación, vivienda, trabajo, sino, también, contra libertades sexuales y reproductivas. El PP busca imponer un determinado modelo de sociedad al servicio del capital a la vez que machista y homófobo. Nos quieren pobres, calladas y heterosexuales.

La semana pasada el Gobierno proponía a las comunidades autónomas vetar, en la sanidad pública, los tratamientos de reproducción asistida (inseminación artificial y fecundación in vitro) a lesbianas y mujeres solas. Una medida que atenta contra la igualdad de acceso a los servicios públicos y discrimina a quienes se salen de la estricta “norma” heteropatriarcal. Si eres mujer, pobre, lesbiana o no tienes pareja, prohibido quedarte embarazada. Para el PP, sin hombres no hay hijos. Y la derecha impone, así, su arquetipo de familia: una, hetero y unida.

Nos encontramos frente a un Gobierno que se escandaliza porque dos mujeres puedan ser madres, dos hombres padres, de que una mujer sola pueda tener hijas e hijos, pero que no siente la más mínima vergüenza en aplicar unas políticas generadoras de hambre, paro y desahucios. La doble moral de quienes no tiene principios. Obedientes sólo a la doctrina del capitalismo y el patriarcado.

Ayer en el escrache feminista frente al Ministerio de Sanidad en Madrid, para, justamente, condenar esta medida, la represión fue la respuesta. Un Gobierno que persigue y criminaliza aquellos que no callan. La “política de la porra” es la otra cara de la “política de las tijeras”.

Otro ejemplo. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad planea ahora dejar fuera de las estadísticas de malos tratos a las mujeres que, pese a ser agredidas, no pasen por el hospital o estén en él menos de 24 horas. Lo que significa invisibilizar la mayoría de los casos. No sea que las cifras se disparen, digo yo. Según, el Observatorio para la Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial, en el primer trimestre del 2013, unas mil cien mujeres por mes presentaron parte de lesiones al denunciar ataques machistas. Aunque éstas son sólo una minoría. En 2012, por ejemplo, únicamente el 11% de las 128.000 denuncias aportaron dicho parte. Para algunos, parece, es mejor esconder, o maquillar, la realidad en vez de combatirla.

Y a todo esto hay que sumar la ofensiva del ministro Alberto Ruiz-Gallardón para reformar la, ya limitada, Ley del aborto y devolvernos a la época de “las cavernas”. Una modificación que, en palabras del ministro, tendrá lugar en los próximos tres meses. La futura Ley, todo parece apuntar, será más restrictiva que la de 1985 y sólo se permitirá interrumpir el embarazo en ciertos supuestos muy limitados. Entre los supuestos que se está discutiendo eliminar, se encuentra el de malformación del feto. Según Gallardón, la reforma tiene como objetivo “aumentar la protección del derecho por excelencia de la mujer: el de la maternidad”. Y me pregunto: ¿La maternidad en manos de quién? ¿De la mujer o del Estado? En definitiva, un intento más por parte del PP de decidir y legislar sobre nuestro cuerpo.

Estas medidas, en definitiva, se suman a unas políticas de salida a la crisis que devuelven la mujer al hogar. Cuando se recortan servicios públicos como sanidad, prestaciones sociales diversas, la Ley de dependencia…, hay todo un trabajo de cuidados, invisible, infravalorado, pero imprescindible, que acaba siendo asumido, una vez más, por las mujeres. En nuestras espaldas recaen, mayoritariamente, los recortes al Estado del bienestar.

Nos enfrentamos a un Gobierno de derechas, machista y homófobo. Y la respuesta sólo puede ser de izquierdas (y no de boquilla sino de acción en la calle), feminista y a favor de las libertades sexuales.

* Artículo en Público, 23/07/2013.

+info: http://esthervivas.com/

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

dimecres, 24 de juliol de 2013

Comentario Benito Pérez Galdós

 Introducción:

Aquest text en remet a certa realitat que conec…no sé…em sona. Mira que si és el que jo pense, quin retrat tant autèntic, quines ombres tan aconseguides, quina absència de llum, quin presentiment em rosega el cor. No vull, no puc, no em cap en el cap que històricament estiguem repetint obstinadament les mateixes falacies.


         Benito Pérez Galdós: "La fe nacional y otros escritos sobre España". 1912, pág. 69:



"Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el Poder son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve; no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza, pobrísima y analfabeta. Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán a España a un estado de consunción que, de fijo, ha de acabar en muerte. No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica, y adelante con los farolitos... Si nada se puede esperar de las turbas monárquicas, tampoco debemos tener fe en la grey revolucionaria (...) No creo ni en los revolucionarios de nuevo cuño ni en los antediluvianos (...) La España que aspira a un cambio radical y violento de la política se está quedando, a mi entender, tan anémica como la otra. Han de pasar años, tal vez lustros, antes de que este Régimen, atacado de tuberculosis étnica, sea sustituido por otro que traiga nueva sangre y nuevos focos de lumbre mental".


dimarts, 23 de juliol de 2013

Con ánimo de ofender de Arturo Pérez Reverte

 Los dos abueletes


Tengo unos vecinos que se llaman Luisa y Pepe. Son unos viejecitos encantadores, sin hijos, cerca ya de los ochenta. Luisa es una señora de pelo blanco, menuda, siempre sonriente, educadísima, a la que uno se encuentra por el campo paseando a su perra__ una salchicha de pelo duro andarina y apacible__, o muy precavida al volante del coche, yendo a hacer la compra o a buscar los periódicos. Porque Pepe, el marido, no conduce. Está hecho polvo, y los años se notan. Es un gallego muy flaco, alto, de cabello abundante y canoso, que sale con zuecos de madera a tomar el sol. Como pareja es una más de las insólitas que conozco. Porque Luisa es catedrática jubilada de Filosofía, y Pepe es teniente jubilado de la Guardia Civil.
          Se conocieron en una residencia de abueletes. Pepe, viudo, quedó fascinado por los ojos azules, la vivacidad y la ternura de aquella simpática viejecita soltera, que había dedicado su vida a las lenguas clásicas y seguía desayunándose con Jenofonte y cenando con Apolonio de Rodas. Pepe no era demasiado instruido, pero a Luisa le sedujo su delgadez, la bondad de su honrado corazón celta, la sencillez con que contaba fragmentos de su vida de hombre de acción: La guerra civil de marinero en el Canarias, la difícil posguerra, la larga carrera desde abajo, como picoleto chusquero, hasta retirarse como jefe de puesto, con el grado de teniente. Se quedaban charlando hasta las tantas, iban siempre juntos a todas partes, y ocurrió lo que tenia que ocurrir: que se enamoraron como dos zagales. Así que tras darle vueltas al asunto, decidieron casarse, dejar la residencia y buscar una casa en la sierra de Madrid.
          Y aquí siguen. Ella con sus trabajos filosóficos, sus monografías y sus libros: amor omnibus idem y todo lo demás. El cultiva el jardín y da cortos paseos al sol cuando de lo permite la salud, que ahora es muy mala. No soy nada inclinado a la vida social, y hay vecinos que saludo desde hace quince años sin saber todavía como se llaman. Ni falta que me hace. Pero Luisa y Pepe me caen tan bien que siempre charlo un rato, me intereso por los trabajos de ella y le pregunto a él los años de su juventud, aquel bombardeo atrapado en un pañol del Canarias, o cuando andaba por la sierra con zamarra, boina y naranjero, combatiendo al maquis. Fue la época más dura de su vida: monte, nieve, escaramuzas y peligro, donde a veces el cazador se convertía en cazado. Como quienes lo han vivido de verdad, Pepe sabe hablar del miedo y del sufrimiento con naturalidad, sin darles más importancia que la vida tiene como parte de la vida. Lo del maquis fue su gesta personal; le gusta recordar, y siempre detecto en su voz admiración por el coraje de los hombres y mujeres contra los que combatió. Cuando encuentro libros sobre esa época se los regalo, y él los lee__aunque cada vez le cuesta y tarda más__y luego me comenta: La sierra en llamas, de Ángel Ruiz Ayúcar. La luna de lobos de Julio Llamazares. Maquis de Alfons Cervera.
           Los dos viejecitos viven solos, y todo el mundo los conoce y aprecia en el lugar donde la gente hace vida a su aire i se preocupa poco de los otros. Tal vez por eso me gusta este sitio: porque hay silencio, y, si no das confianza nadie viene a pedirte sal ni a invitarte a una barbacoa. Aquí te puedes morir tranquilo, sin pelmazos ni visitas. Hasta don José, el páter, a quien a veces encuentro comprando el pan y charlamos sobre escribas y fariseos, sólo acude a darte los óleos si los pides con mucha urgencia. Sin embargo, la otra noche ocurrió algo especial, estaba leyendo en el jardín cuando oí la sirena de una ambulancia, que al parecer se había detenido frente a la casa de los ancianos. Salí a toda prisa, pensando en la mala salud de él, en la soledad de ella.Y para mi sorpresa, comprobé que todos los vecinos, absolutamente todos, se habían congregado allí dispuestos a echar una mano. Por suerte no era Pepe; la ambulancia estaba detenida en la casa de al lado. Entonces nos miramos unos a otros, sorprendidos confusos, arrancados de pronto de nuestro egoísmo natural, a nuestra reserva. Por un instante nos vimos con un aspecto mejor, o diferente. Luego, un poco avergonzados, nos saludamos en voz baja y regresamos despacio cada mochuelo a su olivo. La luz de las ambulancia seguía lanzando destellos ante la casa de más allá. Pero Pepe y Luisa estaban bien, y ésa era la historia. 






Las negras

Amigos/as:

Eran las cuatro de la madrugado cuando la última botella de vino de “Las tetas de la sacristana” rondaba los vasos que la brisa de la Mar empañaba. Una mujer de ojos risueños y morena como esta tierra, se levantó y bajo la luz de las estrellas nos contó el origen del nombre de este pueblo de Almería, Las Negras, o al menos, así entendí yo la historia que os voy a contar:


            Las mujeres cerraron las cortinas de la noche;  los niños desnudos, sobre colchones de farfolla, soñaban con las barquillas. Aquella madrugada mientras los hombres miraban a la Mar, Malac, desde el acantilado de Cerro Negro advertía a los marineros: ¡No toméis las barcas, Poseidón tuvo una mala noche! Los braceros de la Mar le contestaron: “No hay dios que mande en nuestras hambres”.
A hombros, dirigiéndose a la diosa Venus que lucía en el alba, sacaron sus tronos de madera y los depositaron en el agua. El fiero dios que reina en las profundidades les dejó entrar. Aquellos enjutos obreros, de huesos retorcidos sintieron a través de los remos los lomos de Poseidón. Cuando el Cabo del Puntón apenas era un grano de arena en la lejanía, Leviatán, surgiendo del submundo marino les devoró. En ese instante, un grito sordo se oyó entre el cielo y las chozas de la Cala de San Pedro. Las mujeres sabían que el luto las acompañaría de por vida.
Buscando sobrevivir,  llegaron hasta este lugar y con sus manos, piedra a piedra, construyeron las diez primeras casas  que harían honor a su luto, Las Negras.

Así lo escuché, y así os lo transmito.


Un saludo desde Puerto Bayyana.

Marcos G. Sedano

En defensa del voto






En defensa del voto

Atlántica XXII


“(…) la tela tejida en la sombra acaba terminándose, y entonces parece que la fatalidad lo arrolla todo y a todos, que la historia no es más que un enorme fenómeno natural, una erupción, un terremoto, del que acaban siendo víctimas todos, quien ha querido y quien no ha querido, quien sabía y quien no sabía, quien fue activo y quien fue indiferente. Y este último se irrita, querría sustraerse a las consecuencias, querría que quedase claro que él no ha querido, que él no es responsable. Algunos lloriquean piadosamente y otros maldicen obscenamente, pero ninguno, o pocos, se preguntan: si yo también hubiese hecho mi deber de hombre, si hubiese intentado hacer valer mi voz, mi parece, mi voluntad, ¿habría sucedido lo que ha sucedido? Pero ninguno, o pocos, se echan la culpa por su indiferencia, por su escepticismo, por no haber dado su apoyo moral y material a aquellos grupos políticos y económicos que combatían, precisamente, para evitar ese mismo mal; que se proponían conseguir ese mismo bien. Ellos, en cambio, prefieren hablar de fracaso de las ideas, de programas definitivamente hundidos y de otras gracias semejantes. Continúan en su indiferencia, con su escepticismo. Mañana seguirán con su vida de renuncia a toda responsabilidad directa o indirecta”. 
Antonio Gramsci, 26 de agosto de 1916

Durante años la izquierda más combativa ha considerado las instituciones y los representantes políticos como la parte más interesada y mísera de la política. Frente a ellos se reivindicaba la entrega generosa del activismo social, la calle como lugar de encuentro político por excelencia, los movimientos sociales como el tejido más honorable donde se catalizaban las luchas y la organización. En cambio, los cargos políticos tenían el pecadillo de tener un sueldo -lo cual en muchos casos no era verdad-, un despacho, un poder que no siempre ponían al servicio de los ciudadanos.
O votamos las izquierdas o nos dedicamos a la papiroflexia
Como resultado de todo ello, pedir el voto era plegarse a la parte menos honorable de la política de la izquierda. Muchos de los ciudadanos más críticos tenían a gala no haber votado o, al menos, no haber votado a ningún partido con representación institucional, lo que les dejaba -ante sus propios ojos y los de muchos- sin ninguna responsabilidad ante cualquier tropelía que algún cargo o carguillo hiciese, o se dijera que hizo. Evidentemente, en ningún foro formal o informal de discusión le podían echar en cara a ese ciudadano el comportamiento de ningún cargo electo porque con su voto no había sido elegido ninguno. Ninguna traición en las instituciones tenía relación con su comportamiento electoral, porque nada de lo que sucedía en esas instituciones aparentemente lo tenía.
La derecha, en cambio, hacía todo lo contrario. No se caracterizaba por colaborar en los movimientos sociales, ni por dedicar mucho de su tiempo libre al activismo o la militancia. Eso sí, cuando llegaban las elecciones, religiosamente iban a la urna y aupaban a sus partidos al poder nacional, autonómico y municipal.
Con esa situación, y mientras las movilizaciones por cuestiones compartidas por la izquierda no dejan de aumentar, son muchos los que se plantean por qué no avanzamos. Por qué no se logran frenar los recortes o cambiar las políticas. La respuesta más primaria está clara. Porque los que gobiernan son otros, porque los votos han ido a ellos y porque esa fuerza crítica de la sociedad no se reflejaba en las elecciones. Sin duda hay muchos más elementos a analizar (individualismo ciudadano, desconfianza en la política, sistema electoral injusto), pero resulta paradójico que los movimientos sociales hablen de ocupar el Congreso simbólicamente en jornadas de movilización y no de ocuparlo literalmente con diputados que nos representen eligiéndolos en las urnas.
No sé si los que salen o salimos a la calle nos representan o representamos. En cualquier caso, de poco sirve eso porque los que deciden son otros. No hay otra opción que lograr que esos que deciden nos representen, y los que deciden salen de una urna. Las encuestas dicen que la gente confía más en la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) y las ONGs que en los partidos. Pero esa gente debe comprender que las leyes las hacen los diputados elegidos que se han presentado en las listas de los partidos. Habrá que buscar personas en las que confiar y luego elegirlas como diputados.
Esos mismos activistas que se mueven en un bucle de idealización del movimiento social, exigiendo el candidato perfecto y, ante la ausencia de la perfección, optan por la abstención o el voto testimonial sin posibilidad de reflejo institucional, defienden el valor de los procesos de izquierda latinoamericanos como el resultado de la llegada al poder de Gobiernos dignos mediante el voto ciudadano. Afirman con contundencia que “sí se puede”, a pesar de que, seguro, habrá -y percibirán- errores y miserias en esos Gobiernos. Gobiernos que también tuvieron que enfrentar todos los obstáculos de unas democracias llenas de trampas de leyes electorales, campañas mediáticas de agresión y dinero al servicio de las candidaturas de derechas; y, sin embargo, lograron salvarlos.
El siguiente problema es la fragmentación de la izquierda, una fragmentación que para la movilización no es necesariamente negativa si luego existe frente común y coordinación, pero sí es trágica en convocatorias electorales. Son muchos los ciudadanos concienciados políticamente que luego se desesperan al encontrar a la izquierda dividida en infinidad de grupos políticos en las elecciones. Parece que ese “narcisismo de las pequeñas diferencias”, como diría Freud, está instalado en los líderes de la izquierda española. La discusión sobre qué grupo o líder tiene más o menos responsabilidad en la disgregación también sería estéril. Probablemente los más grandes deberían ser más generosos en la incorporación de compañeros de los partidos minoritarios, y probablemente siempre quedaría alguno en éstos últimos para mantener la sigla y la bandera, porque ya se sabe que se prefiere ser cabeza de ratón que cola de león.
El periodista Pablo Iglesias señalaba en una entrevista que lo que logra el éxito electoral de la izquierda no es tanto un avance en la difusión de su ideario entre la población, sino la percepción de un proyecto alternativo frente a los Gobiernos de la troika que puede tener éxito político. Incluso Chávez llegó al poder en Venezuela con un programa político bastante difuso, sería luego, empujado por la ciudadanía, y por su coherencia, honestidad y valentía, por lo que se lograron los avances sociales.
Ante esta división, la única opción que le queda al ciudadano crítico es aglutinar su voto ya que no lo hacen los responsables de las siglas. Es decir, hay que votar, porque -sin desdeñarlas- no son las manifestaciones, los movimientos sociales ni las ocupaciones de plazas las que deciden las políticas y las legislaciones, sino los tipos que salieron elegidos en las urnas. A no ser que se interrumpa la institucionalidad mediante una revolución, algo difícil de imaginar en Europa. Y, además de votar, se debe hacer a una opción que defienda todas las movilizaciones que hoy se están desarrollando, pero también que después tenga un reflejo institucional, que cambie la distribución actual de los escaños, dominada por los dos grandes partidos que llevan gobernando España desde hace más de treinta años. Si logramos esa aglutinación, es verdad que ningún diputado ni Gobierno puede garantizarnos que no se produzca la traición, pero de momento habremos de verdad barrido a los que han dominado las últimas décadas y se percibirá una luz. Si después seguimos luchando en la calle y exigiendo coherencia a los recién llegados, se demostrará que esa luz era una alternativa.
Si no hacemos eso, de nada servirá que sigamos diciendo que no nos representan, porque no hemos sido capaces de demostrarlo.
Blog del autor: www.pascualserrano.net
Fuente: http://www.atlanticaxxii.com/1683/pascual-serrano-en-defensa-del-voto

Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

dilluns, 22 de juliol de 2013

Diaris de ficció -



dissabte, 22, agost, 1992

Arrica't! Arrisca't a tot! No et preocupis del que pensin els altres, d'aquelles veus. Fes el més difícil que et passi pel cap. Actua per tu mateixa. Enfronta't amb la veritat.

Katherine Mansfield, escriptora neozelandesa (1888-1923)

Altra vegada ací, a casa, recupe el temps i l'espai. He anat a la bústia per veure si tenia noticies de l'Anselm...Algunes postals de diversos llocs de França, però no em diu quan torna.

Comprendre la vida...
Me'n he anat a Alzira, a ca la tia Meios. S'ha alegrat molt i m'ha dit que ja estava patint perquè no arribava. Per a mi algunes coses tenen el valor d'un ritual que m'ajuda a renovar els lligams que em mantenen unida als llocs i a les persones que m'estime. La tia Meios segueix essent una figura important per a mi. La trobe tan bé, tant com sempre, que em resisteix a pensar que algun día puga desaparèixer. Potser l'hi queda encara molta vida per davant. Com em passava de menuda, continue trobant acollidor el seu ambient, em fa retrobar moments dels meus primers anys. Fa temps, després de morir la mare, vaig tornar a prendre contacte amb ella. Al fil dels seus records, una i altra vegada recontats, vaig prendre unes notes per escriure una narrració. Em temptava la idea de transformar-la en el personatge central d'un relat ambientat a la guerra Civil. Ara mateix no sé ben bé si alguna vegada podré dedicar-me a escriure, atès que guanyar-me la vida exercint la professió com jo l'entenc, em demana una dedicació completa. M'entristeix pensar que se 'm empasse la vida sense haver pogut contar tot el que voldria, de dir tot allò que em cal dir. Tanmatix s'ha de viure amb aquesta incertesa i seguir covant eixe gran empeny día per día, amb paciència recopilant materials, llegint, escrivint, experimentar vivències, que després adjudicaré als meus personatges, coneixent gent diversa, tastant diversos ambients...Viatjar, veure, escoltar...Es com un brodat molt fi i laboriós, del qual, ara, només puc anar fent la preparació, per començar-hi qui sap quan.

Cada vegada que torne a casa de l'avia i sóc amb la Meios, revisc el passat, sí, ara, però, d'una manera molt més serena i d'ensems vaig coneixent, amb el distànciament de persona adulta, la seua personalitat, la seua fortalesa, eixa fe sense escletxes que em costa tant de compredre, eixos defectes i eixes virtuds clarament definits...És tanta la vida que té, l'energia que vessa al seu voltant, la fermesa, la sobrietat i la dignitat en la que viu i ha viscut sempre. Mai no deixa de sorprendre'm. De tant en tant, analitzant el seu caràcter i el de la mare, tracte de copsar les seues divergències. La mare era la força incontrolada de la improvisació, de la creativitat, del "pensat i fet", l'afany de perfeccionisme, la turbulència de la lluita per enfrontar els desafiaments de cada dia de la vida... La Meios es conformava amb una vida pacífica, modesta, sense ambicions, era i és la seua, una vida de les d'abans.

Durant anys em vaig identificar amb la mare, i, per cert, que van ser temps d'incerteses i de turbulències, llavors no sabia donar direccionalitat a la meua energia, no tenia cap seguretat en res. Tant del meus error com dels meus pocs encerts em sentia l'única responsable.Van ser anys tormentosos marcats pel meu desig tenaç, comprendre la vida. Llavors, justament, tota jo era un gran bubte, una gegantesca interrogació que volia dilucidar a força de llegir i de pensar. Després de totes aquestes acrobàcies mentals m'adonava, amb desencís, que em trobava al mateix lloc.

La resposta, però, volia temps i un aprenentatge lent i progressiu, cosa que es va fer esperar molts anys, molts, massa temps. Davant la meua incapacitat de prendre decisions en el moment just, anava deixant que les situacions es resolgueren per se, fins arribar a la conclusió de que allò que esdevenia era que havia de ser.

Comprendre la vida...com si això fora bufar i fer ampolles.

diumenge, 21 de juliol de 2013

Nuevo impuesto confiscatorio





21-07-2013


Lobby de las eléctricas y delincuencia organizada
El gobierno impedirá el autoconsumo de energías renovables (energía solar fotovoltaica y eólica) con un nuevo impuesto confiscatorio


REVE




El autoconsumo energético, o cómo producir tu propia energía mediante energía solar fotovoltaica o mini eólica y consumirla, no tiene futuro con este decreto.
El borrador de decreto de autoconsumo que el Ministerio de Industria ha remitido a la Comisión Nacional de Energía (CNE) contempla un nuevo peaje denominado “de respaldo” por el que se cobrará por la energía generada y consumida en el mismo edificio, es decir una energía que no ha salido a la red pública y por tanto no la ha utilizado.

“Este peaje es la válvula de regulación de la que va a disponer el Gobierno para fomentar o no el autoconsumo según convenga”, según el sector de las energías renovables.
Uno de los grandes miedos de las grandes eléctricas es que la autogeneración se descontrole y el sistema actual se venga abajo. Según cálculos de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), el “peaje de respaldo” que se pagará por generar tu popia energía en un domicilio será un 27% más alto que si se opta por el consumo convencional.
La Comisión Nacional de Energía tiene 15 días para examinar el proyecto de decreto y emitir un informe que se tendrá en cuenta pero que no será vinculante.
El documento elaborado por el Gobierno del PP aparentemente tiene en cuenta las bondades del sector renovable y la eficiencia energética, así como las múltiples directivas europeas que los promueven, sin embargo no esconde que que se busca una “evolución gradual” que no atente contra el conjunto del sistema eléctrico.

La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) denuncia que la Propuesta de Real Decreto para el autoconsumo de electricidad, lejos de plantear un marco regulatorio que favorezca esta práctica, propone unas condiciones que impedirán totalmente su desarrollo: será más caro el autoconsumo que el suministro habitual.
Con más de un año de retraso sobre el calendario previsto, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR) ha remitido a la Comisión Nacional de Energía (CNE) unaPropuesta de Real Decreto por el que se establece la regulación de las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo y de producción con autoconsumo, que impedirá el desarrollo de una práctica de ahorro y eficiencia energética muy beneficiosa para los consumidores y para el conjunto del país.
Gracias a la evolución de la tecnología fotovoltaica –los costes han bajado un 80% en los últimos cinco años– a los consumidores les resulta más rentable el producirse su propia electricidad con paneles solares que adquirir la energía a su suministrador habitual.

Al amparo de esta realidad tecnológica y económica, y de acuerdo con la normativa vigente, se ha desarrollado un pequeño mercado de autoconsumo instantáneo enfocado en industrias y comercios, que conseguían reducir sus facturas energéticas y mejorar su competitividad.

Peaje de respaldo desorbitado y discriminatorio

Con la Propuesta del MINETUR se frena en seco ese nuevo mercado, puesto que se impide de facto el autoconsumo al establecer un nuevo “peaje de respaldo” que se aplicará a la energía autoconsumida instantáneamente. Poniendo un ejemplo, el peaje de respaldo equivale a cobrar a un consumidor por encender una chimenea y apagar los radiadores.
Este nuevo peaje de respaldo, totalmente desorbitado para la teórica función que cumpliría, encarece el autoconsumo hasta el punto de hacerlo más gravoso que el suministro eléctrico convencional.

Y si la situación ya es negativa con la distribución actual de los peajes en las tarifas eléctricas, empeora todavía más con la nueva distribución que quiere aplicar el MINETUR y que ha remitido recientemente a la CNE. Con la nueva distribución, el peaje de respaldo puede ser más de cuatro veces más caro que el peaje convencional en el caso de la tarifa doméstica con discriminación horaria, tal como puede apreciarse en la tabla incluida al final de este Comunicado de Prensa.
Por otro lado, la aplicación del peaje de respaldo es discriminatoria para las distintas tecnologías, ya que se exime del pago del mismo a las instalaciones de cogeneración “hasta el 31 de diciembre de 2019”. No se entiende que se fomente así la cogeneración y no se haga lo mismo con las energías renovables.

Competencia y supervivencia del sector fotovoltaico

UNEF consideraría que la Propuesta de regulación del autoconsumo elimina la única opción que tenía el sector fotovoltaico para sobrevivir a corto plazo en España tras la imposición de la moratoria al régimen de primas.
UNEF no ha reclamado ningún tipo de ayuda ni de incentivo para el desarrollo del autoconsumo fotovoltaico; únicamente ha pedido que se deje a la tecnología competir en el mercado con condiciones justas, e incluso ha propuesto cupos y otras medidas limitadoras.
Adicionalmente, UNEF denuncia que la Propuesta cierra la puerta a la entrada de nueva competencia en el mercado eléctrico por la vía del autoconsumo y la generación distribuida.
Al contrario que el resto del mundo
Mientras en los países de nuestro entorno –Alemania, Italia, Bélgica, EE UU, Japón, Brasil…– se fomenta el autoconsumo como una vía para el desarrollo de la generación limpia, el ahorro, la eficiencia, la independencia energética, el fomento del empleo, etcétera, España rema a contracorriente y se niega un futuro en el que la convergencia tecnológica de la generación distribuida y las redes inteligentes son protagonistas de las ciudades inteligentes.

Fuente:http://www.evwind.com/2013/07/20/el-gobierno-del-pp-impide-el-autoconsumo-de-energias-renovables-energia-solar-fotovoltaica-y-eolica-con-un-nuevo-impuesto-confiscatorio/

Noticias relacionadas:
http://www.evwind.com/2013/07/19/autoconsumo-imposible-de-energias-renovables-energia-solar-fotovoltaica-o-mini-eolica/
http://santamarta-florez.blogspot.com.es/2013/07/autoconsumo-imposible-de-energias.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter