dilluns, 17 de febrer de 2014

Recuperación, la nueva promesa de Rajoy


15-02-2014


Recuperación, la nueva promesa de Rajoy


Periódico En lucha / Diari En lluita



“Hemos dejado atrás la recesión” afirmó el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, tras el último Consejo de Ministros de 2013, para acto seguido pronosticar: “2014 será el año del inicio de la recuperación económica”.

El 2014 también es un año de elecciones, europeas, de modo que el PP ya ha entrado en campaña electoral apelando a la idea de recuperación para ocultar todas sus políticas antisociales (reforma laboral, aborto, pensiones, IVA, etc.). Esta idea alude a la esperanza de gran parte de la población de recuperar la situación anterior a la crisis.

Sin embargo, los datos son más bien contradictorios y muestran que el pronóstico de Rajoy es más bien un espejismo, que una realidad.

¿Adiós a la recesión?
Uno de los últimos argumentos del PP es el crecimiento positivo del PIB, 0,3% en el último trimestre de 2013, que sumado al 0,1% del tercer trimestre parece que confirman su hipótesis. Técnicamente, la recesión se caracteriza por el encadenamiento de dos trimestres consecutivos de caída del PIB.

No obstante, romper la dinámica recesiva no significa que la economía haya salido de una de las mayores crisis de la historia del capitalismo, ni que vaya a recuperar los niveles previos a ella. La crisis de 1929, la crisis de 1973 o la crisis japonesa de los 90, que todavía arrastra hoy el país nipón, tuvieron una evolución clínica similar: combinaban periodos de altibajos en el crecimiento del PIB (gráfico en forma de ‘w’) con periodos de estancamiento (gráfico en forma de ‘L’).

Además, el crecimiento económico del Estado español se basó sobre todo en el sector de la construcción. Tras el hundimiento de este sector, no ha surgido ningún otro que haga de locomotora para reactivar las inversiones, la demanda y el empleo en el conjunto de la economía.

El PP sostiene que uno de los sectores claves para la recuperación serán las manufacturas orientadas a la exportación. Hace pocos meses, el gobierno apuntaló esta tesis mostrando el superávit de la balanza de pagos (relación entre exportaciones e importaciones). Aunque es cierto que las exportaciones están creciendo, la mayor parte del saldo positivo se debe a la caída en picado de las importaciones, que se han reducido en un 60% desde el inicio de la crisis. Por otra parte, se trata de un sector muy sensible a los vaivenes del mercado internacional. Por ejemplo, cuando el ritmo de crecimiento de las economías emergentes se enfría, la demanda baja y las exportaciones caen, como pasó el pasado noviembre, cuando las ventas se redujeron en un 2,2%, según el Ministerio de Economía.

El otro argumento del gobierno es la reducción del desempleo registrado. En diciembre de 2013 107.000 personas dejaron de estar en las listas de demandantes de empleo. Este dato no significa que todas estas personas hayan encontrado trabajo. Pueden haber desistido o marchado fuera del país. De hecho, los datos de ocupación, de gente que tiene trabajo, desmiente esta aparente reducción del paro. Según el INE, durante el último trimestre de 2013 se perdieron 65.000 puestos de trabajo, para un total anual de 198.900 empleos menos. Además, la población activa ha disminuido en 267.000 a lo largo del año.

La tendencia durante el gobierno del PP no apunta a la recuperación de los niveles de empleo anteriores a la crisis, más bien todo lo contrario. Entre diciembre de 2011 y diciembre de 2013 hay 1.134.000 personas ocupadas menos. El número de hogares donde nadie tiene trabajo asciende ya a 1.832.300, con un aumento en el último trimestre de 24.600.

Desigualdad y pobreza
Mariano Rajoy no fue el único en iniciar 2014 con vaticinios más que arriesgados. En su carta de año nuevo, Bill Gates, como filántropo, hacía un pronóstico: “Para 2035 ya no habrán casi países pobres”. Como empresario, Gates cerró el 2013 como la persona más rica del planeta.

Pocos días después, un informe de Intermón Oxfam señalaba que las 85 personas más ricas del mundo atesoraban una fortuna equivalente a la que posee la mitad más pobre. Si el plan de Gates y sus amigos es compartir todo su dinero con toda la humanidad, quizás se cumpla su afirmación.

El mismo informe, explicaba que en el Estado español, las 20 personas más ricas tenían un patrimonio equivalente a los ingresos del 20% más pobre de la población. Como explica en un artículo el periódico Diagonal, el 20% más rico ha pasado de ganar 5,7 veces más que el 20% más pobre en 2007 a 8,1 veces en 2012. El Estado español es el segundo país más desigual de la UE, solo superado por Letonia. La desigualdad, medida con el índice Gini, ha aumentado un 9,7% desde 2008.

Unos pocos ganan y muchos pierden. El conjunto de los bancos del Estado español se apuntaron en 2013 unos beneficios de 9.000 millones de euros, tras un 2012 en el que perdieron 17.000 millones. En este caso sí se puede hablar de una cierta recuperación, pero a costa de la mayoría de la población.
Entre 2010 y 2012 los salarios cayeron un 12%, según la fundación FEDEA. Dentro de los salarios también hay desigualdades. El sueldo de los directivos aumentó en un 7% durante 2013, mientras que el de la mayoría de trabajadores y trabajadoras se redujo en un 0,47%, según un estudio de la consultora ICSA.

La población que vive por debajo del umbral de la pobreza en el Estado español ha aumentado en un 29% desde 2007. En cifras absolutas, 2.079.000 para un total de 9.200.000 personas que sobreviven en la pobreza, según el Sindicato de Técnicos de Hacienda.

De los 6 millones de personas paradas hay 2,2 millones que no cuentan con ningún tipo de prestación. Además, conseguir trabajo no es ninguna garantía para evitar la pobreza. Un informe de la Comisión Europea señala que solo un 35% de las personas que encuentran trabajo logran salir de la pobreza. No es extraño cuando el umbral de la pobreza se sitúa en unos ingresos de 7.355 euros al año (el 60% del sueldo medio), mientras que el salario mínimo asciende a 8.460 euros al año, que serviría para salir técnicamente de la pobreza únicamente a quienes no tienen a nadie a su cargo.

Además, la pobreza tiene un componente generacional y de género, es decir, afecta más a las personas jóvenes y a las mujeres. Por ejemplo, de los 200.000 puestos de trabajo que perdió el sector público en 2012, más de 130.000 los ocupaban mujeres.

La mano visible del PP
Las consecuencias de las crisis cíclicas del capitalismo son dramáticas, pero la mano invisible del mercado no es la única responsable de esta situación. Las políticas del PP han agravado la crisis y, sobre todo, han echado todo el peso sobre las espaldas de las clases populares.

Un ejemplo, la reforma laboral ha conseguido aumentar de forma vertiginosa los despidos. En 2012, 82.800 personas perdieron su trabajo a causa de un ERE, más de un 30% respecto a 2009. Desde la entrada en vigor de la reforma del PP hasta noviembre de 2013 (21 meses) 45.000 empresas realizaron EREs, una cifra equivalente al acumulado durante los cuatro años anteriores.

Del mismo modo, las subidas del IVA, la reforma de las pensiones, los recortes en el sector público, la congelación de los salarios, etc., van en la misma dirección: recuperar los beneficios del 1% a costa del 99%.

La recuperación de la mayoría de la población pasará, primero, por recuperar las luchas y los movimientos masivos que ya echaron una vez al PP del gobierno.

Luis Zhu (@irene_grau) es militante de En lluita / En lucha



Compartir esta noticia:       

Del neofranquismo realmente existente


17-02-2014

Del neofranquismo realmente existente



¡Recuerda tanto a los viejos tiempos, a prácticas que pensábamos superadas!

De la PAH de Alcalá de Henares llega la siguiente información que está, con toda seguridad, en la mente y en la indignación de todos y todas: “La mayoría sabréis ya lo ocurrido en el Centro Social 13Rosas, sede de la Agrupación del PCE de Alcalá de Henares, esta pasada madrugada, después del acto informativo de Stop Represión que, irónicamente, había tenido lugar ayer (en el que también participó uno de nuestros compañeros).”

Lo ocurrido: “Unos 30 agentes de la Policía Nacional [grises les llamábamos hace unos cuantos años] entraron por la fuerza, cargaron contra todas las personas que había dentro, detuvieron a dos personas que les recriminaron su actitud y registraron el local, en el que se reúnen también nuestra plataforma y otros movimientos sociales de Alcalá”.

Entre las agredidas hay una compañera de la PAH. Su nombre: Corredor del Henares. Los y las detenidos/as han sido ya puestos en libertad. Con cargos por supuesto.

Nos entristece lo ocurrido, prosiguen los amigos de las PAH. “No solo por las agresiones, las detenciones y el registro de la sede de un partido, que es también nuestro lugar de encuentro, sin una orden judicial”. ¡Sin orden judicial!

No solo por eso: “también porque lo consideramos un ataque a todos aquellos que se movilizan, y sabemos que su intención es intimidarnos a todos”. Efectivamente, esa es la intención.

En el comunicado de la Agrupación del PCE de Alcalá “ASALTO POLICIAL AL CENTRO SOCIAL 13ROSAS, SEDE DE LA AGRUPACIÓN DEL PCE DE ALCALÁ DE HENARES”- se señala en términos similares:

“Esta pasada madrugada hemos vivido unos gravísimos hechos, más propios de otros tiempos, en el Centro Social 13Rosas, sede de la Agrupación PCE de Alcalá de Henares”. El Centro es un local “que sirve de punto de encuentro y lugar de reunión de diferentes movimientos sociales de la ciudad, tales como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, grupos de consumo responsable, colectivos en defensa de la sanidad pública…”

El pasado sábado 14 de febrero se celebraba “un acto informativo sobre la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana y reforma del Código Penal, tras el cual unos treinta agentes de la Policía Nacional irrumpieron por la fuerza en este local privado y sede de un partido político”. En el momento del asalto, “no podemos calificar de otro modo”, unas quince personas permanecían aún en el Centro Social, a puerta cerrada. “Varios policías municipales llegaron a la sede del PCE, con la excusa de que el volumen de la música era demasiado alto e identificaron a un responsable”. Lo grave comenzó inmediatamente después: “agentes de la Policía Nacional comenzaron a llegar e intentaron entrar en el local, ante lo cual se les solicitó la pertinente orden judicial, que no tenían”. Sin más miramientos “entraron por la fuerza, violentamente, agrediendo a todas las personas que se encontraban en el interior del 13Rosas, y procedieron a realizar un registro del local, incluido el ordenador.”

Dos militantes de la Unión de Juventudes Comunistas de España, uno de ellos cargo público en el Ayuntamiento de Meco por IU, “fueron detenidos por recriminar verbalmente la acción violenta de la Policía, y se encuentran aún en la Comisaría de Alcalá de Henares”. Todos las personas que se encontraban en el Centro “fueron agredidas”. ¡Tres precisaron de asistencia médica en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá, por lo que ya han denunciado los hechos en los juzgados!

Desde la agrupación del PCE de Alcalá de Henares condenan “esta injustificable acción policial”, y señalan que ejercerán “todas las acciones legales, exigimos responsabilidades ante este violento atropello a las libertades”. Consideran, como es razonable pensar, “que este no ha sido sólo un ataque al PCE, sino que representa una agresión a todos los movimientos sociales que están plantando resistencia a las políticas neoliberales que condenan a los trabajadores a la pérdida de derechos, precariedad, emigración forzosa, pobreza y exclusión social.”

La Agrupación del PCE de Alcalá seguirá realizando su trabajo político, ninguna represión les va a hacer callar. Ni a ellos ni a ningún activista republicano-democrático. “Continuaremos participando activamente en todos los espacios donde podamos defender los legítimos intereses de la clase trabajadora”. Allí nos veremos, allí estaremos codo con codo.
Además de todo ello, sin que sea lo más importante, ¿no debería montar IU y el PCE un cirio descomunal en todas las instituciones en las que tengan acto de presencia? ¿Hay que gritar de nuevo “No pasarán”?

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

La Marina me mata


17-02-2014

Un regalo envenenado de EEUU que ha causado hasta el momento 18 muertos por cáncer y cientos de afectados
La Marina me mata

El Mundo


La esquela reza como sigue: José Manuel Bernal Sierra, inspector general del Cuerpo de Máquinas de la Armada. Manuel Vila Feal, teniente. Orípedes Fraguas, alférez de navío. Miguel Rodríguez Couce, subinspector general. Manuel López González, sargento... Así hasta 18 marinos, oficiales y suboficiales, muertos. En silencio. Sin salvas de honor ni recuerdo en telediarios o periódicos.

Ninguno fallecido por las balas de un cañón, por un torpedo o por una mina en alta mar. Al contrario. El enemigo los esperaba oculto dentro. Los militares que aquí figuran, y muchos más -algunos de ellos, como el teniente Fraguas, condecorados en vida con la Cruz al Mérito Naval-, están muriendo por cáncer tras años envenenándose con amianto en sus propios buques.

De aquel «La Marina te llama» al amianto te liquida. «No nos dieron ni mascarillas de papel para protegernos, lo manejábamos a pelo», recuerda indignado el subteniente de máquinas Francisco Feal, 60 años y hoy en tratamiento de cáncer de pulmón a causa del tóxico inhalado durante sus casi 40 años de servicio. A él y a otros muchos marinos se les ocultó desde el primer momento que navegarían en un ataúd.

El amianto que recubría los viejos destructores, las patrulleras y los dragaminas, a los que subieron con la misión de defender a su país, estaba por todas partes: en las tuberías, en las mamparas, en el aire.. Y así, a fuerza de respirar el mineral contaminante -utilizado como aislante del calor-, la semilla del cáncer fue creciendo entre los tripulantes de aquellas naves. Sobre todo, entre quienes estaban destinados en máquinas.

Ya son tres las familias de marinos fallecidos por cáncer a las que Defensa ha tenido que indemnizar -otro caso está pendiente de resolución- tras reconocer el ministerio que el amianto (o asbesto) presente en los buques de guerra había sido el causante directo de la aparición del mesotelioma en los militares, un tumor que destruye la pleura. Antes, el inspector general de máquinas ferrolano José Manuel Bernal logró fijar sentencia en los tribunales, y sus familiares tuvieron que ser recompensados con 100.000 euros.


Casos a los que hay que sumar al menos 11 demandas que se están preparando. Aunque la cosa no queda ahí. Podrían ser decenas, o tal vez cientos, las víctimas de los barcos tóxicos de la Armada, según estiman a Crónica dos de los bufetes de abogados que han empezado a destapar una tragedia hasta ahora oculta.

La historia arranca de lejos. En pago a los servicios prestados por España al amigo americano, en 1954 el presidente Eisenhower hizo llegar a Franco más de una veintena de buques de guerra -desde fragatas a destructores-. Eran navíos de segunda mano, viejos y en malas condiciones, entre ellos, 12 dragaminas, cuatro cazaminas, otros tantos destructores, un barco de transporte de material... Todos construidos usando amianto como aislante del calor en tubos de ventilación, salas de máquinas, camarotes y pasillos.

«Barcos matahombres, les llamábamos aquí», dice el subteniente ferrolano Francisco Feal. «Llegaron plagados de ratas, aunque esto no era lo peor. Lo malo era la nube de amianto desgastado que circulaba por todas partes y que estuvimos respirando durante meses, incluso años. Cientos de compañeros enfermaron y muchos murieron de cáncer. Aún hoy lo estamos pagando».

Daño millonarioPorque el amianto actúa en silencio. Tiene un periodo de latencia de entre 30 y 40 años. Pasado ese tiempo da la cara y, cuando lo hace, los pulmones comienzan a fallar y ya no hay remedio. O la persona se queda inútil de por vida porque le falta oxígeno, o fallece al cabo de dos o tres años.

En EEUU, donde se han registrado miles de casos en la última década de envenenamiento por amianto, en su mayoría de mecánicos, los tribunales han reconocido laresponsabilidad de la US Navy, condenando a multas millonarias -las más bajas llegan a rondar los 20 millones de dólares- al Pentágono.

Algo similar, apunta la abogada Andrea Peiró, del bufete Oria y Pajares, podría ocurrir en España. Aunque muy lejos de esta cuantía. Sobre la mesa de la letrada hay 10 casos por resolver de militares de la Armada fallecidos a causa del amianto.

Dos cuentan ya con indemnización, la familia del sargento Manuel López González, de Cartagena, con 60.000 euros, 10.000 por cada uno de sus seis hijos; y la del alférez de navío vigués Orípedes Fraguas, con 118.000 euros, 100.000 para su viuda y el resto a repartir por igual entre sus dos hijos. Un tercer caso, el del teniente Manuel Vila Feal, de Ferrol, está pendiente de fijar la cuantía. Sólo en esta ciudad han muerto nueve militares en los últimos tres años, según la Asociación Gallega de Víctimas del Amianto.

«Lo que está haciendo el Ministerio de Defensa es evitar los juicios», asegura la letrada. «Prefiere llegar a acuerdos económicos con los familiares de las víctimas, y que no trascienda a la opinión pública, por si se monta un escándalo».

¿Por qué son tan bajas las indemnizaciones? «Porque aquí se aplica el reglamento de Tráfico, es decir, tasan igual la muerte por amianto que la de un fallecido en accidente de carretera», explica la abogada de Oria y Pajares, que desde hace meses colabora con Seeger Weiss, un despacho estadounidense experto en asuntos de amianto que ya ha logrado arrancar compensaciones millonarias allí.

Pero no todas las víctimas o sus familiares están por la labor de reclamar. Hasta el último momento Alberto tuvo que convencer a su padre, Orípedes Fraguas, alférez de navío, para que diera un paso al frente. En mayo de 2009 le empezaron las toses. Se ahogaba. Subía las escaleras y le faltaba el aire. Se acostaba y le faltaba el aire. Se agachaba para atarse los zapatos y otra vez le venía el ahogo, la tos seca y ronca.

Por primera vez Orípedes se sentía raro. Había soplado 58 velas, cinco meses antes, sin saber lo que era un catarro. El mar, su segunda casa desde los 17 años, había hecho del veterano marino un roble. Un roble que comenzaba a tambalearse.

-Algo va mal aquí dentro -le repetía a su hijo, golpeándose el pecho con la mano, poco antes de fallecer.

El radiólogo, al ver las placas de sus pulmones, lo primero que le preguntó era si había estado en contacto con amianto. Ojo clínico. Durante 36 años Orípedes había reparado las tripas de nueve barcos de guerra, según consta en su hoja se servicio. Entre ellos los de la clase Liniers y USS Jervis, en el paquete de los regalados por EEUU a España, destructores que serían rebautizados con el nombre Alcalá Galiano, además del crucero Canarias, de fabricación española y equipado también con amianto.

«Se pasaba meses navegando en contacto diario con el tóxico», dice Alberto, de 40 años, uno de los dos hijos del malogrado militar. «Nadie le advirtió nunca de que estaba trabajando con un mineral muy peligroso, a pesar de que los mandos lo sabían.

Mi padre, como otros muchos compañeros suyos, soportaba temperaturas superiores a los 50 grados, en turnos de siete horas en las calderas. Y cuando había una fuga de aire, algún líquido se escapaba de los motores o se filtraba agua de las tuberías, retiraban la protección de amianto y ponían otra nueva. Así se fue contaminando mi padre y todos los demás».

Alberto llega a tachar de «broma» las revisiones médicas que se hacían a aquellos marinos. «Les sacaban sangre, les hacían decir 33 para auscultarles y poco más. Luego los llamaba el médico militar de turno y les decía que todo estaba bien».

Cientos de afectadosDos años después de que le extirparan el pulmón derecho, debido al cáncer de pleura, el 29 de mayo de 2011 Orípedes falleció. Nunca llegó a saber si la entonces ministra de Defensa, Carme Chacón, había llegado a leer la carta que el alférez le envió.Fechada el 10 de agosto de 2009, tres meses después de que entrara en quirófano, el marino Orípedes firmaba esta misiva desgarradora:
«Existen en este momento cientos de compañeros que, o bien sufren sin saberlo alguna enfermedad relacionada con la exposición a este material [amianto], o bien sufrirán en los próximos años similar patología (...). No consta que su ministerio esté actuando de manera preventiva, como es su obligación ética y legal, anticipándose a una catástrofe humana cuyo peor momento aún está por llegar (...)».

Y continuaba diciendo: «Le comunico mi más profunda decepción ante la actitud de un organismo al que he servido fielmente durante tres cuartas partes de mi vida, que abandona a su suerte a sus hombres, aun a sabiendas del riesgo vital que corren tras haber dado sudor y lágrimas por su país (...). Ni una sola comunicación de alerta ha llegado advirtiendo del riesgo de sufrir esta enfermedad [cáncer de pleura]. Ni una sola recomendación».

Y concluye: «El silencio administrativo, en este caso, sólo ocasionará la muerte de muchos hombres que dieron lo mejor de sí mismos para hacer de las Fuerzas Armadas un cuerpo modélico. Sin otro particular, me pongo a su órdenes». El silencio fue la respuesta de la ministra del PSOE. El mismo silencio que adoptó Rajoy, entonces presidente del PP, al recibir otra denuncia del militar de la Armada un mes después.

Tras mucho batallar, Defensa terminó reconociendo que el cáncer que padecía Orípedes guardaba «relación de causa-efecto con las actividades del servicio» y declaraba «la inutilidad permanente del interesado en acto de servicio», según consta en un documento oficial al que Crónica ha tenido acceso. La muerte Orípedes se saldó con 118.000 euros de compensación para la familia.

Mientras los fallecidos claman por boca de sus familiares, los que aún están vivos se muestran más reticentes a poner voz a una historia, la de los barcos contaminados de la Armada, que durante décadas ha permanecido en silencio. En juego hay muchas vidas, y unas cifras que asustan.

Entre 2016 y 2020, es decir, en apenas cuatro años, 1.319 personas morirán en España por cáncer de pleura, de los cuales, 963 se deberán a mesoteliomas pleurales causados por el amianto», estima el catedrático de Historia de la Ciencia Alfredo Menéndez, de la Universidad de Granada. «Teniendo en cuenta que los mayores niveles de exposición al amianto se registraron entre mediados de los 60 y comienzos de los 80 [entonces se seguía navegando en buques atestados del tóxico], podemos considerar que la cifra anual de fallecidos seguirá creciendo», adelanta el catedrático.

Más difícil es evaluar el total de fallecimientos de todas las patologías vinculadas al amianto, como la asbestosis o inflamación del pulmón. CCOO eleva la cifra entre 40.000 y 60.000 los muertos entre 2000 [en 2001 fue prohibido el uso de este material] y 2030 por la exposición al contaminante en los años 80 y los 90. Preguntado por el número de militares vivos afectados y de víctimas mortales, el Ministerio de Defensa no ha contestado a este suplemento.

«Mi padre ni sabía cómo se llamaba aquello que lo estaba matando», dice Caridad. La última misión en alta mar del sargento primero Manuel López González la hizo en el Almirante Valdés, otro de los destructores cedidos por EEUU, 180 hombres a bordo. El amianto recubría cada esquina de sus tripas. González recibió la Cruz al Mérito Naval con distintivo amarillo, otorgada a quienes dan la vida por su país. Y él la dio. Sobre todo, enfrentándose a un enemigo invisible, de cuya presencia y peligro nunca se le advirtieron mientras navegaba por el Mediterráneo, Guinea, Sidi Ifni o las costas de Cabo Verde.

En su ambiente tóxico vivió por 40 años hasta su muerte con 70 en diciembre de 2009. «No lo perdono», decía él, refiriéndose a su querida Armada. En una resolución del 7 de enero de este año, Defensa no sólo admitía que González había sido víctima del amianto [«Ha quedado acreditado que falleció como consecuencia de una enfermedad provocada por la prolongada exposición al amianto durante los años en que prestó sus servicios en diversos buques de la Armada»], sino que acordaba indemnizar a su familia con 60.000 euros, muy por debajo de los 300.000 reclamados por sus hijos.

Niebla letal«Por eso yo no quiero remover el pasado», dice con lamento el subteniente Francisco Feal Martínez, 60 años y desde hace ocho retirado tras 37 años en la Armada. «Nunca se preocuparon de nosotros... Yo no he visto una mascarilla ni unos guantes en mi vida. Pero cuando retirábamos las mantas de amianto que protegían la maquinaria de los barcos, el aire se volvía espeso, como si de pronto entrara niebla...

Ahora sabemos que el peligro ya se conocía en los años 60. ¿Cómo no se iba a saber aquí?». En 2008, después de sufrir varios ataques de asfixia y tres neumonías, a Martínez le detectaron unas manchas en el pulmón. Un principio de mesotelioma. «En el informe radiológico pone que se deben al amianto». Ya ha perdido el 25% de capacidad pulmonar. «Si soy el siguiente en marchar, al menos lo haré orgulloso de haber cumplido con mi parte. Los que se quedan y visten galones, que miren en su conciencia». Palabra de marino.

Fuente: http://www.elmundo.es/cronica/2014/02/16/52ff2482ca4741ca558b456a.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

“La república no va a venir. Dejen de soñar. Hay que ir a por ella”


“La república no va a venir. Dejen de soñar. Hay que ir a por ella”

PABLO FRAILE / Sevilla / 15 Feb 2014 18
Aula Magna de la Facultad de Historia de la Universidad de Sevilla. Filas de bancas repletas de ciudadanos de todas las edades. Muchos escuchan en la puerta, en pie. Hay quien incluso se sienta en las escaleras de acceso al estrado, que acoge un busto adornado con claveles rojos, amarillos y morados. Sobre él, una amplia mesa cubierta por dos banderas: la andaluza y la republicana. En el centro, una de las voces más incómodas de los últimos años disecciona la situación y propone negociar un camino: la tercera república. Julio Anguita, que pasó por esas mismas clases cuarenta años atrás, tenía claro su objetivo:“Quiero hablar de la tercera república. Y no de cuando venga, sino de cuando usted y yo la traigamos”, dijo en una intervención en clave de desafío.
EL DIAGNÓSTICO
Anguita propone una tercera república que sepa responder a lo que considera una gran crisis de civilización. “No es una crisis económica, estamos ante algo muchísimo más gordo, más importante, más grave”. Un escenario de fin de régimen en el que se enfrentan los dos grandes pilares del sistema, capitalismo y democracia representativa. “Hasta ahora, el poder económico y las instituciones han estado echando un pulso. Pero ese pulso lo ha ganado el poder económico”, aseguró el andaluz, “cuando un gobierno dice yo ya no puedo hacer nada porque los mercados lo dicen, la democracia representativa es una farsa”.
“El poder político no tiene fuerza. ¿Quién manda? La U.E ha quedado en dos nombres: Draghi y Merkel”
La soberanía de los ciudadanos ha caído ante las leyes económicas. “El poder político no tiene fuerza. ¿Quién manda? ¿En qué ha quedado el proyecto de Unión Europea? En dos nombres, Draghi y Merkel. Merkel y Draghi”. Ante ese escenario, Anguita propone salir del euro y ver cómo es posible articular otra comunidad política.  “Nuestro país está perdiendo soberanía. La más grande, la de la moneda. Quien no controla su moneda, no controla nada”, explicó, “Salirse del euro es una medida urgente”. En el camino para recuperar esa soberanía, la deuda. Anguita es rotundo: “No se paga. ¡Punto!”, dijo ante las risas del público.  En otros motivos, porque no se puede. Un dato: España paga todos los días 105 millones de euros. “Traería problemas, pero prefiero esos problemas con la gente unida a terminar muriendome lentamente. Puede que estemos al borde del colapso de aquí a unos meses”.
En ese escenario, los poderes incumplen sistemáticamente las leyes. Así, explica Anguita, aparece el doble estado -concepto acuñado por el socialdemócrata alemán Ernst Frenkel- , ese que hace el trabajo sucio cuando el estado oficial no es capaz de cumplir su propia legalidad. Y cuando se va aún más allá, el estado mafioso, en el que estamos instalados, ese en el que las instituciones son reemplazas por mafias económicas o políticas, que juegan a favor de sus intereses. Corrupción generalizada, que alcanza todos los niveles. Ese juego de poder se manifiesta, por ejemplo, en los indultos, “delincuentes que se ponen en la calle porque son cercanos al poder”.
El ciudadano es la única clave para invertir la situación: movilizados, activos y conscientes. Ante un movimiento obrero que ha perdido la batalla, una apuesta decidida por la educación. “Hasta que los sindicatos no les digan a sus afiliados que hay que leer y aprender no se v a conquistar nada”, defendió, “La ignorancia no sirve para nada. Es una pieza muerta”. Es precisamente esa pasión por la educación lo que destaca de las dos repúblicas españolas. Con él coincidió Carmen Lobo, exconcejal del Ayuntamiento de Camas que destapó un caso de corrupción en su municipio: “Mi corazón se convierte en un acerico -dijo parafraseando a Anguita- cuando veo lo que está pasando a mi alrededor y mis vecinos prefieren ver la televisión antes de salir a la calle a protestar. Cuando veo que el libro de Belén Esteban ha sido número uno en ventas, me avergüenzo de ser española”.
LA PROPUESTA
Los ciudadanos españoles, dice Anguita, hemos sido abducidos en dos ocasiones. Y la responsabilidad está repartida entre todas las fuerzas políticas. Una fue en la transición. “Entonces la democracia se convirtió en el mito, en el sentido de que iba a resolver todos los problemas”. Democracia como un fin y no como un medio, como una fase más de la lucha.  La segunda, la firma del tratado de Maastricht, la Unión Europea y el Euro, que se tomó como un milagro. “Tengo miedo a la tercera”, dijo el político: una abdicación de Juan Carlos y la llegada al trono de su hijo, el Príncipe Felipe, o la instauración de una república de mínimos. “El problema no es que tengamos una república formal, sino qué tipo de república”. El excoordinador general de Izquierda Unida esbozó ayer las líneas generales de su Propuesta para la III República -así se llamaba la conferencia- ante una audiencia entregada. Sigue la línea de la Constitución jacobina de 1793: república es democracia y democracia es república. Y república también es un estado garantista, que tome la carta de derechos humanos como referencia.
“El problema no es que tengamos una república formal, sino qué tipo de república”
El modelo que propone pasa por varios ejes fundamentales. Anguita apuesta por avanzar hacia una democracia más completa con un cambio de la legislación electoral o medidas para fomentar la participación -como hacer la figura del referéndum sea vinculante-. El ciudadano debe ser necesariamente la clave. Ese es precisamente, dice, uno de los fallos de la Constitución del 78. Los partidos no pueden ser únicamente los órganos que encaucen la participación. Ahora dice, el rey es capaz de pastorear a los partidos: “El golpe de Tejero triunfó el 24, al día siguiente, cuando los representantes de los partidos van todos como buenos chicos y el rey como la gallina clueca los acoge a todos”. Ese sistema deberá servir, además, para controlar al poder, luchar “a muerte” contra la corrupción e contar con contrapesos efectivos -“El defensor del pueblo es una plañidera”, dijo-. Atención especial a las separaciones: de los poderes entre sí, máxima fundamental, y entre iglesia y estado, en todos los ámbitos.
En cuanto a la articulación de esa nueva república, el modelo federal es el objetivo. Pero, a la vez, unitario -”No puede ser un estado de reinos taifas”- para garantizar los servicios sociales y que la economía no se imponga al poder político en ningún territorio. Para el exterior, apuesta por la construcción de una nueva U.E con los países del sur, mirar más hacia Iberoamérica y un unión con Portugal -una república Ibérica-; para la defensa, un cambio del concepto de seguridad. No es concepto militar, sino civil: “Una sociedad segura es una sociedad que come, que tiene educación y trabajo. Lo otro es una sociedad armada, pero no segura”.
Anguita no quiere ponerle apellidos a su propuesta de tercera república. Ni socialista, ni comunista, ni nada que se le parezca. Sin embargo, aunque admite que sería una parte menor del proceso, si apuesta por mantener la bandera tricolor y el himno por su carga sentimental. Y contra los que quieran invocar a fastasmas del pasado , información: “¿Por qué no nos convertimos en militantes de la república?”. Así lo practica él, dice, cuando va al mercado, charlando con los clientes mientras espera en la cola.
“Una sociedad segura es una sociedad que come, que tiene educación y trabajo. Lo otro es una sociedad armada, pero no segura”
Tanto la primera como la segunda república llegaron en momentos de crisis monárquica y en un contexto económico complicado . El escenario es similar hoy, ¿es factible una tercera república? “Hasta que no seamos más y no tengamos un proyecto de república que de manera democrática impongamos, vamos a dejarnos ya de cuándo va a venir la república”, defendió Anguita, “¡Dejen ustedes de soñar!”. Para conseguirlo, solo hay una receta: consenso y unidad. “Yo digo, aquí está mi propuesta de república. Destrozadla. Pero, puñetas, ¡destrozadla”, dijo entre las risas del público, “En la oposición somos más narcisistas que la leche. Estamos todo el día mirándonos en el espejo. Espejito, ¿hay alguien más rojo que yo?”.
En los últimos minutos del acto, la voz de una joven interrumpió las palabras de Anguita. “¡Viva la república! ¡A por la tercera! ¡A por la tercera”, dijo antes de romper a llorar.

La república no va a venir, dejen de soñar

Coca-Cola vende felicidad


13-02-2014

Entrevista a Javier García Morales, delegado sindical de CGT en la planta de Coca-Cola en Quart de Poblet (Valencia)
"Coca-Cola vende felicidad mientras toma medidas antisociales y contra los trabajadores"




Javier García Morales trabaja en la línea de producción de la planta embotelladora de Coca-Cola en Quart de Poblet (Valencia), desde hace 12 años. Desde hace tres, es delegado sindical de CGT en esta factoría. Explica el proceso de recorte de plantilla, que se concreta en un ERE que afectará a 1.250 empleados, y el cierre de plantas (cuatro) impulsado por la compañía. Los sindicatos, manteniendo la unidad de acción, han respondido con huelgas, paros y boicots, frente a la decisión de una empresa que en 2012 declaró en su memoria unos beneficios de 940 millones de euros. "Nos venden mensajes positivos y de felicidad, mientras adoptan medidas contra los trabajadores", afirma el sindicalista.


-¿Cómo se configura, a grandes rasgos, Coca-Cola España y cómo está organizada?

La matriz de Atlanta se plantea la reorganización de la compañía, en un proceso que comienza hace más de un año. En España, se unificaron todas las plantas embotelladoras de Coca-Cola para la configuración de un holding: "Coca-Cola Iberian Partners". Tras la unificación, el paso siguiente consistió en la presentación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), con la excusa -es el argumento que da la empresa- de que existe una "duplicación" de plantas y puestos de trabajo. En España se desarrolla el embotellado y la distribución. Hay 11 plantas embotelladoras en el conjunto del estado: Barcelona, Quart de Poblet (Valencia), Fuenlabrada (Madrid), Alicante, Palma de Mallorca, Colloto (Asturias), Galdakao (Bizkaia), La Coruña, Santa Cruz de Tenerife y dos en Andalucía (Sevilla y Málaga). Unos 4.200 trabajadores están empleados en Coca-Cola, a lo que habría que agregar los puestos de trabajo indirectos.

-¿De qué modo se plantea el ERE?

El ERE propuesto por la empresa afecta a 1.250 trabajadores, de los que 750 son despidos directos o prejubilaciones. Las prejubilaciones se plantean con 58 años y cobrando el 70% del salario neto. En el caso de los despidos, la empresa ha ofrecido 30 días por año trabajado con un máximo de 18 mensualidades. Además, se proponen traslados de trabajadores de una planta embotelladora a otra. En estos casos, se pagarían 5.000 euros cuando el desplazamiento implicara más de 75 kilómetros. El empleado cobraría el salario establecido en la planta de destino, aunque se le podría rebajar la categoría laboral.

-¿Está justificado el ERE?

Según la memoria económica de Coca-Cola en 2012, los beneficios netos de todo el grupo ascienden a 940 millones de euros. En 2013 se han presentado cuentas parciales, en las que se apunta un descenso en las ventas, pero no sustancial. En el año 2013 la empresa continúa teniendo beneficios en todas las plantas. La respuesta es obvia.

-¿Cuál es la estrategia de fondo? ¿Qué objetivos realmente persigue la empresa?

Reducir costes al precio que sea y quitarse de encima a los trabajadores que más cobran. Desplazar a los empleados de las plantas con mayores sueldos y derechos (por ejemplo, Madrid) a otras con salarios y categorías inferiores (caso de Valencia). La idea que plantea la empresa es el cierre de cuatro plantas embotelladoras (Palma de Mallorca, Alicante, Asturias y Fuenlabrada). El servicio de atención al cliente se centralizaría en Fuenlabrada (Madrid), Sevilla y Barcelona. Todo este proceso implica recortes de plantilla, y cierre de plantas y de áreas. Consideran que han de evitar las "duplicidades".

-¿Son ciertas las irregularidades fiscales que se señalan en Coca-Cola?

La distribución del "jarabe" se realiza desde Irlanda hasta la planta embotelladora del País Vasco, que a su vez la distribuye al resto de plantas del estado. Esto ocurre a partir de la fusión de empresas. Antes, cada planta compraba su propio "jarabe". La idea de fondo es que a la matriz no se le paga por licencia de franquicia, sino por el "jarabe". Hacienda está investigando este proceso.

-¿Cómo se han organizado las protestas y movilizaciones contra el ERE?

Se alcanzó un acuerdo entre todas las plantas a nivel estatal. Después de la presentación de este ERE por causas organizativas (en las dos semanas posteriores), los sindicatos organizamos paros de dos horas a la entrada del trabajo, dos veces a la semana. La tercera semana, paros de ocho horas durante dos días a la semana. Actualmente nos encontramos en periodo de negociación, ya que el ERE ha de estar resuelto el 22 de febrero. En las plantas donde la empresa ha anunciado el cierre (Alicante, Colloto (Asturias), Fuenlabrada y Palma de Mallorca), se han organizado paros parciales o huelgas indefinidas. En lo básico se da la unidad de acción sindical. Pedimos que la empresa retire el ERE y se abra un proceso negociador sin despidos. Entre los sindicatos hay acuerdos generales para las movilizaciones a nivel estatal, pero existe también autonomía para convocar acciones en las diferentes plantas.

¿En qué punto se encuentran las negociaciones?

Empezamos ahora la tercera semana de negociaciones, que se hallan en punto muerto. Los sindicatos pedimos la retirada del ERE y que no halla despidos. La empresa mantiene, por su parte, el ERE y la estrategia de desmantelamiento de la compañía. El periodo de negociación concluye el 22 de febrero.

-También se ha utilizado la táctica del boicot.

En las cuatro plantas en las que se ha anunciado el cierre, se han dado llamamientos al boicot de los productos Coca-Cola con la consigna "Si no se produce, no se consume". Según fuentes sindicales, en Madrid y Alicante ha disminuido el consumo un 40%. Coca-Cola es una empresa que se anuncia "en positivo" y "vende" felicidad", pero que adopta medidas antisociales y en contra de los trabajadores.

-¿Y en el futuro?

Para próximas negociaciones y convenios colectivos, este ERE actuará como marco, más bien como "espada de Damocles" en las relaciones laborales. En las franquicias o embotelladoras de Coca-Cola en España nunca se había producido conflictividad laboral. Ahora, con este ERE salvaje, desaparece la negociación colectiva. Todo el proceso, insisto, tiene mucho que ver con la unificación y la creación de un holding nuevo. Quieren hacer "limpieza" y va a ser traumático. Aunque prometieron lo contrario.

-Por último, ¿Cuál es el "secreto" de Coca-Cola?

El "jarabe" lo venden hecho desde Irlanda a las embotelladoras. El "secreto" es, a mi juicio, que realmente venden agua a precio de oro. El 80% de la Coca-Cola es agua, con azúcar, cafeína, excipientes, conservantes y carbónico. La clave es el "jarabe" o concentrado, que posee más de 4.000 ingredientes.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Compartir esta noticia:       

diumenge, 16 de febrer de 2014

Autodeterminación - De gatos y ratones


14-02-2014

Autodeterminación
De gatos y ratones




Transcribo aquí un texto que ha llegado a mis manos, con una fecha muy extraña. Puesto que no hay tiempo para encontrarle explicación, me limitaré a pensar que quizás se trate de un error tipográfico, nada más. Así comienza el texto:

Suele decirse que para un ratón no hay bestia mayor que el gato
Illici

Decía una militante, hace mucho tiempo, y en un debate muy específico, que la revolución que proclamaban los “admiradores superficiales de todos los movimientos nacionales y de toda apariencia de independencia, era simplemente una manifestación de particularismo campesino y pequeño-burgués”. Para analizar el caso histórico que nos ocupa, no debemos analizar los vicios de esos “admiradores”, sino las características históricas concretas en las que se produjo en el siglo XXI la secesión de Cataluña, y en segundo lugar, las tareas que afrontaron los trabajadores de ambos países respecto a esta secesión.

La pregunta era y es: ¿necesita la izquierda anticapitalista y republicana situada en un estado nacional mixto un programa que reconozca el derecho a la autodeterminación y la secesión?

La revolución no es un acto único, ni una batalla en un frente aislado, sino toda una época de agudos conflictos de clases, una larga serie de batallas en todos los frentes, es decir, en todos los problemas de la economía y de la política, batallas que sólo pueden culminar con la expropiación de los saqueadores. Sería por completo erróneo pensar que la lucha por la democracia pueda distraer a los trabajadores de la revolución, o relegarla, posponerla, etc. Por el contrario, así como es imposible una revolución victoriosa que no realizara la democracia total, del mismo modo no puede prepararse para la victoria sobre los saqueadores del conjunto de los trabajadores, sin que estos libren una lucha revolucionaria general y consecuente por la democracia.

Los vínculos geográficos, económicos y lingüísticos entre Cataluña y España son tan íntimos como aquellos que había entre otras naciones a comienzos del siglo XX; pero su unión ya no era una unión voluntaria. Pese a la extensa autonomía de la que gozaba Cataluña (tenía su propio parlamento, etc.), había una fricción constante entre Cataluña y España desde hacía muchas décadas, y los catalanes pugnaron por sacudirse el yugo de la aristocracia política española. Finalmente tuvieron éxito: el parlamento catalán decidió que el rey español ya no era su rey, y en el referéndum posterior la abrumadora mayoría votó por la separación completa de España. Tras un breve periodo de indecisión, los españoles se resignaron ante el hecho consumado de la secesión.

Ningún activista de la izquierda republicana y anticapitalista negará –a menos que profese una indiferencia respecto a las cuestiones de democracia y libertad política (en cuyo caso desde luego deja de ser de izquierdas)– que este ejemplo prueba virtualmente cuál es la tarea de los trabajadores con conciencia de clase; el llevar a cabo una propaganda sistemática y preparar los cimientos para el ajuste de los conflictos que puedan surgir sobre la secesión de las naciones, exactamente del modo en que ocurrió entre Cataluña y España. Esto es exactamente lo que implica la exigencia en nuestro programa del reconocimiento del derecho de las naciones a la autodeterminación.

En la cuestión de la autodeterminación de las naciones, como en cualquier otra cuestión, nos interesa, en primer lugar y por encima de todo, la autodeterminación de los trabajadores dentro de una nación.

¿Qué posición tomaron los trabajadores españoles y catalanes sobre la secesión? No sabemos si el programa de la izquierda transformadora catalana imponía determinada visión sobre la cuestión de la secesión. Asumiremos que no lo hacía, y que los catalanes de esa izquierda dejaron abierta la cuestión de hasta qué punto la autonomía de Cataluña daba un alcance suficiente para pugnar libremente en la lucha de clases, o hasta qué punto la fricción eterna y los conflictos con la aristocracia político-económica española coartaban la libertad de la vida económica. Pero no puede discutirse que los trabajadores catalanes debían oponerse a esta aristocracia y apoyar la democracia propia catalana.

¿Y los trabajadores españoles? Se sabe que los grandes propietarios españoles, acicateados por el clero español, defendieron la agresión contra Cataluña. En la medida en que, más débil, Cataluña ya había experimentado el dominio español en el pasado , y que la aristocracia político-económica española tenía un peso enorme en su propio país, su clamor por la agresión presentaba un grave peligro. 

Podemos estar seguros de que los Bono de turno emplearon gran tiempo y energía en intentar corromper las mentes del pueblo español con llamados a “manejar con mucho cuidado” las “elásticas fórmulas de la autodeterminacion política de las naciones”, proyectando terroríficas imágenes del peligro de “desintegración del estado” y asegurándoles que la “libertad del pueblo” era compatible con las tradiciones de la aristocracia político-económica española.

No puede quedar ninguna duda de que la izquierda española habría traicionado la causa del socialismo y la democracia si no hubiera luchado con todas sus fuerzas por combatir tanto al gran propietario como a la ideología y la política de los “Bonos”, y también la habría traicionado si hubiese dejado de exigir, no sólo la igualdad de las naciones en general, sino también el derecho de las naciones a la autodeterminación y la libertad de Cataluña a la secesión.

La íntima alianza entre los trabajadores españoles y catalanes, su completa solidaridad de clase fraternal, GANÓ enteros a partir del reconocimiento por parte de los trabajadores españoles del derecho de los catalanes a la secesión. Esto convenció a los trabajadores catalanes de que los trabajadores españoles no estaban infectados de nacionalismo españolista, y que colocaban la fraternidad con los trabajadores catalanes por encima de los privilegios de la burguesía española. La disolución de los lazos impuestos a Cataluña por los monarcas y la aristocracia político-económica española fortalecieron los lazos entre los trabajadores catalanes y españoles. Los trabajadores españoles probaron que pese a TODAS las vicisitudes de la política burguesa (¡las relaciones burguesas muy probablemente podrían traer de nuevo bajo otro disfraz la sujeción de los catalanes a los españoles!) serían capaces de preservar y defender la completa igualdad y solidaridad de clase de los trabajadores de ambas naciones en la lucha contra la burguesía española y catalana.

Y es que el capital financiero, en su tendencia a la expansión, puede "libremente" comprar y sobornar al más libre gobierno democrático y republicano, y a los funcionarios electos de cualquier país, tanto si es "independiente" como si no. El dominio del capital financiero, lo mismo que del capital en general, no puede ser eliminado con ninguna transformación en la esfera de la democracia política, y la autodeterminación pertenece entera y exclusivamente a esta esfera. Pero el dominio del capital financiero no destruye en absoluto la significación de la democracia política como la forma más libre, más amplia y más clara de la opresión clasista y de la lucha de clases. Por lo tanto, toda argumentación sobre lo "irrealizable", en el sentido económico, de una de las reivindicaciones básicas de la democracia política bajo el capitalismo, no es más que una definición teóricamente inexacta de las relaciones generales y básicas entre el capitalismo y la democracia política en general.

No es necesario decir que sería completamente ridículo rechazar el derecho a la autodeterminación a causa de que del mismo dimana, al parecer, "la defensa de la patria". El marxismo comprende la aceptación de la defensa de la patria en las guerras, por ejemplo en la Gran Revolución Francesa, o en las guerras de Garibaldi en Europa, y también la negación de la defensa de la patria en la guerra de 1914, y las deduce del análisis de las concretas particularidades históricas de cada guerra, y de ningún modo de algún "principio general", o de un punto cualquiera del programa.

No sólo el derecho de las naciones a la autodeterminación, sino todas las reivindicaciones fundamentales de la democracia política son "realizables" bajo el imperialismo financiero sólo en forma incompleta, deformada y como rara excepción. La reivindicación de inmediata liberación de las colonias, que formulan todos los revolucionarios, era también "irrealizable" bajo el capitalismo sin una serie de revoluciones. Pero lo que se infiere de ello no es en modo alguno la renuncia de la izquierda anticapitalista y republicana a la lucha inmediata y decidida por todas estas reivindicaciones –tal renuncia hubiera sido sólo ventajosa para la burguesía y la reacción–, sino justamente lo contrario, la necesidad de formular y poner en práctica estas demandas, no a la manera reformista, sino al modo revolucionario; no dejarse constreñir por los marcos de la legalidad burguesa, sino romperlos; no sentirse satisfechos con las intervenciones parlamentarias y las protestas verbales, sino atraer a las masas a la lucha activa, ampliando y avivando la lucha por toda demanda democrática fundamental, hasta el directo ataque de los trabajadores contra la burguesía, es decir, hasta la revolución socialista que expropia a la burguesía. La revolución puede estallar, no solamente a raíz de una gran huelga, o una manifestación callejera, o un motín de hambrientos, o una insurrección militar, o un levantamiento colonial, sino también a consecuencia de cualquier crisis política.

Todos los reaccionarios y burgueses garantizan a las naciones retenidas dentro de las fronteras de un estado el derecho de “determinar conjuntamente” su destino, en un parlamento o referendum común. Guillermo II también otorgaba a los belgas el derecho de “determinar conjuntamente” su destino dentro de un parlamento común alemán. Por otro lado, los viejos economistas, que hacían una caricatura del marxismo, les dijeron a los trabajadores que “sólo importaba lo económico”. Ahora parecen pensar que el estado democrático de una eventual revolución victoriosa existiría sin fronteras, o que las fronteras se delinearían “sólo” en función de las necesidades de la producción. De hecho, sus fronteras se delinearán democráticamente, según la voluntad y “simpatías” de LA población. El capitalismo arrasa con estas simpatías, añadiendo más obstáculos al acercamiento de las naciones. El socialismo, al organizar la producción sin opresión de clase, al asegurar el bienestar de todos los miembros del estado, da pleno juego a las “simpatías” de la población, promocionando y acelerando en gran medida el acercamiento y la fusión de las naciones.

Es imposible abolir la opresión nacional (o de cualquier otro tipo) dentro del capitalismo, puesto que esto requiere la abolición de las clases, es decir, el socialismo. Pero si bien se apoya en la economía, el socialismo no puede reducirse sólo a ella. Los cimientos – una producción socialista – son esenciales para la abolición de toda opresión nacional, pero estos cimientos deben traer consigo un estado democráticamente organizado, un ejército democrático, etc.

Al transformar el capitalismo en socialismo los trabajadores crean la posibilidad de abolir toda opresión nacional; la posibilidad se hace real “sólo” (SÓLO) con el establecimiento de una democracia plena en todas las esferas, incluyendo el diseño de las fronteras de acuerdo con las “simpatías” de la población, e INCLUYENDO LA LIBERTAD COMPLETA PARA SECESIONARSE.

El agravamiento de la opresión bajo el imperialismo financiero no exige a la izquierda revolucionaria y anticapitalista que renuncie a la lucha (utópica según la burguesía) por la libertad de separación de las naciones, sino, por el contrario, que utilice más intensamente los conflictos que surgen también en este terreno, como motivo para la acción de las masas y para los actos revolucionarios contra la burguesía.

El objetivo del socialismo no es sólo eliminar el fraccionamiento de la humanidad en pequeños Estados y el aislamiento de las naciones, no es sólo el acercamiento mutuo de las naciones, sino también la fusión de éstas. Del mismo modo que la humanidad puede llegar a la supresión de clases sólo a través del período de transición de la dictadura de la clase oprimida, puede llegar igualmente a la inevitable fusión de las naciones sólo a través de un período de transición en el que se produzca la total liberación de todas las naciones que han sido oprimidas, es decir, a partir de su libertad de secesionarse.

El movimiento de los trabajadores no puede silenciar el problema, particularmente "desagradable" para la burguesía, relativo a las fronteras de un Estado basado en la opresión nacional. El movimiento de los trabajadores no puede dejar de luchar contra el mantenimiento por la fuerza de las naciones que han sido oprimidas dentro de las fronteras de un Estado determinado, y eso equivale justamente a luchar por el derecho a la autodeterminación. Debe exigir la libertad de separación política de las colonias y de las naciones que "su" nación ha oprimido.

En caso contrario, el internacionalismo de los trabajadores sería vacío y de palabra; ni la confianza, ni la solidaridad de clase entre los trabajadores de la nación oprimida y la opresora serían posibles; quedaría sin desenmascarar la hipocresía de los defensores reformistas de la autodeterminación, quienes nada dicen de las naciones que "su propia" nación oprime y retiene por la fuerza en "su propio" Estado.

**************************
A excepción de lo obvio, el texto de este artículo está compuesto íntegramente por párrafos completos extraídos de textos escritos por Lenin (incluida la cita del comienzo, firmada con el nombre que Gramsci se veía obligado a utilizar para sus citas de Lenin si quería burlar la censura de Mussolini).

He reservado para el final esta aclaración, para suavizar el efecto de “cita de autoridad”. El resultado de la selección y traducción de textos no intenta tanto defender una postura, como mostrar que en la tradición comunista los textos “clásicos” se leyeron, y deben volver a leerse, de otra manera. Con unos cambios mínimos brilla con luz propia la actualidad de estos textos, y por cierto, su carácter intachablemente democrático. Debe acabarse ya esta época en la que los clásicos cumplen una mera función ritual y ya ni siquiera se leen, a diferencia de otras épocas en las que la moda era la cita compulsiva y el debate exegético, pero por lo menos se hojeaban los textos sobre los que se debatía.

En concreto los párrafos de este artículo corresponden al artículo “La revolucion socialista y el derecho de las naciones a la autodeterminacion”, escrito en 1916; el artículo “La discusión sobre la autodeterminación resumida”, de julio de 1916, y el clásico “El derecho de las naciones a la autodeterminación”. Merece la pena contrastar estos textos con el artículo de J.Clyne, K.Alfredsson y L. Höijer, “Norway-Sweden 1905. How the labour movement prevented war”.

En varios casos la traducción es mía, a partir de las varias versiones disponibles (y siempre teniendo en cuenta la precariedad de las traducciones francesas e inglesas que se suelen manejar – sobre esto hay ahora una viva polémica entre algunos “leninólogos” europeos; al parecer los textos que nos han llegado han cambiado mucho más substancialmente de lo que se pensábamos hasta hace unos pocos años).

Adelantándome a quien me acuse de “descontextualizar”, hay que dejar claro que quien lo haga tendrá que replicar con un resumen e interpretación de otros textos de Lenin: por esto mismo, la selección de textos que he realizado es ya una interpretación que, como comprobarán los disconformes, es debatible en sus detalles pero válida especialmente en el ámbito de los textos de Lenin al respecto de la cuestión Noruega.

He substituido “Suecia” y “Noruega” por España y Cataluña; “guerra” por “agresión”, “Kokoschkin” por “Bono”, y “social-democracia” por “izquierda anticapitalista y republicana” (que para los marxistas de la época habrían sido equivalentes), además de los cambios menores que aparecen en cursiva. Las cursivas de Lenin se han cambiado por mayúsculas.

El último cambio sólo a algunos (y con un trasfondo ideológico muy concreto) les parecerá discutible: introducir “que han sido” delante de “oprimidas”, es un cambio inocuo en el contexto en el que habla Lenin (y en general, casi tautológico), pero creo que añade un matiz que permite acercarlo más a nuestro contexto, en el que Cataluña, independientemente de su situación actual y de la postura de sus ciudadanos sobre la independencia, es indudable que fue, junto al resto de territorios españoles, una nación oprimida por las dictaduras a lo largo del siglo XX, cuya opresión tuvo factores específicos en los casos gallego, catalán y vasco: además este mismo es un sentimiento compartido hoy en día por una proporción no menor de la ciudadanía catalana.

Esto último, además, nos permite acabar con una pregunta más interesante aún: si hablamos de naciones “que han sido oprimidas”, alguien podrá responder, intentando un argumentación per reductio ad absurdum, que según lo dicho en el párrafo anterior si España fue una nación oprimida durante el franquismo, entonces también deberíamos defender su derecho a la secesión… de sí misma.

¿Y si esa es la tarea que nos aguarda a los militantes de izquierda en estos años? ¿Y si la clave a la crisis política actual es realmente el derecho a decidir, o más en concreto, nuestro derecho como ciudadanos españoles a la autodeterminación respecto a la nación opresora, “la España de la Transición y Maastricht”?

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Compartir esta noticia:       

Involución española



La reforma del Principio de Jurisdicción Universal y los casos pendientes en África: involución española

Guin Guin Bali



En respuesta a las interesantes y muy pertinentes preguntas de los lectores de Guinguibali acerca de qué implicaciones tendría la reforma del principio de jurisdicción universal que en estos días se discute en el Congreso, para las violaciones de derechos humanos cometidas en África, confirmamos que, efectivamente, los casos abiertos en la Audiencia Nacional contra militares ruandeses, pero también otros, como el del Sáhara (1), quedarían suspendidos hasta que se comprobase que cumplen con los requisitos de la nueva reforma en tramitación (2). En el caso de que no lo hicieran, es decir, en el caso que las víctimas no fueran españolas o que el autor no se encontrara en España, estos casos se archivarían.

Esta reforma sería una vuelta de tuerca más al recorte a la jurisdicción universal que comenzó en el 2009, cuando la competencia universal de los tribunales españoles para investigar crímenes internacionales que comenzaba a resultar incómoda en el marco de las relaciones con Estados como Israel, China y EEUU (3), se limita, pasándose a exigir la concurrencia de algunos de los siguientes requisitos: que las víctimas sean españoles (principio de la personalidad pasiva ), que el presunto autor se encuentre en el territorio o (y aquí está la clave) que el caso tuviera alguna conexión o vínculo relevante con España, siempre y cuando no se hubiese ya abierto la investigación en otro Estado competente.

Lo que ha provocado esta nueva Proposición de Ley es que por cláusula abierta de “vínculo relevante con España” se siguieron colando todas las violaciones de derechos humanos cometidas en distintas partes del mundo, ya que no es difícil encontrar argumentos que justifiquen la relevancia que, para cualquier Estado que, al menos en teoría, haga alarde de respetar y proteger los derechos humanos, tiene la perpetración de torturas, desapariciones forzadas, asesinatos y genocidios en cualquier lugar.
Precisamente para cerrar esta posibilidad de interpretación amplia del vínculo de conexión relevante con España, el PP ha propuesto esta nueva reforma que, condiciona la apertura del caso (para estos crímenes internacionales) a que el acusado esté presente en el territorio.

A nivel jurídico y en el marco universal, se trata de una modificación que incorpora un principio que no es, per se, negativo, en el sentido de que lo que viene a reconocer es la obligación de extraditar o juzgar para estos crímenes, principio que se ha venido incorporando a los tratados internacionales reguladores de crímenes internacionales con mucha frecuencia en los últimos años. El reconocimiento de este principio es importante porque, al fin y al cabo, es una herramienta de lucha contra la impunidad que en teoría podría funcionar, y que además presenta muchas ventajas con respecto al principio de jurisdicción universal (desde el punto de vista de la legitimidad, de la práctica y de la efectividad). El problema es que para que sea eficaz, requiere una implementación universal. A menos que todos los Estados incorporen y apliquen este principio, es imposible erradicar los paraísos de impunidad a través del mismo.

Sin embargo, el principio de jurisdicción universal que se está desmantelando progresivamente (2009-2014) en España, aunque criticable desde muchos puntos de vista, salvaba este problema porque permitía a un tribunal español sin conexión con el caso investigar y enjuiciar un crimen simplemente por la gravedad del mismo, porque la atrocidad del crimen era base suficiente para justificar la competencia, era un atentado contra la humanidad, contra la paz, la seguridad y los principios sobre los que se funda la comunidad internacional.

Por lo tanto, el problema no es tanto que si se encuentra en el territorio español a un presunto responsable de un crimen internacional, se reconozca la obligación de extraditar o juzgarlo, el problema es que, en el caso español, este reconocimiento es una regresión, un retroceso. El destino último que debemos perseguir como comunidad internacional es el de erradicar la impunidad mediante un reconocimiento y aplicación apolítica del principio de jurisdicción universal, pasando quizás, primero y temporalmente, por la obligación de extraditar o juzgar. Lo que no tiene ningún sentido político ni jurídico es hacer el camino hacia la protección de los derechos humanos y la erradicación de la impunidad al revés.

1) Para ver la lista completa de casos pendientes ante la Audiencia Nacional que se verían afectados por la reforma, véase Amnistía Internacional, Casos en trámite ante los tribunales españoles, disponible aquí.

2) El texto de la Proposición de Ley presentada en el Congreso el pasado 24 de enero de 2014 puede encontrarse aquí.

3) Para ahondar en las pruebas del componente político que subyace a las decisiones que recortan el alcance del principio de jurisdicción universal en 5 Estados distintos, véase el interesantísimo trabajo de Maximo Langer, “The Diplomacy of Universal Jurisdiction: The political branches and the transnational prosecution of International crimes”, American Journal of International Law, vol. 105, 2011, disponible aquí.

Marta Sosa Navarro es abogada y doctora en derecho internacional




Compartir esta noticia:       

Interior dibuja el mapa de la impunidad en Ceuta


14-02-2014

El ministro evita explicar en su exposición por qué no se hizo una operación de salvamento marítimo


Interior dibuja el mapa de la impunidad en Ceuta





Fernández Díaz niega en el Congreso que las expulsiones de inmigrantes en Ceuta fueran ilegales pese a explicar que 23 de ellos alcanzaron la playa y reconoce que la Guardia Civil usó material antidisturbios cuando se encontraban a nado en el agua.

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, desmintió ayer en el Congreso la versión inicial de la Guardia Civil y de su propio ministerio sobre la actuación del cuerpo en la playa del Tarajal durante el intento de entrada a nado de 200 personas, que se saldó con al menos 11 muertes el jueves 6 de febrero. Fernandez Díaz informó de que los agentes sí dispararon balas de goma a las personas que entonces se encontraban en el mar, en contra de lo mantenido durante todo ese día tanto por la Guardia Civil como por interior. El ministro también contradijo la versión inicial mantenida por su departamento al reconocer que los inmigrantes sí llevaban flotadores.

"Las acciones de contención y rechazo llevadas a cabo por la Guardia Civil lo fueron por el empleo racional de medios antidisturbios reglamentarios, siempre en aguas nacionales, por personal instruido y siguiendo los criterios de oportunidad, congruencia y proporcionalidad, por lo que quedan enmarcados en el uso legítimo de la fuerza”, declaró si bien precisó que estos tenían carácter “disuasorio” y “no impactaron en los cuerpos” de quienes intentaban llegar a nado hasta la playa. Según el ministro, las autopsias practicadas a algunos de los cadáveres encontrados no muestran “señales de violencia”, y argumentó que la causa del ahogamiento fue la propia acumulación de personas en el agua. En ningún momento de su comparecencia inicial explicó por qué no se actuó para rescatar a los inmigrantes del agua, como en una operación de salvamento marítimo, y se eligió actuar con el uso de material antidisturbios.

Parte de la argumentación del ministro fue dirigida a negar que las deportaciones hayan sido ilegales, en respuesta a las denuncias de diversas ONG que hablan de la ilegalidad de la llamada expulsión en caliente. El ministro se embarcó en una larga explicación sobre las diferencias entre la frontera física y la frontera política, y señaló que en ningún momento el grupo llegó a entrar en territorio español por entender éste como el que empieza después de la valla, con lo cual en su opinión no se violó el procedimiento de expulsión dictado por la ley de extranjería. Según Fernández Díaz, "un grupo de 23 inmigrantes consiguió acercarse a menos de 25 metros" de la barrera formada por los agentes en la playa. "Llegaron a la playa, algunos auxiliados por la guardia civil, y luego fueron rechazados y puestos disposición de Marruecos", señaló. No obstante, "hasta que se traspasa la segunda valla no hay propiamente entrada en el territorio español", señaló.

Por otro lado, en todo momento el ministro cifró las muertes en 9, pese a que las propias versiones oficiales han llegado a hablar de 11 cuerpos rescatados. Según reportes de organizaciones que trabajan sobre el terreno a partir de testimonios de los propios inmigrantes, puede haber al menos cuatro muertos más. La Fiscalía de Ceuta y la defensora del Pueblo han iniciado investigaciones para esclarecer los hechos. Por otro lado, 21 organizaciones sociales y pro derechos humanos han puesto una denuncia ante la Fiscalía General del Estado y han pedido la dimisión del ministro de Interior.

Las declaraciones de Fernández Díaz en la comisión de Interior del Congreso de los diputados se centraron en responsabilizar a las supuestas mafias de transporte de inmigrantes de las frecuentes crisis fronterizas -acompañadas de acusaciones de actuaciones ilegales por parte de las fuerzas españolas y marroquí. El ministro ha hablado de la existencia de “mafias perfectamente organizadas que tratan de sacar partido a costa de un endeudamiento esclavizante” y concluyó que “reconocer vulnerabilidades en nuestras fronteras es la mejor noticia que podemos darles a las mafias”.





Compartir esta noticia:       

El Manifiesto “Intelectuales por la III República”


14-02-2014


El Manifiesto “Intelectuales por la III República" será presentado el día 18 en el Ateneo de Madrid


Crónica Popular



Una treintena de intelectuales españoles han suscrito un Manifiesto por la III República que será presentado en un acto público que tendrá lugar el día 18 en el Ateneo de Madrid, acto que, organizado por Crónica Popular y la Agrupación Ateneísta Juan Negrín, tenía que haber sido presidido por el filósofo y escritor Carlos París, firmante del citado documento y fallecido el pasado 31 de enero. (Carlos París, el valioso legado de un intelectual comprometido).

El manifiesto, titulado “Intelectuales por la III República” e impulsado por Crónica Popular, esta firmado, entre otros, por historiadores como Nicolás Sánchez-Albornoz, Josep Fontana, Ángel Viñas, Mirta Núñez Díaz-Balart y David Ruiz, escritores como José Manuel Caballero Bonald, Belén Gopegui, Joan Garcés, Isaac Rosa, Antonio Ferres, Julio Rodríguez Puértolas, Juan Antonio Hormigón y Rosa Regás, el ex fiscal anticorrupción Carlos Jímenez Villarejo, el pintor Juan Genovés, el director de cine Julio Diamante, los militares Luis Otero y Fernando Reilein, fundadores de la UMD, los actores Amparo Climent y Fernando Marín, los profesores José Luis Abellán, ex miembro del Consejo Ejecutivo de la UNESCO y ex presidente del Ateneo de Madrid, y Salvador López Arnal, colaborador de Rebelión y los periodistas Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique en español, Miguel Riera, director de El Viejo Topo y Mercedes Arancibia, Rodrigo Vázquez de Prada, y Lorenzo Contreras, del equipo de dirección de Crónica Popular.

Los firmantes de Intelectuales por la III República afirman que “treinta y cinco años después de aprobada la Constitución que ha regido desde entonces la vida de nuestra sociedad, tenemos la firme convicción de que ha llegado el momento de poner fin a la anomalía” que supone que el jefe del Estado sea “un un Rey impuesto por el dictador y nunca sujeto a un referéndum de la ciudadanía”, lo que considera “el principal precio que se pagó en el proceso de Transición de la dictadura a la democracia, al no tener lugar la ruptura democrática y articularse una reforma pactada, bajo la presión ejercida por el Ejército surgido del golpe de Estado de 1936 contra la II República, los poderes económicos y la larga mano de los EE.UU”.

Para ellos “no es una cuestión de personas, sino de la institución monárquica en sí, a la que consideramos obsoleta, anacrónica y contraria a los principios de la democracia, conforme a la cual, todos los que nos representan han de ser libremente elegidos por el pueblo, incluido el jefe del Estado”.

Por ello subrayan que “ha llegado el momento de que los españoles decidamos en plena libertad el régimen que deseamos para España” y piden “la convocatoria de un referéndum, en el que se tenga la posibilidad de elegir libremente entre Monarquía o República

El Manifiesto Intelectuales por la III República termina con las siguientes palabras:”La III República no es una quimera, no es una utopía. Es una urgente necesidad de regeneración democrática. Y puede ser una realidad, si todos nos unimos y luchamos juntos por conseguirlo. Sin olvidar las experiencias republicanas del pasado, la III República ha de mirar hacia el futuro”.





Compartir esta noticia: