dissabte, 28 de setembre de 2013

Diaris de ficció 27/9/1993


                                                              


                                               Diaris de ficció




Minimalia: La clau de l'educació no és ensenyar, és despertar.

Ernest Renan, escriptor, filòsof i historiador francès (1823-1892)




dilluns, 27, desembre 1993


La cultura és la millor inversió a la vida
Acabem l'any, un altre any...(no sé com seguir fa tant de temps que no escric!). L'única pena que tinc són els diners. Abans es déia, "Passa més fam que un mestre(a) d'Escola." Es pot conjugar en tots els temps, formes, modos, números i persones, i sempre resultarà real i fins i tot comprensible. Supose que algú diria, això et passa per no haver estat previssora. No hi ha cap dubte que eixa seria la veu de la formiga de la fàula, però resulta que a mi m'encanta ser xixarra. Com ho veus?. Bó, he estat fent comptes per Nadal. Hauré de passar el mes amb les trenta mil pessetes que em resten. El lloguer ja se'n enduu un bon mos. No és fàcil. I aquesta situació es pot prolongar mesos. I encara que els Sindicats no convoquen alguna vaga per acabar-ho d'adobar.



Encara em sent trasbalçada per alguns afers. Segurament peque d'ingènua. L'Aurora diu, amb la l'eloquència que la caracteritza, que el fi últim per al qual hi som a aquest món és aprendre. Clar, i després, quan ja saberem prou, morir-nos. L'hi vaig respondre. Darrerament he pogut col·locar unes quantes peces al trencaclosques i em sent gojosa. Després de superar obstacles ben seriosos ensopegue una i altra vegada amb missèrrims problemes de diners. Reconec que m'entossudeix, amb cega perseverància, en repetir els mateixos errors una i altra vegada. Quan aprendrás, Marina, quan aprendrás? Doncs, veges, és que no vull aprendre. No vull fer-me retrets que no fan més que embolicar la troca. Crec que cadascú sens dubte s'ha acceptat com és, si més no, en allò fonamental.



Mentre visc immersa en constants cavilacions sobre factures, venciments i crèdits, fent malabarismes per arribar a fi de mes, tothom estalvia. No m'ho explique. Hauré de forrar-me de paciència i esperar que la vida em done les respostes? També potser que haja eixit a relluïr la meua flaca d'invertit en valors atípics, apostar per una formació integral, independència personal, llibertat densenyament, bibliografia sobre psicologia, pedagogia, història, literatura, nous corrents padagògics; i això ha requerit dies, setmanes, mesos i anys de lectures y reflexions; de llegir, pensar, imaginar,...d'estar actualitzada a la en meua faena. Donar-li prioritat a invertir en valors personals, mantenir un bon nivell professional i humà, assolir una autèntica formació permanent...,i, si més no, mantenir la mentalitat oberta a tot allò que pogués significar progrés i innovació. Quín era l'objetiu de la meua preposta? Educar i formar al meu alumnat en basse, no sols al moment actual, sinó educar per al futur, per a quan les promocions actuals hagen arribat a l'edat en que cal prendre decisions, estudis, carrera, parella, fills, assumir compromissos planificar el seu futur. Tot això requeria uns conéixements i un entrenament pel que fa a la presa de decisions.

En aquest sentit la meua tenacitat ha estat un guany, no obstant això com que aquests valors no cotitzen en borsa sembla que mai han de ser reconeguts.




Diaris de ficció 25/9/1993



Dissabte, 25 setembre 1993









L'escriptor té una responsabilitat total davant de l'època que li ha tocat viure. La primera obligació d'un escriptor és observar, relatar, manifestar l'època en què es troba.

Josep Pla (Palafrugell 1897-Llofriu 1981)



He estat reflexionant que l'ésser humà ensopega innombrables vegades en la mateixa pedra y el que no ho reconeix que s'ho fassa veure. És clar, admetre la possibilitat, buf, això no comproment, però tenir l'audacia d'aceptar-ho...això són fiques d'un altre paner.

El curs començava amb l'esperança, per part meua, d'inaugurar una nova etapa. Un altre col·legi, uns altres companys, un altre alumnat... Per dissort amb un mes de classe vaig tenir prou per adonar-me'n que eixir a la deseperada del Jaume I, anava a fer-me pagar en escreix la meua arrogància.

He estar o estic encara a punt de perdre una serenitat que m'ha costat molt i molt d'aconseguir. Fins i tot he pensat que em trobava de nou aparcada en un estat despressiu. Aleshores he agafat la bicicleta i me'n he anat a respirar al Saler. Quan he tornat he vist les coses més clares.
Aquest centre està situat al l'extrarradi de València. De construcció antiga es va dedicar inicialment a un alumnat amb alguna discapacitat.
Ara, situació de l'alumnat d'aquest centre s'hi perceb clarament conflictiva, de la qual cosa es dedueix que he d'acoblar-me jo a les seues circumstàncies, és clar. Un amic em va recomanar "El lobo estepàrio" de Herman Hesse. Ha estat un descobriment observar fins a quin punt em veig reflexada en gran part del seu contingut. És un consol saber que d'altres persones han passat per semblants situacions, la soledat, la temença...la incertesa i el dubte, el desig de la mort. No és cap gràcia, tan sols és. Contra això no es pot fer res, només podem arribar-hi a la fi, es a dir dur avant el treball en la mesura possible. 

Hui al programa de Luis del Olmo, ha tocat una dona gallega. Se queixava de la vida que es porta a Galícia i de la seua en particular. El seu marit, funcionari, guanyava cent mil pessetes al mes. Els seus fills estudien fora. I els han congelat el salari. M'han caigut les llàgrimes.

M'he convertit en una escriptora de cap de setmana. Qué dic escriptora, ni aixó, una redactora de retalls de vida, de reflecsions incompletes i obsesives, de res.

Ara veig que cada vegada el temps dona ménys de sí. No aconsegueisc aprofitar-lo, traure-li rendiment. És una monotonia. Electroencefalograma pla. Em negue a que el treball m'inutilitze. Hauria de fer, com he fet  d'altres vegades, distanciar tant com puga la professió de la vida, es a dir no emportar-me els problemes a casa i molt menys al llit. D'altra manera acabaré agafant mosques.

"Corramos un estúpido velo" com solia dir Anita. Possiblement m'aïlle massa, no quede amb ningú per passar el cap de setmana. Això em proporciona certa disponibilitat però també, a vegades, certa apatia. Què curiós, mai no m'hagués imaginat a mi mateix com una persona apàtica. Sempre he volgut fer tantes coses...una llista interminable d'activitats. Ara m'havia proposat eixir més, veure les amigues, assistir a actes culturals... Tanmateix no sé si és perquè ara estic passant per un període d'adaptació a una nova realitat professional o perquè no m'organitze, el cas és que no trobe temps per a res. Ni tan sols ara puc dur la casa com a mi m'agrada. Supose que es tracta d'una situació transitòria. No puc permetre que el meu sentit de la responsabilitat en fassa esdevenir un histèrica. Possiblement un poc d'anarquia no ve malament fins i tot diria que és necessària.
Lola i Edi vindran dissabte i en parlarem de moltes coses. Potser Manel en telefone aquesta setmana que vindrà a la Fira del llibre. Tampoc és que visca al deset del Sahara.

Hui és l'aniversari de Silvia, la meua neboda. Fa catorze anys sembla que fou ahir quan va nèixer i ja ha passat mitja vida. D'aquella Marina queda molt poc. Els progressos, encar que lentament, s'han produït. El passat ja no em turmenta, crec que vaig fent les coses el millor que sé, encara que em coste més. És cert que el passat ja no em turmenta, de tots els prejudicis, de totes les meues accions i decisions jo vaig ser sempre la més perjudicada. En aquesta vida anem a les palpentes, no hi ha seguretats i sí una gran temença a equivocar-nos.

Mai no he pogut desfer-me'n de la por, de l'ansietat més ben dit. Amb tot i això quan he hagut d'interpretar el meu paper he tractat de fer-ho amb autenticitat i versemblança.











dimecres, 25 de setembre de 2013

Olor a septiembre



                                                       Con ánimo de ofender

                                               Narración original de Arturo Perez Reverter








     Olor de septiembre



Pues resulta que vas dando un paseo por las calles de un barrio viejo, a esa hora en que gotean las macetas de geranios, y hay pernaderías abiertas, y tiendas de ultramarinos, y marujas charlando en las aceras, y una furgoneta con un gitano que vende melones. Te encantan esas calles y esas tiendas y esas señoras con carrito de la compra y vestidos estampados de verano, y la manera con que el gitano empalma la churri y pega dos tajos, chis, chas, las voces en el aire, para que te caten el producto. Te gustan esas cosas, las voces en el aire, los olores, la luz en lo alto de las fachadas de las casas, el jubilado en pijama que mira desde el balcón. Uno casi quiere a la gente, así, en abstracto, en mañanas como ésta.

Ese es tu estado de ánimo cuando, al pasar por una callecita estrecha, hueles a papel cualquiera, ni a bastardas hojas de periódicos, ni a celulosa ni a nada de eso. A limpias resmas blancas, cosidas, encoladas. Huele a libro nuevo, y parece mentira lo que puede desencadenar un olor y su recuerdo. Entonces con la cabeza llena de imágenes, tan asombrado como si acabaras de dar un salto de casi cuarenta años en el tiempo te detienes frente a una puerta abierta y ves una antigua prensa, y pilas de libros que están siendo empaquetados. No necesitas acercarte más para saber de que se trata de libros de texto. Ese olor inconfundible sigue perfectamente claro en tu memoria, y casi puedes sentir entre los dedos el tacto de las tapas, ver las ilustraciones de las portadas, aspirar el aroma de esos libros de septiembre que en otro tiempo contemplaste con una mezcla de expectación y recelo como quien mira por primera vez un terreno desconocido por el que deberá aventurarse de un momento a otro.


Y en ésas, zaca, das un paso hacia atrás, o es el tiempo quien lo da; y te ves de nuevo allí, en el almacén de la librería colegial entre las grandes pilas de libros de la editorial Luís vives, tapas de cartón y lomos de tela, clasificados por cursos y asignaturas: Historia de España, Gramática, Aritmética. Libros todavía medios envueltos en grandes paquetes de papel de estraza, que olían a nuevo, a papel noble, a tinta virgen, a ese momento de la vida en que todo era posible porque todo estaba por leer, por estudiar y por vivir. Recuerdas tu fascinación al comienzo de cada curso; aquella forma en que tocabas por primera vez el lote de libros, habrías sus páginas, mirabas textos e ilustraciones. Hasta los que luego no se tornarían odiosos campos de concentración o tormento chino- Matemáticas, geometría, Física y Química-, en ese momento inicial, intactos, como una mujer hermosa y llena de enigmas, se dejaban acariciar envueltos en aquel aroma de papel mágico que olía a promesas, y a misterio.


Ahora, con los años más por detrás que por delante, los misterios se desvelaron, e hicíste una buena parte de ese camino del que tales libros eran puertas. Sin embargo aquí junto al almacén  el olor reencontrado te permite por un instante regresar a la casilla número uno del juego de la Oca, al punto de partida, al comienzo de casi todo. Hasta te concede recobrar el goce, el tacto de la mano masculina y segura que te conducía entre aquellas pilas de libros recién desempaquetados mientras iba entregándotelos, uno a uno. Una mano delgada, noble, hace tiempo perdida, que revives ahora gracias a ese olor, asiéndote otra vez a ella porque te sientes impresionado, conmovido, tímido ante las pilas de libros aún no abiertos, cuyos secretos, pobre de ti, tienes sólo un curso para trasladar de su papel a tu cabeza.


Y así, en la estrecha callecita, inmóvil frente al almacén y traspasado de nostalgia, mueves silenciosamente los labios mientras recitas frases , latiguillos, fragmentos vinculados a ese olor, que luego te acompañarían toda la vida: Triste suerte las hijas de Ariovisto. Fé- así, con acento- esperanza y caridad. Todo cuerpo sumergido en un líquido. El ciego sol, la sed y la fatiga. Blanca, negra, amarilla, cobriza y aceitunada. Oigo, la pátria, tu aflicción. La del alba seria. Almanzor agoniza y muere a las puertas de Medinaceli. Eses O Cuatro Hache dos. Puesto ya el pie en el estribo... y de pronto sonríes  en el momento en que lo reciente se difumina y son los años lejanos los que se recuerdan, cuando también tú estás pie en el estribo y a punto de irte como todo se va en esta vida, seguirás recordando ese olor y esas palabras con la misma intensidad del primer día.





















dimarts, 24 de setembre de 2013


                               Con ánimo de ofender
                                                original de Arturo Pérez Reverte
                     

                 Olor de septiembre 


          Pues resulta que vas dando un paseo por las calles de un barrio viejo, a esa hora en que gotean las macetas de geranios  y hay pescaderias abiertas, y tiendas de ultramarinos, y marujas charlando en las aceras, y una furgoneta con un gitano que vende melones. Te encantan esas calles y esas tiendas y esas señoras con carrito de la compra y vestidos estampados de verano, y la manera con que el gitano empalma la churri y pega dos tajos, chis, chas, las voces en el aire, para que te caten el producto. Te gustan esas cosas, las voces en el aire, los olores, la luz en lo alto de las fachadas de las casas, el jubilado en pijama que mira desde el balcón. Uno casi quiere a la gente, así, en abstracto, en mañanas como ésta.

          Ese es tu estado de ánimo cuando, al pasar por una callecita estrecha, hueles a papel cualquiera, ni a bastardas hojas de periódicos, ni a celulosa ni a nada de eso. A limpias resmas blancas, cosidas, encoladas. Huele a libro nuevo, y parece mentira lo que puede desencadenar un olor y su recuerdo. Entonces con la cabeza llena de imágenes, tan asombrado como si acabaras de dar un salto de casi cuarenta años en el tiempo te detienes frente a una puerta abierta y ves una antigua prensa, y pilas de libros que están siendo empaquetados. No necesitas acercarte más para saber de que se trata de libros de texto. Ese olor inconfundible sigue perfectamente claro en tu memoria, y casi puedes sentir entre los dedos el tacto de las tapas, ver las ilustraciones de las portadas, aspirar el aroma de esos libros de septiembre que en otro tiempo contemplaste con una mezcla de expectación y recelo como quien mira por primera vez un terreno desconocido por el que deberá aventurarse de un momento a otro.

           Y en ésas, zaca, das un paso hacia atrás, o es el tiempo quien lo da; y te ves de nuevo allí, en el almacén de la librería colegial entre las grandes pilas de libros de la editorial Luís vives, tapas de cartón y lomos de tela, clasificados por cursos y asignaturas: Historia de España, Gramática, Aritmética. Libros todavía medios envueltos en grandes paquetes de papel de estraza, que olían a nuevo, a papel noble, a tinta virgen, a ese momento de la vida en que todo era posible porque todo estaba por leer, por estudiar y por vivir. Recuerdas tu fascinación al comienzo de cada curso; aquella forma en que tocabas por primera vez el lote de libros, habrías sus páginas, mirabas textos e ilustraciones. Hasta los que luego no se tornarían odiosos campos de concentración o tormento chino- Matemáticas, geometría, Física y Química-, en ese momento inicial, intactos, como una mujer hermosa y llena de enigmas, se dejaban acariciar envueltos en aquel aroma de papel mágico que olía a promesas, y a misterio.

           Ahora, con los años más por detrás que por delante, los misterios se desvelaron, e hiciste una buena parte de ese camino del que tales libros eran puertas. Sin embargo aquí junto al almacén  el olor reencontrado te permite por un instante regresar a la casilla número uno del juego de la Oca, al punto de partida, al comienzo de casi todo. Hasta te concede recobrar el goce, el tacto de la mano masculina y segura que te conducía entre aquellas pilas de libros recién desempaquetados mientras iba entregándotelos, uno a uno. Una mano delgada, noble, hace tiempo perdida, que revives ahora gracias a ese olor, asiéndote otra vez a ella porque te sientes impresionado, conmovido, tímido ante las pilas de libros aún no abiertos, cuyos secretos, pobre de ti, tienes sólo un curso para trasladar de su papel a tu cabeza.
         Y así, en la estrecha callecita, inmóvil frente al almacén y traspasado de nostalgia, mueves silenciosamente los labios mientras recitas frases , latiguillos, fragmentos vinculados a ese olor, que luego te acompañarían toda la vida: Triste suerte las hijas de Ariovisto. Fé- así, con acento- esperanza y caridad. Todo cuerpo sumergido en un líquido. El ciego sol, la sed y la fatiga. Blanca, negra, amarilla, cobriza y aceitunada. Oigo, la pátria, tu aflicción. La del alba seria. Almanzor agoniza y muere a las puertas de Medinaceli. Eses O Cuatro Hache dos. Puesto ya el pie en el estribo... y de pronto sonries, en el momento en que lo reciente se difumina y son los años lejanos los que se recuerdan, cuando también tú estás pie en el estribo y a punto de irte como todo se va en esta vida, seguirás recordando ese olor y esas palabras con la misma intensidad del primer día.   





         
                                          

diumenge, 22 de setembre de 2013

Cómo contratar electricidad verde sin tener que pagar más

Desobediencia energética

Cómo contratar electricidad verde sin tener que pagar más

El Tiempo de la Luz, la Verdad y la Libertad



                           Sobre las cooperativas eléctricas de Troppo Vero Dosmil Ocho

Con motivo de la campaña de desobediencia solar iniciada por varias cooperativas energéticas, como podéis ver en esta noticia y en esta rueda de prensa, animamos a informarse, a informar y a pasarse a las cooperativas energéticas habidas y por haber.
Actualmente, con sólo cambiar de compañía eléctrica podemos incrementar de forma inmediata la producción de electricidad verde. Y defender, de paso, otro modelo energético. En la entrevista que le hizo Jaume Barberà en el programa Singulars, Puig proponía una alternativa energética verde al alcance de todos. Tras realizar un análisis exhaustivo del actual sistema eléctrico español (oligopoly según Jordi Évole), donde explicaba el porqué el recibo de la luz no para de subir (entre 1999 y 2013 ha sufrido un incremento del 74,69%, pasando de tener una de las tarifas más bajas de la UE a la una de las más elevadas, según Eurostat), el déficit de tarifa se engrosa y, paradójicamente, las grandes corporaciones eléctricas (Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Endesa, HC y E.On) incrementan sus beneficios cada año. Puig instaba “a crear un sistema eléctrico totalmente descentralizado y al servicio del ciudadano”. Y “con un acto tan sencillo como dejar de ser clientes de los oligopolios y pasarnos a cooperativas que ya comercializan electricidad verde al 100% en España”.


¿Qué son las cooperativas de electricidad verde?

Básicamente, son empresas que comercializan (y, a veces, producen) kilovatios procedentes exclusivamente de fuentes renovables (como el sol, el viento, el agua, el calor geotérmico, las olas, las mareas o la biomasa). Aunque estas entidades pueden adquirir electricidad en el mercado general (y a los grandes oligopolios energéticos), todas avalan el origen renovable de toda la electricidad que comercializan y producen (con certificados de la Comisión Nacional de la Energía, CNE). Pero hay más. En las cooperativas, los consumidores forman parte de la empresa (son socios). El objetivo no es sólo apostar por una energía limpia y renovable sino promover un modelo energético compartido con los ciudadanos (abierto y participativo).

¿Un nuevo orden mundial de la energía? ¿O una idea antigua que vuelve a emerger?, me pregunté. ¿Se trata de un fenómeno nuevo? Pese a que hablar de cooperativas eléctricas suene moderno (y en cierto modo lo sea) su historia se remonta a casi una centuria. Las cooperativas energéticas nacieron en Europa en las primeras décadas del siglo XX, asentándose principalmente en Dinamarca, Alemania y Reino Unido, para resolver el suministro de luz en los pueblos apartados de las primeras grandes redes eléctricas. En España, antes de la Guerra Civil, se alumbraron más de 2.000 entidades. De aquellas pioneras resisten unas 20 entidades (15 de ellas en la Comunidad Valenciana): San Francisco de Asís (Crevillente), Algimia de Alfara, Catral, Biar, Callosa de Segura, Castellar, Guadassuar, Alginet, Chera, Sot de Chera, Vinalesa, Meliana, Museros, Almenara y El Serrallo (Castellón). Estas cooperativas -algunas con alto porcentaje de renovables- venden la electricidad entre un 15 y un 30% por debajo que las compañías convencionales. Y cada vez más tienden a invertir en instalaciones renovables o de cogeneración (como las cooperativas de nueva planta).

El caso más destacado es la de San Francisco de Asís (que ha derivado en el actual grupo Enercoop). ¿Por qué surgen hoy las cooperativas? Ya no se trata de hacer llegar la luz donde no hay, sino de que esa ‘luz’ sea limpia y renovable. Y de que las infraestructuras energéticas estén al servicio de la sociedad (en lugar de quedarse en manos de unos pocos). Éstos son los dos grandes retos que fomentan y persiguen las nuevas cooperativas verdes que surgen en los años 90 en diferentes países europeos. Aunque las asociaciones españolas tienen todavía un carácter casi testimonial (han asomado hace apenas tres años), siguen la estela de modelos tan afianzados en el mercado como Ecopower (Bélgica), Enercoop (Francia) o Greenpeace Energy (Alemania). Se trata de iniciativas que atizan el candente debate de la energía, en la misma línea de defensa ambiental que propuestas como Ecooo o Plataforma por un nuevo modelo energético.

Los últimos datos revelan que lo verde avanza. Las energías renovables suman ya el 44,3% de la demanda eléctrica del país, y gracias a ellas, las emisiones de CO2 del sector eléctrico han aminorado en enero de 2013 un 58,5% respecto a 2.012. ¿Conseguiremos avanzar hacia donde queremos, y necesitamos, a partir de incentivar el crecimiento de las renovables?

¿Qué cooperativas de energía verde destacan en España?

1. Grupo Enercoop. Alicante. Con sede en Crevillent (Alicante), es la firma matriz de un grupo cooperativo que procede de la Cooperativa Eléctrica Benéfica San Francisco de Asís creada en 1.925 para ofrecer electricidad a las empresas de la región, en especial del sector textil. En la actualidad, Enercoop reúne a varios socios productores, distribuidores y comercializadores de energías renovables y de cogeneración para seguir suministrando electricidad verde a la población alicantina a un precio menor. La tarifa que aplica a sus kilovatios verdes (procedentes tanto de sus minihidráulicas o su huerta fotovoltaica como del mercado mayorista) es entre un 13 y un 15% inferior a las oficiales.

2. Som Energia. Cataluña y España. 972 183 386 (o “Somos energía” en catalán). Es la primera cooperativa de producción y consumo de energía verde en España y el segundo distribuidor nacional de electricidad 100% renovable después de Gesternova (una sociedad anónima que comercializa kilovatios verdes desde 2005 procedentes de los productores de Energías Renovables, Appa). Som Energia se constituyó en 2010, a partir de una convocatoria vía email de Gijsbert Huijink, un holandés afincado en Catalunya (profesor en aquel momento de la Universitat de Girona) y de un centenar de alumnos y exalumnos. Cuenta con sus propias plantas de energía solar fotovoltaica y una central de biogás.

3. GoiEner. Pais Vasco. Aunque se presenta en 2011 en la comarca guipuzcoana del Goierri, esta cooperativa sin ánimo de lucro se registra legalmente a finales de 2012. Al entender las cooperativas como entes locales que impulsan las economías del entorno, GoiEner comercializa energía verde exclusivamente en Euskadi. Eso sí, ayuda a impulsar cooperativas de ámbito local en toda España.

4. Zencer. Andalucía y España. 902 750 736. Acaba de llegar al mercado. Creada en Fuengirola (Málaga), opera en el mercado eléctrico desde enero de 2013. Se trata de la primera cooperativa de consumidores y usuarios de energía eléctrica en Andalucía, pero está acreditada para suministrar energía verde a toda España.

¿Cómo contratar electricidad verde? Los trámites son sencillos y vía web. Hay que empezar por darse de alta como socio (abonando unos 100 euros, que son reembolsables si te das de baja, y que da derecho a cinco contratos de luz) y después rellenar el contrato de suministro adjuntado el último recibo de la luz. Nada más. Ni cambios en la instalación ni sobrecostes en el precio de la energía. En la mayoría de las cooperativas, el precio del kilovatio verde es el mismo que el regulado por el gobierno (o tarifa de último recurso, TUR). Para cotejar importes, se pueden utilizar algunos comparadores ‘on line’ (Comparatarifas.es, Eligetuenergia.com o Comparador de la CNE).


Fuente:http://tiemposdeluzyverdad.foroactivo.com/t1708-desobediencia-solar-y-como-contratar-electricidad-verde-sin-tener-que-pagar-mas


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 

¿Dónde vives Mariano? Video de las JSE denunciando que Rajoy...