dissabte, 3 de maig de 2008

El retorno de los nómades


Aclaraciones con esperanzas (continuación)
Dejarán atrás esa costumbre de caminar en línea recta para ir desde sus casa al trabajo y desde el trabajo a sus amores.
De a poco, aprenderán a caminar en espiral como los nómades.

Caminar en espiral protege a los nómades de los tornados y de los granizos.

Cuando la tempestad los sorprende a la intemperie, se adhieren a la tierra y esperan que dejen de volar ramas por el aire.
Cuando todo pasa vuelven a caminar en espiral.

Esta manera de caminar no sólo es útil en las catástrofes sino en cualquier año de la vida.

Les permite mirar los abajos, los arriba y los costados de todas las cosas, incluidas las flores, los jarrones, los techos y las mariposas.
Hay otras condiciones básicas para transformarse de sedentarios en nómades dado que no sólo caminan en espiral sino que vuelan por los siete puntos cardinales del espacio.
En relación a ésto, es necesario que los sedentarios estén atentos al período en que comiencen a desarrollarse las alas.
En esos días y en esas noches, sobre todo en esas noches, pueden tener sensaciones de vértigos o náuseas o un incontrolable deseo de llorar arrepentimientos antiguos. Se recomienda en esos casos, mirar o recordar el vuelo de los pájaros y hacer cuenta que los pies se apoyan en las nubes.
También se recomienda llamar por teléfono o ir a la casa de algún nómade (no importa si son las tres de la mañana) para hablar de las cosas que les pasan o para hablar de las migraciones de las golondrinas o de la alegría de cualquier gorrión.

Hablar con los nómades acerca de estas cosas produce siempre un gran alivio en el corazón y en las articulaciones de todo el cuerpo. Sobre todo produce un gran alivio en los laterales de la espalda, en los precisos lugares donde se está produciendo el nacimiento de las alas.

Además de esas transformaciones básicas, los sedentarios tendrán que aprender a dejarse sorprender por las lluvias y no andar siempre pendientes del paraguas. Los nómades aman la lluvia y se dejan conocer por ella.

Los sedentarios que culminen estas transformaciones serán bienvenidos en los caminos y en los vuelos de los nómades.

Lamentablemente, algunos se quedan a mitad de camino.
Alcanzan a hacer solamente algunas piruetas caminando en espiral o con las primeras gotas de lluvia, salen corriendo en linea recta a buscar un paraguas.
Aunque parezca extraño, podría darse el caso de que algún nómade decida transformarse en sedentario. Esto no es común pero si ocurriese, seguramente guardará sus alas en algún estante y saldrá por los asfaltos a caminar en línea recta.
No se garantiza que este tipo de transformaciones no lo lleven rápidamente al exterminio.
Entre los nómades no existe
el nomadismo como doctrina.
No existen las doctrinas ni las ortodoxias.
Nada más lejos de los nómades
que encerrarse adentro de los ismos.
Cuando se pluraliza acerca de los nómades es nadas más que a los efectos de incluirlos en las generalidades de la especie.
Los nómades no tienen uniformados los sentimientos ni las razones.
Saben que a pesar de las identidades que les da la especie, ser nómades es un a construcción del corazón y de la mente a partir de los latidos personales.
Bajo ningún concepto, bajo ninguna razón bajo ningún sentimiento deberá entenderse que las diferencias entre sedentarios y nómades son abismos infranqueables.
Cualquiera sabe que precisamente aprender a volar se hace imprescindible apara atravesar abismos.
Frente a los abismos, los pies comprueban sus limitaciones y es ahí donde las alas empiezan a tener razón de ser.

LÍA SCHENCK

dijous, 1 de maig de 2008

Crònica de la tendresa (II)

Dos teuladins venien a l’escola...
Els vaig veure entrar del pati, per la porta de la classe, pegant botets, doctorejant a dreta i esquerra. Un anava al davant, l'altre el seguia enmig del silenci de la classe buida. De la meua taula estant me'ls vaig mirar de reüll, tot seguit alcí el cap i ells, sobtats, emprengueren la retirança amb una lleugera revolada desfent la insòlita ruta de la seua incursió...Piulaven enjogassats saltant pels terrats de teules abarquillades. Per a ells, potser fora l'hora de jugar i de menjar; solien vindre al pati a aquelles hores i arramblen amb les engrunes dels esmorzars que restaven per terra.

A través dels cristalls de la finestra guaitava un cel de llet mentre les oronetes creuaven l'espai traçant improvisats camins amb el seu vol, i xisclaven apressades pressentint el capvespre. Torní l'esguard sobre l'estança. Les cadires dormien després d'una altra jornada atrafegada i sorollosa; dormien estranyament quietes. Aleshores ningú no es baralla per cap d'elles, ni per aquella que tenia les potes més llargues, ni per la que semblava més nova...Dormien formalment col.locades als seus llocs respectius ran de les taules redones. Les sofrides taules que suportaven cada dia els braços cansats per la son matinera, els colps de l'enuig, l'afany de treball... en la seua carn de fusta vella.

L'espill, encolat a la paret, semblava un llac d'aigües tranquil·les, llavors ningú li mostrava la cara fent-li ganyotes, assajant cucamones; ningú s'aturava al seu davant, armat de pintures, per tacar-se la cara, les mans, els braços...tot cercant un momentani canvi d'identitat. La gavina del cartell, enganxat a la paret amb punxetes, davallava amb les ales esteses vers la superfície d'un mar blau fosc d'onades suaus sota un cel infinit. Em recordava Joan Sebastià Gavina, aquella bella història que parlava de diferència i de transgressió... i la veu de Nill Diamond, en marxa el tocadiscos, escoltant-lo repetides voltes. L'altra finestra orientada al nord, de fusta repintada, deixava veure de gairó el cap d'algú que passava pel carrer. De dins estant s' escoltaven les veus dels xiquets jugant mentre feien el berenar, els lladrucs d'un gos, el rebot d'una pilota contra el paviment al compàs d'una cançoneta infantil: " Bi, bi, biscolela, caralamela..." Preparava el treball per a l'endemà sense afanyar-me, traia punta als llapis i ordenava els full de dibuix. Aquell era per a mi el millor moment del dia. Ensumava l'olor d'escola que m'impregnava els cabells, la roba, les mans...Amb la mirada acaronava aquell espai estimat on havia anat a raure, enmig d'un silenci imperfet que em resguardava.