dissabte, 13 d’octubre de 2012

Serge Latouche: "La gente feliz no suele consumir" Propone vivir mejor con menos. Profesor emérito de Economía en la Universidad París-Sud, es una de las voces mundiales del llamado movimiento por el decrecimiento.



Serge Latouche: "La gente feliz no suele consumir"

Propone vivir mejor con menos. Profesor emérito de Economía en la Universidad París-Sud, es una de las voces mundiales del llamado movimiento por el decrecimiento





Serge Latouche




GABRIEL ASENJO.. PAMPLONA.
Viernes, 11 de febrero de 2011 - 04:00 h.



Nacido en Vannes (Francia) hace 70 años, ante un público que le escuchaba sentado hasta en los pasillos de acceso al salón de actos del Colegio Mayor Larraona de Pamplona, subrayaba ayer noche que el actual ritmo de crecimiento económico mundial es tan insostenible como el deterioro y la falta de recursos en el planeta.
Invitado por el colectivo Dale Vuelta-Bira Beste Aldera, y bajo el título de su conferencia El decrecimiento, ¿una alternativa al capitalismo? , reclamó que la sociedad establezca una autolimitación de su consumo y de la explotación medioambiental. Desde su punto de vista no se trata de plantear una involución sino acoplar la velocidad de gasto de los recursos naturales con su regeneración.
Especialista en relaciones económicas Norte / Sur, premio europeo Amalfi de sociología y ciencias sociales, su movimiento decrecentista, nacido en los años 70 y extendido en Francia, defiende la sobriedad en la vida y la preservación de los recursos naturales antes de su agotamiento. A su juicio, si el decrecimiento no es controlado "el decrecimiento que ya estamos experimentando" será consecuencia del hundimiento de una forma de capitalismo insostenible, y además será desmesurado y traumático.
Una bomba semántica. Afirma Serge Latouche que el término decrecimiento es un eslogan, "una bomba semántica provocada para contrarrestar la intoxicación del llamado desarrollo sostenible", una forma de pensamiento, la sostenibilidad, extendida por el economicismo liberal de los años ochenta, y que propicia pagar por todo, "por ejemplo, en el caso del trigo, obliga a pagar por los excedentes, por su almacenamiento y también hay que pagar por destruir los sobrantes". "Deberíamos hablar de A-crecimiento", dijo como una invitación hacia la reflexión sobre nuestro estilo de vida, incluso sobre la exhibición de los superfluo y el enriquecimiento desmesurado.
Desde su punto de vista "vivimos fagotizados por la economía de la acumulación que conlleva a la frustración y a querer lo que no tenemos y ni necesitamos", lo cual, afirma, conduce a estados de infelicidad. "Hemos detectado un aumento de suicidios en Francia en niños", agregó, para aludir más adelante a la concesión por parte de los bancos de créditos al consumo a personas sin sueldo y patrimonio como sucedió en Estados Unidos en el inicio de la crisis económica mundial. Para el profesor Latouche, "la gente feliz no suele consumir".
Sus números como economista aseguran que le dan la razón: cada año hay más habitantes en el planeta a la vez que disminuyen los recursos, sin olvidar que consumir significa producir residuos y que el impacto ambiental de un español equivale a 2,2 hectáreas, y que cada año se consumen 15 millones de hectáreas de bosque "esenciales para la vida". "Y si vivimos a este ritmo es porque África lo permite", subrayó. Para el profesor Latouche, cual cualquier tipo de escasez, alimentaria o de petróleo, conducirá a la pobreza de la mayoría y al mayor enriquecimiento de las minorías representadas en la grandes compañías petroleras o agroalimentarias.
Trabajar menos y producir de forma inteligente. Tachado por sus detractores de ingenuo, postuló trabajar menos y repartir el empleo, pero trabajar menos para vivir y cultivar más la vida, insistió. Desde un proyecto que calificó como "ecosocialista", además de consumir menos, la sociedad debería consumir mejor, para lo cual propuso producir cerca de donde se vive y de forma ecológica para evitar que por cualquier puesto fronterizo entre España y Francia circulen hasta 4.000 camiones a la semana "con tomates de Andalucía cruzándose con tomates holandeses". Finalizó con una alabanza al estoicismo representado en España por Séneca: "No se obtiene la felicidad si no podemos limitar nuestros deseos y necesidades".



divendres, 12 d’octubre de 2012

II Asamblea Estatal de constituyentes







Sábado 13 de octubre en Madrid

Tras el 25-S es imprescindible un nuevo proceso constituyente: II Asamblea Estatal de Constituyentes


Luis Ángel Aguilar Montero

                                                                         


                                                      "Hay que tener contenido en una revolución,
                                                       en esto consiste el trabajo. Así que os animo
                                                       a que hagáis un proyecto sobre el futuro que
                                                       queréis tener, sed apasionados y creed que es
                                                       posible"

      Rebelión

                                                       


De la entrevista a Brigitta Jousdotter del Partido Pirata de Islándia publicada por Diagonal



El 25S, el 26S y el 29S decenas de miles de personas salieron a la calle…

…para demandar el inicio de un nuevo proceso constituyente, una solución democrática ante la situación actual. Mientras tanto, el Congreso recibía los Presupuestos del 2013, una auténtica bomba de austeridad piramidal contra el pueblo que se manifestaba. Se nos ha cargado con una inmensa deuda ajena, proveniente de los bancos, y se nos roban derechos sociales, laborales y nuestros servicios públicos para pagarla. Los políticos que han permitido esta estafa no están cumpliendo con su función de representarnos, lo cual queda aún más patente cuando intentan criminalizar la protesta social y usan la violencia contra manifestantes pacíficos.
La Constitución Española de 1978 reconoce que la soberanía nacional reside en el pueblo, pero no establece un mecanismo para que el pueblo controle que sus representantes le estén representando de verdad, y permita devolver la soberanía a su legítimo dueño en caso de que no lo hagan. Eso sitúa a la actual constitución como antidemocrática.
Además, no existen posibles formas de democracia directa/participativa, como los referéndums vinculantes para preguntar a la ciudadanía cómo se debe gobernar el país. Parece que el voto cada cuatro años, contabilizado con una ley electoral muy regresiva, es un cheque en blanco para los partidos, que se amparan en mayorías parlamentarias para romper sus promesas sin ningún tipo de vergüenza.
La Constitución actualmente vigente, en definitiva, ni es un instrumento útil para hacer efectiva la voluntad popular ni sirve para proteger y defender nuestros derechos más básicos ante los embates de un capitalismo financiero que amenaza con convertir nuestras vidas en aquello que conviene a sus estrictos intereses.
Por este motivo es necesario abrir un nuevo proceso constituyente que establezca las nuevas reglas económicas y políticas que el pueblo defina de forma directa.

Las Asambleas Ciudadanas Constituyentes.
Nacieron el 17 de diciembre de 2011, desde el 15M, con la intención de promover un proceso constituyente verdaderamente participativo y desde la ciudadanía. Un buen número de ellas se han creado desde entonces en diferentes puntos de la geografía. Las asambleas realizan un proceso de formación, debate y difusión sobre qué es un proceso constituyente y cómo podría ser uno en nuestros territorios.

Los Procesos Constituyentes.
Hasta hace pocos años iniciar un proceso constituyente implicaba iniciar una revolución social, y emplear la fuerza para deponer al régimen por quien el pueblo se sentía oprimido. Sin embargo, en los últimos tiempos, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Túnez o Islandia son referentes de procesos constituyentes completamente pacíficos y que han logrado redactar sus constituciones de forma participativa. En los cuatro casos el proceso ha sido precedido por momentos destituyentes masivos bajo diversas formas. Ello ha supuesto una mejora sustancial de la calidad de la democracia y la justicia social respecto al sistema anterior.

Por todo ello, invitamos a todas las personas interesadas, a todas las asambleas y movimientos sociales, a participar en el trabajo de construcción de la nueva sociedad que acordemos de forma horizontal, mediante el establecimiento de los necesarios canales de participación popular a través de las asambleas físicas y con el apoyo de las nuevas tecnologías de comunicación.

dimecres, 10 d’octubre de 2012

1. EL VIATGE





                              
EL CAP DE LA SERP









Si haguésseu eixit de la Ciutat amb nosaltres, per acompañarnos en l'expedició que el meu  company i jo, membres d'una famosa Societat Científica, l'objetiu de la qual era salvar tot el que es podia salvar del patrimoni col·lectiu, emprenguèrem per recórrer el llom d'una Serp, hauríeu pujat primer al cim de la Cara Roja, centre i punt d'unió de les muntanyes que s'escampen per tot el nostre país. Des d'allí, després d'haver-nos-en fet una idea a vista d'ocell, fins als seus confins, ens hauríem adreçat, junts, cap al nord-oest, a trobar la Boca del Riu. En aquest paratge irrepetible, hi hauríeu vist aparèixer, des de la negror d'una cova immensa, les seues aigües subterrànies, les quals, dividint-se en dos braços simètrics, donaven forma al cap de pedra de l'ofidi, tot semblant al cor d'un home, com s'hauria complagut a ex- plicar-vos el meu company, i retingut allí per sempre davant l'imatge líquida del seu propi naixement.

Arbres i plantes, ocells i bestioles que, en la vostra vida cuitadana, creieu inexistents o extingits, us haurien escortat en l'accidentada excursió que haurieu fet a la ribera. Després de passar una nit de prova en un abric prehistòric, un infant nu, com la inocència que tots vestim algun dia, després de salvar-nos la vida, us hauria lliurat l'Obsequi del Passat, que us ajudaria a entendre el Present i a afrontar el Futur, amb un mínim d'esperança. O tal vegada, un altre infant nu, més entremaliat, hauria pogut ensenyar-vos a fer versos sense paraules, però que us haurien donat les claus del llenguatge. Després hauríeu contemplat com els dos corrents reciprocs es reunien més avall, sobre el bescoll de la Serp, amb la remolinada alegria de la metamorfosi. Encaixonades entre cingles verticals de més de dues-centes braces d'altura, haurieu sentit córrer les aigües, tumultuoses, enjogassades, curs avall, i haurieu començat a sentir la necessitat de donar, a cada arbre i a cada ocell, un nom distint, per distingir-los i identificar-los.

 Havent passar pel vidre que separa les sensació de més lluny de la sensació de més a prop, secret que no es pot revelar i que cadascú ha de resoldre per ell mateix, entrariueu en un espai meravellós. Per a confirmar-vos en aquesta nova realitat, podríeu fer el conjur del gest repetit, que consisteix a rebotre per segona vegada una canya amb la qual us havíeu escurat el fang de les sabates contra la soca d'un freixe, d'on s'envoltaría un ocell de plomatge obscur.  





dimarts, 9 d’octubre de 2012





-Sin desobediencia civil, las mujeres inglesas todavía no podrían votar y los negros seguirían viajando al final del autobús en Estados Unidos.



08-10-2012


Entrevista a Jónatham F. Moriche
“Solo una desobediencia masiva puede ahora salvar la democracia”



-¿Cómo describirías la situación que se está viviendo en España?-La estructura económica española, apuntalada sobre ladrillos-basura e hipotecas-basura, convirtió rápidamente la crisis económica en desempleo, pobreza y exclusión, agravada primero por las durísimas políticas de ajuste del gobierno de PSOE, y luego por las aún más duras del PP. Y ahora, después de cuatro años en caída libre y sin ninguna luz en el horizonte, la crisis social desemboca en crisis política, que se intensifica cada día con la impunidad de los especuladores, los recortes de derechos sociales y la represión de las protestas. Estas crisis concéntricas, económica, social y política, se retroalimentan en una especie de círculo vicioso.
- ¿Hay culpables? ¿Solo “políticos y banqueros”, como se grita en las manifestaciones de los indignados?
-Son culpables los banqueros y especuladores en general, que la han hecho, casi todos los políticos, que como poco se la han consentido, bastantes medios de comunicación y periodistas, que les han reído el chiste a ambos, y en general ese 0,1% de la población en cuyas manos, gracias a este modelo económico y político neoliberal, se ha concentrado muchísimo dinero y poder. El resto no ha “vivido por encima de sus posibilidades”, como pretenden hacernos creer. La mayoría de las familias trabajadoras españolas no han conocido más lujos que tener una vivienda, mandar a los hijos a la universidad y cogerse unas vacaciones quince días al año. Y eso no son lujos, son derechos.
-Sin embargo, sólo un pequeño porcentaje de la población participa activamente en las protestas, ¿por qué?
-Durante 35 años se ha fomentado en España una “democracia de baja intensidad” basada en votar cada cuatro años y desentenderse de todo hasta las siguientes elecciones. La cultura de participación ha sido concienzudamente desmantelada, las asociaciones de vecinos casi han desaparecido, los partidos y sindicatos se han profesionalizado y burocratizado, el periodismo y la cultura en general se han descomprometido. Ahora muchísima gente se siente estafada e insultada por la situación que vivimos, pero no tiene experiencias ni referentes que le sirvan para movilizarse, así que ha tenido que inventarse sobre la marcha su propia forma de hacer política, al margen de instituciones que son formalmente democráticas, pero que han sido vaciadas de capacidad real para oponerse al poder de los mercados y el chantaje de la deuda. Eso es el 15-M, y en ese proceso seguimos. “Vamos despacio, porque vamos muy lejos”, como dicen los indignados
-¿Qué te parecen actos de desobediencia civil como los practicados por Sánchez Gordillo en Andalucía y Manuel Cañada en Extremadura?
-Sin desobediencia civil, las mujeres inglesas todavía no podrían votar y los negros seguirían viajando al final del autobús en Estados Unidos. Como dice Manuel Cañada, “la desobediencia de hoy es el derecho de mañana”. La desobediencia es una forma de resolución no violenta de conflictos que emplea gente desarmada para enfrentarse al Estado, que sí está armado. Y cuando el Estado responde de modo violento, la desobediencia no responde con violencia a la violencia, sino que trata de neutralizarla con la fuerza del ejemplo y las buenas razones. Ahora, en España, Grecia o Portugal, con las instituciones representativas secuestradas por el poder económico, solo una desobediencia masiva puede salvar la democracia.
-Pero, ¿hay alternativas reales? ¿Hay margen de maniobra para cambiar de rumbo?
-Hay alternativas económicas y el margen de maniobra se conquista con la política, enfrentando la fuerza de la democracia a la fuerza de los mercados. Después de la insurrección popular de 2001, Argentina reestructuró unilateralmente el pago de la deuda, se reindustrializó y reforzó su soberanía respecto de los mercados financieros internacionales, con excelentes resultados: crecimiento económico, reducción de la desigualdad y empoderamiento democrático. Islandia reformó su Constitución para que las deudas de los especuladores no recayeran sobre toda la población, y así han salvado a su país de hundirse en la espiral de recortes y represión en que hemos caído nosotros. Y hay más ejemplos. Si se quiere, se puede.
- ¿No es contradictorio militar en un partido político y participar del 15-M?
-No debería serlo, y si lo es, son los partidos políticos y sus militantes los que tienen que ser humildes y corregir errores y vicios, aprendiendo de lo que está pasando en la calle. El 15-M es el movimiento social más amplio, inteligente y esperanzador nacido en este país desde la Transición. Se equivocan quienes, desde la derecha o desde la izquierda, siguen mirando por encima del hombro a los indignados de las plazas.
-¿Qué opinas de las protestas convocadas para “rodear el Congreso”?
-Una manifestación desarmada ante un Congreso que desde hace cuatro años solo sanciona órdenes llegadas desde Berlín no es una amenaza sino una reivindicación de la democracia. Lo que sucedió después fue una operación de castigo para aterrorizar y desmovilizar a la sociedad civil. Los políticos que dieron las órdenes y los policías que las acataron han delinquido, y muy gravemente, contra derechos fundamentales, y deben ser procesados penalmente por ello. Lo más peligroso es que la represión violenta se está sistematizando y normalizando, como respuesta cotidiana del poder contra cualquier tipo de disidencia por pacífica que esta sea. Y ya sabemos a qué tipo de sociedad conduce eso.
-¿Cómo ves que parlamentarios que están en el Congreso salgan a solidarizarse con manifestantes?
-Si hay coherencia entre lo que esos parlamentarios defienden dentro y lo que la gente está pidiendo fuera, me parece legítimo. Y en una situación de represión violenta, los diputados como autoridad pública pueden ayudar a salvaguardar derechos civiles y dar testimonio de su violación. En realidad, los diputados que me preocupan son los que el 25-S se quedaron en el Congreso y no salieron a intentar impedir que semejante barbarie se consumase.
-¿Gobernará Rajoy cuatro años?
-No. En realidad, ni siquiera ha empezado a hacerlo, se está limitando a escriturar España a nombre de sus acreedores financieros. Gobierna con un programa distinto al que presentó a las elecciones y está pisoteando sistemáticamente derechos sociales y libertades civiles sujetas a protección constitucional. Este gobierno ha violentado su contrato con los electores y ha sobrepasado sus competencias. Debe dimitir. Pero eso no basta. Hay que abrir un proceso constituyente que refuerce nuestra democracia para impedir que algo así, gobierne quien gobierne, pueda volver a suceder.
-¿Y Monago?
-Tampoco. Monago es a Rajoy lo que Rajoy es a Merkel, y al final Extremadura también se gobierna desde Berlín. Si alguna vez Monago tuvo la aspiración de marcar la diferencia, la perdió por el camino. También está gobernando contra su propio programa electoral, y también debe dimitir.
[Una versión ligeramente resumida de esta entrevista se publicó en El Periódico Extremadura, 30/09/2012. Edición digital disponible en http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/vegasaltas/jonatham-moriche-activista-del-15-m-y-militante-de-base-de-iu-en-don-benito-solo-una-desobediencia-masiva-puede-salvar-en-estos-momentos-democracia-_683895.html]
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter