dissabte, 28 de desembre de 2013

Con animo de ofender original de Arturo Pérez-Reverte

Ni heridos ni prisioneros , los tiros a la barriga!
Tengo un amigo que se llama Fran y tiene veinte años. Fran vive en Banalup, un pueblo de la provincia de Cádiz y sueña con escribir. No con ser escritor, que nada tiene que ver; sino con escribir un libro. Uno concreto, que tal vez tuvo simiente cuando él sólo era un crío, en la casa donde su abuelo, entre trombosis y trombosis, le hablaba de la guerra civil y de los tiempos de la República. Le hablaba de Casas Viejas.

La generación de Fran, por supuesto, ignora qué significa el nombre de Casas Viejas. Ignora que en el año 1933 aquélla era tierra dónde la gente moría de hambre junto a los cortijos inmensos acotados para cazar o para la cría de reses bravas. Por eso un día los campesinos anarquistas agarraron la escopeta i la canana con postas y proclamaron el comunismo libertario en aquel rincón de Andalucía. Luego se tiznaron la cara con picón, tomaron el cuartelillo de la Guardia Civil como quien asalta la Bastilla y le pegaron un tiro al sargento. Y cuando el Gobierno de la República mandó a restablecer el orden al capitán Rojas y a más de un centenar de guardias de asalto y guardias civiles con la famosa orden "ni heridos ni prisioneros, los tiros en la barriga", casi todos los sublevados se echaron al monte. Casi todos menos seis hombres y dos mujeres que en la choza de paja y toniza del Seisdedos se batieron durante trece horas a tiro limpio, hasta morir entre llamas, bombas de mano y fuego de ametralladora. Después, exasperados por la resistencia y resueltos a hacer un escarmiento, los guardias sacaron de sus casas a los sospechosos de haber participado en la rebelión; y al terminar todo, junto a la choza calcinada, los vecinos contaron catorce cadáveres.


A Fran le obsesionaban esos fantasmas, como a otros jóvenes de su edad puede obsesionarlos un exámen, un puesto de trabajo, la litrona, el sexo, Mozar o la música de Bakalao. Tiene el aplomo del que lee mucho y bien y les resulta fácil establecer paralelismos históricos, definir familias políticas, estudiar el sucio pasteleo que siguió a la tragedia, de identificar la vil casta de sinvergüenzas que en 1933 hizo posible Casas viejas como hoy hace posible otras infamias, con ese aceptable escritor y mediocre político llamado Manuel Azaña – a quien don José María Aznar dice ahora leer mucho– quitándose los muertos de encima, con el director general de Seguridad queriendo sobornar al capitán Rojas para que se volviera mudo , y con todo cristo usando aquello como arma contra el adversario, sin importarle a nadie una puñetera mierda el pueblo ni sus habitantes: España ruin, profesionales de la demagogia, del titular del periódico y de los trenes baratos, siempre dispuesto a calentarse las manos en cualquier hoguera donde ardan otros. No hace falta remontarse a a1933 para echarse tal gentuza a la cara.


Aunque es joven Fran sabe todo eso. Entre otras cosas porque ha aprendido a descifrarlo en los libros que, incluso embusteros y manipulados a veces, a la larga nunca mienten y de ellos se recicla hasta la basura. Fran sabe que la cultura de verdad, la que se escribe con mayúscula, no es sino letra impresa, sentido común, humildad del que desea aprender, buena voluntad y memoria. Quizá por esos sueña con escribir una novela histórica en la que salga Casas Viejas. Un relato en el que pueda materializar las palabras de su abuelo, los recuerdos de todos esos ancianos de Benalup de cuyos labios escuchó el episodio, y que por su parte lo escucharon de boca de otros que a su ves lo hicieron de los protagonistas. Fran no se resigna a que los viejos del lugar sigan muriendo poco a poco y que cada entierro se lleve a la tumba tantas cosas por legar: historias trágicas, hermosas, terribles, heroicas, útiles, que extinguido su recuerdo oral ningún joven podrá ya conocer nunca. Historia que no nos explican como somos de héroes i de caínes, y por qué somos así i no de otra manera. Historias que nos avergüenzan de esta tierra nuestra, tan desgraciada y miserable, y al mismo tiempo también nos da fuerzas para seguir alentando la esperanza de lo que todavía late en innumerables corazones.


Me cuenta Fran que a su pueblo andan queriendo cambiarle el nombre, o enriquecérselo, convirtiéndolo en Banalup-Casas Viejas. Y a él y a mí no nos parece muy bien. Porque cuando ese día llegue, Fran i yo tenemos un compromiso: llenar una bota de vino, subir a la sierra y bebérnosla en cualquiera de los escondites donde Seisdedos y los otros pudieron haberse guarecido de la injusticia y no quisieron.     

dijous, 26 de desembre de 2013

La serp i el riu




                                    L'ERM DE LA GRAN BOLA TRANSLÚCIDA




Després passàrem de la Confluència de la Mort, dita així perquè, on el nostre riu rebia per l'esquerra els cabals d'un afluent, hi havia dues torres bessones en forma de carrets de fil, que, mig clavillades, amenaçaven enfonsar-se i destruir la gran vall i tots els seus poblets. Nosaltres contribuírem a apuntalar-les, amb rics de les nostres vides i a costa d'enfrontar el malefici que gravitava sobre tots aquells qui gossaren acostar-s'hi: era tot el que podíem fer, i ho férem. Però aquell episodi filantròpic, no solament respecte als habitants d'aquella zona, sinó a nosaltres mateixos, que anàvem més avall, i a tota l'espècie humana, que venia a continuació, no fou res en comparança amb la prova que sofríem tot seguit, gairebé sense parar-hi esment, a l'Erm de la Gran Bola Translúcida. El nom d'aquest paratge, que comprimia una revolta còncava del riu, li venia d'una gran esfera de vidre, alta com la catedral més alta, i grossa com la bola més grossa, però ben certa que era, encaixada entre dos putjols. Al seu davant, seia una immensa multitud, molt més nombrosa i molt més atenta que les que en temps remotíssims assistien als sermons que els vells profetes feien en les muntanyes. L'amfiteatre que s'hi havia format, llis i polit com el marbre, a força de culades, no tenia ni una sola brosseta. Ens acostàrem a veure aquell espectacle, amb tot d'aprensions. No podíem passar-lo per alt, si un dia volíem fer l'inventari de les estupideses humanes. Davant l'enbajocament general, un personatge minúscul, de multicolors ales de papallona, s'costava per darrere a la Bola, i , de seguida, automàticament, apareixia per l'altre costat, de cara al auditori, la seua imatge acrescuda i important. Però no sempre aquest truc sortia bé, sinó que de vegades ratlles transversals irissades li desfiguraven les faccions grotescament. Aleshores, els espectadors, sense la defensa del sentit de l'humor, s'enfadaven. Però, quan tot funcionava correctament i l'ampliació reeixia, no gosaven ni respirar, en comptes d'aplaudir frenèticament, com se suposa que passava en les antigues multiplicacions dels pans i els peixos. I era que, davant l'espectacle que continuament oferia la Bola, ni tan sols pensaven a menjar, tantes eren les qualitats alimentàries de la visió. Un petit i espavilat personatge, que al meu company li recordà l'infant que sabia fer versos sense paraules, i que prenia notes sobre el que creia llegir al llom de la Serp, ens va assabentà que aquell que hi restava molt de temps no trobava després el camí de retorn a casa seua i vagava sense memòria per a l'eternitat.




Diaris de ficció originals de LLum Sánchez

20, juliol, 1995


La felicitat s'assembla a la satisfacció que produeix la immobilitat quan trobes la posició al llit. Si la trobes, val més no tocar res perquè un cop l'has perdut és difícil retrobar-la.

Enric Vila (Barcelona 1972)

Em trobe tan desconcertada que he hagut de rellegir les pàgines des de que vaig conéixer l'Andreu. Ahir, després de tres dies sense saber-ne res, li vaig tocar. Una veu de dona em va dir que estava dormint.
He sortit al balcó, l'aire de la vesprada va encendre'm més per dintre. No, no volia fer-me preguntes, no volia haver de reinventar respostes...Uns minuts de silenci...

He fet unes respiracions profundes i ara estic més tranquil·la. Recorde que al llarg s'aquests mesos, una de les actitudes que més em desesperaven d'ell era que cada vegada que s'iniciava un apropament, acte seguit desapareixia. Estava uns dies sense ni tan sols venir al col·legi. Quan jo sentia que per fí havia aconseguit obrir una esquerda a la seua muralla, invariablement es replegava sobre si mateix, s'encloscava, trencava tota conexió de tal manera que, quan pel temps ens tornàvem a veure, ens havíem convertit de nou en dos estranys.

Fins ara, que he rellegit aquestes pàgines, no me'n havia adonat. El que no sabia era que una situació d'apropament en generava un altra de fugida. Pensava jo, ingenuament, que atès el desig que manifestava de fomentar la nostra coneixença les coses serien més fàcils. Però no, jo també opose resistències, si més no, quan hi som en grup i me'n adone d'aspectes seus que no es deixen veure quan hi som a soles.

Crec que viu en un món fosc i turmentat. Crec que té tanta por a enfrontar els seus sentiments i també les seues culpes que no es capaç de llançar-se al buït del seu propi autoconeixement, i és com si es resignara a fluctuar entre el desig de superar els seus conflictes i la incapacitat d'acometre-ho, o la por. Crec que amb les dones en general experimenta una actitud ambivalent: amor-odi. Encara que sincerament pense el ens professa un odi ben arrelat. És impossible arribar-hi amb els sentiments tendres, reacciona contraent-se i mirant al seu voltan o la llunyania. Està tan amarat d'ira, que no es capaç de reconéixer i expressar els seus sentiments per poder després experimentar-ne d'altres.

Té un contacte molt deficient amb la realitat. Les seues cames són endebles, poc carregades d'energia i sovint ensopega al caminar. Li sobra intel·lectualisme. Vol suplir amb coneixément tot allò que no és capaç de sentir, i repeteix constantment l'esquema de fer com si...és a dir actuar. La desconexió és també una de les notes dominants del seu conflicte. Es mamifesta al seu cos però també al seu discurs i amb la seua conducta.

Ell sap que la seua vida és una ruïna. Els comportaments autodestructius el duen a parlar sovint de la mort, donat-li un caire de justificació. El pitjor de tot és el seu tancament, la seua fugida cap al no res. Sospite que cap de les persones que l'envoltem i que ens l'estimem som capaços de preservar-lo de'll mateix. Ell és el seu pitjor enemic i tinc els meus dubtes sobre com pot seguir –acabar– aquesta història.

En algun moment ha parlat de doble vida...Sé que sovint menteix i que les seues reserves mentals són constants. És evident que unes actituds conflictives no li deixen ser ell mateix. Per altra banda no té ni idea de qui es. Segueix pensant jo que ha tingut varies històries paraleles a la seau relació amb l'Elisa, o bé una mateixa història de més duració. Que l'última venia d'abans, no de després de la seua mort, i que, pot ser inconscientment, ell va tindre alguna responsabilitat en la enfermertat i la mort de la seua parella. D'altra manera no s'entèn la seua necessitat de justificacicar-se una i altra vegada sobre el mateix tema. Crec que està vivint amb una càrrega de culpabilitat intolerable.

A partir d'eixe moment es va trencar la nostra conexió i trencada està. És tan intensa la seua hostilitat vers als altres–contra mi en aquest cas, i contra ell mateix, que no sóc capaç de restablir-la de cap de les maneres.

Aquesta ha estat una prova de foc per a mi. Ara crec que sóc capaç s'assumir plenament la meua condició en aquesta història. No ha estat gens fàcil, sinó que ha requerit atenció, reflexió, silenci... per posar en solfa les actituds seminconscients que hi barraven el pas als sentiments.





Con ánimo de ofender original de Arturo Pérez Reverte






Chotos, pollos y ministros


"Sal y da la cara que en ésta no te pillan"
Es que es la leche. Uno no sabe si revolcarse de risa o blasfemar en esperanto cuando imagina el cuadro. Ese despacho de ministerio , con su bandera. ese ministro abnegado e intachable. Esos subsecretarios , asesores y correveidiles en plan tormenta de cerebros. Qué pasa con la cocacola, pregunta el ministro. Y los pollos . Y con las criadillas de choto. Y con la colonia Tufy nº 5. Y con los panchitos i las gominolas. Porque me las estoy jugando, rediós. Me la estoy jugando y vosotros no os ganais el jornal, y esta mañana me han sacado los colores en Moncloa. Que esto se nos va de vareta. Y los del elenco, muy dinámicos y en mangas ded camisa pidiendo café a la secretaria, como aprendieron en sus masters de Harvard y Berkeley, diciendo: tranquilo, ministro, todo està bajo control. Que no cunda el pànico. Y el ministro contesta: eso, que no cunda el pànico, porque como cunda estamos bien jodidos. Y los asesores replican que no es para tanto. Cuéntaselo tu Borja Luís.

I Borja Luis se alisa la gomina, tira de bloc y le cuenta al ministro que no pasa nada. Que las cocacolas eran sólo dos cajas de doce, y en la etiqueta pone contaminatión made in Belgium, así que hasta Stevie Wonder podría identificarlas. Y que los pollos ni se han acercado a la frontera. Y que las criadillas de choto chungas son las de choto MacPherson, que es una variedad de choto escocés que sólo se consume en algunos barrios de Glasgow, según se entra a mano derecha. Y que la colonia Tufy está limpia, y hasta la usa Ana Botella. Y que lo de los panchitos i las gominolas es un infundio de los fabricantes de palomitas para reventar a la competencia en el estreno de La guerra de las Galaxias. Así que tú tranquilo, ministro. No te disminuyas. Sal y da la cara, que en ésta no te pillan.

Y el ministro sale y lo cuenta. Garantizo personalmente, etcétera. Cordón sanitario, cinturón de hierro, permanente vigilia. Aquí no pasa nada, y las criadillas son cojonudas porque tienen mucho potasio. En cuanto a los pollos , trajimos cuatro para verlos, pero no convencieron y se los mandaron a Kosovo, que a esos total, les da lo mismo. Al final de la rueda de prensa sacan al ministro en un telediario bebiéndose una cocacola. La chispa de la vida, dice el muy capullo.

Luego se va a su ministerio y se fuma un puro. Enciende la radio para ver cómo quedó la cosa, y oye a un camionero de Cuenca explicando que ignora la suerte de los cuatro pollos que fueron a Kosovo, pero que el personalmente hizo cuatro viajes a Bélgica y se trajo doscientas toneladas de pollos de esos, que vio venderlos en un montón de pollerías y que los conoció por el acento. En cuanto a la cocacola, resulta que además de las dos cajas localizadas, que pone made un Belgium, hay otras trescientas mil cajas sin localizar donde no pone nada, que vienen del mismo sitio y se han repartido hasta las Chafarinas, y que es responsable de la distribución para España acaba de pegarse un tiro gritantdo << no me cogeréis vivo>> cuando iba a buscarlo la Guardia Civil. Y en cuanto al choto MacPherson, no sólo las criadillas tienen índices de plomo como para fabricar posta lobera del 12, sino que además esa variedad de choto está como una cabra i transmite la enfermedad de los chotos locos, que entre otras perversiones hace que los madrileños, a estas alturas, sigan votando a Álvarez del Manzano. Y a Ana Botella le han salido en el pescuezo unas ronchas que te cagas. Y que no sólo las gominolas y los panchitos, sino también las palomitas, contienen metacrilato clorídrico y espasmódico. Y además, en cada bolsita hay un rótulo que dice: Envasado en Doñana, Spain.


Entonces el ministro coge el teléfono y llama a su homónimo de transportes y aeropuertos, o como carajo se diga eso de lo que se ocupa ese fulano. Cuéntame cómo haces para no dimitir, tronco, le dice. Cuéntamelo despacio, que tomo nota...Y el otro contesta: pues nada, tío. Esto es como lo de don Tancredo. Tu ni parpadeas hasta que pasa el toro. De momento échale la culpa a alguien: al bipartismo mediático, al efecto 2000 o a Milosevic. Después te callas unos días, te vuelves invisible, y cuando aparezcas otra vez sales como si nada, tío. Esto es como lo de don Tancredo. Tú ni parpadeas hasta que pasa el toro. De momento échale la culpa a alguien: al bipartidismo, mediático, al efecto 2000 o a Milósevic. Después te callas unos días, te vuelves invisible, y cuando aparezcas otra vez sales como si nada, hablando de otra cosa. De aquí a entonces ya verás como surge alguna historia diferente, y los periodicos titulan con los Balcanes, Gil y Gil, el pacto de Estella o el nuevo abonado a la bisectriz de Carmen Ordóñez. Lo bueno de gobernar aquí, colega, es que este país tiene muy mala memória.

dimecres, 25 de desembre de 2013

Lucrarse con el frío de los sin nada


23-12-2013


Lucrarse con el frío de los sin nada

La Marea



El Partido Popular evitó la semana pasada que se aprobara una norma sobre la pobreza energética que evitara que a las familias en situación de extrema necesidad se les cortara la luz y el gas en invierno cuando no pudieran pagarla. Tras la tremenda inhumanidad evidente que desprende esta votación se esconde una motivación ideológica con mucho fondo: el capitalismo ha inculcado en la sociedad que puedes tener lo que puedes pagarte, también el alimento, la vivienda o la energía necesarias para subsistir. Las normas del mercado son incontestables, los sin nada pasarán frío; si quieren calor que lo paguen.

Ese es el mensaje prioritario que sustenta el ideario del Partido Popular con su negativa a paliar la pobreza energética, el individualismo capitalista que procura sustanciosos beneficiosos a los grandes empresas eléctricas y que es celebrado por muchos ciudadanos que asienten mientras sufren la lógica del mercado. Porque el capitalismo nos ha enseñado a pagar por nuestra necesidad, como explicaba Manuel Vicent.

“Los ciudadanos, con el complejo de naturaleza caída, agradecen cada día el hecho de seguir viviendo aunque sea pagando. Ya se les ha inoculado la convicción de que todo es cuestión de dinero. Para esto el capitalismo tiene una sabiduría diabólica: ha actuado como en los sermones de los frailes medievales. 

Primero te describen las penas del infierno con gran lujo de serpientes y calderas de aceite hirviendo, con los demonios pinchándote las posaderas con un tridente al rojo y cuando la parroquia bajo el púlpito llora las culpas desconsolada porque no encuentra salida, entonces el predicador se saca de la manga la promesa del cielo lleno de mazapán, de violines y de la vida a la bartola, todo si se abandona el pecado. Para el capitalismo el gran pecado mortal consiste en no pagar. Si la gente paga el capitalismo te llena el depósito de gasolina hasta ahogar el delco, te llena de cacharros, te llena de plusvalías, te construye pisitos con salón-estar-comedor, te atiborra la mesa de merluza y langostinos e incluso de cordero lechal. Y te regala energía sobrante para todo el mes. Pero hay que pagar rudamente sin hacer ascos. Es un detalle”

Por eso si no pagas porque no puedes, porque el capitalismo no brinda a la clase obrera la posibilidad de tener un trabajo -único patrimonio verdadero del obrero-, pasas frío y necesidad, porque en la ideología dominante quien pasa frío es porque no se ha esforzado lo suficiente, es su culpa. Si no puede pagar el precio del bienestar y el calor de su existencia se debe únicamente a tu responsabilidad.

“Lo que de verdad haría que me sintiera identificado, es un movimiento en pro del esfuerzo y del trabajo personal; un movimiento que crea que con sacrificio, con esfuerzo y con voluntad todas las cosas son posibles. Un movimiento que no reivindique únicamente derechos…Creo sinceramente que cada uno tenemos nuestra responsabilidad en esta crisis; los políticos, los empresarios, los trabajadores y sus representantes, los que nos hemos endeudado, los que han prestado sin medir los riesgos… Pero ya pasó el tiempo de buscar culpables”.

Esa sentencia forma parte de un artículo que Borja Prado, presidente de Endesa, escribió en el año 2011 en El País con motivo de las elecciones que auparían al Partido Popular con la mayoría absoluta. Borja Prado es el máximo responsable de una de las empresas que en plena situación de emergencia de muchas familias subieron la luz un 11% en la última subasta, anulada por la comisión de competencia. Prado preside una empresa privatizada por Jose María Aznar que se lucra con el frío de los sin nada. En el año 2012 las eléctricas cortaron la luz de 1.400.000 hogares en España mientras conseguían unos beneficios del 6,78%. Quizás por eso consiguieron los beneficios, que fueron el doble que los de sus homólogas europeas.

Todas estas medidas no serían posibles sin la connivencia y la colaboración de esos consejeros que han formado parte de los sucesivos gobiernos y se han plegado a las exigencias del lobby del que ahora forman parte. Políticos y empresarios que durante años han favorecido la lógica del mercado que permite dejar sin luz ni calor a todos aquellos que no pueden pagar para que ellos cada vez obtengan mayores beneficios. Lógica de mercado.

El lobby eléctrico: política, medios de comunicación y empresa.
Son conocidos los políticos de los grandes partidos que tras legislar durante años a favor de las grandes empresas eléctricas o incluso privatizarlas han acabado en sus consejos de administración: Felipe González, Jose María Aznar, Elena Salgado, Angel Acebes, Pedro Solbes y un sinfín de funcionarios públicos que han permitido la preeminencia de la cuenta de resultados de las empresas frente al interés general. Algunos casos y relaciones aparte de los ya conocidos son especialmente indicativos del funcionamiento del lobby eléctrico como uno de los principales baluartes del pensamiento hegemónico y la relación de poder entre política y economía con un fuerte componente ideológico. El hecho de que Felipe Gonzalez, ex presidente del gobierno del PSOE y Juan Rosell, presidente de la CEOE, compartan mesa en el consejo de Gas Natural permite hacerse una idea del pensamiento dominante que trasciende las urnas.

Uno de los casos de este hilo conductor ideológico es el de Miquel Roca y Junyent, Consejero de ENDESA y abogado de la Infanta Cristina en el caso Noos. Fue diputado por Convergencia Democrática de Cataluña, uno de los llamados padres de la constitución. Fue portavoz en el Congreso del Convergencia desde el año 1977 hasta el año 1995 de donde pasó a ser concejal del Ayuntamiento de Barcelona hasta el año 1999. En el año 1984 creó un partido, El Partido Reformista Democrático (con su propio himno) en el que fue elegido secretario general Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y de la constructora ACS, de la que Miquel Roca también es consejero en la actualidad.
La creación de este nuevo partido de Miquel Roca y Florentino Pérez estaba provocado por el miedo que los grandes empresarios y el capital tenían a aquellos socialistas de los años 80, miedo completamente infundado como se demostró después.

Jose Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, fue grabado riéndose de la de la subida de la luz al ser preguntado por una periodista sobre la preocupación de la sociedad sobre este punto, el audio publicado en la Cadena Ser desapareció en las horas siguientes sin que existiese ningún tipo de explicación al respecto por parte de la cadena, simplemente desapareció. Las risas de Sánchez Galán por la preocupación de las familias españolas de que suba un 11% una factura de 80 euros de media es comprensible si nos atenemos al sueldo que el señor Galán consiguió en 2012, cuando entre primas, acciones y sueldo directo se embolsó 9,5 millones de euros, siendo el quinto empresario mejor pagado de España.

Los consejeros de las eléctricas no solo tienen el poder de la publicidad en los medios, en ocasiones son los medios. Borja Prado, presidente de Endesa es además consejero de Mediaset, la corporación mediática dueña de Telecinco y Cuatro, entre otros. Alejandro Echevarría Busquet, consejero de Endesa, es también editor del periódico El Correo perteneciente al Grupo Vocento, anteriormente fue presidente de Mediaset y de UTECA, asociación que engloba a todas las televisiones comerciales.

Integrar en un mismo núcleo de personas al poder político, el económico y el mediático permite crear un relato dominante que empapa la sociedad con el axioma capitalista de tener tan solo lo que pagas. El resto de parámetros de la ideología dominante son accesorios o al menos secundarios. Lo prioritario es inculcar que no es posible establecer la energía eléctrica como un bien de primera necesidad que permita subsistir a los trabajadores que, por circunstancias ajenas a ellos, no pueden permitírselo coyunturalmente. Tendrás luz si la pagas porque alguien debe pagarla. Enfrentarse a ese relato es una necesidad de la oposición política. Existen bienes de primera necesidad que deben estar fuera de ese axioma capitalista que unos pocos trasladan con su poder a una mayoría. No tendrás únicamente lo que puedas pagar, tendrás lo que precises para subsistir, puedas pagarlo o no. Ese es el relato a conquistar.

“Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general…Se reconoce la iniciativa pública en la actividad económica. Mediante ley se podrá reservar al sector público recursos o servicios esenciales, especialmente en caso de monopolio, y asimismo acordar la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general”. Artículo 128 de la Constitución Española.




Compartir esta noticia:       

Diaris de ficció originals de LLum Sánchez

20, juliol, 1995


La felicitat s'assembla a la satisfacció que produeix la immobilitat quan trobes la posició al llit. Si la trobes, val més no tocar res perquè un cop l'has perdut és difícil retrobar-la.

Enric Vila (Barcelona 1972)

Em trobe tan desconcertada, que he hagut de rellegir les pàgines des de que vaig conéixer l'Andreu. Ahir, després de tres dies sense saber-ne res, li vaig tocar. Una veu de dona em va dir que estava dormint.

 Vaig sortit al balcó. L'aire xafogós de la vesprada va encendre'm més per dintre. No, no volia fer-me preguntes, no volia haver de reinventar respostes...Uns minuts de silenci...

He fet unes respiracions profundes i ara estic més tranquil·la. Recorde que al llarg d'aquests mesos, una de les actituds que més em desesperaven d'ell era que cada vegada que s'iniciava un apropament, acte seguit desapareixia. Estava uns dies sense ni tan sols venir a classe. Quan jo sentia que per fí havia aconseguit obrir una esquerda a la seua muralla, invariablement es replegava sobre si mateix, s'encloscava, trencava tota conexió de tal manera que, quan pel temps ens tornàvem a veure, ens havíem convertit de nou en dos estranys.

Fins ara, que he rellegit aquestes pàgines, no me'n havia adonat. El que no sabia era que una situació d'apropament en generava un altra de fugida. Pensava jo, ingenuament, que atès el desig que manifestava de fomentar la nostra coneixença les coses serien més fàcils. Però no, jo també opose resistències, si més no, quan hi som en grup i me'n adone d'aspectes seus que no es deixen veure quan hi som a soles.

Crec que viu en un món fosc i turmentat. Crec que té tanta por a enfrontar els seus sentiments i també les seues culpes que no es capaç de llançar-se al buït del seu propi autoconeixement, i és com si es resignara a fluctuar entre el desig de superar els seus conflictes i la incapacitat d'acometre-ho, o la por. Crec que amb les dones en general experimenta una actitud ambivalent: amor-odi. Encara que, sincerament, pense que em professa un odi ben arrelat. És impossible d'arribar-hi amb els sentiments tendres, reacciona contraent-se i mirant al seu voltant o la llunyania. Està tan amarat d'ira, que no es capaç de reconéixer i expressar els seus sentiments negatius, per poder després experimentar-ne d'altres.

Té un contacte molt deficient amb la realitat. Les seues cames són endebles, poc carregades d'energia i sovint ensopega al caminar. Li sobra intel·lectualisme. Vol suplir amb coneixément tot allò que no és capaç de sentir, i repeteix constantment l'esquema de fer com si...és a dir actuar. La desconexió és també una de les notes dominants del seu conflicte. Es mamifesta al seu cos però també al seu discurs i a la seua conducta.

Ell sap que la seua vida és una ruïna. Els comportaments autodestructius hi duen a parlar sovint de la mort, donat-li un caire de justificació. El pitjor de tot és el seu tancament, la seua fugida cap al no res. Sospite que cap de les persones que l'envoltem i que ens l'estimem som capaços de preservar-lo de'll mateix. Ell és el seu pitjor enemic i tinc els meus dubtes sobre com pot seguir –acabar– aquesta història.

En algun moment ha parlat de doble vida...Sé que sovint menteix i que les seues reserves mentals són constants. És evident que les situacions conflictives no li permeten ser ell mateix. Per altra banda no té ni idea de qui és. Segueix pensant jo que ha tingut varies històries paral·leles a la seau relació amb l'Elisa, o bé una mateixa història de més duració. Que l'última venia d'abans, no de després de la seua mort, i que, potser inconscientment, ell va tindre alguna responsabilitat en la mort de la seua parella. D'altra manera no s'entèn la seua necessitat de justificacicar-se una i altra vegada sobre el mateix tema. Crec que està vivint amb una càrrega de culpabilitat intolerable.

A partir d'eixe moment es va trencar la nostra conexió i trencada està. És tan intensa la seua hostilitat vers als altres–contra mi en aquest cas, i contra ell mateix, que no puc fer res per restablir-la de cap de les maneres.

Aquesta ha estat una prova de foc per a mi. Ara crec que sóc capaç s'assumir plenamet la meua participació en aquesta història. No ha estat gens fàcil, sinó que ha requerit atenció, reflexió, silenci... per posar en solfa les actituds seminconscients que barraven el pas als sentiments.




dimarts, 24 de desembre de 2013

Ni locas, ni víctimas: mujeres con derechos



Ni locas, ni víctimas: mujeres con derechos




Efectivamente, las mujeres que abortan ejercitando el derecho universal de controlar su maternidad y su reproducción, no son ni víctimas, ni están locas. Simplemente, son personas que ejercitan un derecho reconocido por las instituciones internacionales, entre otras, por Naciones Unidas. No necesitan de ninguna protección ni amparo de los aparatos de este Estado reaccionario, regido por una derecha ultra-conservadora. Exigen y ejercitan el derecho a disponer de su cuerpo. Y las Administraciones Públicas deben facilitar el ejercicio de este derecho, mediante las prestaciones pertinentes en los centros públicos, de forma gratuita y universal. Y sobre todo de forma segura, desde el ámbito sanitario y jurídico.

Las 108.000 mujeres que en el año 2011, en el Estado Español, se han sometido a una IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo), frente a un embarazo no deseado, antes de la decimocuarta semana, simplemente han ejercitado un derecho reconocido por la vigente Ley Orgánica de la salud sexual y reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, del año 2010.

Estos dos son los primeros comentarios que se nos ocurren frente al texto que ha presentado el Gobierno del PP, como anteproyecto de ley que denomina “de protección de los derechos del concebido y de la mujer embarazada”. Sintetizan, de forma esquemática, los efectos que va a tenar la propuesta del ministro Ruiz Gallardón. Es decir, y como principal criminalización, pasa a ser constitutivo de delito la realización de una IVE a petición de la mujer, en cualquier plazo. Lo que quiere decir, que el 95% de los abortos, aproximadamente, realizados de forma legal en Euskal Herria, desde que entró en vigor la ley, pasan a ser delitos. La soberana y libre voluntad de la mujer, ya no dirime este asunto. Pasa a ser tutelada por especialistas de diversos campos técnicos, científicos, jurídicos, morales, políticos…. Se pasa así al aborto por causas tasadas, analizadas y juzgadas por terceras personas.

A la hora de hablar de los supuestos que van a ser legales, únicamente recoge dos el presente proyecto: el embarazo fruto de violación –hasta 12 semanas- y el grave peligro para la salud, física y síquica, de la mujer gestante –hasta 22 semanas-. En éste último está subsumido el supuesto de malformación del feto, que también deberá afectar gravemente a la salud de la mujer para ser legal. Con esto se convierte en un supuesto de doble condicionamiento y de doble prueba. Con esta modificación la penalización del aborto es más grave que en los supuestos de la ley de 1985. Hemos retrocedido a tiempos del franquismo.

Todos los procedimientos para llegar a la práctica efectiva de la intervención aparecen adornados de un protocolo complicado, lento, burocrático, con tiempos de espera y reflexión muy amplios, y mediatizados por voluntades e informes ajenos y externos a la mujer, tanto de técnicos como de personas que tutelan a la mujer. Todos ellos con una finalidad clarísima, e ideológicamente del acervo argumental de la derecha integrista: convencer a la mujer embarazada, que ya ha decidido abortar, que lo mejor, en todo caso, es seguir con el embarazo y terminar pariendo una criatura. Aunque después la tenga que dar en adopción o simplemente se la quiten, para su mayor felicidad, la de la criatura, y la de ella, por supuesto. Así las mujeres deberán abortar, alegando, en un porcentaje muy alto de casos que la continuidad del embarazo es perjudicial para su salud síquica. O sea, problemas de salud mental, para pasar a engrosar las filas de las mujeres que enloquecen y entonces son incapaces para gobernar su vida.

Toda esta política restrictiva y negadora de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, en concreto del derecho al aborto, viene acompañada de una píldora penal-criminológica de corte de la derechona reaccionaria que solo tiene perversidad y mal hacer jurídico. Para no penalizar a las mujeres que se ven obligadas a interrumpir un embarazo no deseado fuera de los estrechos supuestos legales, que sabe el PP que se contarán por miles, decide hacer a la mujer no imputable. Evidentemente es mala imagen para la marca “España”, en el escaparate europeo, que se procese y condene y encarcele a mujeres por ejercitar un derecho mayoritariamente reconocido y garantizado por los Estados democráticos. Y para ello, para librar a la mujer de la criminalización y no imputarla, ya que es una acción que realiza voluntariamente, decide “elevarla” a la categoría de víctima.

Así, mediante este truqillo de trilero, de dudosa validez constitucional, resulta que la presunción de inocencia, pasa a ser presunción de “incapaz”. Las mujeres son consideradas incapaces e in-imputables, porque son víctimas, aunque no se sabe muy bien víctimas de qué o de quién, salvo que lo sean del Ministro de Justicia y de toda su corte celestial. Tiene un agravante muy serio: aunque no imputen a la mujer, ésta no tiene ninguna garantía sanitaria de que se lo puedan realizar, pues quien lo practica si será condenado y encarcelado.
Pues no señores del gobierno del PP y asesores celestiales. Las mujeres no estamos locas cuando recurrimos a interrumpir un embarazo no deseado porque ha fallado la prevención y el asesoramiento necesario para evitarlo, fruto de su mala gestión y atención educativa sanitaria. No estamos locas cuando, conscientes del sufrimiento que va a tener una criatura con discapacidad funcional grave y del propio nuestro, sin medios suficientes para llevar una digna porque vds. la niegan, recurrimos a un aborto. No somos víctimas cuando ejercemos un derecho conscientes de nuestra legitimidad y dueñas de nuestros cuerpos y nuestra sexualidad. Y para demostrarlo, desobedeceremos vuestras imposiciones.

Elena Lakabe, Oihana López y Begoña Zabala, de la Comisión por el derecho al aborto de Navarra

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de las autoras mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Compartir esta noticia:       

dilluns, 23 de desembre de 2013

El túnel que acabó con la sucesión franquista


40 aniversario del atentado contra Carrero Blanco
El túnel que acabó con la sucesión franquista



Naiz

(Nota de LLum) Malgrat els nombrosos intent d'il·lustrar, com sol fer les entrades a quest bloc, amb fotos que tenen relació amb el contingut de l'article que seleccione, he de dir que tot i que ja m'havia baixat de la xarxar una selecció d'imatges m'ha resultat completament impossible, no trobar aconseguir penjar-les per compartirles, pel seu particular interàs amb els lect@rs i visitant d'aquest blog. Ignore la causa. 




Las huellas de la acción de ETA que hace 40 años cambió la historia del Estado español perviven. En la calle Claudio Coello, una placa franquista recuerda a Carrero Blanco. En el subsuelo, el artesanal túnel excavado por el «comando Txikia» permanece como marca imborrable. GARA ha tenido acceso al lugar.

Aquí rindió su último servicio a la patria, con el sacrificio de su vida, víctima de un vil atentado, el almirante Luis Carrero Blanco, presidente del Gobierno español. El pueblo de Madrid dedica esta lápida para honrar su muerte y perpetuar su memoria». La placa, tallada en piedra, se ubica frente al número 104 de la calle Claudio Coello de Madrid. Con un lenguaje ultraderechista que bordea el incumplimiento de la Ley española de Memoria Histórica, permanece fijada en uno de los muros del templo jesuita de San Francisco de Borja y constituye el último homenaje visible al uniformado que acompañó a Franco hasta el último de sus días.

El paso del tiempo la ha convertido en parte del paisaje urbano. Para caer en la cuenta de que existe, uno tiene que buscarla. Y eso que constituye uno de los pocos testimonios que recuerdan que esta estrecha vía del barrio de Salamanca fue el lugar elegido por los miembros del «comando Txikia» de ETA para acabar con la vida del almirante a quien bautizaron «El Ogro». Por no haber, ni siquiera se aprecian rastros de nostalgia fascista, pese a que Carrero Blanco estaba, supuestamente, llamado a perpetuar el régimen cuando un agonizante Franco falleciese definitivamente. Todo ha cambiado en ese triángulo formado entre el domicilio del almirante, ubicado en la calle Hermanos Bécquer, la iglesia a la que diariamente acudía a misa y la «zona cero» donde se colocaron los explosivos. Sin embargo, una huella ha permanecido imborrable en el subsuelo. Se trata del túnel excavado en la pared del sótano alquilado por los militantes vascos, desde el cual colocaron la bomba que haría saltar por los aires el Dodge 3700 GT del entonces presidente español.

Desde la calle, una grieta perenne que, según indican los vecinos, siempre se reabre pese a los trabajos de acondicionamiento de la calzada, marca el trazado del túnel que va desde la acera hasta el centro del asfalto. Ese fue el lugar exacto en el que se abrió el gran cráter tras la deflagración que hizo saltar por los aires el coche de Carrero. Siguiendo esa misma línea recta definida por la grieta, bajo tierra, la excavación sigue intacta después de 40 años. Parece un milagro que, en cuatro décadas, las diferentes manos por las que ha pasado ese sótano del 104 de la Claudio Coello decidiesen ejercer de guardianes de la historia.

El angosto agujero, abierto en el ladrillo original y protegido por un cristal, como si fuese una falsa ventana, aparece tras retirar un sofá. Nos recuerda cómo fue el piso en el momento en el que los cuatro militantes de ETA lo alquilaron. El último propietario, que prefiere mantener el anonimato, siguió la tradición e insistió en conservar la galería durante la última reforma de la vivienda, llevada a cabo hace algunos meses. Casualidades de la vida, años antes este mismo arrendatario ubicó aquí un taller de escultura en bronce. En este caso, al contrario de lo que pasó en 1973, no se trataba de una coartada. Y es que los miembros del comando que llevó a cabo la acción contra Carrero aseguraron, precisamente, ser escultores cuando alquilaron el piso. Una identidad falsa que les permitió justificar algunos olores y ruidos causados durante la excavación.

Aunque ahora sea una vivienda que nada tiene que ver con aquel sótano en el que Mikel, Jon, Txabi e Iker (por seguir la nomenclatura utilizada por Eva Forest en «Operación Ogro») cavaron durante días, resulta imposible abstraerse de la importancia del lugar. Por un momento, es inevitable pararse a pensar sobre todas las rutinas, las angustias, los momentos de duda y la ansiedad de quienes asestarían un golpe definitivo a la estructura del régimen fascista.

Reflexiones trascendentes al margen, la voluntad de conservación del dueño del sótano es la excepción de una calle en la que las huellas del atentado se han borrado con el paso de los años. La fachada del colegio de los jesuitas («colegio o casa, no convento», aclara el padre José Ramón, párroco del templo al que Carrero acudía a diario) fue remodelada recientemente. También el número 102. En ambos casos, el cemento ha tapado las heridas que la potente explosión dejó en los edificios aledaños.

Como ocurrió en el Congreso español en el caso de las marcas de los disparos realizados por los secuaces del coronel Antonio Tejero durante su intentona golpista del 23-F, aquí tampoco se respetaron las marcas. «Antes de la restauración estaba la señal de la cornisa», indica la dependienta de Marcela, una tienda de ropa que sustituye al comercio dedicado a las fotocopias que se ubicaba en la esquina de la calle en 1973. En el edificio de los religiosos, el que dejó atrás el coche oficial en su ascenso hacia los cielos, también han sido cubiertas por el cemento. Y eso que se trata de la azotea que el coche presidencial tuvo que sortear para caer en el patio, donde sería hallado tras minutos de incertidumbre. Tampoco parece que nadie eche de menos unas muescas que solo servirían para refrescar la memoria y recordar la mañana en que ETA puso en jaque al franquismo acabando con la vida del sucesor.

Los últimos inquilinos
Además de los rastros físicos, las inmediaciones del lugar donde, como dice el cántico popular, «Carrero voló», también guardan los testimonios de quienes se encontraban allí mismo en el momento del atentado. Aunque cada vez son menos. «Estaba hablando con mi madre, mirando hacia la ventana y de repente vi un coche volando», explica Cristina Mejías, de 75 años. Ella y su marido, Luis Bittini, de 77, son los únicos inquilinos que no se han movido del emblemático portal desde el momento de la explosión. Vivían en el sexto piso del 104 de la Claudio Coello desde ocho años antes de la acción armada y todavía permanecen ahí. Desde entonces han relatado qué es lo que vieron en innumerables ocasiones. Aunque, como la propia Mejías reconoce, el tiempo y la memoria, que construye relatos paralelos a partir de lo vivido, van reformulando la historia. «Me asusté, lógicamente. Vivimos en un sexto piso. Así que llamé a mi marido», rememora Mejías. A ella le pilló en casa, mirando por la ventana. A Bittini, ingeniero aeronáutico de profesión, en el aeropuerto, ya que entonces trabajaba para Iberia.

Como han hecho infinidad de veces en estos años, Bettini y Mejías aportan su propio parte del atentado: los gritos que hablaban de una «explosión de gas», el miedo ante la posibilidad de una réplica que paralizó a la mujer al bajar las escaleras y el desconocimiento absoluto sobre qué había ocurrido. «No dijeron nada, se limitaron a poner música en la televisón y la radio», rememoran. Tuvieron que pasar varias horas hasta que fueron informados de que una organización armada vasca, de la que apenas habían oído hablar, reivindicaba la ejecución. «Para nosotros, entonces, ETA no existía», insisten.

Dejando de lado los lugares comunes, Mejías sí que asegura recordar que, por la mañana, observó a unos electricistas, vestidos con monos azules que colocaban un cableado. «No me fijé en sus caras, ¿cómo iba a hacerlo?», apunta, mientras que su marido rememora el modus operandi: el vehículo en segunda fila para forzar que el coche oficial redujese la marcha, los cables a lo largo de las fachadas de Claudio Coello y el aviso desde la esquina con Diego de León. Un punto desde el que se cerró el círculo del atentado y donde, actualmente, se encuentra un Deustche Bank como símbolo de la evolución política y económica del Estado.
Lo cierto es que las curiosidades que dejó la «operación Ogro» son interminables. Según relata Mejías, pared con pared con el comando residía un agente adscrito a la Policía Armada. La fuerza de la explosión tiró el muro, que causó heridas a uno de sus dos hijos, de corta edad. Nada grave. Sin embargo, el uniformado fue rápidamente destinado a otro lugar. Bettini, por su parte, también se siente parte de la posteridad y rememora la carta enviada a los inquilinos como presidente de la comunidad para mantener un encuentro que nunca se celebraría. «Mi firma aparece en los libros sobre el atentado», indica.

Lo incómodo y el relato
Resulta imposible no interrogar al matrimonio acerca de su relación con los miembros de ETA. Si les conocieron. Si entablaron alguna conversación. Aunque ni siquiera caen en esa manida tentación de recordarlos como vecinos educados o de mostrarse sorprendidos con un «quién lo habría imaginado». «Ellos entraban hacia la derecha, directamente, era imposible mantener contacto», argumenta el antiguo ingeniero. Al comprobar el acceso al sótano, a través de una escalera que gira a la derecha, prácticamente independiente del resto de inquilinos, resulta obvio que la forma de llegar a la vivienda garantizó el anonimato. La coartada del taller de escultura les permitió eludir las preguntas sobre los olores procedentes del piso en el que estaban excavando el túnel. Y adaptar sus horarios a los trabajos de demolición de un bloque contiguo que terminó convirtiendo en explanada lo que ahora es un edificio de apartamentos sirvió para camuflar el ruido.

Aunque siempre hay quien sospecha. Y la tesis de la conspiración, difundida desde entonces por la derecha española -que apuntó incluso hacia los servicios secretos norteamericanos (la embajada de Washington se sitúa a dos minutos a pie)- está extendida entre muchos de los vecinos de este barrio acomodado. De hecho, en la placa de homenaje a Carrero ni siquiera se alude a ETA.

En un momento en el que el Estado ha convertido el «relato» (que es el eufemismo del conflicto de siempre) en su principal batalla en Euskal Herria, el escenario de una de las principales acciones armadas de ETA queda en el limbo de lo incómodo. En otro tiempo sí se colocaban flores y banderas en esa placa que ni siquiera se acuerda de que dos policías también acompañaban a Carrero. Ahora, ni eso. Algo llamativo, porque hasta el actual jefe de Estado, Juan Carlos de Borbón, llegó a jactarse de que sin la acción de ETA él «no estaría ahí», según publicaba recientemente "El País''.

Dejar que la Historia se esconda bajo un manto de No-Do y blanco y negro parece ser la estrategia adoptada. Una placa y una grieta en el asfalto siguen recordando el mayor golpe sufrido por un régimen cuyo máximo exponente todavía tardaría dos años en morir. Bajo tierra, pero bien protegido, se mantiene el túnel desde el que, además de un gran cráter, se abriría una nueva etapa tanto para el Estado como para Euskal Herria.




Compartir esta noticia:       

diumenge, 22 de desembre de 2013

La serp i el riu









    LES ESPIRALS DEL VERTIGEN,VERTIGEN, VERTIGEN


   Si no ens sentim despagats de no haver tingut la 
nostra companyia en aquelles aventures, és perquè aixì us heu estalviat la més ignominiosa de totes. Ben merescuda  ens la teníem nosaltres per ser persones grans. Si bé les altres les habíem superades ben pulcrament, i més pulcrament les hauríem superades si hi haguesseu col·laborat vosaltres, sumant l'esforç i l'enginy col·lectius, no s'esdevingué el mateix amb aquesta, de la qual sortírem, més que amb al cua entre cames o amb el cap sota l'ala, amb el nas prop de les ales caudals. Però no sempre podem triar, amb la imaginació, quina volem protagonitzar i quina no. Quan acabàvem de lligar el cable que fixava la nostra barca al tronc d'un salze, per comprovar si el buc n'havia sofrert algun d'any a la peripècia anteriors i reposar provisions, uns esbirros vestits de fantasia i mans cobertes de guants que mai no es llevaven, de manera que a la fi tan bruts estaven els uns com els altres, ens immobilitzaren de braços i cames. Sense donar-nos cap explicació, ens tiràren al pau més fosc i pestilent que es trobe al nostre hemisfèri, perquè és a l'altre que solen abundar. Rodolàrem entre multitud de cossos que suportaven resignadament aquell cautiveri oprobiós. Tan resignadament, que, d'aquella forca irrespirable, en deien el seu país, perquè ni havien conegut ni en tenien d'altre. Potser si l'haguessen tret a la llum, ajudats per les crosses gegantines, i li haguessen donat una bona ensabonada, no hauria estat malament, a pesar de tot. Allí, sobre els seus pròpis excrements, però, més encara, sobre els que d'una única cobertura superior els abocàven als seus mateixos carcellers, feien una vida miserable, i damunt tenien ganes de reproduir-se, com si l'expectativa de viure-hi fos millor que la de no viure i l'ofereixen als seus fills. Nosaltres els proposàvem idees de revolta, per aconseguir la llibertat amb la participació de tots. Però no ens volgueren fer cas. Amb les mans, el meu company i jo, cavàrem una galeria en forma d'alambí que conectava amb les clavegueres, i per allí, al cap de trenta-nou dies de revolcar-nos amb paciència entre tot el que la sort volgué amollar-nos al damunt, poguérem escapar. Pujàrem a la nostra barca, que començava a treure arrels, i, remant amb totes les nostres forces, abandonàrem aquell temps d'ignomínia. Fins que no hi posàrem moltes llegües entremig, ni tan sols pensàrem  a capbussar-nos en l'aigua del riu i netejar-nos, fregant-nos amb un estríjol.         

Diaris de ficció originals de LLum Sánchez



16, juliol, 1995


Sense metàfores, el món de les coses seria indefinit, inentil·ligible; sense l'art, la vida seria com un vidre opac. Suposaríem que hi ha alguna cosa a l'altra banda, però mai no en tindríem ni un sol tast.

Guillem Calaforra (Benissanó 1970)




Després una nit encisadora, em va invitar a prendre una copa al seu pis. Li vaig advertit que aceptava si es tractava d'una copa. Al balçó continuarem les nostres interminables converses. Sentia que hi desitjava, però sabia que no s'havia de fer res. Per un moment es va fer el silenci, i vaig tancar els ulls, son, cansament, ron amb gel? Vaig sentir que m'acaronava la mà a certa distància, per un moment havia baixat la guardia. De sobte vaig sentir els seus llavis sobre els meus. Començàrem a acaronar-nos tot el cos com si ja fos inevitable. Em sentia molt excitada. Amb tot li vaig dir que no volia fer l'amor. Intentava despullar-me, vàrem entrar al saló. Abans de seguir li digué que no volia perquè ell no sentia el mateix que jo, però no em va fer cas. Semblava que inevitablement havíem d'acabar. Em vaig alçar d'una revolada i encengué un cigarret. Em va mirar amb inquietud. Andreu, disculpa...Es va apagar tot ell. Vaig intentar tranquil·litzar-lo, hi vaig abraçar amb tendresa i l'hi vaig xiuxiuguejar a l'oïda, no és el moment. Vaig notar un alleugerament per part seua.

Amaneixía, m'acompanyà al meu cotxe i ens acomiadàrem. Fins demà.

Ahir ens vegèrem acabada la conferència sobre Avantguardes Artístiques al Pais Valencià, anàvem amb altres amics. Com sols fer en aquestes circumstàncies intentava ser el centre de la reunió, i jo , com també sol fer tractava de restar-li importància. Després em va acompanyar a casa, tot mostrant-se fret i distant.

He reflexionatsobre aquesta situació. Ahir no era el moment, s'havia fet molt tard i ens trobàvem molt cansats, crec jo. En canvi ara sens dubte era el moments de comentat el que havia succeït la nit d'abans. De no ser així, s'obriria una escletxa a la nostra relació, cosa que no desitge de cap manera. Amb tot no m'agrada l'actitud que pren en la intimitat. Present massa descontrol, massa compulsió...No vull dir que el lliurament a l'altre haja de ser controlat, però sí viscut amb goig...No, no va ser així ni podia ser d'altra manera. Jo era conscient des de feia temps que per força el resultat havia de ser eixe.

No em sent malament després de tot, em trobe tranquil·la, malgrat que ell ocupa la major part dels meus pensaments. No vulguera trair-me de nou a mi mateix. Tampoc penser deixar-lo ara.

Per altra banda m'ha sorgit cert problema de salut, circulatori, en opinió del doctor Durà. Dorm poc i em troba una mica sobreexcitada. Per altra banda també és normal, aquesta relació m'afecta en un doble sentit. Hi ha moments amb ell molt càlits, malgrat les moltes reserves que ambdós tenim encara. D'altres, com anit, decepcionants. Sé que ell m'estima fins on és capaç d'estimar, amb tot a vegades arriba a desconcertar-me. Costa fer-se a la idea que ell funciona en base a certs mecanismes secrets, que un estructura inconscientment per tal de sobreviure. Ara ho detecte amb més facilitat i ho comprenc. El fet de comprendre-ho em dóna una tranquil·litat que mai no he tingut, sols que en algun moment també m'agradaria que responguera com jo espere, o que d'alguna manera satisfera les meues necessitats. Una vegada més em toca a mi fer la major inversió psicológica. Bé, no em penedix, també ha de donar més qui més té. No crec que em puga penedir de fer-ho, ni que l'amor puga fer-li mal a ningú. Tan sols seria perillos per a mi si ho fera per guanyar alguna posició o alimentar algun interès mesquí, no és el cas.

M'agradria tant que ell poguera superar el seu conflicte, encara que només fora per la satisfacció de veure'l lliure i feliç, o almenys que desapareguera la tristor dels seus ulls estimats, i la falsedat de la seua vida.












21-12-2013 Vendrán por ti Miguel Sánchez-Ostiz Rebelión Sí, claro que sí, claro que está muy oído y muy citado, pero en balde, porque son unos versos tan repetidos como desatendidos: «Vendrán por ti»... Bertolt Brecht o Martin Niemöller, Blas de Otero en otro poema, ese en el que habla de haber perdido la voz en la maleza... «Vendrán por ti». Algo más que un verso, ese de Otero, que está cada vez más a menudo en boca de muchos. Tu nombre está ya temblando en un papel. Otero, como había hecho antes Rafael Alberti en su conocido «Nocturno» de 1937 o 1938, habla de balas, pero ahora mismo quienes te someten tienen otra forma de matarte: la muerte civil, el despojamiento, la reducción a la pobreza vergonzante y al silencio. Vendrán por ti, dices, y sin quererlo añades que no lo harán, si te estás quieto, si estás callado, si agachas la cabeza, sobre todo si agachas la cabeza, no vendrán. Pero eso nadie puede asegurártelo, porque también con la boca cerrada y la cabeza gacha, te pueden detener y agredir de manera arbitraria sin que a ti te quepa defensa real alguna. Vendrán por ti sin avisar y porque sí, por capricho, por no perder mano: rasgos del orden nuevo. El poder judicial no está contigo, no está para protegerte, está para escarmentarte o para coadyuvar al castigo. Han hecho las cosas de tal manera que en sus terrenos no puedes con ellos por mucha ley que lleves en la mano: han puesto muy difícil hacerla valer, acceder a una defensa de calidad, a una defensa a secas. No te alcanza. Un paso detrás de otro te conducen a la resignación, al conformismo, como si fueras una de las reses de las que habla Zitarrosa en Guitarra negra: estabulación y matadero. A cambio crean rencor y resentimiento, frustración y odio, pero cuentan con que quien los padece, sabe que esa es mala carga vital y olvida o deja a un lado, para poder asomarse a la ventana o salir a la calle y mirar las cosas y pensar que en el fondo, en el fondo, no pasa nada porque a él no le pasa y que incluso cuando le tratan de manera injusta son «cosas de la vida» o de los tiempos que corren que son muy malos. El aire que se respira está envenenado. Entre tanto, el régimen policiaco del Partido Popular avanza como una marea incontenible. Si las semanas pasadas se trató de la nueva Ley de Orden Público o ley Fernández, esta ha sido la de la ley de los Matones o de auténtica inseguridad privada, un peligro para la ciudadanía, a la que le sigue la reforma desproporcionada del Código Penal del ministro Gallardón, y a esta la ley del aborto, y a esta la de regulación del derecho de huelga, y a esta... a esta es fácil imaginar lo que le puede seguir. No estamos muy lejos de la regulación de la libertad de expresión en los medios de comunicación, sean los tradicionales o los que están acogidos en la Red. Tienen que reducir los ámbitos de protesta al mínimo. No hay que forzar mucho la imaginación ni hacerse adivino del porvenir, ya se encarga este de llamar todos los días a la puerta a porrazos. Convengamos en que se trata de un régimen policiaco de rasgos nuevos, en la medida en que los poderes más sólidos del Estado se desplazan hacia el capital, al mundo de la empresa o mejor sería decir de los negocios y de los intereses de las elites financieras en todas su ramificaciones. Para muestra, un botón: el de esa nueva ley de matonería privada que otorga poderes inauditos a particulares sin que a ti, como era ya norma, te quepa defensa alguna frente a sus abusos. En España el falso testimonio es una costumbre castiza, una majeza. Solo se le oculta al que quiere, que en el negocio multimillonario de la seguridad privada tienen o han tenido intereses económicos, miembros del actual gobierno o cargos públicos del Partido Popular, como Mayor Oreja. La trama de las empresas de seguridad españolas es espesa y no se ha desbrozado jamás. ¿Quién es quién en ese sector? ¿Importa? Mucho en la medida en que hay un evidente trasvase entre lo público y lo privado, y un imparable ir a más. Arbitrariedad e indefensión: negocio. No hay duda de que los poderes públicos están al servicio de los partidos que representen intereses de casta y clase, como el PP y UPN. Solo así se entiende que un informe «reservado» de la Guardia Civil haya acabado en manos de esos partidos y que estos lo utilicen para pedir reformas en el Código Penal que castiguen socialmente la ideología, presunta y con descaro atribuida, de los ciudadanos que caigan en su punto de mira. Y no solo eso, de ese informe fantasma, solo secreto para los perjudicados, se deduce que un amplio sector de la población ha sido espiado sin orden judicial alguna y sin que la magistratura levante un dedo ante este abuso. Explicación: no la dan, urden una mentira, una tras otra, confiando en que tratan con débiles mentales no porque lo seamos, sino porque así nos consideran. Un minucioso programa de represión imparable, cierto, pero una represión que se lleva a cabo con el beneplácito de una parte mayoritaria de la ciudadanía. Conviene no olvidarlo. Una mayoría que no solo no reacciona, sino que aplaude o ve con indiferencia cómo la someten porque se siente a salvo, incluso si ha perdido el trabajo, la vivienda o los ahorros. Habría que concluir que la mayoría de la población era franquista y lo sigue siendo, sin Franco, pero con otro tipo de poder absoluto e intocable, en su culto. La cifra total de víctimas y perjudicados por las políticas gubernamentales es aplastante, pero no aplasta. Ese es el misterio español. Lo advirtió Susan George porque saltaba a la vista. Parecía mentira que aguantasen tanto los españoles, pero así era: baratas cobayas del orden nuevo. Hace unas semanas, en Sartaguda, el pueblo de las viudas, una nieta de asesinado de 1936, me dijo: «No nos vamos a rebelar, ¿verdad?». No supe qué contestarle, porque qué podía responderle con


21-12-2013


                                                        Vendrán por ti



Introducción: Amig@s nos encontramos ante un artículo muy especial, a mí la sinceridad i la veracidad del autor me ha tocado la fibra, su valentía, su maestría literária, su contenido, al cual concedo toda credibilidad, ya está sucediendo...Hay que leerlo bien y reflexionar...y reflexionar, y si después no hacemos nada, seguro que vendrán por nosotros. 

Sí, claro que sí, claro que está muy oído y muy citado, pero en balde, porque son unos versos tan repetidos como desatendidos: «Vendrán por ti»... Bertolt Brecht o Martin Niemöller, Blas de Otero en otro poema, ese en el que habla de haber perdido la voz en la maleza... «Vendrán por ti». Algo más que un verso, ese de Otero, que está cada vez más a menudo en boca de muchos. Tu nombre está ya temblando en un papel. Otero, como había hecho antes Rafael Alberti en su conocido «Nocturno» de 1937 o 1938, habla de balas, pero ahora mismo quienes te someten tienen otra forma de matarte: la muerte civil, el despojamiento, la reducción a la pobreza vergonzante y al silencio.

Vendrán por ti, dices, y sin quererlo añades que no lo harán, si te estás quieto, si estás callado, si agachas la cabeza, sobre todo si agachas la cabeza, no vendrán. Pero eso nadie puede asegurártelo, porque también con la boca cerrada y la cabeza gacha, te pueden detener y agredir de manera arbitraria sin que a ti te quepa defensa real alguna. Vendrán por ti sin avisar y porque sí, por capricho, por no perder mano: rasgos del orden nuevo. El poder judicial no está contigo, no está para protegerte, está para escarmentarte o para coadyuvar al castigo. Han hecho las cosas de tal manera que en sus terrenos no puedes con ellos por mucha ley que lleves en la mano: han puesto muy difícil hacerla valer, acceder a una defensa de calidad, a una defensa a secas. No te alcanza. Un paso detrás de otro te conducen a la resignación, al conformismo, como si fueras una de las reses de las que habla Zitarrosa en Guitarra negra: estabulación y matadero.

A cambio crean rencor y resentimiento, frustración y odio, pero cuentan con que quien los padece, sabe que esa es mala carga vital y olvida o deja a un lado, para poder asomarse a la ventana o salir a la calle y mirar las cosas y pensar que en el fondo, en el fondo, no pasa nada porque a él no le pasa y que incluso cuando le tratan de manera injusta son «cosas de la vida» o de los tiempos que corren que son muy malos. El aire que se respira está envenenado.

Entre tanto, el régimen policiaco del Partido Popular avanza como una marea incontenible. Si las semanas pasadas se trató de la nueva Ley de Orden Público o ley Fernández, esta ha sido la de la ley de los Matones o de auténtica inseguridad privada, un peligro para la ciudadanía, a la que le sigue la reforma desproporcionada del Código Penal del ministro Gallardón, y a esta la ley del aborto, y a esta la de regulación del derecho de huelga, y a esta... a esta es fácil imaginar lo que le puede seguir. No estamos muy lejos de la regulación de la libertad de expresión en los medios de comunicación, sean los tradicionales o los que están acogidos en la Red. Tienen que reducir los ámbitos de protesta al mínimo. No hay que forzar mucho la imaginación ni hacerse adivino del porvenir, ya se encarga este de llamar todos los días a la puerta a porrazos.

Convengamos en que se trata de un régimen policiaco de rasgos nuevos, en la medida en que los poderes más sólidos del Estado se desplazan hacia el capital, al mundo de la empresa o mejor sería decir de los negocios y de los intereses de las elites financieras en todas su ramificaciones. Para muestra, un botón: el de esa nueva ley de matonería privada que otorga poderes inauditos a particulares sin que a ti, como era ya norma, te quepa defensa alguna frente a sus abusos. En España el falso testimonio es una costumbre castiza, una majeza.
Solo se le oculta al que quiere, que en el negocio multimillonario de la seguridad privada tienen o han tenido intereses económicos, miembros del actual gobierno o cargos públicos del Partido Popular, como Mayor Oreja. La trama de las empresas de seguridad españolas es espesa y no se ha desbrozado jamás. ¿Quién es quién en ese sector? ¿Importa? Mucho en la medida en que hay un evidente trasvase entre lo público y lo privado, y un imparable ir a más. Arbitrariedad e indefensión: negocio.

No hay duda de que los poderes públicos están al servicio de los partidos que representen intereses de casta y clase, como el PP y UPN. Solo así se entiende que un informe «reservado» de la Guardia Civil haya acabado en manos de esos partidos y que estos lo utilicen para pedir reformas en el Código Penal que castiguen socialmente la ideología, presunta y con descaro atribuida, de los ciudadanos que caigan en su punto de mira.

Y no solo eso, de ese informe fantasma, solo secreto para los perjudicados, se deduce que un amplio sector de la población ha sido espiado sin orden judicial alguna y sin que la magistratura levante un dedo ante este abuso. Explicación: no la dan, urden una mentira, una tras otra, confiando en que tratan con débiles mentales no porque lo seamos, sino porque así nos consideran.

Un minucioso programa de represión imparable, cierto, pero una represión que se lleva a cabo con el beneplácito de una parte mayoritaria de la ciudadanía. Conviene no olvidarlo. Una mayoría que no solo no reacciona, sino que aplaude o ve con indiferencia cómo la someten porque se siente a salvo, incluso si ha perdido el trabajo, la vivienda o los ahorros. Habría que concluir que la mayoría de la población era franquista y lo sigue siendo, sin Franco, pero con otro tipo de poder absoluto e intocable, en su culto. La cifra total de víctimas y perjudicados por las políticas gubernamentales es aplastante, pero no aplasta. Ese es el misterio español. Lo advirtió Susan George porque saltaba a la vista. Parecía mentira que aguantasen tanto los españoles, pero así era: baratas cobayas del orden nuevo.

Hace unas semanas, en Sartaguda, el pueblo de las viudas, una nieta de asesinado de 1936, me dijo: «No nos vamos a rebelar, ¿verdad?». No supe qué contestarle, porque qué podía responderle con verdad, con algo más que no fueran palabras al paso. No he podido olvidar ni su mirada ni la tristeza de esta y de sus palabras.

Artículo publicado en Diario de Noticias, de Navarra, 15.12.2013
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Compartir esta noticia: