dijous, 1 de maig de 2014

Carta a los Reyes Magos





                                             Carta a los Reyes Magos



                              Queridos y omnipotentes Reyes Magos:

 como siempre les he tenido en tanta estima me dirijo a sus majestades para expresarles mis inquietudes y desasosiegos, a ver si vuestras majestades pudieran hacer alguna cosa para ayudarme.

    Como saben, porqué  sus majestades lo saben todo, lo controlan todo, lo manejan todo, tienen ese poder absoluto que les confiere su puesto encima del camello. En cambio yo soy una pobre e ignorante mujer que a consecuencia de mi falta de salud, no me queda más remedio que recluirme en este mundo pequeñito como un dedal, frente a mi ordenador, desde dónde se ve todo como a través de un agujero.

    Comprendo que mi capacidad de maniobra está controlada bien de cerca por sus majestades, que son los que imponen las leyes y los que mandan, hacen y deshace a su antojo, a veces también hacen oídos sordos a las demandas de sus subdit@s.

    Claro, que esto se comprende porqué ¿qué es un súbdito o una súbdita,? ¿ para qué sirve? evidentemente para nada más que para dar la lata con sus antojos y sus tonterías, Marear a sus excelsas majestades y fastidiarles la comidas com la acidez que les provocan. És cierto somos la pera limonera, claro, jo lo comprendo, lo que pasa es que sus majestades no me comprenden a mi. Por ejemplo, les he comunicado que supriman, por favor, el cuadro de las casitas que hace de portada en mi blog, dado que ha quedado hecho una birria, tal como esta colocado y preferiría no poner nada más que el título de mi blog pelao.

   Pero claro, como sus majestades tienen tanto quehacer preparando la cabalgata de próximo 2015, no han reparado en mi petición, un pequeño despiste, claro. Por ese motivo me he dicho a mi misma, eha, Domitila, explicaselo a sus majestades que como són tan listos y tan cordiales lo van a disponer enseguida.

   Pues eso es todo de momento. Ya que hoy es el día que es, digo yo a ver si los cojo de buenas y me conceden esa grácia. 

  En fin, Reyes Magos de Oriente, no les entretengo más. Disculpen sus majestades el atrevimiento de esta pobre mujer, porque es lo que yo digo, el que no llora, no mama. Sus majestades que son muy listos ya me entienden.

   Que tengamos pronto un régimen republicano, como supongo que también sus majestades desearán, y salud, trabajo y un cobijo para los que lo han perdido.


                  Eso es todo.  










Publica un comentari a l'entrada