divendres, 18 d’octubre de 2013

Los niños robados en España, todos somos culpables



       Los niños robados en España, todos somos culpables




 Abrir los ojos a los pasajes más miserables de nuestra historia 
El miércoles, tras la emisión de un programa de Telecinco presentado por Jordi González, una gran parte de España (1) se acostó abriendo los ojos a uno de los pasajes más miserables de nuestra historia. Casi un siglo de historia, setenta y cinco años para ser exactos. Los "niños robados". El relato del caso que se trató en Telecinco, aunque parcial porque se obvió la génesis del asunto y su conexión directa con la represión franquista, fue realmente impactante para el espectador pues escuchó y vio ante sus narices a familias que arrastran durante décadas el dolor que desconocer donde está uno de sus miembros. Los testimonios de las madres y padres fueron aterradores y provocaron verdadera náusea en el espectador. Prueba de ello fueron los comentarios leídos en las redes sociales.

Pero la historia no era nueva. Ya en 1982, hace la friolera de 31 años, María Antonia Iglesias publicó un artículo en Interviú donde se podía incluso ver al "niño congelado" (2) de la trama del caso conocido como Sor María y que servía sistemáticamente de señuelo para engañar a las madres y padres de la defunción de su hijo. Por tanto, los hechos eran más que públicos. Interviú era una de las revistas más leídas en nuestro país y su influencia e impacto era enorme, muchísimo más de lo que lo es cualquier publicación actual pues en el contexto de la época los medios de comunicación eran realmente reducidos.

No obstante, el país miró hacia otro lado. Se barajan cifras de más de 300.000 niños robados y parece que nadie sabía nada, que nadie vio ni oyó nada, que yo no sabía nada blablabla. La capacidad del ciudadano de exculparse de casos como este es realmente decepcionante para cualquier persona con un mínimo de conciencia social porque ese nadie sabía nada es absolutamente falso. Sí se sabía y bien que se oían historias al respecto, pero no se les hizo caso. Se las ignoró en el mejor de los casos porque lo habitual fue tachar de "locura traumática" a quienes relataban su tortura familiar. En este momento conviene recordar que el propio programa de televisión "Quien Sabe Donde" fue cancelado, entre otros motivos, por ese ejercicio de sana memoria y búsqueda. Se estaban empezando a remover muchas tumbas vacías y, como no podía ser de otro modo el aparato del sistema, ante las clamorosas evidencias de falsificación de registros y certificados públicos que señalaban a todo el aparato institucional y religioso, le dio un vergonzoso carpetazo. Lo más vergonzoso, y que a nivel simbólico muestra de forma nítida lo miserable democracia en la que vivimos, fue que al riguroso programa Quien Sabe Donde le sustituyeron programas mucho más acaramelados como las Tardes de Patricia o algo así, hablo de memoria, donde el Rubén buscaba a la Jessi que se había pirado preñada del Jonathan. Puede parecer ridículo y esperpéntico, pero así purgó España durante años su memoria, escondiendo la cabeza ante su propia miseria. Nadie sabía nada entre tanta carcajada.

Pero, a pesar de lo de anoche veremos cómo despierta hoy España, veremos cómo despiertan los fiscales y los ministros y ex-ministros de justicia, los titulares de prensa y los boletines parroquiales. Quizá ni hayan visto el programa aunque fuese el más visto porque ayer mismo lo más comentado en las redes sociales fue el ¿Quién Quiere Casarse Con Mi Hijo? Una cruel ironía, sí. Cruel porque precisamente mientras a los niños pobres de color rojo en España se los robó sistemáticamente desde el fin de la Guerra Civil en las cárceles franquistas hasta los años 90, ya bien entrada la democracia, los niños ricos realizan castings televisivos para encontrar pareja. Y cuidado, "ándate con ojo con las cazafortunas" advierte uno de los padres de uno de estos hijos que no encuentran el amor.
Veremos si se empieza a hablar de esta industria del terror creada durante el franquismo y que pervivió durante casi tres décadas de la actual democracia. Veremos si nos damos cuenta de una vez que la transición ni fue modélica ni fue democrática. Veremos si se empieza a dignificar a las víctimas silenciadas, si el desprecio y el silencio que sufren de los aparatos del Estado se torna cómplice de su causa y la sociedad civil alza su voz callada por miedo durante demasiado tiempo. Veremos si aparecen estos muertos en vida que desconocen sus verdaderos orígenes. Una cruel metáfora de nuestra historia narrada por los impunes vencedores por la gracia de Dios y de Franco y de la madre que los parió. Veremos si hay casos de niños robados en altas cunas. Veremos que no, que todos eran niños de clases asalariadas y humildes, y de madres solteras, de prostitutas y si miramos más allá, de presas políticas. Sí, de presas políticas "no afectas" al Régimen fusiladas tras dar a luz. Veremos si queremos ver lo mezquinos que somos, como hemos renunciado a nuestras convicciones morales por comodidad y como incluso vemos inmunes a insignes columnistas de La Razón afirmar sin rubor que todo es una campaña de la izquierda abortista que ignora hipócritamente qué sucedería con algunos o muchos de esos embarazos no deseados en nuestros tiempos, tan progresistas". (3)

Veremos una industria que hacía negocio con los niños robados como producto de venta. Y lo veremos bajo palio, bendecido por la santa Madre Iglesia (4). “Lo llevaron a bautizar y no me lo devolvieron. Yo reclamaba el niño, y que si estaba malo, que si no estaba. No lo volví a ver”. Éste es el testimonio de Emilia Girón, que dio a luz en el hospital de la cárcel de Salamanca en 1941. Su delito, ser hermana de un guerrillero (5). Veremos como se comerció en España con la sangre de nuestra sangre, con nuestra genética cuando no existía fecundación in vitro porque no hay que olvidar que esto sucedió hasta que la industria y la demanda se enfocaron a la fecundación artificial. Y veremos al Doctor Vela, con la desfachatez propia de un sinvergüenza amparado por los jueces y fiscales, coetáneos y contemporáneos, multiplicando su patrimonio entre la década de los 70 y 80 mientras fue director de la clínica San Ramón de Madrid donde se gestó la trama del caso Sor María. Lo veremos con 79 años afirmando con orgullo que “olvidaos de eso, nunca encontraréis a vuestros padres” (6) porque las pruebas de filiación se destruyeron de forma absolutamente legal. Ahí lo veremos, indignado y escandalizado, reprochando que "algunos que reclaman niños ‘robados’ buscan una indemnización" (7) mientras demanda y exige su indemnización correspondiente a la periodista que lo llamó "sinvergüenza". Es así de miserable esta historia. Y todos somos culpables. Unos más que otros, sí. Pero nadie, absolutamente nadie ha pasado por la cárcel por ello y por eso somos todos culpables hasta que se haga justicia.

Y sí, yo quiero que se profane la tumba de sor María para comprobar fehacientemente que está muerta y enterrada. No me basta un papel de un médico, de esa trama que habitualmente los falsificó, para dejarla descansar en paz.
Notas:

(1) El programa "La noche de los niños robados" obtuvo un 28,5% de share lo que supone más 4 millones de espectadores. Pero el treding topic de las redes sociales fue #QQCCMH6 (la etiqueta del programa de Cuatro "¿Quién quiere casarse con mi hijo?") y no #niñosrobados.

(2) Niño de la nevera. (Foto: Interviú): http://www.theflagrants.com/blog/wp-content/uploads/2013/10/ninos-robados-1982_detalle_articulo.jpg La imagen corresponde al artículo de 1982 publicado en Interviú y que puedes leer aquí: http://www.interviu.es/reportajes/articulos/ninos-robados

(3) Declaraciones realizadas por el economista Carlos Rodríguez Braun, columnista de La Razón publicadas el día 12/04/2011 : http://www.publico.es/espana/370872/un-columnista-de-la-razon-dice-que-no-hubo-ni-un-caso-de-ninos-robados

(4) Sor María ante la Audiencia Nacional el 12 de Abril de 2012 que "se acogió a su derecho a no declarar" y a desaparecer la la Tierra antes de ser juzgada (AFP PHOTO / PEDRO ARMESTRE): http://www.theflagrants.com/blog/wp-content/uploads/2013/10/sor-maria-niños-robados.jpg

(5) Testimonio de madre "no afecta" al régimen franquista que aparece en el auto de Garzón tras la denuncia presentada en la Audiencia Nacional por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). En el auto se dice que los niños perdidos son víctimas del Franquismo y que había un plan de desapariciones para eliminar oponentes. La Fiscalía declaró a Garzón no competente: http://mjsaiza.blogspot.com.es/2009/05/los-30000-menores-robados-del.html

(6) Declaraciones del Dr. Vela aparecidas en el reportaje de la periodista Ana María Pascual publicado en interviú el 14/03/2011: http://www.interviu.es/reportajes/articulos/ninos-robados-olvidaos-de-encontrar-a-vuestros-padres

(7) Exclusiva de Intereconomía publicada en La Gaceta el 13/04/ 2012 : http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/sociedad/eduardo-vela-%E2%80%98-los-que-reclaman-los-ninos-%E2%80%98robados%E2%80%99-buscan-una-indemnizacio

Blog del autor: http://www.theflagrants.com/blog/2013/10/los-ninos-robados-todos-somos-culpables/

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 
Publica un comentari a l'entrada