dijous, 20 de març de 2014

Reflexiones en una columna de la Marcha de la Dignidad



El 22 de Marzo, primer día de la primavera




Reflexiones en una columna de la Marcha de la Dignidad



“Si he perdido la vida, el tiempo, todo / lo que tiré, como un anillo, al agua, / si he perdido la voz en la maleza, / me queda la palabra. / Si he sufrido la sed, el hambre, todo / lo que era mío y resulto ser nada, / si he segado las sombras en silencio, / me queda la palabra. / Si abrí los labios para ver el rostro / puro y terrible de mi patria, / si abrí los labios hasta desgarrármelos, / me queda la palabra.”
“¿Callaremos ahora para llorar después?”
“En el principio”, poema de “Con la inmensa mayoría”, de Blas de Otero.

Algunos comentarios recogidos entre la columna asturiana mientras camina hacia Madrid.
“La idea de venir a Madrid surgió con intención de confluir en un día del año con todos los movimientos como forma de reivindicar los derechos que habiéndolos conquistado el movimiento obrero tras tantos años de lucha, ahora nos los arrebatan los gobiernos del psoe y pp. Si hacemos un análisis histórico lo que vemos es que nos llevan a los años 50 del siglo XX.
Nos encontramos con que todas las estructuras del estado están reventadas, los grandes ladrones encuentran una situación de completa impunidad, en las diferentes áreas de gobierno y los poderes se han aposentado los intereses bastardos, la corrupción es general, las condiciones legales a la que llevan a la clase trabajadora es de abandono en manos de la rapiña empresarial.
“Asturias en Marcha”, que es como hemos llamado a la movilización, busca aglutinar a cientos de miles de personas. Hace falta movilizar a toda la clase trabajadora para frenar al pp-psoe. El psoe ha modificado la Constitución para pagar a los banqueros su deuda, y eso le niega como alternativa, como pretende aparecer ahora.
“Asturias en Marcha” empezó a consolidarse con la idea de llevar la voz a todas las localidades, nos llamaban de todas partes, hablábamos en las plazas de los pueblos, en asambleas, en reuniones en los sitios más diversos.
La columna asturiana tiene un recorrido muy complicado, hay que recorrer Asturias con una geografía difícil, y hay que cruzar dos cadenas montañosas.
La respuesta de la gente en Asturias fue muy satisfactoria, aunque encontrábamos a las autoridades que se sumaban pero no de manera decidida.
Se creó una Plataforma de Apoyo en toda la región, esta Plataforma preparó la logística con el conocimiento adquirido en las Marchas de los Metalúrgicos y Las Marchas de los Mineros. Prepararon los sitios por donde ir, los tramos a recorrer, la comida, los cuidados médicos, … y se creo una columna pensando en no ser muchos, unas 50 personas capaces de resistir teniendo en cuenta el esfuerzo a realizar, el coste de la infraestructura a crear y la gente que debía ir preparando cada paso.
Salimos de La Felguera el día 1 de Marzo, y entraremos en Madrid el día 22. Nos haa llovido de manera torrencial, ha nevado, ha hecho frío, y ahora estamos en la Castilla profunda con un tiempo que se puede soportar. Las primeras jornadas fueron muy duras, ahora aunque podríamos estar más adaptados, tenemos los pies deshechos, y tenemos momentos difíciles. Desde nuestra salida la alegría ha sido y es la solidaridad de la gente. Allí siempre había asturianos y asturianas que hacían partes de las etapas con nosotros, y ahora en los pueblos y ciudades que de la misma manera se suman a nosotros, encontramos gentes por todos los sitios por donde pasamos, en todas partes nos traen comida, nos ayudan, se incorporan a la Marcha. En el camino nos hemos juntado con columnas de Galicia, de León, de Valladolid, de Cantabria...
Ya vemos la cadena madrileña de montañas. En ocasiones hemos pensado que veníamos preparados para sufrir físicamente, pero no lo suficiente para algunos aspectos de la convivencia.
Hemos tenido que superarnos cuando la guardia civil nos ha metido por caminos paralelos de tierra y piedras, eso nos torturaba los pies, nos pone a prueba haciéndonos sufrir podemos imaginar con que intención, pero resistimos las pruebas físicas más duras, además con nosotros viene un compañero que es médico y siempre presta atención a lo que necesitamos. 
En muchos pueblos encontramos gente que nos hace descansar, nos dan masajes, cuidan los detalles para que nos repongamos y podamos continuar en las mejores condiciones, en un pueblo tenían preparado hasta un hospital a nuestro paso, es muy emocionante, sólo encontramos colaboración, solidaridad, hay bares que tienen preparadas comidas para darnos, uno en concreto había preparado 100 comidas para que nos repusiésemos, en otros sitios han dispuesto festivales de música, ha habido institutos que han salido a nuestro paso aplaudiéndonos, … todo es muy gratificante, nos permite coger aire. Nosotros repartimos propaganda, explicamos la situación, la gente se interesa, se compromete allí mismo, quiere que se consiga darle la vuelta a la situación, quieren saber y hacer. El pueblo asturiano y todos los pueblos conocen y se reconocen en la cultura del esfuerzo.
Ojalá y la Marcha de la Dignidad sea el corazón que mueve el mundo, entonces habrá valido la pena haber machacado los pies, haber sufrido el agua, el frío, el sol. Ojalá la clase trabajadora nos hagamos merecedores del triunfo. La entrada a Madrid, por Moncloa, la haremos con la orquesta asturiana Ventolín, que nos ha acompañado hasta salir de Asturias. Alguno de sus componentes se integraron y forman parte de la columna.”
La Dignidad del pueblo trabajador esta representada en cada marchista, en cada columna. Andando llega y llega cada Marcha a las aldeas, pueblos y ciudades para informar, apoyar y organizar a las mejores gentes.
Con su abnegación han atravesado el muro que la prensa oficial forma para proteger a los grandes corruptos y su gobierno.
Las columnas han llevado a cabo una labor semejante a la que realizaron aquella mítica organización republicana conocida con el nombre de las Misiones Pedagógicas. Las Misiones Pedagógicas llegaron hasta los pueblos más apartados e informaban de lo que sucedía en el país, de lo importantes que las gentes trabajadoras eran, de lo que les pertenecía y de su futuro como principales. Por primera vez se disipaba el silencio y el miedo para dar paso a la información y a la autoestima. El 22 de Marzo es el primer día de la primavera, será algo más que una coincidencia.
La Marcha de la Dignidad ha puesto en el mayor de los descubiertos a los cuarteles y cárteles de medios informativos oficiales que, obedeciendo órdenes han callado y callan. Así es como sirven los falsarios a la patronal, a los banqueros y su gobierno. Cuando la Marcha de la Dignidad entre en Madrid habrán alcanzado la cima del desprecio popular.
Un último dato que habla de la Marcha sobre la importancia fuera de España o del estado español: La Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE ODIHR) propone a la Marcha reunirse con sus representantes.
El 22 de Marzo la Inmensa Mayoría con la Marcha de la Dignidad a Madrid. Pan, techo, trabajo y derechos. No al pago de la deuda.

Ramón Pedregal Casanova es autor de “Dietario de crisis”, te lo puedes bajar en Libros libres, de rebelion.org, y es autor de “Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios”, edita Fundación Domingo Malagón.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter 
Publica un comentari a l'entrada