dimarts, 23 de juliol de 2013

Las negras

Amigos/as:

Eran las cuatro de la madrugado cuando la última botella de vino de “Las tetas de la sacristana” rondaba los vasos que la brisa de la Mar empañaba. Una mujer de ojos risueños y morena como esta tierra, se levantó y bajo la luz de las estrellas nos contó el origen del nombre de este pueblo de Almería, Las Negras, o al menos, así entendí yo la historia que os voy a contar:


            Las mujeres cerraron las cortinas de la noche;  los niños desnudos, sobre colchones de farfolla, soñaban con las barquillas. Aquella madrugada mientras los hombres miraban a la Mar, Malac, desde el acantilado de Cerro Negro advertía a los marineros: ¡No toméis las barcas, Poseidón tuvo una mala noche! Los braceros de la Mar le contestaron: “No hay dios que mande en nuestras hambres”.
A hombros, dirigiéndose a la diosa Venus que lucía en el alba, sacaron sus tronos de madera y los depositaron en el agua. El fiero dios que reina en las profundidades les dejó entrar. Aquellos enjutos obreros, de huesos retorcidos sintieron a través de los remos los lomos de Poseidón. Cuando el Cabo del Puntón apenas era un grano de arena en la lejanía, Leviatán, surgiendo del submundo marino les devoró. En ese instante, un grito sordo se oyó entre el cielo y las chozas de la Cala de San Pedro. Las mujeres sabían que el luto las acompañaría de por vida.
Buscando sobrevivir,  llegaron hasta este lugar y con sus manos, piedra a piedra, construyeron las diez primeras casas  que harían honor a su luto, Las Negras.

Así lo escuché, y así os lo transmito.


Un saludo desde Puerto Bayyana.

Marcos G. Sedano
Publica un comentari a l'entrada