UN EXILIO PARA MI


                                                                 

                                        UN EXILIO PARA MI



CARTAS Y MEMORIAS DEL EXILIO CHILENO
Autora: Leonor Quinteros Ochoa

“Este es mi primer diario de vida.
Es una parte de la vida de mi familia, vista por una niña, que resulta ser yo. 
Hay vivencias lindas, y también las hay muy tristes.”
Tübingen, Alemania Federal, 1978

PROLOGO por Luis Casado

Erase una vez una niña curiosa, inteligente y metiche que vivía en un país lleno de sol.
Un día le cayó el cielo sobre la cabeza.

Para comprender lo que sucedía se propuso escribir un diario que debía ser su másíntimo compañero durante muchos años. Allí puso sus temores más horribles y susmás grandes victorias, allí dejó correr sus peores angustias y estallar sus alegrías mássutiles.

A su diario le contó cómo creó con sus propias manitas el documento de identidadque le permitió visitar a su padre en el campo de concentración en el que intentabanmatarle a fuego lento.

Su dibujito fue un lazo de vida que tendió con ingenuidad entre la esperanza y lainfamia, el argumento imparable para el perro guardián que le negaba cinco minutosde amor a quienes ya no tenían sino el consuelo de saber que seguían siendo unafamilia.

Ese diario fue creciendo junto a quién llenaba sus páginas. Allí cupieron muchasvidas, diferentes países, amigos y enemigos, dudas, pasiones, esperanzas ydesconsuelos: el exilio. El exilio y la vida de otros, lo que revela una infinitagenerosidad en la niña curiosa, inteligente y metiche.

Su país se le fue borrando de a poco, remplazado por la imagen ideal que atesoranquienes ya no lo ven sino con el corazón. El diario fue albergando culturasdiversas, idiomas disparates, niñas portadoras de velos, un conejo católicodebidamente bautizado, locos simpáticos y patéticos, desgarros del alma, cantosque ganaban el pan cotidiano y que fueron cobrando calidad de salmos dereligión pagana.

Recuerdos imborrables y reminiscencias evanescentes, rebeliones juveniles, elamor de Los Beatles, imágenes atroces del país recuperado justo el tiempo deunas vacaciones, las dudas.

Este libro es eso. Todo eso y mucho más. Una especie de factura elaboradaminuciosamente por una niña atropellada por un ejército, por un imperio rufián,por los propietarios del Club privado que posee su país de origen, para que algúndía se contabilicen en los libros de Historia los dolores negados, las tragediasignoradas, los sufrimientos despreciados, las esperanzas traicionadas.

Solo que en medio de la muerte, de la oscuridad y el infierno, surgen la alegría, losafectos, los sentidos que perciben los olores, los sabores, las texturas, es decir lavida. En este cuento, nadie se casa para ser muy felices y comer perdices. Porque este cuento no se acaba. No se acabará nunca. Seguirá alargándose por siglos enlas vidas de los que volvieron, de los que se quedaron sembrados afuera, de los que ya no saben si son de aquí, o de allá, o de ningún sitio. O simplemente, desafortunadamente, atrozmente, vivan donde vivan, vivirán para siempre en el exilio.

Luis Casado


Santiago de Chile, julio 2011

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog