divendres, 12 de febrer de 2016



                 


Cròniques Personals original de Llum Sánchez


60



( Nota: continuació del text del qual és autor l'anarquista Cipriano Mera.)


"La revolución Social no era el trauma armado, la furia del tránsito y el desorden organizado, sino, paradójicamente, la nueva organización de una sociedad desorganizada y caótica, irracional por su iniquidad. Para aquellos hombres crédulos, para los libertarios de alma iluminada, era la transformación equivalente a una nueva manera de vivir más sencilla y acorde con las necesidades naturales del hombre; era otra forma de existencia que permitiera educar hombres mejores más armónicos y equilibrados en sus facultades psíquicas y físicas, desarrollando los vínculos de solidaridad fraterna con sus semejantes...

¿Acaso se necesita tanto para vivir y luego morir? La vida debe ser sencilla y austera, como la de aquellos guerreros de Esparta. Basta comer lo suficiente para alimentar las necesidades del cuerpo, abrigarlo del rigor del frío, disponer de techo y yacija para el sueño y de ayuda y amparo para la vejez y en la enfermedad. Trabajar en una labor común de la sociedad y usar los frutos del trabajo según las necesidades de la existencia.

Lo demás, el tiempo de sobra, dedicarlo al estudio, la lectura, a la contemplación de la Naturaleza, al disfrute de sus bellezas y compartir el placer de la conversación entre compañeros con el cultivo de la mente y del espíritu.

Estos fueron los afanes y sueños de Cipriano Mera, Buenaventura Durruti, Francisco Ascato, Ricardo Sanz, Eduardo Val, Miguel González Iñesta, Angel de Guzmán, David Antona y tantos otros que soñaban implantarlos en las tierras de Iberia. Les impulsaba en su abnegación la voluntad de justicia entre todos ellos, como habían escrito Prodhon, Bakunin, Kropotkin y Malatesta, los grandes maestros de la Acracia."

¿Era esto posible y realizable?."

Els meus primers contactes amb L'Anarquisme es van produïr fa molts anys...Anava pels voltant dels trenta, potser, i vaig començar a interessar-me per aquest corrents ideològics. Comprava habitualment en algunes llibreries locals. I a ran d'aquestes lectures vaig comprendre quina actitut política era la meua. I fins i tot vaig d'acoblar la meua conducta i plantejaments a la Idea. Encara que no la vaig conéixer d'una manera tan clara i senzilla com s'explica en aquesta biografia de Cipriano Mera.

Per mi va ser un gran troballa, doncs li donava sentit a certes esperances apenes definides, que ja experimentava des de la meua ignorància.



    
Publica un comentari a l'entrada