diumenge, 16 de febrer de 2014

Interior dibuja el mapa de la impunidad en Ceuta


14-02-2014

El ministro evita explicar en su exposición por qué no se hizo una operación de salvamento marítimo


Interior dibuja el mapa de la impunidad en Ceuta





Fernández Díaz niega en el Congreso que las expulsiones de inmigrantes en Ceuta fueran ilegales pese a explicar que 23 de ellos alcanzaron la playa y reconoce que la Guardia Civil usó material antidisturbios cuando se encontraban a nado en el agua.

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, desmintió ayer en el Congreso la versión inicial de la Guardia Civil y de su propio ministerio sobre la actuación del cuerpo en la playa del Tarajal durante el intento de entrada a nado de 200 personas, que se saldó con al menos 11 muertes el jueves 6 de febrero. Fernandez Díaz informó de que los agentes sí dispararon balas de goma a las personas que entonces se encontraban en el mar, en contra de lo mantenido durante todo ese día tanto por la Guardia Civil como por interior. El ministro también contradijo la versión inicial mantenida por su departamento al reconocer que los inmigrantes sí llevaban flotadores.

"Las acciones de contención y rechazo llevadas a cabo por la Guardia Civil lo fueron por el empleo racional de medios antidisturbios reglamentarios, siempre en aguas nacionales, por personal instruido y siguiendo los criterios de oportunidad, congruencia y proporcionalidad, por lo que quedan enmarcados en el uso legítimo de la fuerza”, declaró si bien precisó que estos tenían carácter “disuasorio” y “no impactaron en los cuerpos” de quienes intentaban llegar a nado hasta la playa. Según el ministro, las autopsias practicadas a algunos de los cadáveres encontrados no muestran “señales de violencia”, y argumentó que la causa del ahogamiento fue la propia acumulación de personas en el agua. En ningún momento de su comparecencia inicial explicó por qué no se actuó para rescatar a los inmigrantes del agua, como en una operación de salvamento marítimo, y se eligió actuar con el uso de material antidisturbios.

Parte de la argumentación del ministro fue dirigida a negar que las deportaciones hayan sido ilegales, en respuesta a las denuncias de diversas ONG que hablan de la ilegalidad de la llamada expulsión en caliente. El ministro se embarcó en una larga explicación sobre las diferencias entre la frontera física y la frontera política, y señaló que en ningún momento el grupo llegó a entrar en territorio español por entender éste como el que empieza después de la valla, con lo cual en su opinión no se violó el procedimiento de expulsión dictado por la ley de extranjería. Según Fernández Díaz, "un grupo de 23 inmigrantes consiguió acercarse a menos de 25 metros" de la barrera formada por los agentes en la playa. "Llegaron a la playa, algunos auxiliados por la guardia civil, y luego fueron rechazados y puestos disposición de Marruecos", señaló. No obstante, "hasta que se traspasa la segunda valla no hay propiamente entrada en el territorio español", señaló.

Por otro lado, en todo momento el ministro cifró las muertes en 9, pese a que las propias versiones oficiales han llegado a hablar de 11 cuerpos rescatados. Según reportes de organizaciones que trabajan sobre el terreno a partir de testimonios de los propios inmigrantes, puede haber al menos cuatro muertos más. La Fiscalía de Ceuta y la defensora del Pueblo han iniciado investigaciones para esclarecer los hechos. Por otro lado, 21 organizaciones sociales y pro derechos humanos han puesto una denuncia ante la Fiscalía General del Estado y han pedido la dimisión del ministro de Interior.

Las declaraciones de Fernández Díaz en la comisión de Interior del Congreso de los diputados se centraron en responsabilizar a las supuestas mafias de transporte de inmigrantes de las frecuentes crisis fronterizas -acompañadas de acusaciones de actuaciones ilegales por parte de las fuerzas españolas y marroquí. El ministro ha hablado de la existencia de “mafias perfectamente organizadas que tratan de sacar partido a costa de un endeudamiento esclavizante” y concluyó que “reconocer vulnerabilidades en nuestras fronteras es la mejor noticia que podemos darles a las mafias”.





Compartir esta noticia:       
Publica un comentari a l'entrada