Gran Hotel Atenas. Vía Sur.


         Marcos G. Sedano



            Apenas a unos metros la Mar vuelca sus sonidos, los marineros descargan sobre la arena el pescado y el olor a café se mezcla con la madrugada. Cafetería Habana; como si nada hubiese ocurrido, el fugitivo regresa al mismo lugar treinta años después. Tal vez, porque sigue huyendo.
            Antes de partir recojo la Mar entre las manos, intento tomarle el pulso al Mediterráneo. Conforme el líquido salado  va filtrándose entre los dedos voy leyendo en los hilos que derrama; Marruecos, Argelia, Libia, Túnez, Egipto, Siria, Turquía, Grecia…Grecia, una asignatura pendiente: Gran Hotel Atenas. Hay en aquél lugar más funcionarios extranjeros que espías en la Segunda Guerra Mundial. La Troika ha tomado habitación permanente en el parlamento griego y desde allí, gestiona la “acumulación por desposesión”, robándole  a los pobres para dárselo a los ricos.

La vendedora de cupones pregona: -“Tengo la abuela, la guitarra, la breva, ¡comprádmela, que os toca!”

            Saben a hambre, a ilusiones; estos tiempos que vivimos son de sabores, y los envuelven una brisa marinera. Una brisa marinera que es tempestad para los de abajo. Y tú, que interrogante en la ausencia, me imaginas sentado en la arena, mientras las barquitas iluminan la noche, me dices, que los besos te saben a miel, limón y canela. Y yo, en esa conversación con mi interior, quisiera ser materialista, una roca que resiste las olas, y solo soy un loco andaluz que intenta sobrevivir. Sonríe, deja que el colmillo prenda a tu labio.


            El experimento que la UE está llevando a cabo con el Pueblo Heleno, se rompió por contaminación. Los griegos estaban metidos dentro de una caja (el estado nación) sellada, junto a una fuente radioactiva y un frasco de veneno. Los Hombres de Negro, eran los observadores y como en la “paradoja de Schrödinger” los que podían modificar el experimento. Pero no eran gatos los que estaban dentro de la caja, sino seres humanos. Se pusieron a golpearla huelga general tras huelga general, ocupando centros de trabajo, autogestionándolos y defendiéndolos, construyendo nuevos canales de organización y comunicación. Creando una Narrativa Común: Vía Sur (Salida del Euro, de la Unión Europea, no pagar una deuda injusta, gestión democrática de los recursos públicos y comunes por los de abajo…). Hoy griegos somos todos, y la Narrativa Común es la misma dentro de la diversidad para todos los pueblos y  países de la  periferia alemana.
Nosotros/as, hemos identificado quienes son los causantes de nuestros males y los hoteles donde habitan. Ponerlos tras los barrotes de la historia está a nuestro alcance. La caída de los regímenes y las castas surgidos después de la Segunda Guerra Mundial, la apertura de procesos constituyentes desde abajo son, aunque parezcan lejanos, necesidades inmediatas de la mayoría social. ¿Cómo vamos a llegar hasta nuestras metas?... eso ya está en construcción, basta mirar nuestros pasos.

Puerto Bayyana.

Marcos González Sedano
           

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog